martes, 8 de abril de 2014

Cougar with Better Lives


'Cougar Town' terminó su quinta temporada la semana pasada. Sin duda alguna, su peor temporada; la más irregular. ¿Volverá? De momento TBS no se ha pronunciado al respecto. Quedaría feo despedirnos de nuestro cul-de-sac preferido de una forma tan floja. La quinta ha sido la temporada con menos número de episodios, algo que celebrar después de lo "mala" que ha sido la temporada.

¿Tiene la culpa que Travis y Laurie han ejercido de pareja oficial? Probablemente. Una de las señas de identidad de 'Cougar Town' es el peculiar trío que forman Jules, Laurie y Ellie y con Laurie unida a Travis esto se ha perdido. Les hemos visto muy poco juntas en la encimera de la cocina de Jules. Al menos, Ellie y Jules sí han seguido unidas, aunque han perdido su toque. Tom ha ganado protagonismo y la llegada de su hija fue la trama central de uno de los pocos grandes episodios de este año. Otro que ha ganado presencia en la serie, especialmente en los últimos capítulos de la temporada, es el padre de Jules, un personaje que no es ni tierno ni gracioso. Y ahora que se ha mudado a casa de su hija parece ser que, en caso de tener una hipotética sexta temporada, estará en ella. Los que también han estado más off que nunca han sido Bobby y Andy. Vale, son dos personajes absolutamente subnormales, pero tienen su encanto. Y este año ha desaparecido. Grayson, que nunca ha tenido gracia, ha tenido momentos de auténtica vergüenza ajena.


Si 'Cougar Town' regresa el año que viene con una sexta temporada, debería hacer borrón y cuenta nueva: separar a Travis y Laurie (aunque con lo sucedido en la season finale está difícil el asunto), encerrar a Grayson en su bar y mandar a una residencia al padre de Jules. Bueno, y que Matt LeBlanc y David Schwimmer se pasen a saludar a saludar a Courteney Cox.


'Friends With Better Lives' es la nueva comedia que la cadena CBS estrenó aprovechando la series finale de una de sus comedias estrella: 'How I Met Your Mother'. La jugada no fue mala: quedó por debajo de los 8 millones de espectadores marcando un muy buen 2.7 en demos (la serie protagonizada por Neil Patrick Harris se despidió ante casi 13 millones de espectadores y un potentísimo 5.3).

Estamos ante la enésima serie centrada en un grupo de treintañeros, ese tipo de comedias que siempre aparecen temporada tras temporada. Will (James Van Der Beek), separado, está empeñado en que su matrimonio no ha muerto. La noche en que su amigo Bobby (Kevin Connolly) prepara una fiesta sorpresa de aniversario para su mujer Andi (Majandra Delfino) recibe la visita de Val, su mujer, para pedirle el divorcio. Esa misma noche, Jules (Brooklyn Decker) acepta la proposición de matrimonio de Lowell (Rick Donald) seis semanas después de conocerse. Además, Kate (Zoe Lister Jones) se da cuenta de lo superficial que es, razón por la cual sigue siendo una solterona. El divorciado; los casados; los recién prometidos; y la solera. Este es el grupo de amigos en el que confía la CBS para encontrar su nueva 'HIMYM'.

Homenaje a 'Cougar Town'
Para poder conectar con los personajes de una comedia es necesario, salvo contadas excepciones, verles interactuar más allá del Piloto. La primera impresión puede ser mala y, al cabo de 3 o 4 episodios, caer enamorado de sus personajes. En el caso de 'FWBL' el Piloto es normalito, no destaca ni para bien ni para mal. Si acaso, para dejar claro que: 1. Van Der Beek no estará tan divertido como en 'Don't Trust the Bitch in Apartment 23'. 2. Donald puede ser muy guapo y muy inglés, pero su personaje es insoportable. 3. Lister Jones será lo mejor de la serie.

lunes, 7 de abril de 2014

Horchata mexicana


¿Qué pasa por la cabeza de un director de cine cuando, 18 años después de estrenar su tercera película, decide convertirla en serie de televisión? Habría que preguntarle a Robert Rodríguez que decidió que 'Abierto hasta el amanecer' debía dar el salto a la pequeña pantalla. Primero lazón en 2013 un canal de televisión en inglés dirigido a la audiencia latina (El Rey) y, ahora, en 2014, ha estrenado su primera serie original: 'From Dusk Till Dawn: The Series'. Desconozco totalmente si está teniendo buena audiencia, pero lo que sí sé es que la serie ya ha renovado por una segunda temporada. La primera tendrá 10 capítulos y la segunda 13.

