jueves, 23 de junio de 2016

Reino animal


'Animal Kingdom' es una película australiana del año 2010 (a España llegó en enero de 2011) que le sirvió a David Michôd, su director, como carta de presentación en Hollywood (con nominaciones al Oscar y al Globo de Oro para su protagonista Jacki Weaver y con incontables menciones a su director). La cadena de cable TNT, de la mano de Jonathan Lisco (productor y guionista de series como 'Southland' o 'Halt and Catch Fire') y del propio Michôd (que ejerce de productor ejecutivo), se decidió a adaptarla a la pequeña pantalla, estrenándola la semana pasada con una doble series premiere. John Wells, director de la película 'Agosto', se ha encargado de dirigir los dos primeros capítulos. El tema musical principal corre a cargo de Atticus Ross, ganador del Oscar a la mejor banda sonora por 'La red social'.

'Animal Kingdom' cuenta la historia de J. Cody (Finn Cole; 'Peaky Blinders'), un joven de 17 años que ha visto morir a su madre por una sobredosis y que se ve obligado a mudarse con su abuela y sus tíos, a los que no ve desde hace 11 años (como dice su vecina, su madre hizo todo lo posible por alejarle de ellos por su protección). Ella es Smurf (Ellen Barkin heredando el papelón de Weaver) y ellos Bazz (Scott Speedman; 'Felicity', la saga 'Underworld'), Craig (Ben Robson; 'Vikingos') y Deran (Jake Weary; 'Pequeñas mentirosas' o la película 'It Follows'). Poco después conocemos a Pope (Shawn Hatosy; 'Southland', 'Fear the Walking Dead'), el cuarto (y problemático) hermano de la familia, y el gemelo de Julia, la madre de J. Pope acaba de salir de la cárcel, dónde ha pasado los últimos 3 años y 19 días. Su regreso no hace mucha gracia a la familia, que había aprendido a vivir sin él (han vendido su casa y la habitación que ocupaba en casa de Smurf es ahora de J). La primera reacción ante la llegada de su sobrino es de recelo y desconfianza, aunque poco a poco Josh se irá ganando a sus tíos.


El secreto (común) de los Cody es que se ganan la vida de una forma ilegal, viviendo entre robos a bancos y joyerías, lo que les permite mantener el nivel de vida que llevan (las drogas nunca faltan en esa casa). De ahí que no estén muy de acuerdo con introducir a J en su ambiente. "El chico se queda hasta que diga lo contrario". Smurf es tajante con el tema. Pero las primeras dudas tardan poco en disiparse cuando ven a J desenvolverse sin problema con un arma (qué poco le cuesta apuntar a los surfistas). El regreso de Pope no es fácil, y ni Smurf ni sus hijos están muy dispuestos a incluirle en sus próximos trabajos (y no sólo porque acabe de salir de prisión y quieran evitar a agentes de la condicional). Es entonces cuando descubrimos que Pope no es muy normal, que tiene más de psicópata de lo pensado y que en el pasado estuvo medicado (basta con ver cómo termina de cargarse la barbacoa del jardín).

Cada uno de los hijos de Smurf tiene sus propios secretos. Baz (que es claramente el más guapo de los hermanos) está casado con Catherine (Daniella Alonso; 'Revolution', 'One Tree Hill'), con la que tiene una hija. Pero además, Baz tiene un ¿romance? con una joven mexicana, a la que ve cuando les toca cruzar la frontera para visitar a su médico particular. También sabemos que Baz no es hijo biológico de Smurf, por lo que el hombre al que visita, y que claramente es su padre, no sabemos si lo es biológicamente o si era la pareja de Smurf (y padre de sus hermanos). ¿Hubo abusos/violencia en el pasado? Por su parte, Catherine, se acostó con Pope (¿cómo es posible?), secreto que sólo los implicados conocen. Deran es gay y nadie de su familia lo sabe, de ahí la violencia con la que responde cuando J le descubre en el baño con otro hombre. Probablemente Smurf algo sospeche. Y Craig, que tiene un serio enganche a las drogas, de momento no guarda secretos, aunque bastante tiene con el balazo que ha recibido en su último trabajo.


Pope es un tío muy raro y, con diferencia, el Cody del que menos te deberías fiar. Es muy creepy cómo mira a Nicky (Molly Gordon), la novia de J, que seguro que le recuerda a su difunta hermana Jullia (¿incesto?). J no termina de abrazar la nueva vida que se ha encontrado, aunque hace lo imposible por adaptarse y no hace otra cosa que encontrarse con secretos que sus tíos le obligan a guardar del resto de miembros del clan. Smurf, de momento, no parece que quiera introducir a su nieto en el oscuro mundo del que forman parte sus hijos. Al menos no activamente. Aunque sí le deja claras las cosas con respecto a lo que hacen para vivir. "Vas a ver cosas, a escuchar cosas que tienen que quedarse en la familia. No corremos riesgos estúpidos y no somos codiciosos. Pero somos humanos". Smurf confía en J pero, como bien dice, no corre riesgos. De ahí la escena en la que prácticamente obliga a desnudarse a su nieto para así comprobar que no lleve ningún micro. 

