miércoles, 21 de septiembre de 2016

Los cojonudos Donovan


'Ray Donovan' llegó el domingo al final de su cuarta temporada. Es un drama que no hace mucho ruido, a pesar de contar con el apoyo de la crítica y de los premios (ahí tenemos las nominaciones de Liev Schreiber y Jon Voight en los Emmy y el triunfo de Hank Azaria), pero que a los que la seguimos nos tiene encantados. Porque no falla.

La temporada comenzó con Ray (lo bien que le queda el traje pero lo sexy que está con pantalón de chándal) recuperándose del tiroteo con los armenios. El padre Romero fue el encargado de ayudarle, aunque fue Héctor Campos (Ismael Cruz Cordova; 'The Good Wife'), boxeador profesional, el que realmente cuidó de él. "Tú y yo hemos pasado por esto, tío". Un pasado en común que les sirvió para conectar y para establecer una curiosa relación entre ambos que fue muy saludable (Ray estuvo sin beber 6 meses e iba a terapia). Hasta que apareció Marisol (Lisa Bonet; 'Life on Mars'), su hermana ("¿Hola, soy Héctor y me como el coño de mi hermana?"), dispuesta a no desaparecer de su vida.


Mientras Ray se tomaba un descanso en su vida, Mickey, que se vio obligado a desaparecer, seguía haciendo de las suyas en un casino de Primm mientras la detective Muncie continuaba con su búsqueda. La trama de Primm ha recibido más protagonismo del que parecía en un principio, y ha quedado encajada perfectamente con el resto de tramas de la temporada, uno de los grandes aciertos de 'Ray Donovan'. Muncie terminó encontrando a Mickey y a cambio de evitar su ingreso en prisión, Ray le entregó a Belikov (Pasha D. Lychnikoff; 'Deadwood'), encontrándose así con el mayor de sus problemas: la mafia rusa. Sin perder a Primm de vista, Mickey terminó robando el dinero del casino, pero le costó la vida de su nueva amante Sylvie (Paula Jai Parker; 'True Blood', 'Última llamada'). Sacar de prisión a Belikov, además de mucho dinero (y de la muerte de Muncie), le costó a Ray ver a su padre ingresar en prisión y tener que recurrir a Cochran para conseguir su liberación.

Sonia Kovitzky (Embeth Davidtz; 'Matilda', 'Californication'), dueña de una galería de arte que requirió los servicios de Ray, ha sido el enlace entre Donovan y los rusos, una relación que se volvió especialmente peligrosa después de que Ray matase a Belikov, poniendo su vida y la de su familia en peligro. Sonia pidió ayuda a Ray para ayudarle a huir de su tío Dmitri (Raymond J. Barry; 'Los 100', 'Justified'), aunque primero vio cómo Abby le plantaba cara: "Venir aquí después de follarse a mi marido, eso sí es una insolencia". Ayudar a Sonia llegó en el peor momento, pues Dmitri secuestró y torturó a Avi, lo que dio el pistoletazo de salida a la venganza de Ray, que fue llegando improvisadamente y obligándole a pagar un precio muy alto. Aunque la situación se complicó cuando Barnes detuvo a Ray gracias al soplo de Sonia, detenida en Granada..


Ray ha estado contra las cuerdas este año más que en anteriores: su familia amenazada por la mafia rusa, teniendo que lidiar con la trama Campos y ahora haciendo frente a la posibilidad de terminar detenido por el FBI. La muerte de Sonia y el descubrimiento por parte de Mickey de que las obras de arte ocultaban drogas, hicieron que Ray consiguiese darle la vuelta al asunto y salir victorioso. Por un lado, Belikov muerto y su operación fulminada, lo que supone mantener alejado a Barnes. Por otro, y permitiendo a Héctor ganar el combate, consiguió que su hermano Terry sintiese ilusión por sacar adelante la nueva vida que quiere tener antes de que su enfermedad empeore. Además, esa despedida con Campos ("Vete a casa, te llamaré cuando te necesite") deja abierta la puerta a volver a verle por el universo Donovan.

Las tramas menores de la temporada han tenido a Abby (¿cuándo se reconocerá el tremendo trabajo que hace Paula Malcomson?) como protagonista, al descubrir que tenía cáncer de pecho ("Es estadio cero. O sea, ¿no es lo de todo el mundo?"). La dramática situación vivida entre Bunchy y Teresa le convirtió en madre sustituta, lo que sirvió para que su cuñado se confesase: "Eres mi mejor amiga, no puedes enfermar", a lo que Abby contestó con total tranquilidad: "Voy a vivir para siempre". Terry se ha convertido en el protector de Damon (Dominique Columbus), un joven al que quiere convertir en el nuevo Héctor Campos, a la vez que ha comenzado una relación con Maureen (Tara Buck; la Ginger de 'True Blood'). Bridget no sólo ha regresado a casa y dejado a su profesor, sino que ha sido admitida por la universidad de Nueva York. Y Conor, aunque ha estado más insoportable de lo habitual, parece que ha vuelto al redil después de la tensa situación que le hizo vivir su padre. ¿Hace cuántas temporadas que no veíamos a Mickey no viéndose obligado a desaparecer y alejarse de su familia en la season finale?


Por la cuarta temporada de 'Ray Donovan' han pasado rostros tan conocidos como Gabriel Mann ('Revenge'), Eric Balfour ('Haven') o Stacy Keach ('Prison Break') además de ver a viejos conocidos (como Tommy Wheeler, Stu Feldman o Ashley Rucker) ¿Por qué, a pesar de lo muy secundaria que es, cada vez que aparece Lena en pantalla, además de subir el pan ("¿De verdad crees que pierdo el tiempo con una polla, puta idiota?"), el espectador quiere que se quede y saber más cosas de ella? ¿Por qué parece que el problema de dinero que hay en casa del matrimonio Donovan ha desaparecido si Ray se vio obligado a pagar tantísimo a los rusos? ¿Por qué el momento karaoke de Ray recuerda tanto al vivido por Kevin en la segunda temporada de 'The Leftovers'? ¿Por qué no vemos bailar con la videoconsola más veces a los Donovan? El año que viene la serie empezará de cero, porque como viene siendo habitual, las tramas se cierran por temporadas. "Te dije que todo saldría bien. Nadie puede tocarnos".