Desarrollar una serie basada en una película de 103 minutos de duración no es tarea fácil, pero Rodríguez, que ha sido el encargado de tal tarea, además de ejercer de productor ejecutivo, guionista y director, lo ha tenido claro desde el principio: la historia es la misma que en la película de 1996, pero la serie va a mostrar lo que la película no pudo. Es decir, los "¿cómo?" y "¿por qué?". Una buena muestra es el episodio Piloto, que gira en torno a la figura del personaje de Don Johnson ('Miami Vice'), el Ranger Earl McGraw que en la película muere poco después de aparecer en pantalla (es una escena muy breve). En la serie, esa escena breve dura lo que dura el Piloto, dando tiempo a Rodríguez para desarrollar un personaje que, además, a pesar de lo que le sucede, no desaparece de la serie, ya que le vemos en los flashbacks del personaje de Jesse Garcia ('Sons of Anarchy'), el Ranger Freddie González (que en la película no existe).

Los nuevos Gecko
Freddie es el encargado de perseguir a los hermanos Gecko (cuyo pasado conocemos más profundamente en la serie) que, después de robar un banco y asesinar a varios policías, escapan con la intención de cruzar la frontera mexicana. Ellos son Seth (D.J. Cotrona, 'Detroit 187') y Richie (Zane Holtz, 'Make Iit or Break It'), personajes que en la película interpretaron George Clooney y Quentin Tarantino respectivamente. Seth acaba de salir de prisión y, para celebrarlo, atraca el banco de Abilene junto a su inestable hermano Richie. De hecho, la inestabilidad de Richie es la responsable de que todo salga mal. Hablemos claro: Richie está loco; oye voces y tiene visiones. Lo curioso es que estas voces y visiones están relacionadas con Carlos (Wilmer Valderrama, 'That '70s Show'), que es quien encarga a Seth el robo. A través del personaje de Carlos conocemos la mitología de la serie, todo lo que gira en torno al culto mexicano, las serpientes y la sangre. Quien tampoco falta en la serie es la icónica Satánico Pandemonium (Eiza González), a la que en la película dio vida Salma Hayek. La serie va profundizando, poco a poco, en su historia.

¿Y la familia Fuller? También está presente. Si en 1996 estuvieron interpretados por Harvey Keitel, Juliette Lewis y Ernest Liu, en la serie sus papeles los tienen Robert Patrick ('The Unit'), Madison Davenport ('Shameless') y Brandon Soo Hoo. En 'From Dusk Till Dawn: The Series' tienen un mayor protagonismo y su historia también está más desarrollada. Otro personaje creado para la serie es el de Jake Busey, que interpreta al profesor Tanner. Tanner es quien introduce a Freddie en la mitología mexicana.Un personaje extraño que siente una innegable atracción por la navaja que los Gecko dejaron en la escena del crimen del Piloto y que ahora está en manos de González, al que atormenta en forma de apariciones de personas a las que mató ejerciendo de Ranger.

Los nuevos Fuller
Al principio taché 'From Dusk Till Dawn: The Series' como innecesaria. Pero después de haber visto sus primeros cuatro capítulos cambio el "innecesaria" por interesante y muy recomendable para los fans de la película. Ahora bien, si no eres fan de la película o ni siquiera la has visto, puedes animarte con la serie igualmente. Curiosamente, la música que suena en el opening de la serie recuerda a la famosa sintonía de la película pero no es la misma. Sexo, sangre, violencia, acción, seres fantásticos, mitología y ciertos momentos absurdos y/o mamarrachos presentes en la película. Eso te espera en 'From Dusk Till Dawn: The Series'. Y La Teta Enroscada, no lo olvides.

jueves, 3 de abril de 2014

Lealtad pirata


Por fin he podido ver la season finale de la primera temporada de 'Black Sails', el drama pirata que estrenó Starz! en a finales de Enero y que renovó hace ya unas semanas por una segunda temporada. Ocho capítulos han compuesto su primera temporada, siendo los dos últimos los mejores (brillante el séptimo) y el segundo y el cuarto los más flojos.