¿Conoceremos a Gary, el padre de J? ¿Estará al corriente lo que hace su familia política? ¿Quién será el primero en recibir un disparo de la pistola que tiene guardada J? ¿Les hacen descuento a los Cody por ir todos al gimnasio o nos tenemos que creer que tienen esos cuerpos porque surfean mucho? ¿Cuánto tardará la policía en atar cabos y acusarles de la muerte del policía? ¿Empezarán a moverse por su cuenta Deran y Craig? ¿Por qué guarda Smurf parte del botín que ha obligado a quemar? ¿Qué más esconde en ese almacén? ¿Qué le llevó en el pasado a empezar la vida que vive actualmente? ¿Tiene algo que ver aquello que hicieron Smurf y Baz con el señor al que visita? ¿Cuánto tardará Catherine en no aguantar más la situación? 


'Animal Kingdom' es, en sus dos primeros episodios, menos violenta de lo esperado y tan sexual como era de esperar. Promete ser un thriller interesante que seguir durante los meses estivales. Habrá que estar atentos.

miércoles, 22 de junio de 2016

La familia unida


'Togetherness' se despidió definitivamente de la audiencia el pasado 10 de abril con la emisión en HBO de su segunda season finale. La cadena de pago decidió no renovar la comedia por una tercera temporada, dejando a los Pierson, a Tina y a Alex en uno de los momentos más felices de sus vidas. No es una cancelación para sufrir (la segunda temporada ha sido inferior a la primera), pero sí da pena despedirnos tan rápido de una serie que ha mostrado la realidad tal cual y de un grupo de personajes que han sido sacados de la vida real.

La segunda temporada comenzó con la celebración del cumpleaños de un Alex completamente diferente al visto el año pasado. Un Alex más delgado. Un Alex de éxito. Un Alex con pareja (a la que ha dado vida Ginger Gonzaga, vista en'Mixology). Previamente Michelle (qué buena es Melanie Lynskey) le había confesado a su hermana Tina (qué amor es Amanda Peet) su desliz con David. Su desliz y su arrepentimiento. "Me sentí fatal. Brett ha sido el mejor marido del mundo". Tina, que sin saber ha estado enamorada de Alex desde siempre, tuvo que lidiar con la nueva pareja de su mejor amigo, tragarse sus celos y hacer frente a la realidad: "No es fácil para mí que estés por aquí. Me rompiste el corazón". Tina aprovechó entonces para decirle a Alex que había cambiado, lo que levantó un muro invisible entre los amigos.


Del cumpleaños de Alex también surgió una razón para la esperanza, pues Brett (cuánto rechazo me despierta Mark Duplass) le pidió a Michelle que se casase de nuevo con él, por lo que el siguiente paso fue romper todo vínculo con David y contarle la verdad a su marido ("He cometido un error enorme"), que reaccionó vomitando sobre Michelle. Así pues, los cuatro protagonistas quedaron separados por miles de kilómetros: Tina pasó a ocuparse de Michelle ("Sé que parece el fin del mundo, pero todo estará bien") y los niños y Alex se llevó a Brett a Detroit, el hogar donde crecieron. Tina firmó la pipa de la paz momentáneamente con Christy (Gonzaga) para que le ayudase con los niños, mientras que Alex y Brett viajaron al pasado, saliendo de fiesta y encontrando su cápsula del tiempo.

De vuelta a casa, Brett se convirtió en conductor de Uber mientras Michelle seguía sacando adelante su escuela, ayudada esta vez por Anna (Katie Aselton; 'Casual), una madre encantada con el proyecto. Cuidando a sus sobrinos (¿con cuánta caca ha lidiado esta temporada Amanda Peet?) Tina descubrió que quería tener hijos y lo convirtió en su objetivo, compartiéndolo con Larry (Peter Gallagher), con el que sorprendentemente seguía saliendo. Pero Larry tenía claro que él no quería ser padre, por lo que se sumó una grita más a la pareja. Las palabras de apoyo de Brett ("Si decidieras ser madre creo que serías genial") hicieron que Tina no se rindiese ("Por fin encontré algo en lo que soy buena, y quiero hacerlo contigo") hasta que Larry terminó siendo tajante: "No tiene nada de malo querer tener hijos. Nada. ¿Sabes cuántos matarían por tener hijos contigo? Lamento no ser uno de ellos".


