miércoles, 3 de diciembre de 2014

Washington no es el final


Como viene siendo habitual por estas fechas la AMC ha emitido el final de la primera mitad de la quinta temporada de 'The Walking Dead', la serie que al paso que va no terminará nunca. Este año nos avisaron que el drama de zombies se volvería más oscuro y violento que nunca, algo que quedó demostrado en los primeros capítulos de este tramo de episodios. 

A partir de aquí spoilers de los primeros ocho capítulos de la quinta temporada.

"O eres el carnicero o eres el ganado". Ése el fue el lema para la (brevísima) etapa en Terminus, donde los protagonistas hicieron frente a la versión más radical del ser humano: los caníbales. Y al que le tocó sufrirlo en sus carnes (guiño, guiño) fue a Bob. El rescate de Beth propició que el grupo se volviese a separar. Por enésima vez. Así, Daryl y Carol, heroína de la serie desde hace tiempo, fueron en su búsqueda, mientras que el grupo liderado por el antipático de Abraham ponía rumbo a Washington, donde Eugene iba a jugar un papel fundamental para poner fin a la zombie situation. Pero, ¡oh!, amigos, el pan sucio sin sal de Eugene confesó que se había inventado la historia y que él no iba  a ayudar en nada.


Abraham se puso filosófico con Glenn y le hizo ver lo fácil que era matar: "Hemos llegado al punto en que todo el que está vivo es fuerte. Tenemos que serlo. O eres fuerte y pueden ayudarte así que tú les ayudas o eres fuerte y pueden matarte. Así que tienes que matarlos. Tienes que matarlos...Quisiera decir que no es fácil. Eso no es verdad. Ahora es la cosa más fácil del mundo". El tercer grupo tenía su campamento en la iglesia en la que se refugiaba el padre Stokes, aunque después del incidente sufrido por Carol, Daryl regresó para elaborar un equipo de rescate en condiciones que trajese de vuelta a las chicas perdidas. Daryl, por cierto, también quiso demostrar lo fácil que era matar cuando a punto estuvo de dejar morir a Noah (Tyler James Williams) mientras se fumaba un cigarro en presencia de una incrédula Carol.

Y así, con Rick, Daryl y compañía dispuestos a recuperar a Carol y Beth, damos el pistoletazo de salida a esta midseason finale, en la que Sasha ha sido engañada por uno de los policías clave para rescatar a CaBeth. Pero Rick, que es un tipo muy duro (y está viejo y sucio), y al que cada vez me cuesta más soportar, no se anda con chiquitas y lo mata. Porque sí. Porque de vez en cuando hay que dar puñetazos en la mesa. De vuelta a la iglesia (donde están Michonne, Carl y su peluca, el bebé y el cura) vemos cómo el padre Stokes, después de su excursión y "de saber", regresa con el rabo entre las piernas, echando a perder la iglesia (porque los zombies también van a misa). Y justo, cuando más lo necesitan porque no tienen dónde ir, aparece el camión de bomberos conducido por Abraham. Michonne no tarda nada en comunicarle a Maggie que Beth está viva. Que a lo mejor ni le importaba. Aunque llora emocionada muy bien.

¿Que tengo una hermana? ¿Y está viva?
Beth (aseina de policías en sus ratos libres) y Dawn (Christine Woods) hablan. Y hablan. Y siguen hablando. Tan pronto son amigas como enemigas. Dawn habla de su antecesor, de cómo perdió el liderazgo. La conclusión es clara: "Todos mueren". Al final, juntas, matan a uno de los policías del hospital, aunque Beth tiene claro que Dawn actúa por y para ella. "No estabas protegiéndome. Te protegías a ti. Eran un problema para ti. Y no tuviste que hacer el trabajo sucio", a lo que la policía responde con un tajante "Así se hacen las cosas aquí. Todos se usan para conseguir lo que quieren".

Y así llegamos al intercambio: los policías de Dawn a cambio de Carol y Beth. Todo se sucede sin problemas, hasta que Dawn reclama a Noah. Y se desata el caos. Porque Beth se le acerca para matarla con unas tijeras y Dawn responde volándole la cabeza. Daryl no lo duda ni por un segundo y hace lo mismo con la policía. Y todos contentos, porque los demás policías se han quitado un muerto de encima importante y podrán seguir adelante con sus vidas. Hasta que quieran cargarse al que herede el cargo de líder. En bucle. Los abrahamers llegan justo para recibir a los rickers y descubrir que Beth ha muerto. ¿Y ahora qué?