El texto incluye spoilers de la primera temporada.


La obsesión del Capitán Flint (Toby Stephens) por hacerse con el tesoro español del Urca de Lima le ha llevado a enfrentarse a toda su tripulación, lo que no ha hecho otra cosa que fraguarle numerosos enemigos: sus propios subordinados. Todos sus aliados dentro del barco han terminado mal: Billy (Tom Hopper) cayó por la borda cuando más le convenía a Flint perderle de vista y Gates (Mark Ryan) ha muerto en sus manos después de revelarle el motín que estaba fraguando. Así que el único que ha quedado al lado del Capitán ha sido John Silver (Luke Arnold), al que comerse el mapa que conduciría al tesoro le sirvió para ganarse su protección. Es el único que queda a su lado. John ha mantenido un sólo compañero: Randall (Lawrence Joffe), el cocinero al que Silver quitó el puesto, que perdió una pierna, delató a su compañero y ha terminado por salvarle la vida. En su contra esta toda la tripulación, liderada ahora por el contramaestre Dufresne (Jannes Eiselen), un personaje que ha ido ganando en protagonismo lo mismo que en "insoportabilidad". Después de salir malparados en su propio plan, los piratas han descubierto que el tesoro está en la isla en la que han naufragado. Ahora sólo tienen que conseguirlo.

En la isla de Nassau las cosas tampoco han ido como Eleanor Guthrie (Hannah New) pretendía. Su alianza con los miembros del Consorcio (no, estos no cantan 'Eres tú') se ha venido a pique con la reaparición del Capitán Vane (Zach McGowan), que se fue de excursión a una isla (después de que Eleanor le dijese que sabía lo que tenía que hacer para conseguir el poder) habitada por piratas vikingos. Estos salvajes creyeron haber matado a Vane, que se marcó un homenaje a 'Kill Bill' y salió de su tumba para conseguir una nueva tripulación. Ha vuelto a Nassau, ha dejado las cosas claras y ha conseguido un puesto en el Consorcio. Por la cara de Eleanor parece claro que ella esperaba que todo esto sucediese, ya que, a´si, ha conseguido deshacerse del control de su padre y podrá actuar sin que se le exijan responsabilidades. Otros cambios sufridos en Nassau se centran en el prostíbulo: Rackham (Toby Schmitz) y su amiga la "intensa, para nada interesante y lesbiana" Anne (Clara Paget) se han convertido en los nuevos dueños y la putilla Max (Jessica Parker Kennedy) en la madame del establecimiento.

"Ayer yo era una puta de poca importancia, fácilmente descartable, fácilmente olvidable. Hoy soy una madame con ingresos y aliados y una mujer que ha aprendido la más importante de las lecciones: nunca permitas que nadie se interponga entre tú y tus ambiciones. Gracias por enseñármelo"
Así pone punto final Anne a su relación con la que, en su momento, fue su amante: Eleanor. Otro que también le ha dado la patada a la más rubia de Nassau es Mr. Scott (Hakeem Kae-Kazim), su amigo y esclavo a partes iguales. El señor Scott lideró la rebelión de los esclavos pero poco pudo conseguir con su "liberación". Volviendo a Flint, no quiero dejarme por mencionar a Miranda Barlow (Louise Barnes) que, si no me equivocó, fue la mujer de su amigo con la que terminó acostándose y por la que traicionó a su anterior tripulación. Miranda apareció como un personaje misterioso y atractivo, pero terminó importándome absolutamente nada. Es más, su función como guardiana de Richard Guthrie (Sean Cameron Michael) la sacrificó en su propio beneficio, a cambio de conseguir una nueva vida junto a Flint en Boston.

