martes, 12 de septiembre de 2017

10 razones para no perderse 'Blood Drive'

'Blood Drive' ha sido uno de los grandes estrenos (doy un paso más y digo que ha sido el mejor) del verano. Y mira que se ha emitido en una cadena (SyFy) de la que soy muy poco fan. De ahí que la sorpresa haya sido tan grande. Centrada en la historia que viven dos de los participantes en la carrera de la sangre (los coches se alimentan, literalmente, de sangre humana), 'Blood Drive' ha contado con una primera (y única, ya que SyFy la canceló la semana pasada) temporada de 13 episodios. Mi misión hoy es animaros, a través de las siguientes 10 razones, a que os pongáis con ella cuanto antes.


1. La trama: ambientada a finales de los 90 (1999 para ser más exactos), 'Blood Drive' nos presenta un pasado apocalíptico en el que el agua escasea y el cambio climático es una realidad. La sociedad no se rige por el orden y las normas, y apenas hay vida en las calles. Los más valientes se han apuntado a la Blood Drive, una carrera de coches en la que en vez de gasolina, éstos necesitan sangre humana para moverse. Y todo planteado como un reality show que está siendo emitido por televisión.


2. Los personajes: Grace D'Argento, mujer fuerte por excelencia y Arthur Bailey, el último policía bueno y un placer para la vista, son sus protagonistas. A ellos se suman Christopher, compañero de trabajo de Arthur; Aki, un androide; y Julian Slink, director de la carrera. A ellos cinco se suman multitud de personajes secundarios con mayor o menor relevancia en las tramas.


3. El reparto: Christina Ochoa, actriz española nieta del premio Nobel Severo Ochoa y vista en series como 'Matador', 'Animal Kingdom' y 'Valor', de próximo estreno en la CW, da vida a Grace. Alan Ritchson, el Aquaman de 'Smallville', episódico en series como 'New Girl', 'Hawai 5.0', 'Black Mirror' y último fichaje de 'Titans', serie de DC Comics de futuro estreno, es Arthur. Thomas Dominique, visto también en 'Black Mirror', es Christopher. Marama Corlett, vista en la serie británica 'Simbad', es Aki. Y Colin Cunnigham ('Falling Skies', 'Stargate SG-1') es Slink.


4. 'Blood Drive' es una serie repleta de mujeres fuertes que están muy buenas y de maromos fuertes que están también muy buenos. En ese aspecto el reparto está muy bien escogido porque, incluso personajes de los que tienen una aparición de 3 minutos, están interpretados por actores/actrices a los que te querrías tirar. La carga sexual es un personaje más.


5. 'Blood Drive' es una serie MUY LOCA (las puertas temporales con forma de vagina son el mejor ejemplo), violenta, gore, sexual, absurda, marciana, mamarracha, divertida, irónica y muy cómica. Todas las locuras que se te pasen por la cabeza probablemente tengan cabida en una serie en la que hay canibailismo, orgías blancas y muy salvajes, centros psiquiátricos, androides y hasta luchas de gladiadores. Entre muchas otras cosas.


6. Aki,el androide interpretado por Marama Colett que parece recién salido de 'Westworld', es uno de esos personajes que deberían aparecer en las listas con los mejores personajes de series del año. Un personaje muy loco (en esta serie todo es muy loco) que va evolucionando a lo largo de los 13 capítulos y que, aunque al final no es tan increíble como al principio, no pierde su esencia. ¡Y QUÉ MANERA DE CAMINAR!


7. Lo mismo ocurre con Slink, el director de la carrera (además de muchas otras cosas) al que da vida Colin Cunnigham, el miembro del reparto más conocido. El suyo es un personaje demencial, cargado de sorpresas, y auténtico guionista de las tramas que van sucediendo a lo largo de la carrera. Un personaje que intentará acostarse con todos los que le rodean sin ningún tipo de pudor.


8. Aunque parezca imposible en una serie de estas características, hay sitio para el amor. Hasta dos relaciones amorosas tiene cabida en la serie, además de dos relaciones sobre las que se vertebran las tramas: por un lado la relación de amistad entre Arthur y Christopher y por otro, la relación entre Grace y su hermana Karma, de la que vamos conociendo cosas conforme avanza la temporada.