La piedad
Impactante escena final para un capítulo no especialmente brillante. ¿En qué momento se unirá Morgan al grupo? ¿Y esa nota? ¿La habíamos visto ya? ¿Verdaderamente el nuevo mundo necesita a Rick Grimes? En Febrero, tendremos las respuestas.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Los asuntos de Katherine


Caiga bien o mal, que Katherine Heighl regresa a televisión, es un bombazo. La que diera vida a Izzie Stevens, ese personaje del que todos nos enamoramos en 'Anatomía de Grey' (y que a la actriz le reportó su primer Emmy en su primera nominación, además de sendas nominaciones en los Globos de Oro) abandonó la serie que le convirtió en estrella de la peor de las maneras posibles. Y lo hizo para labrarse una carrera en el cine. Siete películas llegó a estrenar desde que dejó la serie ('Killers' o 'La cazarrecompensas' entre ellas) además de recibir dos nominaciones en los Razzie (por 'La cazarrecompensas' y 'La gran boda'). Hasta que llegó la NBC y le ofreció protagonizar su nuevo drama: 'State of Affairs', del que además es executive producer.

Heighl es la agente Charlie Tucker, analista de la CIA que hace un año perdió a su prometido en Afganistán, lo que a punto estuvo de convertirle en la nuera de la Presidenta de los Estados Unidos (o no, que de no habérsele muerto el hijo igual seguía siendo simplemente senadora). Alfre Woodard (esta señora me da muy mal rollo) da vida a la Presidenta (¿cuántos POTUS tenemos actualmente en televisión?). Para que el drama sea más intenso Charlie vio morir a Aaron, su prometido. Bueno, o cree que le vio morir. O eso nos dejan ver en las sesiones de terapia a las que acude Charlie (porque bebe y se acuesta con desconocidos, aunque luego pones caras de intensa y se arrepiente un poquito). Que me haga un hueco, porque con todas las veces que hemos visto morir a Aaron yo también las voy a necesitar. ¿Qué recuerdo está evitando traer a su memoria? ¿Hasta qué punto estuvo involucrada en su muerte?

¿Me querrá Shonda si hago que POTUS sea una mujer negra?
Es entonces cuando entra en escena Nick (Chris McKenna), al que no ve desde el día del accidente y al que ha convertido en el responsable de la muerte de Aaron. Aunque en aquel momento, como bien le recuerda, trabajaba para ella y no para el Gobierno. ¿A qué se refiere Nick cuando le dice que antes del accidente fue ella la que estuvo desaparecida un largo tiempo? Y como Charlie tiene que sufrir mucho, alguien le está mandando mensajes a su teléfono móvil diciéndole que conoce todo lo ocurrido. ¿O será Lucas Newsome (Adam Kaufman), su nuevo y recién llegado jefe? El equipo de Charlie lo forman Greer (Tommy Savas), Maureen (Sheila Vand) y Kurt (Cliff Chamberlain). Ellos se encargan de hacer frente a las diez amenazas más críticas que recibe su país.

El bombazo del Piloto está en que en un vídeo colgado por terroristas es secuestrado un doctor, en África, que es igual que Aaron. ¿Es o no es él? Para evitar su muerte (porque claro, dos actuaciones de esta índole no se pueden llevar a cabo a la vez), deciden rescatarle a él en vez de dar muerte a un peligroso terrorista. ¿Se va a marcar un Brody en 'Homeland'? Porque esa historia ya la hemos visto. ¿O no es Aaron? ¿Qué material concerniente a aquella noche ha quedado clasificado? A todo esto, tenemos también en la serie a James Remar, que podría dar vida al padre de Charlie y que es que el salva el culo a su ¿hija? siempre que ésta le necesita.

"De menuda (nuera) me he librado"
'State of Affairs' tiene un Piloto correcto y lo suficientemente interesante como para querer saber más de la historia. En su estreno congregó a más de ocho millones y medio de espectadores, lo que se tradujo en un buen 2.2. ¿Contará con el respaldo de la audiencia?

jueves, 13 de noviembre de 2014

La soledad de Lady Mary


'Downton Abbey' llegó al final de su quinta temporada el domingo pasado. Pero como viene siendo habitual, en Diciembre tendremos el especial de Navidad en el que se cerrarán las tramas que no han tenido un final (¿qué pasará con Anna?) y asisitiremos a otras creadas para la ocasión (¿la salida de Branson?).