'Black Sails' ha sido una serie entretenida, que nos ha ofrecido algo que no ha sido muy explotado en la televisión más reciente: los piratas. Sus capítulos, de duración cercana a la hora, no se han hecho pesados y sus tramas, aunque en ocasiones algo enrevesadas y complicadas de seguir, han terminado resultado claras. el año que viene comprobaremos si Flint y su tripulación consiguen hacerse con el tesoro y si Eleanor es capaz de vivir en una isla gobernada a cuatro manos junto a Vane. Mención especial a sus créditos.

miércoles, 2 de abril de 2014

Zombies y monstruos


Este domingo la cuarta temporada de 'The Walking Dead' llegó a su final. Y, como viene siendo habitual, el drama zombie reventó los audímetros. Es decir: tenemos muertos vivientes para rato. Lo que también venía siendo habitual pero no se ha cumplido esta vez ha sido despedir la temporada con un capítulo de infarto: la cuarta season finale de la serie ha sido decepcionante.

Y a partir de aquí, spoilers de "A", el capítulo con nombre de episodio de 'Pretty Little Liars' que ha puesto fin a la cuarta temporada de 'The Walking Dead'.

El capítulo ha sido un constante viaje en el tiempo: primero al pasado, a la época de la prisión, cuando llevaban 2 meses allí y eran todos felices. El pesado de Hershel iba repartiendo consejos por el mundo y quería que Rick participase en su particular granja de Playmobil. Hershel y las granjas. Para él la guerra había acabado y se las prometía muy felices en su nuevo terreno. Pero, por suerte, apareció el Gobernador, inició una nueva guerra y le cortó la cabeza. ¡Gracias Gobernador! Este viaje al pasado se va produciendo a lo largo de todo el capítulo. De vuelta al presente (aunque al principio hay un pequeño viaje al futuro que se resuelve con rapidez) nos centramos en Rick, Michonne y Carl. Están muertos de hambre y deseando encontrar una nueva casa que saquear para intentar llenar sus estómagos. Lo único que encuentran es un pequeño conejo, a un pobre hombre asediado por los zombies y a zombies empeñados en darles caza. "¿Quiénes somos?" pregunta un Carl que pronto será devorado por su peluca a su padre.

"Mi padre está loco"
Un coche en medio de la carretera se convierte en su refugio nocturno. Una noche tranquila, al calor de una pequeña fogata compartiendo el conejo cazado anteriormente. Hasta que aparece el grupo al que se había unido Daryl después de que Beth le abandonase (¿a qué juega esta muchacha?). Resulta que de ese grupo formaba parte aquel hombre al que mató Rick en el baño de la casa que habían ocupado. Y yo no me había dado cuenta hasta que se lo dicen a Daryl. Nuestro segundo arquero favorito (el primero es Oliver Queen) les pide que no les maten y a cambio recibe una paliza. Rick, que ve cómo su hijo está a punto de ser violado (otra forma de demostrar que es más peligroso el hombre que los propios zombies) resuelve la situación pegando un mordisco al líder de la "oposición". Y así, en un plis, los cuatro se ven liberados de sus captores.

Rick y Daryl estrechan su vínculo cuando el primero le dice al segundo que son hermanos. Figuradamente, claro.  Además le confiesa que ya le dan igual sus actos: Carl "Es todo lo que importa". El fin justifica los medios y a partir de ahora Rick se va a volver un poquito más loco. Michonne le cuenta a Carl la historia de cómo murió su bebé y así descubrimos, aunque ya lo sabíamos, la identidad de los dos zombies con los que le vimos la primera vez. "Me sentía como que lo merecía, arrastrándolos conmigo así siempre me acordaría. Los caminantes ya no me veían. Era otro monstruo más". Carl se pone profundo y dice que su padre no sabe quién es él en realidad: "Soy sólo otro monstruo más". Monstruo y con una peluca terrible, añado yo. Rick, Carl, Michonne y Daryl llegan a 'Terminus', el refugio prometido al que ya vimos llegar la semana pasada a Glenn, Maggie y el resto de su grupo.

Es la nueva versión de la cueva de 'Perdidos' con los nombres escritos en ella
Pero Rick, que es muy listo, no sólo esconde una bolsa con armas fuera dle recinto, sino que decide que lo mejor es entrar destrangis. Cuando se encuentran a los primeros habitantes de 'Terminus' en una nave (¿qué están haciendo?), aunque desconfían todo parece ir bien. De hecho, les dan de comer. No entiendo cómo no les llama la atención que haya tan poca gente allí. Rick ve un reloj (que alguien me refresque la memoria, por favor), se vuelve loco (otra vez) y consigue que les persigan y disparen. Bueno "disparen" porque está claro que no les quieren dar. Mientras corren vemos restos humanos tirados por el suelo. Llegan a una sala iluminada por velas, que en el suelo tiene escritos nombres de personas y en la pared lo siguiente: "Never again. Never trust. We first, always". Aquí huele a secta. A secta caníbal.

