jueves, 29 de septiembre de 2016

La bella durmiente


'Van Helsing' se ha convertido en la primera serie de la cadena SyFy que he empezado a ver. No por nada, sino porque la figura del cazador de vampiros me gusta y que SyFy le diese ese cambio de sexo al personaje despertó mi curiosidad.

La presentación de la serie se produce con sus dos primeros capítulos: el primero es bastante la nada, insulso como pocos y la verdad es que poco atractivo. Es el segundo el que resulta más interesante, si bien porque ayuda a conocer el por qué y el cómo de la situación en la que se encuentran los personajes, sin desvelar el misterio en torno a Vanessa (Kelly Overton; 'True Blood', 'Legends'), la Van Helsing del título. El único dato que tenemos de ella es que su sangre es capaz de convertir a un vampiro en ser humano de nuevo y que tiene la capacidad para curar sus heridas. ¿Son estas circunstancias las que le convierten en la humana salvadora? Desconocemos por qué ha pasado los últimos tres años muerta sin estarlo en realidad (¿la mordedura de un vampiro le hace dormir y la mordedura de un vampiro le despierta?) y el por qué de su condición. Eso sí, sabemos que Vanessa tiene una hija, Dylan (Hannah Cheramy), a la que vio por última vez cuando fue atacada por un vampiro (tres años atrás).


¿Qué pasó hace tres años (estamos en 2019)? Un volcán entró en erupción a la vez que en diferentes ciudades de EEUU se produjo un brote viral, lo que dio lugar al Alzamiento. Este virus parece ser el responsable de la propagación del vampirismo, aunque es cierto que en el segundo episodio, y antes de conocer que el volcán había vuelto a la vida, conocimos a un grupo de vampiros, lo que quiere decir que vampiros ha habido siempre, lo que pasa es que ahora dominan las calles. Estos vampiros, además, conocían la existencia de Vanessa, sabiendo que su sangre tenía el poder de revertir su situación. Durante todo este tiempo el cuerpo de Vanessa ha sido protegido por Axel (Jonathan Scarfe; 'Raising the Bar', 'Hell on Wheels'), un marine que además se ha encargado de cuidar/vigilar a Doc (Rukiya Bernard), la doctora que puede ayudar a desvelar la realidad en torno a Vanessa. Digo vigilar porque Doc fue mordida por un vampiro y está ahora transformada, pero Axel decidió no matarle y le tiene encerrada y alimentándole de su sangre.

Entre el resto de personajes tenemos a supervivientes de este peculiar apocalipsis: Sam (Christopher Heyerdahl; 'Hell on Wheels', 'Sanctuary'), un sordo con tremendo sentido de la supervivencia; John (David Cubitt; 'Medium'), que busca a su mujer y Susan (Hilary Jardine), Mohamad (Trezzo Mahoro) y Nicole (Alison Wandzura), de los que sabemos bien poco. Y además tenemos a Ted (Tim Guinee; 'The Good Wife', 'Hell on Wheels'), compañero marine de Axel pero que tiene su propia agenda con Vanessa, ("Si entendieras lo que me hicieron, lo que me hicieron por dentro, sabrías por qué me la estoy llevando de vuelta") y a Flesh (Vincent Gale; 'Bates Motel'), el vampiro que regresa como ser humano después de probar la sangre de Vanessa.


¿Qué tiene que ver con todo esto el asesor del Pentágono? ¿Qué papel juegan en la historia los vampiros que conocieron la existencia de Vanessa en 2016? ¿De qué embarazos habla el doctor y para qué los quieren? ¿Está Ted relacionado con ellos? 'Van Helsing' es una serie más, de momento no tiene nada que le haga especial. Espero que no tardemos mucho en descubrir quién es realmente Vanessa y que le veamos en acción junto a Axel. Lo que está claro es que no tardará nada en dar su sangre a Doc para que vuelva a ser un ser humano y así continuar con su investigación. 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Un superviviente en la Casa Blanca


Si mezclásemos 'Madam Secretary' con 'Quantico' y añadiésemos grandes dosis de intensidad, nos saldría 'Designated Survivor', el nuevo drama para la noche de los miércoles de la cadena ABC. Y parece ser que la mezcla gusta o, al menos, su Piloto, que superó los 10 millones de espectadores con un buen 2.2 en demos.

