lunes, 12 de septiembre de 2011

Mordiscos de amor


Cuando una serie nace muerta, no hay elixir de la vida que valga. "Love Bites", la comedia romántica que la NBC estrenó esta temporada, nació muerta, pero no contó con el beneplácito de la audiencia, por lo que su resurrección no va a tener lugar. De hecho, la cadena del pavo decidió no emitir el último capítulo de la temporada. Semejante mamarrachez sólo se le podría ocurrir a un idiota, porque, ¿a santo de qué decides emitir todos los capítulos menos el último? Vale que en el mundo de la televisión las cosas no son tan simples, pero así hubiese satisfechos a sus fans americanos y a los que hemos ido siguiendo la serie desde el otro lado del charco.

"Love Bites" tenía como principal reclamo a Becki Newton, adorada por todos por su papel de Amanda en "Ugly Betty" (vale, sólo he visto los ocho primeros capítulos de la serie, pera ya era mi personaje favorito). Junto a Becki estaban Greg Grunberg y Constance Zimmer, siendo los tres únicos personajes fijos en la serie (aunque Zimmer se incorporó a la serie en el segundo episodio, sustituyendo a Pamela Adlon). Junto a ellos, muchos actores y actrices televisivos han aparecido en el show: Guillermo Díaz, Matt Long, Michelle Trachtenberg (¡sorpresa! no hace de bitch), Brett Harrison, Jennifer Love Hewitt, Kyle Howard, Krysten Ritter o las siempre geniales Frances Conroy y Rebecca Creskoff.

En cada uno de los ocho capítulos (más el noveno no emitido), conocíamos tres historias de amor, con mayor o menor conexión entre ellas, y de alguna forma, siempre relacionadas con los tres protagonistas de la serie. Una chica que finge ser virgen para atraer a los hombres, afortunados que comparten un viaje en avión junto a Jennifer Love Hewitt, un gay que confiesa su homosexualidad a sus padres que terminan participando en la proposición de matrimonio, embarazadas que llevan el bebé de su hermana o unas chinches que llevan a dos jóvenes que acaban de irse a vivir juntos a tener su primera crisis. Éstos han sido algunos de los argumentos de las 24 minihistorias de amor que hemos disfrutado en la primera y única temporada de "Love Bites", una serie perfecta para verano, romanticona y a ratos, bastante divertida.


Quién sabe cómo le hubiese ido a la serie de haber sido estrenada en su momento, sin embarazo de su protagonista de por medio. A mí me ha gustado mucho la temporada en general, a pesar de que había episodios con historias infumables (la del hippy de Venice Beach que era amigo del personaje de Grunberg es un ejemplo). Y ahora sólo nos queda esperar a que la NBC se anime a emitir la series finale, aunque en una serie de este tipo, tampoco hablaríamos de un final "final". ¡Pero que no sean rancios, y emitan ese capítulo, aunque sea colgándolo en la web!

3 comentarios:

elclubsilencio dijo...

Me parece interesante la visión de tu post. Yo difiero mucho en la calidad de la serie; me pareció mala desde el primera capítulo, y me pareció un tanto pretenciosa su intención de globalidad del amor. Gustos aparte, creo que Love Bites es un ejemplo de programación nefasta. Desde el primer momento la serie estaba condenada; el cambio de productor, de actores, el retraso en el estreno; la emisión desigual y el final repentino de la temporada... Yo creía que estas cosas sólo pasaban en España...
Un saludo!

fon_lost dijo...

elclubsilencio: cagarla, la cagan todos: españoles y americanos. Pero sí, la serie me ha parecido simpaticona y fácil de ver. Y me sacaba sonrisillas tontas, así que cumplió con su cometido.

Anónimo dijo...

Helpful info. Lucky me I discovered your website unintentionally, and I am
stunned why this twist of fate didn't took place earlier! I bookmarked it.

Also visit my homepage: online faxless cash advance