Los terminales (llamaremos así a los habitantes de 'Terminus') terminan acorralándoles y, después de ponerles en fila (líder, arquero, samurái, niño) les encirran en un vagón. Un vagón similar al que vemos mientras intentan escapar y del que se oyen gritos "¡Ayuda! ¡Ayuda!". En ese vagón no están solos: Glenn, Maggie, Sasha, Bob, Tara, el sargento Ford, el doctor Porter y Rosita también están dentro. ¡Todo el grupo unido! "Se van a sentir muy estúpidos cuando descubran que se están metiendo con la gente equivocada". Rick se siente poseído por el espíritu del Gobernador y, con esa frase final, promete volverse todavía más loco. Y salvaje.

"Volveré"
No sabemos nada de Beth, Carol y Tyreese. Tal vez hayan llegado ya. O tal vez sigan en el bosque. Probablemente Carol y Tyreese estén intentando recuperarse de lo vivido en el capítulo 14. Aunque, si os dais cuenta, antes de entrar en el vagón, Rick ve un paquete de leche en polvo. ¿Podría ser que Carol y Tyreese, que llevan con ellos a Judith, hayan llegado ya? En caso de haber llegado, ¿se los habrán comido ya?

'The Walking Dead' regresará el año que viene y retomará sus tramas donde las ha dejado. ¿Será Rick el nuevo Gobernador? Lo dudo.

lunes, 31 de marzo de 2014

Volver a la vida


'Resurrection' es la nueva apuesta de la ABC para la noche de los domingos. Estrenada hace cuatro semanas, su Piloto quedó por debajo de los 13 millones y medio de espectadores marcando un gran 3.6 en demos. En su segunda semana bajó hasta los 3 puntos en demos con menos de 11 millones. Su tercer capítulo marcó mínimo con un 2.5 y más de 9 millones. Anoche se emitió el cuarto episodio y hasta esta tarde no se conocerán los datos, pero más le vale al drama dejar de perder audiencia si quiere tener futuro más allá de su primera temporada. La serie se basa en la novela 'The Returned' de Jason Mott y en su planteamiento recuerda al drama francés 'Les Revenants'.

¿Qué pasaría si, 32 años después de su muerte, tu hijo llama a la puerta? Esto es lo que les sucede a Lucille (Frances Fisher) y Henry Langston (Kurtwood Smith), a los que el ex policía y ahora agente de Inmigración y Aduanas (aunque es chófer en realidad) Martin Bellamy (Omar Epps) sorprende apareciendo en su puerta junto a su hijo Jacob (Landon Giménez). Jacob falleció hace 32 años, cuando tenía 8, intentando rescatar a su tía Bárbara, que había caido al río. ¿Cómo una señora adulta se cae el río? Cosas de la vida. La verdadera historia acerca de lo ocurrido aquel día no sale a la luz hasta que Jacob la cuenta, añadiendo un pequeño detalle: había un hombre intentando salvar a su tía. ¿Por qué este hombre no la ayudó hasta que Jacob cayó al río? ¿Por qué no evitó que Jacob intentase salvar a su tía? ¿Por qué no dijo nada? La única pregunta con respuesta es la última: estaba acostándose con Bárbara y, contando su historia, saldría la verdad a la luz. Lo poco que le hubiese costado decir que pasaba por allí. O contar directamente la verdad.


Este señor en la sombra es Samuel Catlin (Ned Bellamy). Cuando Maggie (Devin Kelley), la hija de Bárbara y único personaje que ayuda al agente Bellamy, acude a Samuel preguntádole si es su padre, éste regresa a casa y le dice a alguien: "Nos ha encontrado". ¿Con quién habla? ¿Acaso Bárbara también ha regresado? No sería la segunda, sino...¡la cuarta! Después de Jacob (que apareció en China, en medio de unos campos de arroz y al que no cambiaron de ropa ni en el hospital) le tocó el turno a Caleb Robert (Sam Hazeldine), fallecido de un ataque al corazón hace 19 años. A Caleb le encuentra su hijo Ray (Travis Young), que le considera el demonio y está obsesionado con que no es su padre (. Ray tiene algún tipo de enfermedad mental, pero ya sabemos que, precisamente, este tipo de personajes suele descubrir la verdad antes que el resto y nadie les cree. Elaine (Samaire Armstrong) es la otra hija de Caleb y, a diferencia de su hermano, ha recibido a su padre con los brazos abiertos. Caleb no recuerda haber muerto, pero los primeros análisis médicos que le realizan muestran claros síntomas de haber sufrido un ataque al corazón. Jacob, en cambio, sí apareció recordando haber muerto.