Se llama designated survivor (superviviente designado) al miembro del gabinete de Gobierno de los EEUU que queda aislado durante el discurso del estado de la nación y que, en caso de sufrir un ataque, se convierte en el nuevo Presidente (lo que ya le ocurrió, cambiando la situación, a Elizabeth McCord durante el comienzo de la segunda temporada de 'Madam Secretary'). Precisamente con un ataque al Capitolio comienza 'Designated Survivor', que tiene a Kiefer Sutherland ('24') como el superviviente del título. Sutherland ve cómo, de la noche a la mañana, pasa de ser Tom Kirkman el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbanístico a Tom Kirkman, el Presidente de los EEUU. De cero a héroe que cantaban en 'Hércules'.

Cuando descubres que eres el nuevo POTUS
Un viaje a las 15 horas anteriores al ataque nos muestran a un Kirkman padrazo, incapaz de hacer unos huevos revueltos en condiciones, súper íntegro en su trabajo y que, como el último mono que es, está a punto de ser enviado a Montreal. Dos frases nos convierten en cómplices de lo que va a suceder después: "Pero, al final del día, yo no soy el Presidente de los Estados Unidos", dicha a Emily Rhodes (Italia Ricci;'Chasing Life', 'Supergirl'), su mano derecha y "Cuando me metí en esto llegamos a un trato: yo no iba a ser uno de esos tíos", hablando con Alex (Natasha McElhone; 'Californication'), su mujer, sobre las ansias de los políticos por hacerse oír. El primer acto de Kirkman como POTUS (después de esa toma de poder improvisada) es pedir un momento de silencio por los "héroes caídos". Porque sí, Tom Kirkman es muy buena persona.

Pero si hay algo verdaderamente fascinante en 'Designated Survivor' son los villanos que Kirkman tiene en casa. Por un lado el General Cochrane (Kevin McNally; 'Turn', la saga 'Piratas del Caribe'), que está dispuesto a ir a la guerra con el país que haga falta ("Todo el mundo nos está observando ahora mismo. (...) los EEUU están en pie de guerra y no es el mejor momento para ponernos a prueba") y que ansía el puesto de Kirkman como nadie ("Estamos en estado de guerra. ¿Quién prefieres que nos lidere?"). Y por otro Aaron Shore (Adan Canto, un señor un tanto gafe que tiene ya tres series nuevas canceladas en su primera temporada: 'Mixology', 'Blood & Oil' y 'Second Chance'), jefe de gabinete y que, aunque no ve con buenos ojos a Kirkman y es aliado de Cochrane, terminará pasándose al bando bueno.

Cuando las gafas todavía eras presidenciales

Entre el resto de personajes tenemos a Seth Wright (Kal Penn; 'House'), escritor de discursos que, a pesar de presentarse de la peor de las maneras ante Kirkman ("¿Sabías que el presidente Richmond iba a despedirle esta mañana?"), terminará convirtiéndose en una de sus personas de confianza. La agente del FBI Hannah Wells (Maggie Q; 'Stalker', 'Nikita') será la que ponga cara a la investigación en relación al atentado y que como estuvo en Bruselas y París es experta en el tema. Wells busca además a su novio, que al parecer estaba en el Capitolio. ¿Cuánto van a tardar en descubrir que ha sido alguien mucho más cercano de lo que creen? Mike Ritter (LaMonica Garrett; 'The Last Ship', 'Sons of Anarchy'), encargado de la seguridad de Kirkman. Y Leo (Tanner Buchanan; 'The Fosters') y Penny Kirkman (Mckenna Grace; 'Once Upon a Time', 'The Vampire Diaries'), los hijos de Tom y Alex.

El Piloto tiene un par de momentos brillantes por lo absurdo o forzados que resultan: el cara a acara entre Kirkman y el embajador de Irán, las peleas ("¿Quién te crees que eres?") entre generales y demás miembros del gobierno después de poner cara a Kirkman, el "No es como en las películas" para ridiculizar al nuevo Presidente, "Señor, esta noche le está hablando al mundo. Norteamérica no necesita un amigo ahora mismo", la intensidad con la que Alex le dice a su marido que ahora son un objetivo o las gafas no presidenciales. 'Designated Survivor' tiene todos los puntos para convertirse en la nueva serie mamarracha e intensa a seguir semana tras semana.