9. Por si la trama y subtramas no fuesen los suficientemente locas, en el capítulo 11 se produce un giro de esos imposibles que te dejará chillando frente a la pantalla. Una locura maravillosa.


10. Las escenas de acción están muy presentes en una serie que te hará cuestionarte un montón de cosas sobre su propia historia pero, aunque no obtengas respuesta, seguirás disfrutando de ella tanto o más que si las hubieses obtenido. Creerás que estás viendo la continuación no oficial de la película 'Death Proof'.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Cerrando Navy Street


'Kingdom' vio la luz en la cadena Audience en octubre de 2014. Cuando empezó, el principal atractivo que tenía la serie eran los miembros masculinos de su reparto, empezando por Nick Jonas, pasando por Frank Grillo y Matt Lauria y terminando en Jonathan Tucker. Era, hablando pronto y mal, una "serie para paja". La sorpresa llegó cuando este drama ambientado en el mundo de las MMA (artes marciales mixtas) demostró ser mucho más que un placer para la vista. No sólo era un drama deportivo, sino que tenía una trama familiar importante y personajes a los que el espectador fácilmente se enganchaba. Pero la mayor sorpresa de 'Kingdom' estaba en sus (potentes) personajes femeninos. No deja de fascinarme que series tan repletas de testosterona y aparentemente tan masculinas (como 'Kingdom', 'Animal Kingdom' o la ya terminada 'Banshee') tengan personajes femeninos tan fuertes y relevantes para su historia.

Cuando se estrenó la tercera temporada de 'Kingdom' (de 10 capítulos, igual que la primera y siendo la mitad de los que tuvo la segunda) ya se sabía que la serie llegaría a su final con su último capítulo. Y si bien ha ido quedando claro a lo largo de sus episodios que la historia no iba a terminar nada bien (la salud de Alvey, la mala vida de Jay), nadie se esperaba que el dramático giro final afectase a otro de los protagonistas de la historia.

Y a partir de aquí, spoilers sobre el final de 'Kingdom'.


La carga dramática de Nate Kulina, el personaje interpretado por Nick Jonas, ha residido en su homosexualidad y en la difícil tarea de hacerla convivir con el mundo en el que se mueve. Si bien al principio de la serie le vimos con novia, también le vimos utilizar aplicaciones móviles para tener sexo con otros hombres. La primera que descubrió su "secreto" fue su madre, que no lo compartió con nadie. Luego fue su hermano Jay, que se enteró sin quererlo, y con quien compartió una preciosa escena en el hospital en la segunda temporada. El único que quedaba por saberlo era su padre, al que estaba dispuesto a contárselo gracias al apoyo mostrado por su novio ("Cuéntaselo antes de que lo haga otra persona"). Sólo necesitaba tener a su lado a su hermano Jay ("Voy a contárselo a papá y te necesito a mi lado para ello").

El intento de suicidio de la madre de Alvey (a la que ha dado vida Talia Shire) provocó un acercamiento entre padre e hijos ("Quiero que nos comuniquemos más"), lo que abrió el camino para que Nate saliese del armario. El momento no podía ser mejor: Jay empezaba a volver a la normalidad, y Alvey le confesaba a su hijo menor lo mucho que le quería y que, a pesar de haber dudado de su capacidad, se había convertido en un gran luchador. Nate ve el momento, aprovecha la oportunidad y se confiesa; pero no recibe de su padre la reacción esperada. Las palabras "puto maricón" salen de la boca de un Alvey borracho que persigue a su hijo fuera del bar. Jay sale y les ve pelear. El portero se mete en medio y dispara. Nate recibe dos balazos que terminan con su vida. De la manera más tonta, y en el momento en el que parecía que los Kulina iban a comenzar de nuevo, sus vidas se rompen ante la muerte del pequeño Nate.


En la series finale, y antes de presenciar la pelea entre los luchadores legendarios de la que Alvey ha salido vencedor, hemos sido testigos de lo acontecido entre la muerte de Nate y el triunfo de Alvey. La pelea ha servido, además, para hacernos ver que Lisa (Queen Lisa) ha terminado aceptando la oferta que le hicieron y que se ha convertido en la dueña de todo. Si hay un personaje en 'Kingdom' que se merece todo lo bueno que pueda pasarle, ésa es Lisa Prince. Ella ha sido la buena noticia en una despedida tan triste. También hemos visto a Christina (el otro gran personaje femenino que ha tenido la serie), rota pero tragándose el dolor de haber perdido a su hijo menor. Nos hemos quedado sin saber qué va a pasar en su trabajo tras la llegada de Cody. Al menos sabemos que Kayla sigue a su lado. Y tampoco ha tenido un final rotundo la trama que ha tenido a Kirk Acevedo como protagonista. Suponemos que tras el golpe que le dio Ryan desapareció.