La tercera persona que regresa a la vida es Rachel (Kathleen Munroe), que tampoco recuerda haber muerto, de la que sólo sabemos que hay algo que le une a Tom (Mark Hildreth). ¿Su esposa? ¿Razón por la cual se convirtió en el pastor de la iglesia de Arcadia? Tom era el mejor amigo de la infancia de Jacob y, al igual que el resto de personajes, no le reconoce al verle. ¿De verdad son incapaces de reconocer al niño? Fred (Matt Craven) es el sheriff de Arcadia, hermano de Henry y padre de Maggie. Es el principal obstáculo al que se enfrenta Bellamy, aunque poco a poco cede ante la evidencia de los hechos. Además de los regresos, el agente Bellamy investigará qué significan esos agujeros excavados en la tierra alrededor de la cabaña de Caleb, donde murió.


¿Por qué Caleb mata a Dale Getheard (Jason Saucier), que fue quién encontró su cadáver? ¿Por qué cava esos agujeros? ¿Había cadáveres? ¿O eran simples máscaras como la que encuentran Maggie y Bellamy? ¿A qué se refiere cuando le grita a Dale "¡Dime que todo ha desaparecido!"? ¿Por qué se reúne a escondidas con Jacob y le pide que mienta? ¿Por qué Jacob parece tenerle miedo? ¿Por qué sueña con él? ¿Por qué aparece Nicholas Gonzalez en los pósters de la serie cuando su personaje apenas a dicho nada? ¿Cómo es posible que Jacob esté vivo pero su cadáver siga en el ataúd? ¿Por qué Caleb tiene tanto hambre? ¿Por qué la comunidad de la iglesia, liderada por Veronica Cartwright es tan absurda? ¿Tiene de verdad algo que ver el río en todo esto? ¿O, como bien dice Ray, son responsables los aliens?

'Resurrection' es un drama con todas las letras. La historia me interesa y está bien contada. Además los capítulos terminan con un giro/cebo que hace que quieras saber más. Así que seguiré viendo 'Resurrection' para saber qué ha pasado en Arcadia para que muchos de sus muertos vuelvan a la vida.

jueves, 27 de marzo de 2014

Amigos de oficina y de comisaria


'Men at Work' es de esas comedias que pasan desapercibidas. Emitida por la cadena TBS, terminó la emisión de su tercera temporada con una doble season finale hace dos semanas. Y, de momento, no se sabe nada de su futuro. 'Men at Work' no es la comedia definitiva, pero sí es mucho mejor que las que han estrenado en los últimos años las networks.

Su dinámica es bien sencilla: Milo, Tyler, Neal y Gibbs son cuatro amigos que trabajan en la redacción de una revista. Aunque esta temporada Milo se volvió loco y renunció a su puesto de trabajo para sacar adelante su novela. Esta trama trajo como estrella invitada a Jane Seymour, que ejerció de editora obsesionada con Milo al que convirtió en gigoló. La revista recibió a Myron (un gordo y fatal peinado David Krumholtz), su nuevo redactor jefe. Myron contrató a Jude (Kelen Coleman) para ocupar el puesto de Milo que, a pesar de haber dejado la revista, no hacía otra cosa que aparecer por la redacción. Tyler se propuso conquistar a Jude y, a basa de trabajo, terminó consiguiéndolo. Por su parte Neal tuvo que hacer frente a su ruptura con Amy, que desapareció de la serie después de dos capítulos que sirvieron para despedirle.