martes, 27 de septiembre de 2016

Así somos


'This is Us' (NBC) está llamada a ser una de las grandes series de la temporada que acaba de comenzar. Y no sólo porque haya tenido un gran estreno (más de 10 millones de espectadores y un fuerte 2.8 en demos, gracias al efecto arrastre de 'The Voice'), sino porque cuenta una bonita historia a través de tres grupos de personajes cuya relación se termina desvelando al final del Piloto. Dan Fogelman, guionista de cine ('Enredados', 'Crazy, Stupid, Love') y televisión ('Galavant', '¡Vaya vecinos!') es el creador de este nuevo drama, cuyo Piloto está dirigido por Glenn Ficarra y John Requa, directores de películas como 'Crazy, Stupid, Love' o la más reciente 'Focus'.

'This is Us' comienza con una información extraída de Wikipedia: la cantidad de personas que comparten cumpleaños y la ausencia de pruebas que ponen de manifiesto que este hecho les haga tener en común un comportamiento determinado. De esta forma el espectador ya está pendiente de los personajes a los que vemos cumplir la misma edad (36 años) en el capítulo Piloto. Por un lado tenemos a Jack (Milo Ventimiglia; 'Héroes', 'Las chicas Gilmore'), cuya mujer Rebecca (Mandy Moore; 'Un paseo para recordar', 'Princesa por sorpresa'), embarazada de trillizos, se pone de parto. Luego tenemos a Kate (Chrissy Metz, viste en el 'Freak Show' de 'American Horror Story') y Kevin (Justin Hartley; 'Smallville', 'Revenge'), hermanos mellizos. Y por último tenemos a Randall (Sterling K. Brown, reciente ganador del Emmy al Mejor Actor de Reparto de Serie Limitada o TVMovie gracias a su papelón en 'American Crime Story'), casado con Beth (Susan Kelechi Watson; 'Louie'), padre de dos hijas, hombre de éxito y que acaba de poner cara a su padre biológico.


La felicidad de Jack y Rebecca ante la inminente llegada de sus bebés queda apagada al descubrir que uno de ellos nace muerto. A Kate le vemos decidida a poner fin a su problema de sobrepeso, acudiendo a reuniones con personas en situación similar. Es en una de estas reuniones donde conoce a Toby (Chris Sullivan; 'The Knick'), con el que se decide a tener una cita. Kevin, protagonista en una comedia de éxito, está cansado de su trabajo, en el que prima su (espectacular) físico por encima de sus dotes actorales. Y Randall, que acaba de conocer a William (Ron Cephas Jones; 'Mr. Robot', 'The Get Down'), su padre biológico y que le abandonó en un parque de bomberos, descubre que está a punto de perderle porque está muy enfermo.

Llegados a este punto queda claro que 'This is Us' es un drama sensiblero que hace que el espectador conecte con facilidad con unos personajes que, aparentemente, están únicamente conectados por su cumpleaños (de ahí el mensaje con el que comienza el capítulo). Hasta que, en la trama de Jack, cuando está viendo a sus bebés en la unidad de recién nacidos, aparece un bombero para contarle que acaba de traer un bebé que apareció en su estación. La cámara abre plano y vemos que los personajes visten como en los 70-80 (es 1980 para ser más exactos). Para poner fin a posibles dudas, vemos en casa de Randall un póster de Kevin dedicado a sus sobrinas. En efecto: Jack y Rebecca son los padre de Kate, Kevin (heredero del físico de su padre) y Randall, al que adoptaron en el hospital. Este twist es el que hace que 'This is Us' sea algo diferente; un giro que le permitirá diferenciarse del resto de dramas familiares.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sin palabras


¿Es muy pronto para hablar de "comedia revelación de la temporada"? Probablemente. Pero es lo que he pensado mientras veía el Piloto de 'Speechless', la nueva comedia de la cadena ABC para la noche de los miércoles.

Creada por Scott Silveri (productor y guionista de 'Friends', 'Joey' o 'Perfect Couples'), 'Speecheless' tiene como protagonista a Minnie Driver, que regresa a televisión tras la cancelación, en 2015, de 'About a Boy', la comedia de la NBC basada en la película 'Un niño grande'. Driver da vida a Maya Dimeo, casada con Jimmy (John Ross Bowie; 'The Big Bang Theroy') y madre de tres hijos: Ray (Mason Cook; 'Legends', 'Los Goldberg'), Dylan (Kyla Kenedy; 'The Walking Dead', 'Turno de noche') y JJ (Micah Fowler; 'Una vida en tres días'). La peculiaridad de esta comedia familiar es que JJ, el hijo mayor, sufre parálisis cerebral (igual que Fowler en la vida real), lo que le obliga a vivir en una silla de ruedas.