Así fue cómo dijimos adiós a Larry y tuvimos de nuevo soltera a Tina, idéntica situación a la vivida entre Alex y Christy, que cansada de ver a su novio junto a su "amante secreto Brett" decide irse. Comenzó así Alex una curiosa relación de amistad con Dudley (Joshua Leonard) el directo que provocó que Brett perdiese su trabajo en el pasado. Es más, le convenció para ir a rehabilitación y le convirtió en cómplice de su obsesión con 'Dunne'. En su nueva vida como conductor de Uber, Brett conoció a Natalie (Emily Althaus; 'Orange is the New Black'), con la que, a pesar de las dudas, terminó acostándose y comenzando lo que podríamos llamar una relación. Y mientras, Michelle y Anna sacando juntas adelante el proyecto de la escuela. Hasta que descubrimos el lado más oculto de la rubia, que terminó traicionando a su compañera. "No me gusta para nada". Las palabras de una Tina preocupada por su "vagina geriátrica" fueron así de claras, y no paró hasta que consiguió que su hermana le plantase cara.

La situación entre Michelle y Brett termina estallando cuando ella descubre a su marido con Natalie y tomando la decisión de que no hay vuelta atrás. Alex y Tina deciden entonces dejar a un lado sus diferencias y unirse ahora que sus amigos han tomado una decisión definitiva. El accidente sufrido por la pequeña Sophie es lo que anima a Michelle a presentar un proyecto diferente al que pensaba para la escuela, venciendo a Anna y cumpliendo su sueño. Brett le pide perdón a su mujer y le confiesa que quiere volver a casa. Ella acepta. La pareja tiene un largo recorrido por delante, pero queda claro que la situación se arreglará y que volverán a ser los de antes. Alex, por su parte, termina lanzándose a Tina y dejándole claro que quiere tener un hijo con ella. 


'Togetherness' llegó a su final dando un happy ending a todos sus personajes. Confieso que mataría por ver a Tina embarazada y por ver a Alex intentando satisfacer todos sus antojos. También me hubiese gustado ver cómo sacaba Michelle adelante la escuela. Pero ya son historias que no conoceremos. 'Togetherness' ha tenido un breve recorrido en HBO y los pocos que la hemos seguido la recordaremos como una de las mejores series indie vistas, una de las más realistas, con un guión y un reparto excelentes.

martes, 21 de junio de 2016

Las últimas de la lista (I)

Esta temporada se me han terminado acumulando muchas más series de las esperadas y es que, al final, he optado por seguir semana a semana las que más me interesaban). Incluso he ido empezando series nuevas (de midseason) sin ponerme al día con aquellas que empecé en septiembre. Ahora que la temporada ha llegado a su final he ido aprovechando para cerrar las que tenía pendientes, que son de las que hablaré, brevemente, en este artículo (y en otro que publicaré cuando terminé el resto de series que tengo atrasadas).


'American Crime Story: The People v. O.J. Simpson'. La última antología de Ryan Murphy me ha fascinado. Literalmente. Tardé en empezarla a pesar de que me parecía uno de los estrenos más interesantes de comienzos de año, lo que me ha llevado a terminarla este fin de semana. 'ACS' ha tenido la habilidad de enganchar al espectador con una historia conocida por todos (sabíamos de antemano cuál sería el veredicto), lo que no ha hecho otra cosa que añadir méritos a todo el equipo detrás de este drama, con una historia muy conectada al presente (la cuestión racial en EEUU). Sarah Paulson debería respirar tranquila porque Marcia Clark va a darle el Emmy que lleva mereciendo desde hace tanto tiempo. Brillante, imprescindible, con un reparto escandalosamente bueno y muy adictiva.


'Billions'. El drama de Showtime puede despertar pereza. Pero el que la vence se enfrenta a una serie que, si bien no es que se caracterice por tener un ritmo vertiginoso, si es lo suficientemente interesante como para hacer que el espectador quiera más. Y sus capítulos, para rondar los 60 minutos, se pasan volando, pues te meten en la trama, te enganchan y no te sueltan hasta el final. Y aunque Paul Giamatti y Damian Lewis son las estrellas, siento auténtica debilidad por Malin Akerman, sin desmerecer al resto del reparto (que sin estar repleto de caras conocidas también es repartazo).


'Colony'. Sus dos actores protagonistas (Josh Holloway y Sarah Wayne Callies) fueron los responsables de que empezase una serie que sabía que iba a terminar por abandonar. Terminé de ver su temporada hace un par de semanas (cuando oficialmente terminó en marzo) y es que la ciencia ficción en televisión no es mi fuerte (ya me pasó lo mismo con 'Falling Skies', serie que terminé abandonando y con la que 'Colony' tiene más de un punto en común). El próximo año no contarán conmigo.