El que sigue apareciendo de vez en cuando es P.J. (J.K. Simmons), su padre y dueño de la revista. Sus apariciones son siempre iguales: atraviesa la redacción seguido por su secretario soltando un par de frases lapidarias. Los chicos intentaron que Neal conociese a alguna chica, pero cuando no estaba drogado en una fiesta hablando con muñecas el problema era el tamaño de su pene. Y Gibbs estuvo a punto de celebrar un falso matrimonio con Selena (Marsha Thomason), para después conocer a Kelly (Molly Simms), con la que apredió que vivir en un barrio residencial no era nada bueno.

'Men at Work' ha cerrado su tercera temporada con dos ascensos y una vuelta al trabajo. La tercera temporada ha tenido los diez capítulos habituales (brillantes fueron los de la boda de Gibbs, Milo como gigoló, la llegada de Jude y las dos fiestas paralelas). Pero habrá que esperar para ver si TBS da luz verde a una cuarta temporada.


Por el contrario, 'Brooklyn Nine-Nine' sí ha llamado la atención de crítica y, en mucha menor medida, espectadores. Y basta con comprobar qué serie se alzó con el Globo de Oro a la Mejor Comedia/Musical y con el de Mejor Actor de Comedia/Musical. Efectivamente. Después de su triunfo era una locura que FOX no la renovase por un segunda temporada, a pesar de tener unas audiencias que han ido de más a menos y que han terminado siendo discretísimas.

Es curioso cómo la comedia producida y protagonizada por un Andy Samberg tan adorable, como guapo y gracioso ha ido encontrado su sitio. Empezó siendo la versión policial de 'Parks & Recreation', con paralelismos entre personajes incluidos, y a día de hoy ya es una comedia independiente con sus propios rasgos característicos. Además tiene un grupo de personajes que gustan desde el primer momento. Aunque Peralta es mi favorito, no puedo dejar de sentir cierta debilidad por Gina. Esa Gina maravillosa que duerme la siesta tapada por una manta con un lobo y que habla introduciendo emoticonos verbales en sus conversaciones.


Pero la verdad es que cariño se siente por todos sus personajes: una antipática Rosa que siempre tiene (las peores) palabras para decirles a sus compañeros; el asustadizo y paternal Terry; Santiago, siempre pelota y dispuesta a trabajar como la que más; el patetismo de Boyle, que pasa de estar enamorado de una compañera que le ignora (o no) y por la que recibe un balazo en el culo a disfrazarse de Neo comiendo huevos duros tras ser abandonado por su prometida; y por último Holt, el jefe de cara y mirada única que controla como nadie la comisaria. Hitchcock y Scully son los secundarios objetivo de bromas.

'Brooklyn Nine-Nine' ha tenido una primera temporada compuesta por 22 episodios, y ha renovado por una segunda temporada que se compondrá, presumiblemente, de otros 22 episodios. Vermeos si en los Emmy goza del mismo cariño que en los Globos de Oro y la forma en la que responderá la audiencia en su regreso en Septiembre.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Banshee: perfecto destino turístico


Mi mayor temor de cara al estreno de la segunda temporada de 'Banshee' era que perdiese el factor sorpresa. Terminados ahora los diez episodios ha quedado claro que no lo ha perdido. Todo lo contrario. No sólo el drama de Cinemax nos ha vuelto a ofrecer los ingredientes que convirtieron a la serie en uno de los mejores estrenos del año pasado, sino que se han mantenido tan frescos como el primer día. Y así da gusto ver una serie. ¿Lo mejor de todo? Que tendremos tercera temporada. ¿Lo peor? La espera.

Si la season finale de la primera temporada sirvió para cerrar todas las tramas que se desarrollaron a lo largo de sus diez capítulos, el último de la segunda no se ha quedado atrás: de nuevo todo (perfectamente) cerrado. Es más, la forma en la que ha sucedido todo y cómo ha terminado podría haber dado pie a un perfecto final de serie. Pero más bien ha sido un final de ciclo. 

Para poder explicarme es necesario entrar en detalles, así que si no has visto ya "Bullets and tears" no sigas leyendo. Spoilers.