'Kingdom' se ha despedido de la audiencia con el mejor de sus capítulos. Con una muerte tan traumática como inesperada. Con Christina guardando un secreto a su familia (secreto que Alvey conoce). Con la reconciliación entre Ryan y Alvey. Con el acercamiento entre Jay y Alvey. Con la felicidad de Lisa. Y con el triunfo de Alvey (¡qué temporada te has marcado, Frank Grillo!).

jueves, 29 de junio de 2017

FArewell, mis zorrupiAs


Parecía que nunca iba a llegar, pero el desenlace de 'Pretty Little Liars' ya se ha emitido y no volveremos a saber más sobre las zorrupias. ¿O sí? Sea como fuere, después de poco más de 7 años en antena, por fin hemos despedido a la serie que nunca acaba. Con un final 100% 'Pretty Little Liars' (es decir, con un final mamarracho hasta la médula) y respondiendo como han podido a los últimos enigmas de la serie. Por supuesto que nos hemos quedado con mil dudas en la cabeza, pero a fin de cuentas, ¿a quién le importa en una serie como ésta? 

''Til Death Do Us Part' ha sido un capítulo para fans ("Es como cuando termina un libro pero no quieres que se acabe. Aunque los personajes sean felices, sigues triste porque se acaba"), en el que los guiños al pasado han estado a la orden del día (con menciones para Maya y Jason), y en el que Troian Bellisario ha robado, por completo, el show. Ella ha sido la protagonista absoluta en el final de la serie, dejando en la sombra a sus compañeras de reparto, cuyos personajes han decidido, por fin, mostrar un poquito de talento, sentido común y coherencia. Too little, too late. Por lo demás, todo bien: hemos tenido regresos (¿dónde está Mike Montgomery?), asistido a reuniones (¿por qué no han sido capaces de juntar a las cuatro madres en una misma escena?) y alucinado/flipado/avergonzado con la revelación de la identidad de A.D., la -A suprema.

A partir de aquí spoilers del desenlace de 'Pretty Little Liars', así que si todavía nos sabemos con qué casita de muñecas juega Mona, no sigas leyendo.


El comienzo de la series finale no ha podido ser más absurdo y mamarracho, con Lucas (de payaso) y Mona (de amazona de circo) rodeando a las zorrupias que, sentadas en una terraza, juegan a ser graciosas: "No me puedo creer que nunca supiéramos quién era". Al momento descubrimos que es una ensoñación de Raquel Mosquera Mona, que vuelve a estar encerrada tras haber intentado asesinar a Hanna y haber confesado ser responsable de la muerte de Charlotte. Recibe una visita ("Nunca habría adivinado que fueras tú") y viajamos un año adelante en el tiempo, en el que todas las zorrupias son absolutamente felices.

El libro de Aria y Ezra puede que se convierta en película (por lo tanto ha sido un éxito) y, ahora sí, están a punto de casarse; Emily y Alison son felices juntos a sus gemelas; Spencer ha empezado a trabajar con su madre y ha mejorado su relación con su hermana ("Siento que empezamos a conocernos de nuevo"); y Hanna y Caleb han prosperado profesionalmente y viven juntos en el loft, aunque acoger a Mona altera el buen rollo de la pareja (que está intentando quedarse embarazada). Por si fuera poco, descubrimos que Jenna empieza a trabajar como profesora en el instituto, y ella, junto a Emily y Alison, se han convertido en las adalides de la lucha contra el bullying (¿puede alguien recordarle a la mema de Emily que se acuesta con quien en el pasado le hacía la vida imposible a medio instituto?).