'iZombie'. Lo que siento no haber podido llevar la serie al día porque, ¡menuda maravilla de temporada, especialmente tras el parón navideño! He disfrutado muchísimo de todas las personalidades por las que Liv ha pasado este segundo año (al igual que con todas las referencias televisivo/cinéfilas que van soltando los personajes), a la vez que toda la investigación sobre el asesino caótico, en la que se han visto implicados todos los personajes, ha llegado a su culmen con ese capítulo final en el que el caos zombie ha llegado a Seattle. Qué bien le va a sentar a la serie que Clive conozca el secreto de Liv y qué poco se han cortado el pelo a la hora de matar gente en el último capítulo. ¡Ojalá se quede por siempre Aly Michalka!


'Legends of Tomorrow'. Abandonadísima por mala y coñazo. Nada la salva. ¡Basta ya de cómics, CW!


'Second Chance'. Otra serie que empecé llevando a buen ritmo pero que terminé dejando a un lado, hasta que por fin la terminé hace unas semanas. Cancelada (razón por la cual podrían haberse ahorrado esa "resurrección"), y sin ser nada del otro mundo, 'Second Chance' ha sido lo suficientemente entretenida como para haber visto la primera temporada entera sabiendo que no tendría segunda.


'Sleepy Hollow'. De nuevo el drama sobrenatural de FOX ha tenido una temporada irregular, a pesar de conseguir remontar el vuelo en su tramo final (que es tan bueno e interesante como el primero, con la llegada de Pandora). No termino de entender su renovación, pues entre sus audiencias irrisorias y la pérdida de ese personaje (hagamos justicia también con el otro muerto), la serie quedará coja. Trama para la siguiente temporada tienen, pero a ver si son capaces de recortar capítulos.


'Supergirl'. La serie que tiene como protagonista a la prima de Superman se mudará en su segunda temporada de CBS a CW, donde se unirá a la cantera de series de superhéroes que campan por su parrilla. Los casos han sido lo menos interesante de la primera temporada (pocos han sido los verdaderamente interesantes), en la que han brillado las escenas entre Kara (Melissa Benoist es adorabilísima) y Cat (esta mujer y sus frases han dado vida a la serie, igual que los mil filtros aplicados cada vez que Calista Flockhart tenía un primer plano) y la visita que Flash hizo, sin querer, a la ciudad. Si 'Supergirl' en CW se convierte en la versión femenina de 'The Flash' el cambio será a mejor; pero si se mantiene como antes, poco tardaré en abandonarla.


'The Family'. La sorpresa de la temporada. Sin duda alguna. Es en parte responsable de que muchas series que empecé en septiembre sigan cogiendo polvo, pues cuando comencé con este drama de la ABC no pude soltarlo. Adictiva y repleta de giros, 'The Family' es la serie perfecta para ver en verano, al contar con una única y corta temporada (12 capítulos). Lo único que puedo decir en su contra es que hay determinadas situaciones que no compro (pocas, todo hay que decirlo). Pero aún así es muy disfrutable y perfecta para ver casi del tirón. Una pena que la ABC decidiese cancelarla dejando pendiente "eso", cuando podrían haberle dado uno ó dos capítulos adicionales para cerrarlo. Ojalá Joan Allen colándose en los Emmy.

miércoles, 15 de junio de 2016

Los amigos del predicador


'Preacher', de la mano de la AMC, es la enésima adaptación de cómic (novela gráfica) que llega a la pequeña pantalla. Sus autores son Garth Ennis y Steve Dillon y los encargados de su adaptación Sam Catlin (productor y guionista de 'Breaking Bad', que le reportó dos Emmys a la Mejor Serie Dramática), Evan Goldberg (productor de películas como '50/50', 'Malditos vecinos' y secuela o 'Superfumados') y Seth Rogen ('Steve Jobs', 'Juergas hasta el fin', 'Malditos vecinos'). Los dos últimos, además, se encargan de la dirección del Piloto.

'Preacher' (que cuenta con una fotografía que da gusto verla) cuenta la historia de Jesse Custer (Dominic Cooper; 'Mamma Mia!', 'Capitán América: el primer vengador'), el desganado predicador de la iglesia de un pueblo de Texas, desencantado con Dios ("Si alguien escuchara, lo haría. Créeme. Rezaría") que, después de vivir una experiencia sobrenatural, saca partido a su nueva y particular situación. Para ello contará con la ayuda de Cassidy (Joseph Gilgun; 'Misfits'), un vampiro obsesionado con que le persiguen justicieros cristianos por todo el mundo. La aparición de Tulip (Ruth Negga; 'Misfits', 'Agentes de SHIELD'), con la que Custer comparte un pasado de violencia, complicará un poco las cosas.


