jueves, 24 de mayo de 2018

El fuego se va apagando


'Chicago Fire' empieza a dar muestras de agotamiento. Este año la que fue la primera serie de la trilogía Chicago sufrió un cambio en su día de emisión, pasando de los martes, noche en la que se emitieron sus cuatro primeras temporadas, a los jueves, mucho más competitiva. Y la audiencia se ha resentido, al pasar del 1.52 de media en demos al 1.08 y de los 7 millones de espectadores a poco menos de 6. La próxima temporada vivirá otro cambio, esta vez a la noche de los miércoles, porque la NBC por fin ha dado el paso y va a dedicar una noche entera a Chicago ('Fire' irá entre 'Med' y 'PD', que cerrará la noche).

Lo cierto es que aunque la fórmula 'Fire' sigue funcionando (mezcla del caso de la semana con tramas personales), el hecho de que cada temporada haya más personajes que me caen mal hace que sus historias empiecen a dejar de importarme. Y que, seamos sinceros, son ya muchas temporadas con ellos y hay personajes que no dan más de sí. Como ocurre con el de Gabriela Dawson. Monica Raymund ya ha avisado que abandona la serie, algo que no me sorprende en absoluto, no solo porque esta temporada parecía que Gabby se había equivocado de profesión (ha ejercido más de policía que de paramédico), sino porque su trama personal empieza a ser un tanto repetitiva. Entiendo que no hayan querido matar al personaje, lo que facilitaría su posible regreso episódico, pero el final que le han dado no me parece nada apropiado para su personaje ni para el de Casey. Eso sí, el espectador sale ganando, pues nos vamos a ahorrar los traumas de la familia Dawson.


La quinta temporada de 'Chicago Fire' comenzó con un guiño a la cancelación de 'Chicago Justice': "Sí, tenemos policías, médicos, abogados. Bueno, no tantos abogados" y con la presentación de Hope, la amiga de Sylvie que terminó resultado ser una ladrona. Brett estuvo un par de capítulos con el bajón, hasta que apareció Antonio (Dawson) y le quitó las penas. Es curiosa la cantidad de relaciones sexuales/amorosas que están endiñándole a Sylvie y lo mal que le han funcionado todas y cada una de ellas. Veremos si en algún momento consigue estabilidad emocional y vivir un romance que esté a su altura. Y no, Joe Cruz no cumple los requisitos.

Ay, Cruz. Joe Cruz. ¡Qué cruz! ¿Peor personaje de 'Chicago Fire'? Probablemente. No contento con tener que aguantarle a él y a su hermano ("No se puede vencer a los hermanos Cruz"), le hemos tenido jugando a los inventores y enamorándose en secreto de Sylvie quien, afortunadamente, le ha hecho ver que le quiere (mucho) como amigo. El resto de su panda no se han quedado muy atrás: Herrmann se está volviendo un abuelo cebolleta, el típico señor que confunde hacerse mayor con volverse insoportable (y el tono de su voz sigue siendo muy irritante); Mouch estuvo a punto de quedarse viudo (la trama protagonista del último crossover de las Chicagos); y Otis casi ve terminada su carrera como bombero.


Podríamos decir que lo más interesante de esta temporada ha sido ver a Kelly y Kidd dando pasos en su relación. Ni la llegada en el último momento de esa bruja llamada Renée les ha conseguido separar: así que podemos decir que la relación Severide/Stella es oficial y va viento en popa a toda vela. No como la de Gabby y Matt, que después de haber sufrido todo lo imaginable y más, han terminado la temporada dejando claro que ya no tienen futuro en común. Pero es algo que se veía de lejos, porque Gabby es muy pesada, juega a ser policía y siempre ha ido muy a su aire (qué pesadilla la trama Bria). Ahora han descubierto que es peligroso para ella quedarse embarazada; a Gabby no le importa, pero Matt no quiere perderla y prefiere adoptar (alerta: trauma por Louie). Y como justo en este momento le han ofrecido a Gabby ir de voluntaria a Puerto Rico, pues ya tenemos salida para el personaje.

La otra gran trama del final de temporada ha sido la elección del nuevo Comisionado, en el que el chief Boden (la intensidad de este señor me mata) ha competido contra el chief Grissom (Gary Cole). Finalmente el segundo ha resultado ganador, pero haciendo trampas (está claro que Boden terminará quedándose con el puesto). Así que la temporada que viene tendremos a nuestros bomberos favoritos dispuesto a desenmascararle. ¿Habrá venganza de Grissom contra Severide? Igual que también tendremos un capítulo especial en recuerdo de DuShon Monique Brown, fallecida el pasado mes de marzo y que en 'Chicago Fire' dio vida a Connie.


'Chicago Fire' regresará el próximo otoño con su sexta temporada y lo hará en la noche Chicago (algo así como la noche que la ABC le dedica a Shonda Rhimes). Imagino que sus datos de audiencia mejorarán y que le darán alas para renovar por una séptima temporada. Pero ojalá en la NBC decidiesen terminarla más pronto que tarde. Los personajes lo necesitan. Y la audiencia, aunque seguimos disfrutando, también. 'Chicago Fire' puede verse en España en la cadena AXN.

miércoles, 23 de mayo de 2018

La ciudad del caos


Es oficial: 'Gotham' terminará la temporada que viene. Y lo mejor de todo es que tiene los ingredientes necesarios para despedirse a lo grande: una trama que promete, muchos villanos por metro cuadrado y haberse convertido en serie de midseason. Porque sí, la última temporada de 'Gotham' llegará más tarde de lo habitual y con un menor número de capítulos, lo que sólo puede significar una cosa: pasará mucho en muy pocos episodios. El espectador saldrá ganando. El drama de FOX llevaba ya un par de temporadas viviendo de prestado en cuando a audiencias, siendo la cuarta la que ostenta el récord en negativo (con una media de 0.77 en demos y sin alcanzar los 2'6 millones de espectadores), por lo que este cambio de emisión es totalmente comprensible.