Mientras las zorrupias celebran la despedida de soltero y soltera de Ezra y Aria, descubrimos a Mona llevando una máscara de Melissa (¿era Melissa-Melissa la que se lleva bien con su hermana o Melissa-Mona? ¿Son las máscaras de A.D. capaces de dar el cuerpo y la altura de la cara de la máscara al que la lleva?) y comunicándose con A.D. utilizando el mismo sistema que Aria. Y empieza el drama: Aria comunica a Ezra que no puede tener hijos, un secreto que le había ocultado desde hace algún tiempo. La fiesta previa a la boda se celebra, las madres se reúnen recordando sus buenos días en el búnker ("¿Recordáis cómo salimos de allí?" nosotros tampoco, amiga Veronica) y se emborrachan (me fascina Ashley yendo bien peda pero dando consejos súper filosóficos a su hija). ¿Por qué no está la madre de Emily en esa escena? Emily, que es una tipa muy pesada, anda súper mosqueada porque Alison ha hablado mucho con su madre durante la cena y le pide explicaciones. Lo que consigue es un anillo de compromiso y una sorpresa suspendida. ¡MEMA!

Y llegamos entonces al clímax de la historia con el descubrimiento del twist definitivo. DÉJÀ VU, ZORRA. Conocemos así a Alex Drake, la otra hija que tuvo Mary. Alex sería una persona totalmente anodina de no ser porque es LA GEMELA (malvada y británica) DE SPENCER. El pan sin sal de Wren la conoció por casualidad en Londres y optó por contarle sus historia. Y de paso, se enamoró de ella, porque haberlo estado antes de Melissa y de Spencer no había sido suficiente. Con las explicaciones pertinentes y dejando claro que le movían la venganza (por la muerte de su hermana Charlotte) y las ansias de ocupar el puesto de Spencer, la historia sigue adelante. No sin antes revelar que Wren está muerto y que sus cenizas se convirtieron en el colgante de Alex.



Llega el día de la boda (¿quién ha vestido a Aria? ¿Jenna?) pero todo es un drama porque Ezra la ha suspendido vía SMS porque está muy cabreado porque su futura mujer no tiene hijos. Alex (haciéndose pasar por Spencer) revela la identidad del padre de las hijas de Alison y Emily (es Wren), mientras Mary y Spencer comparten confidencias y revelaciones del pasado. Alex vuelve al búnker (¿de dónde saca tanta infraestructura?) y revela más datos sobre su plan (en otros, que ella fue la que pagó la inútil operación de Jenna). Que alguien le diga a Charlotte que el moreno no le favorece. Jenna se cruza con Alex-Spencer y detecta que lleva un nuevo perfume. Y como Jenna es perra vieja y lista, poco tarda en poner en alerta a Toby: "Creo que Spencer no es Spencer". Toby se reúne con las zorrupias y se vuelve listo: "¿Y si lo de los gemelos es hereditario en esa familia?".

Mientras Spencer y Ezra (Alex le secuestró sin razón) intentan escapar por el plató de 'Scream 3', Mona confiesa a los demás que la visita que recibió una año atrás fue la de Wren, que iba dispuesto a matarle, pero ella, que también es perra vieja, se convirtió en falsa aliada. "Sigues jugando la partida con ella" "No, Hanna. Juego para ganarla". Así que con Mona como líder dan con el búnker, detienen a Alex y rescatan a Spencer y Ezra (hay que ser panoli para caerse sobre la única roca real que debía haber en ese búnker). Pero nadie, NADIE, alucina con que Spencer tenga una gemela. 


Y llegan entonces los 3 finales distintos de la serie: unas semanas después se celebra por fin la boda de Aria (con un vestido mejor pero muy fiel al estilo Aria) y Ezra, con Marlene King como fotógrafa inoportuna. Las zorrupias son súper felices. Hanna comunica que está embarazada y Aria dice que cuando regresen de la luna de miel adoptarán. "Por alguna razón, ésto parece el final de algo". ¿Qué será ese algo, Alison? El segundo final lo protagoniza Mona, en París (Rosewood con cuatro carteles en francés), convertida en vendedora de muñecas y con su propia casita de muñecas a tamaño real en el sótano. ¿Con quiénes juega? Con Mary y Alex. ¿Cómo se las robó a la policía y las llevó hasta Francia? ¡Misterio! Y el tercer final, que podría llamarse "Addison is the New Alison" nos lleva al comienzo de la serie pero con otras pánfilas como protagonistas.