Aunque si hay alguien que amenaza con poner fin a la pacífica y aburrida vida de Jesse son Fiore (Tom Brooke; 'Juego de Tronos', 'Sherlock') y DeBlanc (Anatol Yussuf; 'Boardwalk Empire'), dos agentes del Cielo (¿serán ángeles?) que tienen que conseguir meter de regreso en su lata de café a la sombra que poseyó a Custer (¿el demonio?). Tulip está intentando convencer a Jesse para volver a las andadas y encargarse de Carlos, al que todavía no hemos visto pero que, al parecer, se la debió jugar en el pasado. Pero Custer se mantiene fiel a la promesa de salvar al pueblo. Y Cassidy se ha convertido en cómplice del poder que ha desarrollado el predicador (consigue que su interlocutor haga lo que le dice porque siente "toda la creación de Dios" en su interior) a pesar de que también va a ayudar a Fiore y DeBlanc, a los que considera clones.

Además del trío protagonista, en 'Preacher' hay un amplio abanico de secundarios: tenemos al sheriff (W. Earl Brown) y a su hijo (Ian Colletti), que tiene la cara desfigurada por un disparo. A Emily (Lucy Griffiths; 'True Blood'), viuda y madre que mantiene una gran amistad con Jesse. O a Donnie (Derek Wilson), bastante dado a la violencia (consentida) en su matrimonio y que trabaja con el muy turbio Odin Quincannon (Jackie Earle Haley, nominado al Oscar por su papel en 'Juegos secretos'). 


El Piloto de 'Preacher', además de excesivamente largo, termina por hacerse aburrido, aunque es cierto que se salva por su escena de acción en el avión y por sus últimos 10 minutos. El segundo capítulo remonta el vuelo (la violenta escena en la iglesia lo mola todo), y no es hasta el tercero cuando la trama se esclarece y la serie se hace más atractiva para el espectador. Tenemos la incógnita de Carlos (¿será tal vez ese señor de blanco al que el contacto de Tulip le entrega el mapa? ¿o son personajes diferentes?). Tenemos la trama del poder de Jesse (con un Cassidy cómplice pero que, como vampiro, trabaja ahora para el Cielo). Y tenemos todo lo que envuelve a Quincannon, del que sabemos más bien poco, pero que podría erigirse como gran villano de la función. A 'Preacher' le cuesta arrancar, pero creo que lo que está por venir puede merecer la pena.

lunes, 13 de junio de 2016

El nuevo mundo de los piratas


'Black Sails' forma parte de ese (privilegiado) grupo de series que no hace mas que crecer. The sky is the limit. Starz terminó la emisión de su tercera temporada a finales de marzo (he ido viéndola a mi ritmo y no la terminé hasta la semana pasada) y lo hizo con uno de esos finales épicos que hacen afición. La pérdida de uno de los personajes clave de la serie no afectará a las tramas, que prometen darnos una cuarta temporada de infarto, a la altura de las anteriores. De aquí en adelante toca repasar lo acontecido en esta tercera temporada. Si todavía la tienes pendiente, no sigas leyendo; de lo contrario, adelante.

"Cualquier condena a muerte contra un pirata tendrá mi respuesta" (Capitán Flint)

La tercera temporada de 'Black Sails' ha girado en torno a la guerra por recuperar Nassau y por mantener el oro del Urca en manos de los piratas mientras Eleanor Guthrie decidía unirse al que hasta ahora era su enemigo natural para, por un lado, vengar la muerte de su padre; y por otro, evitar la suya propia. Woodes Rogers (Luke Roberts) ha jugando un papel esencial en esta trama desde el momento en el que le ofreció a Eleanor la posibilidad de conmutar su sentencia de muerte a cambio de su ayuda para gobernar la isla. Con lo que Guthrie no contaba era con la aparición de Barbanegra (Ray Stevenson) como nuevo aliado de la persona que acaparaba todo su odio: Charles Vane. Vane y Barbanegra tenían un pasado en común (no siempre pacífico), y las dudas con respecto a si eran o no padre e hijo se disiparon en la season finale cuando Rackham dejó claro que el capitán trató a Vane como tal, pero que no había nexo sanguíneo entre ellos.

Al Capitán Flint la muerte de Miranda le sigue allí donde va, centrando gran parte de sus movimientos en vengarla. Ha sido muy disfrutable esta temporada ver cómo la relación entre Flint y Silver iba avanzando, moviéndose entre la desconfianza inicial, las confesiones y la coherencia de unirse para ser más fuertes. De hecho, la tirantez entre ambos ha estado presente durante estos diez episodios, con especial relevancia en el últimos. Algo similar a lo ocurrido entre Eleanor y Hornigold, que no ha dudado en ningún momento en desacreditarle frente a Rogers sin obtener ningún éxito.