En diciembre elegí a Jerome Valeska como el comodín de 'Gotham' coincidiendo con su parón invernal. Meses después lo sigo considerando así, aunque con matices (el que lleve la serie al día me entenderá). Lo que ha quedado claro es que en 'Gotham' la muerte no es el final, y que nunca, repito, nunca, debes dar por muerto a cualquier personaje. Aunque le hayas visto morir delante de tus ojos. Este hecho, por supuesto, juega muchísimo a favor de la serie, que se beneficia de recuperar a personajes del pasado para exprimirlos al máximo.

A partir de aquí spoilers de la quinta temporada de 'Gotham'.


La reaparición de Jerome en Arkham como futuro compañero de aventuras de Oswald fue uno de los mayores reclamos de 'Gotham' para la segunda mitad de su temporada. Y la verdad es que ha estado a la altura, ya no por su actuación en conjunto, sino por lo elaborado del plan de Valeska para conseguir escapar. Por un lado, Oswald consiguió que Ed, al que reconoció como Enigma, le ayudase a salir de allí; por otro, Jerome se alió con El Espantapájaros (que ha dejado de ser interpretado por Charlie Tahan para hacerlo David W. Thomspon) y El Sombrerero Loco para hacer lo propio y crear su Legión de Horribles. "Sólo quiero enloquecer a la ciudad".

Jeremiah Valeska, el hermano gemelo de Jerome, tenía reservado un importantísimo papel en este plan, en particular desde el momento en que Jerome moría, esta vez, de manera definitiva. "Soy una idea, una filosofía. Y viviré en las sombras del descontento de Gotham". La sorpresa estaba en que Jeremiah, gracias a la intervención de su hermano y a un gas muy especial desarrollado por Jonathan Crane, se convertía en el auténtico Joker (palabra tabú en la serie, pues no pueden utilizarla por los proyectos cinematográficos en torno al personaje): "Serás mi última venganza". De esta forma, el que parecía ser el hermano Valeska bueno se revelaba como un villano más sádico y peligroso que el Valeska malo. "He aquí el rostro de la verdadera locura".


Paralelamente a la irrupción de Jeremiah como rival a batir, vivimos en 'Gotham' un nuevo regreso: el de Ra's al Ghul. Y aquí el protagonismo se lo lleva Barbara, a quien el propio Ra's eligió como la nueva Cabeza del Demonio. "Qué vital y venenosa mente tienes. La Liga de las Sombras estará a tus órdenes, un ejército de asesinos. Usa la Liga para hacer que el mundo se parezca más a ti". Pero los hombres se le rebelaron y la Liga pasó a estar compuesta únicamente por mujeres. Su tiempo como líder duró un suspiro, pues aunque logró conseguir dominar la Cabeza, Barbara poco tardó en demostrar no estar a la altura del título. Así que devolvió a Ra's su poder, pero se ganó el respeto de las mujeres asesinas. "Eres digna, Barbara Kean".

De esta forma Ra's volvió a su plan: hacer que su heredero, Bruce Wayne, se conviertiese en el caballero oscuro de Gotham. "Tuve una visión (...) un fuego purificador que va a destruir, purificar, crearte...a ti, Bruce. Lo usaré como una forja poderosa para convertirte en el caballero oscuro de Gotham". Y para ello termina asociándose con...¡Jeremiah Valeska! "Todo esto no es solo sobre Gotham. Esto es sobre Bruce Wayne". Y así comienza el principio del fin, con Ra's y Jeremiah haciendo volar por los aires los puentes de Gotham y convirtiéndola en una isla oscura. Y con Ra's, una vez más, saliéndose con la suya, pues Bruce (ayudado por Barbara) le mata de nuevo: "Quédate como Bruce Wayne o acepta tu destino. Conviértete en el caballero oscuro de Gotham". Challenge accepted!


Ahora que Gotham ha quedado vacía al ser considerada por el Gobernador como"zona prohibida hasta que la situación sea evaluada", los villanos campan a sus anchas: Oswald dispuesto a recuperar el terreno perdido (¿qué pretende que Hugo Strange haga con los cadáveres de Ed y Lee?); Victor Fries buscando nuevo alojamiento; Bridgit Pike quemando todo a su paso; y Jonathan Crane con ganas de sembrar el terror. Vemos además a otros villanos a los que soy incapaz de reconocer (no sé si son personajes del cómic o inventados para la serie). Y también a Barbara, Tabitha y las asesinas de la Liga, que después de haberse deshecho de los hombres, se convierten de nuevo en The Sirens (a la espera de que Selina se recupere). Y por supuesto están Jim (apoyado por Harvey y Lucius) y Bruce. "Me dijiste que el mundo podía parecer oscuro. Pero hay luz".