Los Dimeo son una familia especial: a Maya le gusta hacerse escuchar y mata por sus hijos, sin importar quedar de loca por la vida (el detalle del policía que no quiere multarle por exceso de velocidad es muy gracioso); Jimmy, el personaje más prescindible, es bastante pasivo y su mayor aspiración es vaguear; Ray adora a su hermano JJ, pero quiere que su madre también le tenga en cuenta a él; Dylan ha heredado el cáracter de su madre (basta verle cantándole las cuarenta al conductor o al profesor de gimnasia); y JJ es un chico que no se corta un pelo. Junto a la familia Dimeo está Kenneth (Cedri Yarbrough; 'Los Goldberg'), al que conocerán como trabajador del nuevo colegio al que van los niños pero que se termina convirtiendo en el auxiliar que acompaña a JJ en su día a día y que facilitará su comunicación, dejando atrás al hada madrina a la que da vida Dina Spybey-Waters ('A dos metros bajo tierra'). 

'Speechless' me ha parecido más divertida que 'The Good Place' (NBC), y con un amplio abanico de personajes que pueden dar mucho juego (Marin Hinkle va a ser una secundaria de lujo). Queda claro que cada uno de los miembros de la familia Dimeo tendrá su propia trama (excepto el padre, que es tan simple, aunque con una mujer como la suya era imposible no serlo, que vivirá acoplado a las de los demás). 'Speechless' no es simplemente una comedia simpática, consigue ir más allá y es tan divertida (Maya y Ray hablando de atracción a atracción) como entrañable.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Un buen lugar


'The Good Place' es una de las primeras nuevas comedias en llegar a la parrilla de las networks esta temporada. En este caso es de la NBC y ha sido creada por Michael Schur, guionista y productor de comedias como 'Parks & Recration', 'The Comeback', 'Brooklyn Nine Nine' o 'The Office'. El estreno se produjo el pasado lunes y fue un éxito al conseguir reunir, con la emisión de sus dos primeros capítulos, a más de 8 millones de espectadores, marcando un buen 2.3 en demos (tener como lead-in a 'The Voice' siempre es positivo).

¿Qué ocurriría si un día te dicen que has muerto y que, debido a tus buenas acciones en vida, vas a pasar el resto de tu no vida en un buen lugar? Que lo celebras con ilusión. ¿Que ocurriría si descubrieses que ha habido un error y que a pesar de que conocen tu nombre, se han equivocado a la hora de atribuirte bondades? Así le sucede a Eleanor Shellstrop (Kristen Bell; 'Veronica Mars', 'House of Lies'), a la que podríamos considerar como una hija de puta. Con suerte, eso sí. La única persona que conoce su secreto es Chidi (William Jackson Harper, visto en 'The Blacklist' o 'Person of Interest'), que es su alma gemela según los criterios seguidos por el buen lugar en el que viven ahora.


El arquitecto de esta idea es Michael (Ted Danson; 'Cheers', 'C.S.I.'), un hombre de buena voluntad que ve cómo, de la noche a la mañana, su proyecto empieza a mostrar taras, no siendo consciente de que su aparición ha coincidido con la llegada de Eleanor. ¿Tienen que ver? Sí, pues esa mala leche que tiene Eleanor se transforma en desgracias que ocurren en su nueva ciudad y que afectan a sus vecinos, entre los que están la insoportablemente perfecta Tahani (Jameela Jamil) y su alma gemela Jianyu (Manny Jacinto, episódico en 'Once Upon a Time', 'Bates Motel' o 'Los 100').

'The Good Place' no pasa de simpática, aunque claramente es carne de convertirse en happy place. Con un planteamiento verdaderamente original, tiene detalles que me han hecho gracia (no poder decir palabrotas y sustituirlas por otras palabras), y el hecho de que haya una segunda línea temporal que aparece en formato flashback para conocer mejor el pasado de Eleanor me gusta. ¿Quién será la persona que ha escrito ese "No perteneces aquí"?