A todos nos pilló por sorpresa conocer un nuevo escenario que ha resultado clave para los planes de Flint: la isla en la que vive la tribu liderada por el señor Scott y a la que es trasladado para morir en paz. Allí conocemos a su mujer y a su hija, que están dispuestas a eliminar a los piratas que han llegado allí para asegurar la vida de los isleños. Flint se las apañó para presentarse como un aliado necesario (con la unión de piratas y esclavos frente a Inglaterra), de la misma manera que Max, en Nassau, hacía lo propio con Rogers y su nueva aliada: Eleanor. El objetivo de Rogers es recuperar el oro y devolverlo a su dueño (España) para evitar consecuencias, y para ello deben encontrar primero a Anne, actual poseedora de la parte del oro que falta ("el botín") y huida gracias a Rackham ahora prisionero en manos del gobernador (Rogers).

Comienza así a trazarse el plan de batalla de Flint y Vane, que esperan conseguir derrotar a Inglaterra gracias al botín y obligando a sus enemigos a enfrentarse a ellos en la isla de la familia de Scott. Pero para ello han de hacer una visita express a Nassau, donde Silver empieza a forjar, sin él saberlo, una leyenda, tras asesinar con su pata de acero a Dufresne (¡por fin!). "Mi nombre es John Silver y tengo una memoria jodidamente buena". Es con esa conversación en la playa entre Flint y Rogers cuando la guerra queda declarada; una declaración que alcanzará su punto álgido con la fantástica escena de la persecución de la caravana que termina con la liberación de Rackham, la recuperación del botín (que le fue devuelto a Inglaterra como parte del plan) pero con la pérdida de Vane, ahora en manos de sus enemigos, Billy 'brazotes' Bones es el encargado de viajar hasta Nassau para ejercer de agitador y evitar que el capitán muera ahorcado.


Sus esfuerzos son en vano, pues Vane es consciente de que sólo con su sacrificio se podía iniciar la resistencia de Nassau. "Nosotros somos muchos. Ellos son pocos". Bajo la atenta mirada de Eleanor y de todos los habitantes de la isla, el capitán Vane muere. A kilómetros de Nassau, en la isla de Scott, su familia y el resto de isleños prestan sus respetos a su cadáver. Pero no hay tiempo para guardar luto y la guerra da comienzo. Aparentemente Inglaterra, a través de Hornigold, no va a tener problema alguno en vencer, especialmente después de que Dobbs (al que Silver castigó por su malhacer con uno de los isleños) se rinda y venda a los suyos. Por segunda vez en la serie el capitán Barbanegra aparece por sorpresa, esta vez para apoyar a Flint y los suyos, lo que sumado a la emboscada de Dobbs (algo que ya sabía Silver "siente una gran necesidad de redimirse ante mí") hace que se dé la vuelta a la tortilla y convierta en vencedores a los piratas. Dobbs y Hornigold caen.

En Nassau la situación se complica después de recibit la carta con la mancha negra pidiendo que se retire el cadáver de Vane. Eleanor se niega y con ello consigue el apoyo de su amado Rogers: "Tienes enemigos aquí. Deja que sean mis enemigos también". Todo forma parte de un plan de Billy, que ha decidido crear la figura (temida) de John Long Silver y erigirla como la imagen de la Resistencia ("llegará una guerra imposible de ganar...y él la ganará"). La guerra llega a su fin. Los cinco líderes (Flint, Barbanegra, Eme, Rackham con Anne y Silver) se reúnen para planificar el golpe final de la conquista de Nassau: su nuevo mundo. Flint y Silver son conscientes de que su amistad llegará un momento en el que terminará (con su enfrentamiento). Y Rackham ansía enfrentarse a Eleanor para vengar la muerte de su admirado Vane.


'Black Sails' pone así fin a su fantástica tercera temporada, dejando muy claro cuáles serán las tramas de su cuarto año. ¡Promete!

jueves, 9 de junio de 2016

Este chico es un demonio


La cadena Cinemax despidió a finales de mayo 'Banshee', su drama para la noche de los viernes y no ha tardado nada en encontrar un recambio. Ése es 'Outcast', drama sobrenatural basado en el cómic de Robert Kirkman y Paul Azaceta. Kirkman es, además, creador, productor y guionista, labores que ya desempeñó en 'The Walking Dead' (otro cómic del que es autor) y en su spin-off 'Fear the Walking Dead'. Atticus Ross (ganador del Oscar por la banda sonora de la 'La red social') es el encargado de la música y Adam Wingard ('Tú eres el siguiente', 'The Guest') dirige el Piloto.