La segunda mitad de la cuarta temporada de 'Gotham' iba a servir para presentarnos a la nueva Ivy, a quien ahora daba vida la actriz Peyton List. Y parecía que iba a quedarse de forma definitiva y a formar alianza con el resto de mujeres (The Sirens) de no ser que tal y como llegó, desapareció. Lo último que supimos de ella es que iba a utilizar el Agua de Lázaro para hacer milagros. Quiero pensar que volveremos a verle. Al que ya no volveremos a ver es a Butch, que después de dejar atrás a Grundy, muere de un disparo de Oswald y ante los ojos de Tabitha. "¿Crees que olvidé que asesinaste a mi madre?". ¿Veremos a Sofia Falcone de nuevo? Aunque Lee le disparó, no olvidemos que está en coma, y sabiendo cómo se las gastan en 'Gotham' podríamos tenerle de vuelta. Lee y Ed, por cierto, han sido las grandes víctimas de la temporada. Los Narrows no les han hecho ningún favor. Espero que Strange les devuelva a la vida y les convierta en grandes villanos (aunque en realidad me conformo con que recuperen el interés perdido).


La cuarta temporada de 'Gotham', en la que Ben McKenzie se ha estrenado como guionista y director, ha recuperado el vuelo gracias a su segunda mitad y ha terminado por todo lo alto, presentándonos la que será su temporada final con una trama que promete muchísimo. 

martes, 22 de mayo de 2018

El fin del cuento


El viernes pasado la ABC emitió la series finale de 'Once Upon a Time', serie que se ha despedido definitivamente de la audiencia tras siete temporadas y 156 capítulos. Aunque el desenlace de este cuento llega una temporada más tarde de lo que debiera, el final no ha podido ser más perfecto y precioso y con un rápido recordatorio a todo lo acontecido durante este tiempo.

Es cierto que he llegado a detestar la serie por haber sido estirada innecesariamente, pero a la vez le tengo un cariño enorme porque fue la serie cuyo primer capítulo disfrutamos en el que fue mi primer Festival de Series (allá por el año 2011). Y esas cosas no se olvidan. Pero no por ello voy a obviar el engaño absoluto que ha sido esta última temporada (que tiene el honor de ser la que ha obtenido los peores datos, marcando un 0.5 en demos de media y superando por poco los 2'3 millones de espectadores). En la ABC prefirieron hacer una temporada adicional, contando una historia nueva, con personajes nuevos (excepto tres) y cambiándola de día de emisión (pasando del domingo al viernes, típico día al que van las series a morir).


Estas novedades no ayudaron para nada a la audiencia, que huyó de una serie que contaba con uno de los peores repartos actuales en televisión. Tampoco ayudó el hecho de contarnos una historia que poco tenía de nueva (ha sido una réplica cutre de la primera maldición) que además llegaba después del final cerrado de la sexta temporada, que fue precedido del maravilloso capítulo musical. Si 'OUAT' se hubiese despedido entonces, lo hubiese hecho por todo lo alto. En cambio, nos han colado una temporada mediocre que, eso sí, ha tenido un final de cuento de hadas.

Ha sido un auténtico lío la existencia de la multitud de reinos (algo con lo que ya habían jugado en el pasado pero de manera mucho más clara) y de los álter ego de los protagonistas (que levante la mano quien, como yo, se ha sorprendido al recordar la existencia de un Hook que no era el Hook que hemos tenido esta temporada). Pero al menos han sabido ir deshaciéndose del lastre de la trama de esta temporada para dejar hueco, al final, al comienzo de la despedida (que en realidad comenzó cuando Zelena obtuvo su final feliz).


A partir de aquí spoilers del final de 'Once Upon a Time'.


Menudo mareo de viaje entre reinos. ¿Que la maldición de Beth Gothel les llevó atrás en el tiempo? Confieso que, directamente, cuando esta temporada hacían por explicarnos el por qué de tanto viaje y tanto reino, desconectaba, pues lo único que quería era llegar al final.Así que, y como viene siendo habitual en la serie desde su segunda temporada, lo mejor es no buscar sentido ni orden a la línea del tiempo de 'Once Upon a Time'. Vamos a quedarnos con esa última maldición lanzada por Regina para unir todos los reinos en Storybrooke (¿no se les podía haber ocurrido antes?), convirtiendo esa "esquina perdida de Maine" en la auténtica Disneylandia.

Me ha encantado ver de nuevo a todos los personajes a los que dijimos adiós tras el final de la sexta temporada y recordar a todos aquellos a los que hemos visto durante las siete (en el recordatorio no habido presencia de ni una sola trama de la séptima temporada). En especial me encantó ver en el capítulo anterior al final a Peter Pan y a Cruella de Vil, dos de los que han sido mis villanos favoritos (junto a Maléfica, Úrsula y, por supuesto, las versiones oscuras de Regina y Zelena). Regina ha sido coronada primera reina de Disneylandia, mientras Gold se sacrificaba, no sólo para salvar a Rogers/falso Hook, sino a todos los personajes. "Gracias por enseñarnos que la oscuridad siempre puede encontrar la luz". Queda así claro que lo más importante de 'OUAT' ha sido el viaje vivido por Regina.


'Once Upon a Time' se despide siendo el enésimo ejemplo de serie que duró más de lo que debiera, pero que al menos tiene la cortesía de hacerlo (muy) bien y en condiciones. La recordaré por todo lo que nos dio en sus primeras temporadas, por la ilusión de ver los cuentos de Disney en las tramas de la serie, los numerosos guiños a 'Perdidos' (con muchos miembros de su reparto apareciendo en la serie) y por Regina Mills, ese fantástico personaje interpretado por Lana Parrilla (entregada hasta el final, igual que Robert Carlyle). "Regina Mills, yo te corono La Reina Buena. ¡Que su reinado perdure!".

lunes, 21 de mayo de 2018

La purga de los pecados


Que 'Riverdale' fue uno de los mejores estrenos que nos dejó 2017 es conocido por todos. Por eso, su segunda temporada era uno de los eventos más esperados del pasado otoño. Y ahora que la temporada ha terminado (están disponibles las dos primeras en Movistar+) se puede afirmar que ha cumplido con creces. Y eso que pasar de 13 a 22 episodios era una jugada un tanto arriesgada, aunque la audiencia ha respondido de sobra (pasando del 0.39 de media en demos al 0.49 y aumentando el millón y pico de espectadores hasta alcanza los casi 1'4).