Y así, 160 episodios después, tras 7 años y 7 temporadas en antena, 'Pretty Little Liars' llega a su final. El vacío (mamarracho) que deja será difícil de llenar. Adiós, Hanna, reina de toda la serie. Adiós Spencer, reina de su despedida. Adiós, Aria, reina de vestuario. Adiós, Emily, reina de las desgracias. Adiós, Alison, heredera de '¡Qué tiempo tan feliz!". Adiós, Mona, reina de las aspirantes.

miércoles, 28 de junio de 2017

Las mejores frases de la 6ª temporada de 'Veep'


Debo confesar que la sexta temporada de 'Veep' me ha "decepcionado". Es inevitable que una serie que tiene el nivel que ha alcanzado la comedia de HBO llegue a un punto en el que sólo pueda ir cuesta abajo: y parece ser que la sexta ha sido ese punto. En absoluto ha sido una temporada mala, pero comparada con las anteriores se nota un bajón considerable. Aún así los guiones siguen siendo una auténtica maravilla y Julia-Louis Dreyfus se merece todos los premios del mundo. De ahí que recopile alguna de las mejores frases escuchadas en boca de Selina Meyer esta temporada.

"Es el aniver-puto-sario de la histórica votación del Congreso. Me siento como si celebrásemos mi violación en grupo en mi colegio mayor"

"- La Asociación Nacional de Transexuales quiere darle un premio.
- Vale, diles que acepto.
- ¿A ellos?
- Es ellas.
- Ellas.
- Ellos.
- No sé, diles a las mujeres con barba que voy"

"¿Nadie tiene nada más en que centrarse en el mundo? ¿Dónde coño están los tsunamis cuando los necesitas?"

"A diferencia de la América profunda, Andrew me jode de una forma que me gusta mucho"

"- Quiero que empecéis a buscar arquitectos. Quiero hablar con todo Tom, Dick y Gehty que haya por ahí.
- Quizás una candidata.
- Bueno, no vamos a reformar una cocina, ¿sabes?"


"- Vamos a buscar un donante de semen.
- ¿Por qué no usáis el semen de Gary? Está ahí cogiendo polvo"

"Jesús, democracia. Qué espectáculo más horroroso"

"- Cómete la sopa.
- ¿Por qué?
- Porque tengo hambre. Necesito saber si está envenenada"

"No. Mi legado, chicos, es estar con una toga, quitándoles pistolas a unos y sentenciando a muerte a otros. Y no pueden votar para echarme, ¿verdad? Es de por vida"

"Dios santo. Ojalá me hubiesen asesinado durante mi presidencia. Aunque, con mi suerte, hubiese quedado tullida de por vida, sentada en una silla de ruedas en mi sala de lectura con mi nombre en ella"


"- ¿Vas a terapia? ¿Desde cuándo?
- Desde que tengo 13 años.
- Bueno, lo que realmente necesitabas era un dermatólogo"

"- ¿Quién fue tu oponente en aquella carrera presidencial?
- No sé. Algún viejo blanco. Son todos iguales"

"¿No lo ves? No tuve otra opción que meterme en política, ser extraordinaria y convertirme en una sex symbol"

"Es como la teoría de los 6 grados de separación versión Al-Qaeda. Espero que no bombardeemos este sitio mientras estoy aquí"

"- Necesitamos una heroína femenina que nos ayude a lavar tu imagen después de lo del señor de la guerra.
- Tenemos una que nació sin piernas.
- ¿Cómo? ¿No va a funcionar, no? ¿Cómo me va a entrevistar mientras caminamos? Además, no puedo aparecer con alguien desfigurado físicamente.
- Sé que no puedes.
- Me da ganas de vomitar"

martes, 27 de junio de 2017

La separación original


'The Originals' tuvo una primera temporada decepcionante que se salvó gracias a sus tres últimos episodios. En la segunda se hicieron las cosas mucho mejor y fue un temporadón. Lo mismo que ocurrió con la tercera, que supo mantener el nivel (e incluso consiguió superarlo). Por eso esperaba que en la cuarta (que además ha sido la más corta de todas), la serie siguiese un camino similar. Pero no. Ha sido una temporada buena, sin más. pero que queda por detrás de las dos anteriores. La CW no dudó en renovarla por una quinta temporada a pesar de que la cuarta ha marcado la peor media en demos (0.32) de la serie, que no en millones de espectadores, pues ha superado a la tercera (948.000 vs 931.000).