Pero como hasta el día 25 de Diciembre no saldremos de dudas, lo mejor es repasar lo ocurrido en el octavo capítulo de la quinta temporada, así que si no lo has visto, no sigas leyendo porque el texto estará repleto de spoilers.


La boda de Lady Rose (¡que hagan algo con las cejas de la doble inglesa de Patricia Conde!) con Atticus Aldridge está a la vuelta de la esquina y en Downton están todos preparándose para el viaje a Londres. Pero antes de partir a la capital, Violet (todo lo que sale por la boca de Maggie Smith es oro puro) recibe la visita del Príncipe Kuragin, con el que compartió un pasado amoroso frustrado. El ruso lo tiene claro: "Deseo pasar mis últimos años contigo. Como amigo, como amante. No quiero un escándalo, sólo amor". Lady Grantham quiere compartir sus últimos años con él, pero la mujer de Kuragin, esté donde esté, no le deja tomar una decisión. A Violet además esta temporada le ha tocado lidiar con una guerra interna de su servicio (Spratt indignado es lo más). Por su parte, Robert empieza a olerse algo con el tema Marigold (David Clarke, aprende, que Robert no sabe que es su nieta y se lo huele y tú tienes a tu hija delante y ni la reconoces).

Antes de la boda hay una cena en la que, unos días antes de la celebración, los consuegros van a conocerse por fin (y los padres de la novia a su yerno). Para que los odios queden bien compensados entre sexos y entre familias, el padre de Atticus y la madre de Rose se oponen a la unión de sus hijos mientras que la madre de Atticus (¡qué mujer más adorable!) y el padre de Rose les apoyan totalmente. En esa cena, además de dejar claro que la luna de miel va a ser un chollo para los novios (está muy bien ser ricos pero no pagar un céntimo porque vas de casa en casa de familiares), el suegro de Rose manifiesta su oposición al divorcio. "Significa debilidad, degradación, escándalo y fracaso". ¿Quiénes van a divorciarse? ¡Sus consuegros!

Tengo que invitar a Edith a comer
Lady Mary (diva, reina, diosa) invitar a comer a su prima, a su cuñado y a su hermana ("¿Por qué no vamos el miércoles a comer los cuatro? Tú también, Edith") mientras Atticus celebra su despedida de soltero con trampa incluida: alguien le ha hecho unas fotos junto a una "prostituta" y se las ha enviado a Rose. Después de sospechar del padre de Atticus, el padre de Rose descubre que la responsable es la insoportable de su mujer. ¿A que no se lo esperaba nadie? Además de invitar a comer a su familia, Lady Mary está triste porque se va a quedar sola. "Sybil era mi aliada y ya no está. Ahora Rose. Y tú estás a punto de irte y llevarte a Sybbie contigo. Es demasiada carga. (...) ¿Y dejarme sola con Edith? Cuando leas que me juzgan por asesinato, será culpa tuya". De verdad que me fascina muchísimo el odio que Lady Mary tiene hacie Edith. Bueno, Lady Mary y los guionistas en general (que en Downton sufran más por la perra que por Edith tiene tela).

La que tiene claro que quiere salir de la cocina y conocer mundo es Daisy, que le comunica a la señora Patmore que, aunque le da pena, es hora de decir adiós y Patmore llora a escondidas porquela echará de menos. Todo muy comprensible teniendo en cuenta todo lo que aprendió junto a Sarah Bunting (menudos quebraderos de cabeza le dio a Branson). En la cena anterior a la boda Cora le pide perdón a Robert por haber hecho que venda el cuadro, pero su marido le deja claro que ella no es la responsable, al menos en la forma que ella piensa ("Cada vez que lo miro recuerdo que no confié en ti y me enfado tanto que quiero deshacerme de él"). Branson aprovecha para decirle a Lady Mary que se quedará en Downton hasta Navidad y que luego se irá.