Si hay algo en lo que destacan los habitantes de 'Riverdale' es en vivir rodeados de misterios y asesinatos, una mezcla perfecta para engancharse a una serie teen, con todo lo bueno (y lo malo) que eso conlleva. ¡Y hasta con episodios musical! Y es que, si su primera temporada giró en torno al asesinato de Jason Blossom, la segunda ha tenido como protagonista al Verdugo Negro, heredero de los slashers de los 90 (en 'Riverdale' se lo pasan pipa homenajeando cine, desde los títulos de sus capítulos, hasta los pósters promocionales y pasando, por supuesto, a homenajes durante los propios episodios) y quebradero de cabeza de los vecinos del pueblo. Aunque no ha sido el único enemigo al que se han enfrentado. Cuando la serie se fue de parón, las cosas quedaron más o menos en calma. Pero ha llovido mucho desde entonces.

A partir de aquí spoilers de la segunda temporada de 'Riverdale'.


La segunda temporada de 'Riverdale' ha tenido dos grandes villanos; si de uno de ellos conocíamos su identidad (Hiram Lodge), el otro, a pesar de haber sido supuestamente detenido, seguía siendo un misterio (el Verdugo Negro). Si con respecto a Hiram Lodge, la clave para su final era su hija Verónica (acompañada de Archie), la clave para detener al Verdugo Negro era Betty

La trama Lodge ha sido bastante mafiosa. Con una mujer completamente anulada (el cambio en el carácter de Hermione entre temporadas es fuerte) aunque con algún as en la manga, una hija que primero era cómplice y que termina convirtiéndose en némesis y un "yerno" que pasa de ser tu mano derecha a tu principal enemigo, queda claro que los Lodge no son trigo limpio. Pero Hiram, además de un tipo listo, es un maestro en el arte de la manipulación, y ha sabido apañárselas a la perfección para tener comiendo de su mano a todos los personajes que necesitaba para ir tejiendo su particular tela de araña. Al final se ha quedado con un círculo bastante pequeño, pero poderoso, con los que va a desarrollar sus planes para convertir Riverdale en su ciudad. Además de tener a su mujer como alcaldesa. Aunque lo que más me apetece es ver a Penelope Blossom ejerciendo de María de Mora después de haber sido "una mujer de la noche" que "¿por qué iba a parar cuando me lo estoy pasando tan bien?".


Con respecto al Vergudo Negro, Betty ha sido una especie de cómplice. Una "compañera" en la sombra dispuesta a terminar con él, pero que a la vez se dejaba seducir por la oscuridad común en ambos. Por eso, al descubrir su identidad, la sorpresa ha sido real, a pesar de que podía verse venir: Hal Cooper, padre de Betty, ha sido el azote de Riverdale durante todo este tiempo y su hija ha sido incapaz de unir los puntos. Una vez más, lo mejor ha sido escuchar a Alice Cooper: "Sólo señalo que tu padre no sabe hacer nada bien. ¡Ni siquiera ser un asesino en serie!". Mención aparte merece Chic ("Es un videogigoló, un chico de la webcam, un ciberputo", lo que en la vida real viene siendo un modelo de Cam4), ese intruso bastante absurdo que se la supo colar a las Cooper a pesar del gran cartel de "MENTIROSO" que llevaba escrito en la frente. Al menos descubrimos que el padre del hijo al que Alice dio en adopción es FP (ahora que Hal está en la cárcel, ¿serán Alice y FP pareja de nuevo?).

La otra gran trama de la temporada ha tenido que ver con Las Serpientes. Confieso que me ha dado bastante pereza (tener al pan sin sal de Jughead como aspirante a líder no podía ser nada bueno) verles deambular de un lado para otro: que si ahora os odiamos que si ahora os queremos; que si ahora sois la razón de todo mal, que si ahora sois unos pobres desgraciados; que si ahora venís al instituto y oh, qué horror, que si ahora os echan y oh, qué pena. Confío en que, con el final que han tenido, no volvamos a tener que presenciar más dramas de los suyos.


En cambio, de las que sí quiero más drama (y más comedia) es de las que considero que son los mejores personajes de 'Riverdale': Cheryl Blossom ("Mi casa es una pesadilla dickensiana. No quiero que el instituto se convierta en otra") y Alice Cooper. Que Vanessa Morgan se quede en la serie supone que, por fin, Toni tiene algo interesante que hacer. Junto a Cheryl. ¿Tendremos más homenajes a videoclips de Dua Lipa? Y por otro lado imagino que el hecho de que 'Once Upon a Time' haya terminado ya, permitirá que Tiera Skovbye vuelva a tener más presencia en la serie, y así Polly se lleve a su madre a conocer a "los líderes de la Granja". ¿Serán ellos los que puedan ayudarle después del trauma de descubrir que su marido es un asesino? ¿Polly es mala por naturaleza, le han comido el cerebro o Hiram Lodge también está detrás de esta trama? ¿Volveremos a saber de las Hermanas de la Misericordia?