La primera escena del Piloto es de lo más perturbadora: un niño pequeño está sentado en su cama contemplando un bicho que está en la pared hasta que decide matarlo. De un cabezazo. Para después comérselo. Por si no fuera poco, el niño baja las escaleras de su casa y se dirige a la cocina para coger un paquete de patatas fritas, aunque poco tarda en descubrir que su dedo está mucho más sabroso. ¡Bienvenidos a Rome, salvaje y maravillosa Virgina occidental! El siguiente al que conocemos es el reverendo Anderson (Philip Glenister; 'Mad Dogs'), al que la madre del niño en cuestión pide ayuda haciendo alusión a otros casos sucedidos en el pasado.


Cambiamos de escenario para trasladarnos a la caótica casa familiar de Kyle Barnes (Patrick Fugit; 'Perdida', 'Casi famosos'). Megan (Wrenn Schmidt; 'Boardwalk Empire'), su hermanastra, prácticamente le obliga a salir de casa. Mantienen una conversación sobre algo ocurrido en el pasado y una deuda que tiene ella con él.  Por medio de un flashback viajamos hasta la infancia de Kyle para descubrir el maltrato al que le tenía sometido su madre. De compras en el supermercado, Megan decide comprarle un teléfono y hace alusión a "la única persona sobre la Tierra a la que se supone que no debes llamar". Unas vecinas del pueblo paran a Kyle y le hablan de Joshua (el niño come bichos): "Ha caído presa de las fuerzas oscuras. Es otra vez como le pasó a tu pobre madre". Megan invita a cenar a Kyle a casa, donde se reencuentra con Mark (David Denman; 'Parenthood', 'The Office') y Holly (Callie Brook McClincy; 'The Originals'), su cuñado y sobrina respectivamente. De esta escena sacamos en claro un par de cosas: Kyle hizo algo por Megan cuando eran jóvenes (de ahí la deuda), pero a su vez algo hizo (algo relacionado con su hija y por lo que pagó) y que hace que Mark no se siente seguro con su cuñado en casa. 

Antes de volver a la casa de Joshua (al que Anderson está sometiendo a un exorcismo sin éxito), vemos a Kyle llamar por teléfono a Allison (Kate Lyn Sheil; 'House of Cards'). Aunque no cruzan palabra, ella sabe que es él. Después de colgar le pide a su hija que vuelva a casa (no está muerta). Kyle acude a casa de los Austin para intentar ayudar a Joshua, reencontrándose allí con Anderson. "Lo que sea que creas que le pasó a tu madre, fuiste tú quien lo detuvo". El primer encuentro con Kyle es de lo más turbio: lo que sea que le tiene poseído hace ver a Kyle que le conoce y que sabe su historia. "Te hemos estado buscando desde hace mucho tiempo, marginado (outcast en la versión original)". Johua se le echa encima y, cual dementor del universo Harry Potter, empieza a absorber su ¿alma? ¿poder?, algo que también hizo su madre con él cuando era un niño.


Anderson le confiesa a Kyle que fue gracias a su caso cuando tuvo claro cuál era su camino. Kyle visita a su madre catatónica en el hospital para recordar cómo sus lágrimas quemaron a su madre mientras le pegaba, y termina pasando a cenar con su vecino, que le pide perdón por no haberle ayudado en el pasado cuando, junto a su mujer, oían gritos que venían de su casa. Kyle y Anderson regresan a casa de Joshua para, gracias a la sangre de Kyle y de los puñetazos que le da al niño, consigue liberarle de la "fuerza oscura" que le tenía poseído. "La gran fusión no puede ser parada", son sus últimas palabras antes de vomitar contra el techo un elemento viscoso que se transforma en humo negro. Joshua está salvado. Antes de separarse, Kyle y Anderson conversan sobre su madre y su esposa. "Siempre pensé que era algo que yo les hice. Ahora sé que es otra cosa. Parece como si hubieran estado persiguiéndome toda mi vida". Un último flashback nos deja ver a una Allison poseída atacando a la hija de ambos. ¿Asumió la culpa Kyle?

'Outcast' tiene un buen Piloto (mejor que el de 'Preacher', otra novedad estival también basada en un cómic) que tiene los elementos suficientes como para despertar la curiosidad en el espectador. Queremos saber más sobre Kyle, su infancia, adolescencia y vida adulta. 'Outcast', por cierto, ya fue renovada por una segunda temporada.

martes, 7 de junio de 2016

Norma y Madre


'Bates Motel' alcanzó hace un par de semanas el final de su maravillosa cuarta temporada. Y lo hizo sabiendo que el año que viene regresará con una quinta que, de acuerdo con los planes iniciales de sus productores (Carlton Cuse, Kerry Ehrin y Antohny Cipriano), debería ser la última. Por una mera cuestión de falta de tiempo no empecé la temporada hasta la semana pasada, pero ¡cuánto me alegro de haberlo retrasado! Ha sido un gustazo disponer de los 10 capítulos para poder ir viéndolos cuando quisiese. Y si bien con sus temporadas anteriores me hubiese dado más igual, creo que ésta era la adecuada para disfrutar su visionado así.