"Prepárate a sentir"
Me ha gustado muchísimo cómo se ha ido alternando el presente con el pasado. Hemos asistido así a los días previos al robo de los diamantes (que descubrimos en su momento que eran falsos). A la forma en la que Hood y Ana se organizaron para escapar juntos de Rabbit. A la presentación de Job (la Pelopony de 'Banshee') a Ana. A las sospechas de Rabbit y Olek en torno a Hood y Ana. Al inicio del enfrentamiento silencioso entre Rabbit y Racine. Y, finalmente, a un padre traicionando a su hija. Fue Rabbit quién avisó a la policía del robo y, por lo tanto, el responsable de que Hood se sacrificase por Ana e ingresase en prisión. Ana recurrió a Job, quien le dio una nueva identidad (Carrie Palmer) antes de que ésta empezase una nueva vida en Banshee junto a Gordon. Con un pequeño añadido: estaba embarazada de Deva. Por si todavía quedaba alguna duda, Hood es su padre. El cabreo de Rabbit al saber que nunca verá a su nieta es monumental.

Gandalf el Blanco y sus amigos
De vuelta a la actualidad, vemos a Hood y Ana por las calles de Nueva York. Buscan a un aliado del pasado de Hood: un negro con nombre de chino. Antes de entrar en acción se despiden de Job, que sigue en la cama después del atropello sufrido en el noveno capítulo. Saben que es una misión suicida, pero el miedo nunca les ha echado atrás. Todo ocurre igual que en el pasado: Hood y Ana juntos, diciendo adiós a Job. El enfrentamiento con los mercenarios de Rabbit en la iglesia es impresionante y, aunque la escena del sacrificio de Hood era necesaria para continuar con los paralelismos, todos sabíamos que no iba a tener el mismo desenlace. La aparición de Job con el negro con nombre de chino es algo así como la aparición de Gandalf en la batalla del Abismo de Helm. Pero el climax llega con el enfrentamiento final: Rabbit. El señor con nombre de animal pide perdón a su hija que esta vez no está dispuesta a fallar y, tras vaciar el cargador de su arma y dejarlo con una sola bala, se la entrega a Rabbit para que se suicide. Antes de hacerlo le recuerda a Hood que él también terminará así. Cuando la policía se hace cargo del caso, vemos al detective Bonner con la ficha de Hood. Run, Hood, Run.

¿La familia? Bien, gracias
Los flashbacks y paralelismos con el pasado siguen presentes y así nos reencontramos con el calvo, blanco y grande de la cárcel al que Hood cortó el pene y con Carrie, la nueva Ana entrando en Banshee junto a Gordon. Hood y Ana regresan a Banshee: ella ha decidido que se queda con su familia mientras él retoma su labor como sheriff (y su "relación" con Siobhan). Job se ha quedado en Nueva York (esperemos que no de forma definitiva). Rebecca se encuentra con Alex y, lo que comienza con un cunnilingus, termina con Rebecca cubierta por la sangre de Alex. Los indios han perdido a su líder. Cuando Kai escucha a su sobrina que lo ha hecho por él la genética es olvidada del mapa. No lo hemos visto, pero sabemos que ese abrazo con agarrón en el culo termina con tío y sobrina en la cama teniendo sexo salvaje. Pero aquí no termina todo: Brock renuncia a su cargo (¿ya no continúa investigando para Gordon?), Emmett y su mujer son abatidos a balazos y Hood recibe una visita: "Hola papá", dice Deva. Lejos de Banshee, en Nueva Orleans, somos testigo de una pelea entre dos hombres: uno de ellos es Chayton Littlestone, el indio salvaje. Tras conocer la muerte de Alex toma una decisión: volver a casa. Fin.

El hermano furioso de Pocahontas
Así se nos presenta la tercera temporada: la policía tras la pista de Hood (¿cuándo conoceremos su verdadero nombre?). Job en Nueva York (porque confio en que no perderemos de vista al personaje). Chayton regresando a Banshee para hacerse con el liderazgo de los indios. ¿O aparecerá la gran Nola y reclamará el puesto? Deva y Hood como padre e hija. Hood y Shiobhan como pareja ¿estable? Rebecca y Kai como algo más que familia (y con Clay limpiando todos sus desaguisados). Hood, Brock y Siobhan vengando la muerte de Emmett. Otra cosa no, pero tramas tendremos para dar y regalar. Y mientras la serie mantenga su constante de acción, sexo y violencia, seguiremos disfrutando de 'Banshee' como hasta ahora. Palabra de Lucas Hood.