Archie ha demostrado que tener una cara y un cuerpo bonitos (el capítulo de la lucha libre) no hace que tu cerebro también lo sea. ¿En serio has sido tan tonto de bailarle el agua a Hiram Lodge durante tanto tiempo? La temporada la ha terminado detenido por un asesinato que no cometió pero sí presenció. ¿Será él el responsable de iniciar la caída de Hiram o le veremos encerrado durante un tiempo y compartiendo duchas comunes en algún centro de menores? ¿Quién heredará el puesto como Presidente del Consejo Estudiantil? ¿Ethel?


Con lo que respecta al resto de personajes y tramas, yo me pregunto, al igual que la ex alcaldesa Sierra McCoy, querida Josie, "¿no nos estábamos centrando en tu carrera en solitario?". ¿La aparición de Claudius servirá para algo más que para introducir "la maldición Blossom"? ¿No tenían él y su cuñada Penelope ganas de vengarse de Hiram? ¿Lo harán desde dentro? Sólo pido una cosa: que los padres sexis de Riverdale tengan tramas en común. Y que Kevin siga acostándose con todo el que pueda.

'Riverdale' regresará en otoño con el estreno de su tercera temporada. Archie vivirá una situación nada cómoda; Verónica tendrá que aprender a vivir sin el apoyo económico de su padre y sacar adelante su cabaret clandestino; Jughead liderará a Las Serpientes; y Betty tendrá que lidiar con una oscuridad que asegura está terminada. ¿Podemos llamar Red Arrow a Cheryl? 

viernes, 18 de mayo de 2018

El nacimiento de una nueva dinastía


La fiebre por hacer volver series del pasado se les ha ido de las manos en EEUU. Las hay que regresan a modo de continuación ('Will & Grace'), pero también las que lo hacen en formato remake, empezando de cero pero contando la historia de unos personajes ya conocidos por la audiencia. Es el caso de 'Dynasty' (disponible en Netflix), remake  de 'Dinastía' (serie que la ABC mantuvo en antena durante 9 temporadas) y que en EEUU emite la cadena CW. Hay que admitir que la CW le ha echado un par a la hora de renovar la serie, pues su audiencia no puede haber sido peor (con una media de 0.18 en demos y sin llegar a los 700.000 espectadores). Ahora bien, me alegro muchísimo, no sólo porque la temporada ha terminado en lo más alto, sino por lo mucho que ha mejorado la serie a lo largo de su primera temporada.

Y es que 'Dynasty' tenía el nivel muy alto: hace unos años, la propia CW revivió 'Melrose Place', y aunque no dudó en cancelarla, su primera temporada fue una maravilla. Pasó lo mismo con '90210', la continuación de 'Sensación de vivir' que sí tuvo éxito (5 temporadas). TNT hizo lo propio con 'Dallas', que alcanzó las 3 temporadas y que fue tristemente cancelada a pesar de lo maravillosa y disfrutable que fue. Y ahora 'Dynasty', que regresará con su segunda temporada el próximo otoño.


Lo sucedido con 'Dynasty' es digno de admiración. Con un comienzo correcto, pero lejos del exceso y el absurdo esperados, a 'Dynasty' le faltaba algo para ser la serie que debía ser. Es verdad que tuvo un par de capítulos en los que sí tenía todo lo que se esperaba de ella, pero no fue hasta la llegada de Nicollette Sheridan (que en la segunda temporada será personaje regular) cuando la serie alcanzó su máximo potencial. No solo supuso un soplo de aire fresco, sino que su llegada hizo disminuir la presencia de tramas aburridas (los Colby) que fueron sustituidas por otras mucho más interesantes y repletas de giros (más o menos inesperados).

A partir de aquí spoilers de la primera temporada de 'Dynasty'.


El comienzo de temporada tuvo tramas bastante flojas: todo lo relacionado con Matthew (Nick Wechsler) y su mujer Claudia (Brianna Brown) daba para bostezar, hasta que ésta se convirtió en una loca maravillosa a la que terminaron quitando de en medio enviando a un psiquiátrico. Los hermanos Colby eran tan odiosos como insoportables (qué nada más grande es Mónica Colby) y su presencia en pantalla, literalmente, me molestaba. Pero ah, demos gracias a la lengua afilada de Fallon Carrington, siempre dispuesta a dar lo mejor de sí ("¿A dónde vas, Cristal? ¿A la iglesia? Dios sabe que te encanta estar de rodillas", "Necesitaba recordar que hasta los pobres pueden ser felices"). Por entonces hicieron su aparición el padre de los Colby y la hermana de Cristal. El primero, como no podía ser de otro modo, mantuvo el mismo nivel de aburrimiento y soberano coñazo que sus hijos; la segunda, en cambio, trajo mucha vida y ajetreo a la vida de los Carrington (incluyendo el secuestro express de Fallon).

Como de los Colby era imposible deshacerse, al menos los guionistas fueron cambiando sus tramas, pasando por el drama de su padre hasta convertirlo en venganza. Una venganza frustrada, porque en esta serie no hay nadie más listo que Fallon, que vio venir sus movimientos y el día de la boda pidió el divorcio acompañada de una sorpresa. Una sorpresa guapísima y maravillosa que tenía la cara de Adam Huber. La muerte del padre de Blake ("El viejo murió, literalmente, por su racismo") marcó el comienzo de lo que sería un tremendo tramo final de temporada, propiciando la llegada de Alexis Carrington (Sheridan) y que Steven tuviese que acostarse con su ex novia Melissa (Kelly Rutherford) para evitar que Sam fuese deportado. Por no mencionar esa pedida de mano en español y en pleno funeral que precedió al polvazo en la capilla.