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Los cojonudos Donovan


'Ray Donovan' llegó el domingo al final de su cuarta temporada. Es un drama que no hace mucho ruido, a pesar de contar con el apoyo de la crítica y de los premios (ahí tenemos las nominaciones de Liev Schreiber y Jon Voight en los Emmy y el triunfo de Hank Azaria), pero que a los que la seguimos nos tiene encantados. Porque no falla.

La temporada comenzó con Ray (lo bien que le queda el traje pero lo sexy que está con pantalón de chándal) recuperándose del tiroteo con los armenios. El padre Romero fue el encargado de ayudarle, aunque fue Héctor Campos (Ismael Cruz Cordova; 'The Good Wife'), boxeador profesional, el que realmente cuidó de él. "Tú y yo hemos pasado por esto, tío". Un pasado en común que les sirvió para conectar y para establecer una curiosa relación entre ambos que fue muy saludable (Ray estuvo sin beber 6 meses e iba a terapia). Hasta que apareció Marisol (Lisa Bonet; 'Life on Mars'), su hermana ("¿Hola, soy Héctor y me como el coño de mi hermana?"), dispuesta a no desaparecer de su vida.


Mientras Ray se tomaba un descanso en su vida, Mickey, que se vio obligado a desaparecer, seguía haciendo de las suyas en un casino de Primm mientras la detective Muncie continuaba con su búsqueda. La trama de Primm ha recibido más protagonismo del que parecía en un principio, y ha quedado encajada perfectamente con el resto de tramas de la temporada, uno de los grandes aciertos de 'Ray Donovan'. Muncie terminó encontrando a Mickey y a cambio de evitar su ingreso en prisión, Ray le entregó a Belikov (Pasha D. Lychnikoff; 'Deadwood'), encontrándose así con el mayor de sus problemas: la mafia rusa. Sin perder a Primm de vista, Mickey terminó robando el dinero del casino, pero le costó la vida de su nueva amante Sylvie (Paula Jai Parker; 'True Blood', 'Última llamada'). Sacar de prisión a Belikov, además de mucho dinero (y de la muerte de Muncie), le costó a Ray ver a su padre ingresar en prisión y tener que recurrir a Cochran para conseguir su liberación.

Sonia Kovitzky (Embeth Davidtz; 'Matilda', 'Californication'), dueña de una galería de arte que requirió los servicios de Ray, ha sido el enlace entre Donovan y los rusos, una relación que se volvió especialmente peligrosa después de que Ray matase a Belikov, poniendo su vida y la de su familia en peligro. Sonia pidió ayuda a Ray para ayudarle a huir de su tío Dmitri (Raymond J. Barry; 'Los 100', 'Justified'), aunque primero vio cómo Abby le plantaba cara: "Venir aquí después de follarse a mi marido, eso sí es una insolencia". Ayudar a Sonia llegó en el peor momento, pues Dmitri secuestró y torturó a Avi, lo que dio el pistoletazo de salida a la venganza de Ray, que fue llegando improvisadamente y obligándole a pagar un precio muy alto. Aunque la situación se complicó cuando Barnes detuvo a Ray gracias al soplo de Sonia, detenida en Granada..


Ray ha estado contra las cuerdas este año más que en anteriores: su familia amenazada por la mafia rusa, teniendo que lidiar con la trama Campos y ahora haciendo frente a la posibilidad de terminar detenido por el FBI. La muerte de Sonia y el descubrimiento por parte de Mickey de que las obras de arte ocultaban drogas, hicieron que Ray consiguiese darle la vuelta al asunto y salir victorioso. Por un lado, Belikov muerto y su operación fulminada, lo que supone mantener alejado a Barnes. Por otro, y permitiendo a Héctor ganar el combate, consiguió que su hermano Terry sintiese ilusión por sacar adelante la nueva vida que quiere tener antes de que su enfermedad empeore. Además, esa despedida con Campos ("Vete a casa, te llamaré cuando te necesite") deja abierta la puerta a volver a verle por el universo Donovan.