Las cosas siempren salen a mi gusto, cuñao
La boda por fin se celebra, aunque la madre de Rose intenta reventarla por última vez gritando a los cuatro vientos que ella y su marido se van a divorciar. Y como de una boda sale otra boda, Lord Gillingham y Mabel comunican que la suya se celebrará en Diciembre, así que en el especial de Navidad volveremos a tirar arroz. Maravillosa Lady Mary entregándose a Gillingham para luego mandarle a paseo, aunque es una pena porque él no podía ser más perfecto (opinión no compartida por el cascarrabias de Carson, que nunca consideró que fuese suficiente para Lady Mary).

A la señora Denker (menuda vieja borracha) sus juergas nocturnas le salen muy caras, mientras que Thomas disfruta ayudando a Andy, al que le pone ojitos nada más conocerle. Seguramente Andy sea fichado en Downton y así Thomas podrá poner en marcha de forma oficial su cortejo. La que no está para amoríos es Anna, que termina siendo detenida ante la atónita mirada de la señora Hughes, Baxter, Molesley y Lady Mary ("¡Le prohíbo llevársela!") como presunta responsable de la muerte de Green. Con la aparición de Robert y Bates Lady Mary se pone chula, aunque no le sirve para nada: "No soy una 'señorita'. ¡Soy Lady Mary Crawley!", que nada le sirve con el policía. Igual que a Robert sus mil títulos. Que no quepa ninguna duda que a Lady Mary le molesta la detención de Anna porque le va a tocar peinarse y vestirse sola en su ausencia.

¿Peinarme sola?
Por fin asistimos a la inauguración del monumento a los caídos en la I Guerra Mundial y Robert termina concediendo un hueco especial al familiar de la señora Patmore. Esta no es la única buena noticia que la pelirroja recibe, y es que finalmente Daisy decide quedarse, al menos, hasta que no apruebe los exámenes. De camino a casa Violet se sincera con Isobel (¡qué parejón forman!): "Bueno, olvidas que tú tienes un as en la manga. La mujer de Lord Merton está muerta". ¿Asistiremos a la boda de Isobel? ¿Se atreverá a vivir un último romance Violet? Robert le confiesa a Cora que ya ha descubierto la verdadera identidad de Marigold. "¿Y la querrás? ¿A tu nueva nieta" "Creo que así será".

Todos son felices en Downton. De momento. En Navidad tendremos capítulo especial en el que espero que nos despidamos de Branson, veremos qué ocurre con Anna y veremos casarse a Tony con Mabel.

martes, 11 de noviembre de 2014

El futuro de los finales felices

Esta temporada dos de las nuevas comedias que presentan las cadenas norteamericanas (bien de cable o bien networks) están protagonizadas por dos actrices que coincidieron en 'Happy Endings', la genial comedia que la ABC emitió durante tres temporadas.


USA Network estrenó hace dos semanas 'Benched', su nueva comedia protagonizada por Eliza Coupe (Jane en 'Happy Endings'). Si en la comedia de la ABC era una de los seis protagonistas, en 'Benched' la historia gira en torno a ella. Michaela Watkins (a la que pudimos disfrutar la pasada temporada en la divertidísima 'Trophy Wife') ejercer de creadora, productora y guionista junto a Damon Jones.

¿Qué ocurriría si el mismo día que tu ex prometido te comunica que se ha vuelto a prometer, en tu bufete te anuncian que no has sido elegida como socia? Que te vuelves loca y abandonas tu lugar de trabajo llevándote por delante todo lo que puedes. Esto es lo que le sucedió a Nina (Coupe) hace seis meses. Ahora trabaja como abogada de oficio, codeándose que los clientes más pobres a los que un abogado podría defender. Allí es recibida por sus nuevos compañeros: Phil (Jay Harrington) es con quien más química ha desarrollado Nina y la persona con la que terminará liándose; Carlos (Oscar Nuñez) trabaja en la oficina pero como si no lo hiciese porque nadie le tiene en cuenta; Cheryl (Maria Bamford) que verá en Nina un modelo a imitar y la convertirá en su guía; y Burt (Jake McGee), el jefe de todos ellos. Nina contará con la ayuda de Micah (Jolene Purdy), su interna y estudiante de Derecho. Y como no hay que ponerle las cosas fáciles a Nina, en muchos de los juicios le tocará enfrentarse a Trent (Carter MacIntyre), su ex prometido.


'Benched' necesita rodaje para ver cómo funcionan sus personajes. De sus dos primeros capítulos me quedo con Nina y Micah. Necesita más comedia y algo de mala leche. Haría muy buenas migas con 'Bad Judge', a la que la NBC canceló la semana pasada, aunque emitirá los 13 capítulos grabados. ¿Correrá 'Benched' la misma suerte?