Alexis Carrington llegó dispuesta a arrasar con todo lo que se pusiese a su paso. Incluida su hija Fallon, con la que terminó en la piscina entre tirones de pelo. Hay que admitir que los 345 planes que traía Alexis bajo el brazo eran brillantes (igual que todos y cada uno de los outfits que ha lucido). Todos con el único objetivo de hundir a su ex marido. Aunque el mejor ha sido el último, y al que recurrió cuando Steven, su único aliado, decidió que era hora de que se marchase (¿existe personaje menos espabilado que Steven?). "No eres el primer Carrington, Steven". Mientras su hijo iba en busca de su hermano perdido, Blake no hacía otra cosa que discutir con Cristal, entrando en una dinámica que han arrastrado durante demasiados capítulos ("Estoy asustada de ti" "Deberías estarlo"). Y la pesadilla de Culhane (¿es Robert Christopher Riley el peor actor de la historia?) siempre en medio, ahora con la muerte de su padre (¿"Cómo puedo quedarme callada si hay una situación estilo Erin Brockovich?").

Liam (Huber) también fue víctima de Alexis, aunque en este caso él tuvo su parte de culpa al no haber contado una sola verdad en torno a su vida real. Lo mejor del último plan de Alexis fueron los flashbacks en los que Nicollette Sheridan, para parecer más joven, aparecía utilizando el filtro "plánchame la cara". Así descubrimos que los Colby eran en realidad primos de los Carrington y que, por lo tanto, también tenían derecho a una parte de la empresa. Derecho que también compartía Adam (Brent Antonello), el hermano perdido al que Steven localizó y que...¡se acostaba con su madre! Porque, como no podía ser de otro modo, el verdadero Adam sigue desaparecido o está muerto y Adam es en realidad Chris, amante de Alexis y pieza clave para terminar de hundir a Blake, su empresa y hacerse con el dinero.


Y así llegamos a la season finale, repleta de bombas. Carrington Atlantic, ya en manos de Fallon ("Carrington Atlantic no es sólo un negocio familiar, es una dinastía"), a punto de ser vendida a un comprador ruso ahora que los Colby y Adam son también accionistas. La ex novia de Steven apareciendo para dejarle un regalito: "Estoy embarazada". El regreso de Claudia, acompañada por Matthew, su marido presuntamente muerto, armada y con ganas de venganza. Alexis reculando en su plan ahora que ha descubierto que puede afectar a Fallon y a Steven. Y Cristal, que ha descubierto la verdadera relación que hay entre el falso Adam y Alexis, y que termina encerrada y habiendo recibido un disparo de Claudia que iba para Matthew pero que, ¡oh, sorpresa! sigue estando muerto, y sus apariciones son fruto de la cabecita loca de su viuda. A todo esto hay que añadir el incendio que alguien provoca en la mansión (¿es obra de Kirby, la hija psicópata de Anders, invitada a la boda por Sam?). El regreso de Liam ("Estoy enamorado de ti"), casi se queda en mera anécdota al lado de todo lo ocurrido.

Mi teoría es que ese incendio se cobrará dos víctimas: Culhane, convertido en héroe, pero que ha de desaparecer de la historia para que Fallon y Liam puedan ser pareja en paz, y Melissa Daniels, evitando así que Steven (que seguramente haya saltado por la ventana y esté a salvo) sea padre. Cristal se salvará (tiene que salvarse sí o sí), pero sufrirá algún tipo de amnesia o algo que le evite contar la verdad respecto a Alexis (además de no divorciarse, veremos qué pasa con el apartamente que se compró). Y de alguna forma descubrirán que Claudia es la responsable del disparo, así que bien podría ser que ella y Adam (fugados juntos) sufriesen un accidente. ¿Quién será la actriz que interprete a Kirby? Sólo nos han dejado ver su pierna y escuchar su voz. ¿Es ella la responsable del incendio o nos sorprenderán de alguna manera? ¿Cómo van a reaccionar los Carrington una vez descubran TODAS las mentiras de Alexis? ¿Que la familia de Liam compre CA significa que se queda?


'Dynasty' es una serie hecha para todos los que disfrutamos de lo absurdo, lo mamarracho y el exceso en general y que adoramos los giros de guión imposibles. Una buena serie pero a la que le cuesta alcanzar el tono que se espera de ella. Una serie que recompensa al espectador. Con creces. Su último capítulo es auténtica dinamita. No es mal momento este verano para que, los que no lo han hecho aún, disfruten de sus primeros 22 episodios.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Coitus interruptus demoníaco


"Escribimos un final de temporada con un cliffhanger tan grande para que así FOX no nos cancelase. En vez de eso, vamos a cabrear a nuestros fans". Con estas palabras, Joe Henderson, showrunner de 'Lucifer', daba la cara después de que FOX soltase la bomba: 'Lucifer' era cancelada tras tres temporadas en antena. Teniendo en cuenta, por un lado, lo destroyer que ha sido la cadena este año con respecto a sus cancelaciones ('The Mick', 'Brooklyn Nine-Nine') y por otro, que la audiencia de 'Lucifer' cada vez era menor (la media es la más baja de las tres temporadas), no debería habernos pillado por sorpresa. Aunque lo cierto es que podrían, perfectamente, haber producido una cuarta temporada corta, ya bien como la primera (13 capítulos) o como la segunda (18) y no como la tercera (la friolera de 24).