Como viene siendo habitual en 'The Originals', la temporada se ha presentado en torno a la irrupción de un villano (villana en este caso) en Nueva Orleans. Este año la situación ha sido más especial después del golpe de estado dado por Marcel al final de la temporada anterior. De ahí que se haya producido un salto temporal de 5 años que ha venido muy bien al personaje de Hope (la hija de Hayley y Klaus), pues su presencia en la trama ha sido mucho más relevante que siendo simplemente un bebé. Además, personajes como Rebekah o Kol, que hace tiempo que dejaron de ser regulares, han estado mucho más presentes este año, lo que siempre sienta bien a una serie tan "familiar".


Como comentaba en el párrafo anterior, la villana de la cuarta temporada ha sido The Hollow, una poderosa bruja con millones de años que tiene en su currículum la creación de la maldición de los hombres lobo y que, como siempre, supone la peor amenaza para los Mikaelson. Además su llegada se produce en el peor momento posible, pues la primera familia original de vampiros acaba de ser liberada de la situación-prisión en la que se han encontrado durante los últimos 5 años. Después de mil y un intentos por derrotarle, por fin los Mikaelson pudieron quitarse de en medio a Inadu, el cuerpo original que albergaba a The Hollow, sin saber que ahora esta poderosa bruja estaba dentro de Hope. Su única opción para quitársela de en medio de una vez por todas ha sido sacándola de su cuerpo y dividiendo ese espíritu en cuatro trozos que han sido introducidos en los cuerpos de los cuatro hermanos vampiros: Klaus, Elijah, Rebekah y Kol.

Por si no fuera suficientemente malo tener un trozo de The Hollow en tu cuerpo, los Mikaelson se ven obligados a separarse para evitar que la bruja intente de nuevo meterse en Hope. Así que la temporada se termina con Rebekah en Nueva York junto a Marcel, que renuncia a Sofya por su rubia preferida; a Kol en California dispuesto a casarse con Davina, ahora que ha regresado a la vida gracias a un pacto que hicieron el propio Kol con The Hollow; y a Klaus y Elijah en Francia juntos, pero separados, pues Elijah pidió a Marcel ("Quiero que me dejes libre") que borrase de su memoria el pacto "por y para siempre", lo que al parecer ha provocado que sea incapaz de reconocer a su hermano. Y Hayley y Hope están en Mystic Falls, en la escuela mágica montada por Caroline y Alaric. La única que se ha quedado en Nueva Orleans es Freya, que no parará hasta conseguir descubrir un hechizo que libere a sus hermanos y le permita reunir de nuevo a la familia.


Esta temporada se ha acentuado más que nunca la relación de amor-odio que hay entre los Mikaelson y Marcel ("En realidad estoy jodidamente orgulloso de no ser un Mikaleson"), siendo Rebekah su punto débil y la única capaz de hacerle recapacitar. Hemos vuelto a ver a Cami, en un capítulo que puso en paralelo dos de las relaciones sentimentales más poderosas de la serie (Marcel/Rebekah y Klau/Cami). Hemos sido testigo de la muerte de Will. E Indagamos en el pasado de Vincent (que ha resultado ser responsable de la llegada de The Hollow), un personaje al que siempre he tenido cruzado pero al que no parece que vayamos a perder de vista. Afortunadamente en 'The Originals' las brujas no son como los hombre lobo, aunque empieza a cansar que de una forma u otra estén siempre en medio de todas las situaciones, ya bien sea porque las crean o porque les ponen fin. Digo esto porque de nuevo hemos vuelto a ver facciones de brujas rebeldes y los dichosos Ancestros han vuelto a ser protagonistas. Y todo por culpa de Vincent.

Por su parte Freya (la Bonnie Bennett de 'The Originals') ha seguido ejerciendo de la salvadora de su familia. Ella, que es la única Mikaelson no vampiro, ha estado a punto de aceptar convertirse para salvar a su sobrina. Y por el camino ha conocido a Keelin (Christina Moses, a quien el año pasado vimos en 'Containment'), una doctora que es la última de su linaje de hombre lobo y que fue pieza clave al comienzo de la temporada para liberar a Elijah, Rebekah y Kol. Aunque lo suyo estuvo claro desde la primera mirada que se cruzaron, lo cierto es que les ha costado bastante dar el paso, y hasta que no se han visto en peligro la una a la otra no han aceptado que estaban enamoradas. Freya ha sido la responsable de conseguir que Elijah volviese a la vida después de ser sacrificado por The Hollow, lo que marcó un punto de no retorno para el personaje, pues quedó en evidencia ante Hayley que su verdadero ser es el destructor, y no el caballero al que nos tiene acostumbrados.