Precisamente de la NBC es 'Marry Me', protagonizada por Casey Wilson (Penny en 'Happy Endings', que parece que sigue vive en 'Marry Me'). El Piloto reunió a más de siete millones y medio de espectadores, lo que supuso un 2.3 en demos. Una semana después bajó hasta el 1.9 superando por poco los seis millones de espectadores. En su tercera semana volvió a bajar hasta el 1.6 y quedando por encima de los cinco millones y medio de espectadores. En su último capítulo emitido ha bajado ya de los cinco millones con un 1.3. La caída ha sido continua, pero aún así la cadena ha anunciado que le concede cinco capítulos adicionales, por lo que si no hay cambios, su primera temporada constará de 18 episodios. Sus datos, eso sí, son mejores que los de 'Bad Judge' y 'A to Z'. La comedia es obra de David Caspe, que hizo lo propio con 'Happy Endings' y los dos primeros capítulos los ha dirigido Seth Gordon ('Cómo acabar con tu jefe', 'Parks & Recreation')

Annie (Wilson) y Jake (Ken Marino) llevan saliendo juntos seis años y han decidido (después de varios intentos fracasados) prometerse. Y el primer paso hacia el altar es vivir juntos, por lo que él tarda poco en mudarse al piso de Annie después de perder su trabajo. Annie y Jake están rodeados de sus amigos: Gil (John Gemberling), recientemente divorciado y que está dispuesto a hacer todo lo que su mujer lo prohibió durante su matrimonio (como, por ejemplo, pasar 29 horas seguidas en un buffet libre); Dennah (Sarah Wright), a la que su obsesión por su imagen le lleva a inyectarse botox con un fracaso como resultado; y Kay (Tymberlee Hill), lesbiana devora mujeres. JoBeth Williams da vida a la madre de Jake y Tim Meadows y Dan Bucatinsky a los padres de ella.

¡Sorpresa! Tu amiga ha salido del armario
Wilson me gustó mucho en 'Happy Endings' y, teniendo en cuenta que su Annie es muy Penny, el personaje me convence. Las alusiones de Bethany (concursante de la actual edición de 'The Amazing Race'), Lady Di y Sandra Bullock en 'Gravity' y el abrazo de ojos me han ganado completamente. Y además no tiene unos personajes secundarios odiosos y/o mal aprovechados.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

El reinado de Nucky Thompson


Cuando una serie llega a su final da pena. Especialmente si se trata de una serie que, a lo largo de su recorrido televisivo, has disfrutado. De principio a fin. El año pasado la HBO anunció que, a pesar de que el plan inicial era llegar hasta las seis temporadas, 'Boardwalk Empire' terminaría en su quinto año. Unos meses después informó de que su temporada final constaría de solamente ocho capítulos. Y sin Martin Scorsese dirigiendo un nuevo capítulo (Tim Van Patten ha hecho ORO con la serie, pero qué bonito hubiese sido cerrarla con el mismo director del Piloto).

El póster de la despedida lo dejaba claro: "No one goes quietly". Y es que, si 'Boardwalk Empire' se ha caracterizado por algo, ha sido por el uso de la violencia. Una violencia que ha estado multiplicada por cien en los últimos ocho capítulos de la serie en los que a los seguidores de este drama nos ha tocado decir adiós a muchos de sus personajes. Héroes o villanos. Esta temporada final, que ha sido una auténtica gozada, ha sido el viaje a lo largo de la vida de Nucky Thompson, el rey de Atlantic City. A través de flashbacks hemos conocido su pasado, de la mano de su yo infantil (Nolan Lyons) y de su yo más maduro (Marc Pickering, el niño de 'Sleepy Hollow' y que ha sabido hacerse a la perfección con el Nucky de Buscemi). Por supuesto, el pasado de Nucky nos ha permitido indagar también en el pasado de muchos de los personajes que se han dejado ver por la serie, culminando con aquello que hizo que Nucky dejase atrás su inocencia para cruzar la línea y pasarse al lado oscuro.

A partir de aquí, spoilers de la series finale de 'Boardwalk Empire'.