Efectivamente, la serie se ha despedido con un cliffhanger enorme, el más importante de todos los sucedidos a lo largo de sus tres temporadas. Además, ha ido precedido de la muerte de un personaje que, aunque no había vuelto a ser tan guay como en el pasado, seguía despertando interés. De aquí en adelante habrá spoilers del final de 'Lucifer'.


Cuando la serie se despidió antes del parón invernal, lo hizo con la revelación de la verdadera identidad de Pierce y haciéndonos creer que El Pecador había sido detenido. Por todos es sabido que lo segundo terminó siendo una mentira, pues Pierce, además de Caín, era el propio Pecador. Lo que Pierce también confesó fue que no era responsable ni de la pérdida de las alas ni de la cara de Lucifer y que su mayor deseo era morir, algo que no podía hacer desde la muerte de su hermano. Por eso Chloe se convirtió en parte esencial de su plan, pues consideró que si era capaz de hacer sangrar a Lucifer, probablemente crearía un efecto similar en él. ¡Error!

Lucifer, obsesionado con que su Padre estaba detrás de todo lo sucedido tanto con sus alas como con Caín y Amenadiel, decidió que lo mejor era ayudar a Caín a morir. "Todos tenemos una kriptonita, teniente" guiño, guiño, 'Smallville'). Amenadiel no vio con buenos ojos la alianza entre su hermano y Caín y se puso como objetivo boicotearla. Poco después de rendirse en su plan por dejar de ser inmortal, y coincidiendo con la crisis sufrida por Maze (estaba harta de la vida en la Tierra y quería volver al infierno, dónde sólo podía regresar acompañada de Lucifer, algo a lo que él se negó), Pierce se alió con ella para que ambos cumpliesen sus objetivos.


La marca que convertía a Pierce en ser inmortal desapareció cuando consiguió enamorar a Chloe, a la que rompió el corazón una vez obtenido el resultado deseado. Pero entonces Pierce decidió que no quería morir, que quería vivir su vida como mortal junto a la detective. De esta forma rompió su alianza con Maze a la vez que Lucifer y Amenadiel decidían que era el momento de deshacerse de él. Too little, too late. Pierce pedía matrimonio a Chloe justo después de que Lucifer le confesase a Linda que su mayor deseo era que la detective le eligiese a él. El nuevo plan de vida de Pierce parecía salir a la perfección, hasta que Charlotte (que después de descubrir la verdad en torno a lo que le sucedió a su cuerpo en la segunda temporada había decidido ganarse el cielo exponiendo al Pecador) convenció a Chloe de que casarse no era buena idea y ésta suspendía la boda.

Y empezó así un nuevo plan que unió otra vez a Maze con Pierce, aunque el nuevo objetivo era  matar a Amenadiel para que Pierce recuperase su marca (sí, ésa que tanto le había costado perder) y Maze regresase al infierno junto a Lucifer cuando el demonio fuese declarado responsable de la muerte de su hermano. Justo en el mismo momento en que Lucifer daba un paso adelante con Chloe y empezaba a confesarle (una vez más) toda su verdad ("Soy el Diablo" "No para mí"), Pierce disparaba a Amenadiel sin saber que Charlotte era la que iba a recibir la bala, provocando su muerte y la aparición de las alas de Amenadiel, que no dudó ni un segundo en llevar a la que fue su madre al cielo (en un capítulo en el que Charlotte enmendó errores de su pasado).


Y así llegamos a la series finale, con la investigación en torno a la muerte de Charlotte y el descubrimiento de Dan de que Pierce es el verdadero Pecador y asesino de la mujer de su vida. Lucifer por fin entra en razón, deja de responsabilizar a su Padre de todos sus males y acepta la verdad: "No tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos". Pierce les tiende una trampa a Lucifer y a Chloe, y cuando les deja claras sus intenciones ("Si no mato a Lucifer nunca dejará de perseguirme") la detective se pone delante de su compañero, dispara a Pierce y recibe un balazo. En ese momento Lucifer recupera las alas y con ellas les protege de los disparos. Una vez deja a Chloe a salvo vuelve a por Pierce, a quien termina matando y recuperando su cara demoníaca. En ese momento aparece Chloe. "Todo es cierto".

Con Chloe descubriendo la verdad la serie dice adiós de forma definitiva. De esta forma nos quedamos sin comprobar cómo sería la nueva situación de la pareja protagonista ahora que había dado el paso y que Chloe había descubierto "lo malo" de Lucifer. Tampoco sabemos si Amenadiel regresaría a la Tierra tras haber recuperado sus alas. De lo que sí hemos sido testigo ha sido de la reconciliación entre Linda y Maze (aunque me hubiese encantado ver a Maze pidiendo perdón a Trixie). Da pena que la serie haya sido cancelada en este punto, algo que los fans llevábamos queriendo ver desde el principio.