Por todos es sabido que el drama de la cadena A&E es la precuela de 'Psicosis', película de Alfred Hitchcock estrenada en el año 1960 y que se basó en la novela del mismo nombre que un año antes escribió Robert Bloch. Con esto quiero decir que, si has visto la película (o leído la novela), conoces el destino de uno de los personajes principales de la serie. Pero lo que no sabíamos era el cuándo. Por eso, después de un año verdaderamente estupendo (y que dejó atrás la muy regular tercera temporada) en el que todos los personajes han brillado, pero especialmente lo ha hecho la pareja protagonista, no deja de pillar por sorpresa al espectador lo sucedido en el noveno episodio de la cuarta temporada.


Pocos defectos se me ocurre señalar con respecto a esta cuarta tanda de episodios. Si acaso, el hecho de haber dejado algo abandonados a los personajes de Dylan y Emma y de habernos quedado sin saber más del doctor Edwards (Damon Gupton fue uno de los fichajes para la cuarta temporada). Todo lo demás me parece positivo. La evolución del personaje de Norman (Freddie Highmore se ha estrenado este año como guionista), que hasta ahora se había ido cociendo a fuego lento (con sus momento de locura máxima), ha sido fantástica. Su ingreso en Pineview no pudo sentarle mejor al personaje, donde fue consciente de su situación e hizo por arreglarla. Pero los recortes de un viejo periódico se cruzaron en su camino y el comienzo hacia su redención se fue por el desagüe.

A la que le vino muy bien que su hijo se alejase un tiempo de ella fue a Norma (espero que Vera Farmiga regrese a la temporada de premios con nominaciones a su papelón durante esta temporada). Para conseguirlo tuvo que hacer lo que siempre ha hecho: manipular y utilizar a los hombres a su antojo para conseguir sus objetivos. Y Romero (Nestor Carbonell nunca había estado más sexy) estaba más que dispuesto a unir su vida a la de la mujer a la que lleva deseando desde que se cruzaron por primera vez. Con crazy Norman fuera de juego, Romero y Norma dieron rienda suelta a la pasión y vivieron sus vidas, por primera vez en mucho tiempo, centrándose exclusivamente en ellos. Hasta que Norman descubrió su secreto. Como buen hijo de Norma que es, Norman ha aprendido a manipular a la gente a su alrededor. Quiso regresar a casa para evitar que ningún hombre le robase a su madre y no paró hasta conseguirlo. Lo que me escama es que el doctor Edwards, con lo inteligente que ha demostrado ser, lo permitiese. Con Norman de vuelta a casa la idílica situación vivida entre Norma y Alex desapareció y las primeras grietas hicieron acto de presencia. Promesas del pasado que Norma se veía obligada a cumplir y un Romero que tenía claro que Norman no era trigo limpio (la escena del hacha) no podían seguir conviviendo bajo el mismo techo. 


Y es entonces cuando llega el shock de la temporada: Norman lo prepara todo para quitarse la vida junto a su madre. La llegada de Romero evita que Norman muera, pero no consigue lo mismo con Norma. Así pues, el caso queda resuelto como un suicidio por parte de Norma con intento de asesinato hacia su hijo, y con un Norman que se queda solo en la casa y con el Motel. Y Dylan (que no vio con buenos ojos que Norma facilitase el regreso a casa de su hermanastro) sin saber que su madre ha muerto. La season finale es tan turbia como maravillosa, y la aparición sorpresa de Chick (con el que Norma mantuvo una tensa y curiosa relación) es clave para el devenir de Norman, que es cuando se da cuenta de que su madre no va a regresar (hasta entonces, en su cabeza, todo formaba parte de un plan). Cuando está a punto de pegarse un tiro escucha el piano. Baja al salón. Una Norma vestida de rojo le saluda. "Yo nunca te dejaría, ya lo sabes" le dice ella. "Estamos en casa. Por fin estamos juntos", contesta Norman. "Sí, cielo. Por siempre jamás". Norma ya no es Norma, ahora es Madre.

La quinta temporada no va a perder a Vera Farmiga, que seguirá presente, pero dando vida a un personaje diferente. Romero no se va a detener hasta que la verdad con respecto a Norman salga a la luz. Y probablemente cuente con la ayuda de Dylan para conseguirlo. Aunque tendrá que lidiar con todo lo relacionado con Rebecca Hamilton (Jaime Ray Newman). Ojalá los guionistas sean capaces de mantener el nivelazo de esta temporada y la serie se despida (lo mejor sería que terminase el próximo año) por todo lo alto.