"Te prometo que siempre cuidaré de ti"

Entregar a una jovencísima Gillian Darmody al Comodoro Kaestner (su máxima: "Gracias a mí y de mi parte, así debe ser todo") es lo que marca un antes y un después en la vida de Nucky. Ese acto, ocurrido el día de la inauguración de la nueva Atlantic City, es mostrado de forma magistral a la vez que descubrimos la verdadera identidad del joven al que Nucky dio trabajo al comienzo de la temporada: Tommy Darmody, el hijo de Jimmy y Angela y nieto, por tanto, de Gillian. Gillian Darmody ha sido uno de los personajes más ricos que hemos visto en 'Boardwalk Empire'. Con una infancia terrible, marcada por los abusos sufridos a manos del Comodoro, Gillian se convirtió en una zorra dispuesta a hacer lo imposible por sobrevivir, independientemente de a quién tuviese que acercarse y con quién tuviese que compartir cama. Pero su destino le ha llevado a terminar encerrada, en un psiquiátrico, por el asesinato del falso Jimmy Darmody. La propia Gillian acude a Nucky, con una emotiva carta, para pedirle ayuda: "(...) hice lo que tenía que hacer para sobrevivir, haciendo pactos con el demonio, y durante el proceso di a luz un hijo concebido por un hombre al que no amaba". Nucky no le saca de allí pero lo deja todo preparado para que, si un día abandona el centro, no tenga que preocuparse de nada más. ¿Hay que darle importancia a ese gesto de Gillian tocándose la tripa?

En este "El Dorado" (que ha prescindido de la cabecera de la serie), nos hemos despedido de los personajes en torno a los cuales ha girado la trama en esta última temporada. Capone (¡qué bonita la despedida de su hijo!) termina enfrentándose a la justicia, pero no por los muchos asesinatos cometidos en su nombre (adiós, Van Alden), sino por algo tan "nimio" como la evasión de impuestos. Margaret (que estuvo toda la cuarta temporada ausente y en la quinta ha aparecido y desaparecido) ha demostrado que es una mujer lo suficientemente fuerte como para no necesitar volver a depender de un hombre más. Entre el beso de despedida que le dio a Nucky en su regreso a Atlantic (¡qué bonito!) y el baile del último capítulo, ha dado la sensación de que el capítulo final de su historia no se había escrito todavía. Y es que cuando el matrimonio Thompson ha compartido escena ha sido para demostrar lo grandes que son estos dos personajes juntos. Del que sí se ha despedido Nucky ha sido de su hermano Eli, con dinero y un pack de afeitado para recuperar a su familia. 


El doctor Narcisse también ha tenido el final esperado: la muerte. Después de cargarse a Chalky (una muerte que no vimos pero que dolió por igual) había dejado al doctor en un segundo plano, pero Luciano le tenía reservada una última sorpresa. Luciano (¿quién nos lo iba a decir?) ha terminado haciéndose con el poder y ganando la guerra. Intercambia a Willie, el hijo de Eli, por Atlantic City, despojando al rey de su palacio y poniéndole a sus pies (¿no arrodilló Nucky a Jimmy antes de sacrificarle?). Y se lleva por delante a Mickey (¿cómo un personaje tan estúpido había podido llegar tan lejos?) y al guardaespaldas latino de Nucky. La que también murió fue Sally (una Patricia Arquette presente en la temporada final de una serie HBO, en una película en plena carrera hacia el Oscar y con serie propia el año que viene).

Nucky ya ha resuelto todos sus asuntos en Atlantic City: nada le ata a su antigua vida y está dispuesto a retirarse. Pero Tommy se interpone entre Nucky y su plácido futuro para vengar a su abuela: tres disparos ponen fin a la vida de Nucky Thompson. El día que Enoch Thompson perdió la inocencia regresa para hacérselo pagar.


'Boardwalk Empire' se despide sin ver reconocida su grandeza en los Emmy (qué si han reconocido a la serie con sendos Emmys a Martin Scorsese y Tim Van Patten por sus labores de dirección y a Boby Cannavale, como Secundario, por su fantástico Gypp Rosetti), teniendo que esperar hasta la edición del año que viene para comprobar si su última temporada se cuela entre las nominadas. De momento sólo los Globos de Oro la coronaron (en su primera temporada) como el Mejor Drama de 2010, misma edición en la que Steve Buscemi fue elegido Mejor Actor de Drama. El año pasado los Globos la ignoraron (vale que la cuarta fue su temporada más floja, pero no por ello se le debió negar cierto reconocimiento), pero seguramente en 2015 vuelva a la gala. En cambio, el SAG, sí reconoció la labor del Buscemi y de todo el cast por sus dos primeras temporadas.

viernes, 31 de octubre de 2014

Producid, malditos, producid (XI)

El tema de los actores de series que deciden dar un paso adelante para crear, escribir y producir las series que protagonizan es un clásico en el blog y hoy toca recuperarlo.