'Lucifer' (os recuerdo que la tenéis disponible en HBO España) ha sido una serie mucho mejor de lo esperado. Con su primera temporada sorprendió a propios y extraños, no sólo por lo bien que funcionó en audiencias, sino por lo interesante de su planteamiento, sus casos y su trama serializada. Su segunda temporada fue una bomba, en parte gracias a la llegada de Tricia Helfer y a la inclusión de la madre de Lucifer y Amenadiel en las tramas. Y la tercera, en la línea de las anteriores, con un muy acertado giro en el personaje interpretado por Tom Welling (nadie esperaba que fuese Caín) y con la evolución del resto de personajes, culminando con ese "Todo es cierto" que nos deja con ganas de mucho más. 

martes, 15 de mayo de 2018

El equipo de Hank Voight


NBC terminó la emisión de la quinta temporada de 'Chicago PD' la semana pasada y, al igual que ocurrió hace un año, lo ha hecho despidiendo a otro de los miembros de su reparto. La rama policial de la saga Chicago es mi favorita y además goza de buena salud en EEUU (la media de su quinta temporada ha sido ligeramente inferior a la de la cuarta, pasando del 1.37 en ratings al 1.2 y bajando de los 6'5 millones de espectadores a los casi 6'4). Normal que haya sido renovada por una sexta temporada.

Despedir a Sophia Bush fue una pena, pues el suyo era mi personaje favorito de la serie. Y aunque es cierto que su ausencia no ha sido tan dolorosa como esperaba, no deja de ser igualmente cierto que se le ha echado de menos. Su sustituta, Tracy Spiridakos, ha cumplido, pero ni ella es Sophia Bush ni Hailey Upton es Erin Lindsay. Al tratarse de un procedimental, 'Chicago PD' no solo necesita buenos casos, sino que sus personajes han de ser lo suficientemente interesantes como para conseguir que la audiencia elija la serie por encima de cualquier otro drama policial. Y en este aspecto, 'PD' cumple.

Si no sabes quién ha dejado la serie y no te importa en absoluto, puedes seguir leyendo. De lo contrario, te aviso de que voy a comentar el tema, así que es mejor que dejes de leer y vuelvas cuando te hayas puesto al día.


No lo veía venir. No imaginaba para nada que la serie sufriría, por segundo año consecutivo, una baja entre su reparto original. Pero debo confesar que esta vez no me ha dado ninguna pena, pues el personaje en cuestión era el que menos me gustaba de la serie. Y sí, es cierto que esta temporada ha quedado reducido a personaje muy muy secundario, a rebufo de Voight (más que nunca), y con poca presencia en los casos. Así que, prestando un poco de atención, igual sí que podía esperarse un desenlace así. Y, a diferencia de lo ocurrido el año pasado con Sophia Bush, cuyo personaje salió de la serie viviendo un cambio de trabajo, a Elias Koteas no le volveremos a ver (salvo en posibles flashbacks), pues el detective Alvin Olinsky ha terminado muerto en prisión.

Se ha hecho algo cansino y excesivamente largo el enfrentamiento entre Voight y Woods (Mykelti Williamson) a lo largo de esta temporada. Sí, en cada capítulo se producía un leve (levísimo en algunos casos) avance en la trama, pero no ha sido hasta el final cuando los guionistas han apretado el acelerador, con la detención de Olinsky y posterior ingreso en prisión. Su paso por la cárcel podría haber durado un par de capítulos más e incluso protagonizado alguna trama episódica, pero ha sido breve y conciso. Olinsky ha fallecido en el quirófano después de haber sido apuñalado varias veces en prisión, donde fue a parar tras ser detenido como responsable de la muerte del hombre que asesinó al hijo de Voight. Va a ser cierto lo que Woods le dice a Hank: "Dedicó su vida a ti. Por eso está en la cárcel". ¿Por qué Voight no pensó antes en la trampa que le ha puesto a Woods para terminar de una vez por todas con la investigación? El desenlace ha sido un poco por los pelos y quedado un tanto deslucido.


Al margen de este dramático suceso, la quinta temporada de 'Chicago PD' (en la que se rebasado la barrera de los 100 episodios) ha sido un poco lo mismo de siempre: buenos casos policiales y muchas tramas episódicas personales centradas en sus personajes. Jon Seda regresó de forma oficial a la serie tras la cancelación de 'Chicago Justice' ("Esas largas investigaciones se han vuelto un poco aburridas") y lo más interesante que ha aportado este año han sido sus dudas hacia el comportamiento de Voight, dejando claro cuál va a ser su papel en el futuro de la serie. Ruzek ha sido el personaje puente entre la trama Voight/Woods y la comisaria, al tenerle éste último entre la espada y la pared tras un incidente protagonizado por su hermana ("Me perteneces") y gracias a él conocimos los detalles del odio de Woods hacia Voight ("Somos dos perros enjaulados con un solo plato de comida. Es supervivencia"). 

Burgess (la auténtica heredera del espíritu Lindsay) no ha sido tan protagonista como el año pasado, pero sigue siendo, desde la salida de Erin, el mejor personaje de la serie. Ha recuperado su buena relación con Ruzek (cuánto ha ganado Patrick John Flueger desde que han dejado de pintarle la raya del ojo). Atwater (que vivió un episodio muy 'Saw') sigue siendo el personaje con peores tramas personales. Trudy (otra que ha pasado desapercibidísima este año) estuvo en el centro de la trama del último crossover entre las tres series 'Chicago' y de Hailey hemos conocido más detalles sobre su vida. En cuanto a Halstead, no sé si cometerán el error de enrrollarle con Hailey, pero lo cierto es que este año ha estado más aburrido que nunca.


'Chicago PD' regresará el próximo otoño con el estreno de su sexta temporada. Mientras su audiencia siga siendo fiel y sus datos disminuyan al mismo ritmo que hasta ahora, es poco probable que pensemos en un final cercano. Es más, a 'PD' le auguro vida, mínimo, hasta una séptima temporada. Y de hecho, me gustaría que su temporada final fuese corta, como la primera, y centrada en un único caso. Pero todavía queda mucho por delante hasta que llegue su final.