La quinta temporada de 'The Originals' (¿será la última?) volverá a emitirse en midseason, por lo que no tendremos capítulos nuevos hasta 2018. Conseguir que los Mikaelson puedan volver a estar juntos será el objetivo de Freya, lo que a su vez provocará que sus enemigos quieran derrotarles aprovechando la separación. Ojalá la serie recupere el nivel(azo) de la segunda y la tercera temporada. Y ojalá caigan de una vez Vincent o Marcel. Always and forever.

jueves, 22 de junio de 2017

La (puta) locura de los dioses


Cuando Starz (en España se puede ver la serie en Amazon Prime Video) comunicó que iba a convertir en serie la novela 'American Gods' (Neil Gaiman) no lo dudé ni un momento: era la oportunidad perfecta para leerla. Así que el verano pasado me la compré y me la leí. No es una novela fácil, en absoluto; tan pronto tiene pasajes apasionantes como otros en los que aparentemente no pasa nada, como otros en los que el lector no entiende nada de lo que lee. Así que la serie era una oportunidad perfecta para complementar la lectura. Bryan Fuller ('Hannibal', 'Pushing Daisies') y Michael Green (guionista de 'Alien: Covenant', 'Logan' o la futura 'Asesinato en el Orient Express') han unido fuerzas junto al propio Gaiman para sacar adelante la serie.

'American Gods' es una serie preciosa, poética, hipnótica, con una fotografía absolutamente maravillosa, con una banda sonora que es perfecta para las imágenes a las que acompaña y con un reparto espectacular. A primera vista, 'American Gods' lo tiene todo. Pero es complicada. Para el lector de la novela, 'American Gods' es fácil y pone en imágenes (en orden diferente) lo leído. Para aquel que es ajeno a la novela, 'American Gods' no es fácil. Ni comprensible. Es una serie que, sin llegar a ser lenta, sí es cierto que se toma con calma las cosas, pero la "falta de acción" se compensa con el preciosismo de sus imágenes.


La historia comienza cuando Shadow (Ricky Whittle; 'Los 100', 'Infieles') sale de la cárcel 3 días antes de lo previsto debido a la muerte de su novia Laura (Emily Browning, vista en películas como 'Sucker Punch', 'Pompeya' o 'Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket'). Es entonces cuando conocer a Mr. Wednesday (Ian McShane; 'Deadwood', 'Los pilares de la tierra') y a Mad Sweeney (Pablo Schreiber; 'Orange is the New Black', 'Weeds'), que sacuden su vida de una forma inesperada. Aunque la locura se desata cuando Shadow se reencuentra con su novia Laura. ¿Quién es en realidad Mr. Wednesday?

Aunque cuesta entenderlo, y no es hasta el octavo capítulo cuando el personaje de McShane lo explica abiertamente ("Creer es ver. Los Dioses son reales si crees en ellos" "¿Sabes por qué suceden las cosas? Porque los Dioses las hacen suceder"), 'American Gods' se centra en la guerra entre los Dioses Antiguos, que buscan permanecer en la vida de las personas ("A mí lo único que me aterra es que me olviden. Puedo sobrevivir a muchas cosas, pero a eso no") y los Dioses Nuevos (un equipo en el que se encuentran Crispin Glover, Bruce Langley y Gillian Anderson). El viaje que realizan Wednesday y Shadow es un road trip en busca de fichajes para su equipo (Peter Stormare, Kristin Chenoweth). Sweeney y Laura también protagonizan su propio road trip, acompañados por Salim (Omid Abtahi; 'Damien', 'Los que matan') aunque con una finalidad diferente. Pero ambos viajes terminan en un mismo destino, donde descubrimos la realidad tras la muerte de Laura.