Las tramas menores de la temporada han tenido a Abby (¿cuándo se reconocerá el tremendo trabajo que hace Paula Malcomson?) como protagonista, al descubrir que tenía cáncer de pecho ("Es estadio cero. O sea, ¿no es lo de todo el mundo?"). La dramática situación vivida entre Bunchy y Teresa le convirtió en madre sustituta, lo que sirvió para que su cuñado se confesase: "Eres mi mejor amiga, no puedes enfermar", a lo que Abby contestó con total tranquilidad: "Voy a vivir para siempre". Terry se ha convertido en el protector de Damon (Dominique Columbus), un joven al que quiere convertir en el nuevo Héctor Campos, a la vez que ha comenzado una relación con Maureen (Tara Buck; la Ginger de 'True Blood'). Bridget no sólo ha regresado a casa y dejado a su profesor, sino que ha sido admitida por la universidad de Nueva York. Y Conor, aunque ha estado más insoportable de lo habitual, parece que ha vuelto al redil después de la tensa situación que le hizo vivir su padre. ¿Hace cuántas temporadas que no veíamos a Mickey no viéndose obligado a desaparecer y alejarse de su familia en la season finale?


Por la cuarta temporada de 'Ray Donovan' han pasado rostros tan conocidos como Gabriel Mann ('Revenge'), Eric Balfour ('Haven') o Stacy Keach ('Prison Break') además de ver a viejos conocidos (como Tommy Wheeler, Stu Feldman o Ashley Rucker) ¿Por qué, a pesar de lo muy secundaria que es, cada vez que aparece Lena en pantalla, además de subir el pan ("¿De verdad crees que pierdo el tiempo con una polla, puta idiota?"), el espectador quiere que se quede y saber más cosas de ella? ¿Por qué parece que el problema de dinero que hay en casa del matrimonio Donovan ha desaparecido si Ray se vio obligado a pagar tantísimo a los rusos? ¿Por qué el momento karaoke de Ray recuerda tanto al vivido por Kevin en la segunda temporada de 'The Leftovers'? ¿Por qué no vemos bailar con la videoconsola más veces a los Donovan? El año que viene la serie empezará de cero, porque como viene siendo habitual, las tramas se cierran por temporadas. "Te dije que todo saldría bien. Nadie puede tocarnos".

martes, 20 de septiembre de 2016

Las buenas cosas de Pamela Adlon


La nueva temporada ya está aquí. Si no te has puesto al día con todas aquellas series que querías ver durante el verano, olvídate de hacerlo ahora. Ya no hay tiempo. Confieso que estos 20 primeros días de septiembre me han venido muy bien para ver tres joyitas estrenadas este verano ('Stranger Things'. 'The Get Dow' y 'The Night Of'), pero ahora ya estoy totalmente metido con todo lo que está por llegar.

'Better Things' ha sido una de las primeras en hacer acto de presencia (esta semana FX estrena el tercer episodio de su primera temporada). Esta comedia, cuya primera temporada contará con un total de 10 episodios, está creada por Pamela Adlon y Louis C.K., pareja que ya colaboró en 'Louie' y que en 'Better Things' además ejercen de directores y guionistas, siendo Adlon su protagonista. Por Pamela Adlon siento una debilidad tremenda desde que la conocí en 'Californication' dando vida a la ordinaria pero maravillosa Marcy. Así que ignorar una serie protagonizada por ella era una locura.


En 'Better Things' Adlon da vida a Sam, una actriz de 50 años que compagina su carrera con su vida diaria, en la que se encarga de sus tres hijas (padre ausente, que nadie pregunte por él). Este día a día es el que da pie a la primera temporada de la serie, en la que vemos a Sam asistir a castings (en los que coincide con Constance Zimmer y Julie Bowen), rodar escenas comprometidas (junto a Bradley Whitford), ver cómo su papel en una película es eliminado mientras ella es maquillada, o levantando a las mujeres y niñas presentes en el seminario sobre empoderamiento de la mujer en el colegio de sus hijas (con un monólogo sobre la regla).

'Better Things' es divertida y realista; una ficción que bien podría contar la vida real de su protagonista (algo tan de moda últimamente). Adlon no está sola, junto a ella están sus tres hijas (Mikey Madison, Hannah Alligood y Olivia Edward) además de su madre (Celia Imrie), que es, a su vez, su vecina. Además de numerosos rostros conocidos de la pequeña pantalla, como los antes citados, a los que se suman en el segundo capítulo José Zúniga, Alysia Reiner o Patricia Scanlon.