'True Detective' ha sido una de las sensaciones de 2014. Woody Harrelson y Matthew McConaughey, sus nominados protagonistas, tuvieron claro que el guión que tenían entre manos iba a ser un bombazo y durante los ocho capítulos que duró su primera temporada ejercieron de executive producer.


Llegué tarde, pero lo mío con '30 Rock' fue un auténtico flechazo. La galadornada serie de la NBC (¡qué injusticia de ausencia de premios para ese maravilloso ser llamado Jane Krakowski!) fue creada por Tina Fey, que además de protagonizarla ha escrito muchos de sus guiones y ha ejercido de executive producer. Pero ella no es la única de sus actores en haber dado el paso adelante: Alec Baldwin ejerció de producer.


En 'About a Boy' ninguno de sus protagonistas cruza la barrera, pero para eso tenemos a Robert De Niro, actor galardonado con dos Oscar al que la producción de series de televisión no le es ajena: en 1993 hizo lo propio con 'Tribeca' en 1993 y con 'NYC 22' en 2012). En la comedia de NBC ejerce de executive producer.


'Bates Motel' estrenará su tercera temporada el año que viene y Vera Farmiga seguirá ejerciendo de producer, labor que desempeña desde la segunda temporada.


'Mixology' fue una de las comedias fracasadas de la midseason de 2014. La ABC emitió íntegramente su primera temporada pero no dudó en cancelarla, a pesar de que terminó siendo un producto mucho mejor de lo esperado. Y aunque ninguno de sus actores dio el paso, sí lo hizo una famosa cara televisva: Ryan Seacrest ejerció de executive producer.

lunes, 27 de octubre de 2014

The Cristela Project


Que estrenen tu serie la noche de los viernes significa dos cosas: no hay grandes esperanzas puestas en ella (los viernes el consumo televisivo es inferior al resto de noches) y, precisamente por esa razón, la cadena va a ser menos exigente con tu ficción. Así le ha sucedido a Cristela Alonzo, creadora, productora, guionista y protagonista de 'Cristela', la nueva comedia que la ABC ha estrenado esta temporada la noche de los viernes. Su episodio Piloto superó los seis millones y medio de espectadores (con un flojo 1.3 en demos que le convirtió en líder de su franja) datos que en su segunda semana quedaron por debajo de los seis millones, con un 1.2.

'Cristela' es la historia de Cristela (Cristela Alonzo), una joven latina estudiante de Derecho dispuesta a comerse el mundo en su ámbito profesional. Su primera gran oportunidad le llega cuando se convierte en becaria de un importante bufete de abogados en el que, aunque le van a explotar laboralmente, ella está completamente feliz. Su jefe es Trent (Sam McMurray), una caradura dispuesto de cargar de trabajo a sus empleados. Su hija Maddie (Justine Lupe) es una de las becarias contratadas por Trent, junto a Cristela y Josh (Andrew Leeds), que poco a poco irá desarrollando la clásica tensión sexual no resuelta que este tipo de comedias necesita con Cristela.


Si hay algo que hace a 'Cristela' funcionar es la trama familiar. Cristela vive junto a su hermana Daniela (Maria Canals-Barrera), su marido Félix (Carlos Ponce), sus hijos y Natalia (Terri Hoyos), la madre de Cristela y Daniela que dedica la mayor parte de su tiempo a recordar el pasado. Es fascinante cómo una familia latina, en su día a día, utiliza el inglés recurriendo al español sólo para ciertas bromas. El principal lastre de esta trama es Alberto, el personaje al que da vida Gabriel Iglesias, un amigo de la familia que se cuela en la casa cuando quiere y que quiere conquistar a Cristela, que le detesta.

'Cristela' no es la mejor nueva comedia de la temporada, pero sí una comedia divertida en la que su protagonista, Cristela, juega a ser la Mindy Lahiri latina.