Si por algo se ha caracterizado la primera temporada de 'American Gods' ha sido por ir presentándonos a diferentes dioses a lo largo de sus ocho capítulos. Llama la atención el caso de Bilquis (Yetide Badaki), a quien conocimos en el primer episodio pero cuya historia no hemos conocido al completo hasta la season finale. Todavía desconocemos qué papel jugará en la historia o en qué bando terminará, pero son dos dudas que seguramente resolvamos en la segunda temporada. Y lo mismo ocurrirá con la reacción de Shadow una vez descubra la verdad tras la muerte de Laura. Lo que está claro es que la guerra ("Será la guerra en la que todos morirán") ha llegado: "Díganle a los creyentes y a los no creyentes. Díganles que hemos tomado la Primavera. Podrán tenerla de vuelta cuando le recen a ella".

'American Gods' es una serie que ha hecho las delicias de los que hemos leído la novela y que a aquellos que no conocían su historia ha dejado algo descolocados. Una serie que tiene sexo, violencia, continuas referencias a la mitología y la religión, y momentos cómicos de carcajada salvaje (la reacción del personaje de Betty Gilpin al reencontrarse con Laura). Pero todos tenemos claro algo: el nuevo drama de Bryan Fuller es una de las mejores experiencias televisivas vividas en esta primera mitad de año.

martes, 20 de junio de 2017

13 lecciones de vida que nos ha enseñado 'Master of None'

'Master Of None' fue una de las revelaciones de la temporada 2015/2016. Tras un parón de un año, Netflix estrenó la segunda temporada de la serie creada por Aziz Ansari y Alan Yang el pasado mes de mayo. Y hoy quiero hacer un repaso a sus diez capítulos a través de algunas de las mejores frases que hemos escuchado a los personajes, y que podrían entenderse como lecciones de vida.

1ª lección: ¿dónde puedes masturbarte?


- No te la puedes pelar en un Airbnb.
- ¿Por qué? En los hoteles lo haces.
- Es distinto, ésto es la casa de alguien.
- Cada uno lo ve a su modo.

2ª lección: disfruta de tu soltería.


- Diviértete sin tener pareja. Ya encontrarás a alguien.
- Eso espero.
- Y yo también.

3ª lección: mantén la tradición.


- Lo entiendo, somos indios. Guardamos las apariencias. No como los blancos, que en casa hablan de sexo.

4ª lección: respeta a tus mayores.


- ¿No sois ya mayores?
- Sí, pero nos dan miedo nuestros padres.

5ª lección: asegúrate de que tus conversaciones privadas sean eso, privadas.


- Quiero que salga de ti comerme el coño.
- Mira, me encanta tu coño, ¡es un coño estupendo!
- Disculpad, ¿os importaría dejar de hablar de coños delante de todo el mundo? (conversación en lenguaje de signos)

6ª lección: no sueltes spoilers sin control.


- Me cago en todo, una clienta ha contado el final de 'El castillo de la muerte'. ¡Qué rabia me da! ¡Los taxistas también vemos pelis!

7ª lección: haz caso a tu padre.


- Venga, ven a ver a tu padre en acción. Será como en la serie 'Anatomía de Grey'. Sólo que conmigo, yo seré el Doctor Macizo.
- Joder, está bien. Yo seré el Doctor Cañón.

8ª lección: lucha contra lo que está mal.


- Mirad, ambos pertenecéis a una minoría.
- ¿Qué es una minoría?
- Es un grupo de gente que trabaja el doble para obtener la mitad. Y Denise, tú eres una mujer negra, así que tendrás que trabajar el triple.

9ª lección: abre tu corazón a tu madre.


- Soy lesbiana.
- No quiero que la vida se te haga difícil. Ya es difícil ser una mujer negra en este mundo.

10ª lección: la felicidad está en los pequeños detalles.


- ¿Un antidiarreico de chocolate? ¿Puedes comer chocolate y cortar la diarrea? Dev, ¡qué maravilla vivir en esta época!

11ª lección: todo tiene arreglo.


- ¿Hacemos una fiesta de pijamas?

12ª lección: la vida duele.


- ¿Sabes cómo me duele? ¿Estar contigo, disfrutar del momento y luego volver y acostarme junto a mi prometido? A veces...sé que suena raro, pero a veces desearía que me hubiera engañado. Sería mucho más fácil romper.

13ª lección: sé sincero y no te guardes nada para ti.


- Soy feliz cuando estás aquí.