martes, 6 de septiembre de 2016

¿Despertó Wayward Pines demasiado pronto?


'Wayward Pines' (de la que Cuatro estrenará mañana con doble episodio su primera temporada) fue una de las series más disfrutables del verano pasado por lo loca que era su propuesta (basada en una serie de libros). Con un final que cerró perfectamente la trama pero que dejó al espectador con ganas de saber mucho más, FOX, que vio cómo la serie fue un fracaso, primero la canceló para meses después renovarla. Ahora mismo estamos en una situación similar: la segunda temporada terminó hace semanas pero la cadena todavía no ha dicho nada sobre su futuro. En su momento se especuló que la historia iba a durar tres temporadas, pero entre la poca audiencia que ha tenido y lo callada que está FOX es mejor ser precavido.

Una de las cosas que más he disfrutado de esta segunda temporada ha sido las continuas alusiones y guiños que ha habido hacia la primera. No hay personaje (que tuviese cierta relevancia en la trama) del que no hayamos conocido su situación tras la primera season finale y, aunque el reparto ha cambiado por completo, es inevitable sentir cierta familiaridad con todos ellos. Da la sensación de que, como espectadores, nunca hemos abandonado el pueblo. Me ha gustado conocer en profundidad el proceso de reclutamiento y ver, por medio de flashbacks, cómo se fue gestando primero el proyecto y luego el pueblo en sí. Además de conocer las ideas con las que han crecido los jóvenes de la Primera Generación ("No quiero ser mamá") y esa obsesión enfermiza por "garantizar el futuro de la raza humana".

A partir de aquí spoilers de la segunda temporada de 'Wayward Pines'.

"No hay humanidad en el asesinato"
Matt Dillon ha sido sustituido por Jason Patric, que ha dado vida al doctor Theo Yedlin, al que reclutó el sheriff Pope (Terrence Howard). Gracias a Yedlin volvimos a cruzarnos con Kate (Carla Gugino), que desveló las dudas que nos quedaron respecto a lo ocurrido entre el final de la primera y el comienzo de la segunda temporada (jugaron aquí un papel importante Theresa y Ben Burke). Aunque la presencia de Kate fue breve, pues se suicidó ante una sorprendida Megan Fisher (Hope Davis), cuyo destino terminó siendo mucho más favorable de lo esperado. La que también ha estado presente en la fiesta ha sido Arlene (Siobhan Fallon Hogan), una robaescenas de manual que no ha perdido oportunidad para (intentar) ligarse a Theo ("Pero bueno, lo que pasa en Wayward Pines se queda en Wayward Pines", "Siento que juntos, usted y yo, podríamos cambiar la humanidad").

CJ (Djimon Hounsou) ha sido uno de los personajes nuevos de esta temporada y se reveló como uno de los pilares fundamentales de la historia, al igual que Rebecca (Nimrat Kaur, la marca blanca de Priyanka Chopra), la que fuera mujer de Yedlin pero que se convierte en una caja de sorpresas (Xander, al que ha dado vida Josh Helman, es responsable de ello). Pero si ha habido un personaje muy relevante en esta segunda temporada por ser el primer niño nacido en Wayward Pines ha sido el de Jason Higgins (Tom Stevens, al que ya conocimos al final de la primera temporada). Él es el nuevo David Pilcher (Toby Jones también se deja ver bastante en este segundo año), figura en la que basa todos sus movimientos. Y si Higgins es Pilcher, Kerry (Kacey Rohl) es su Pam (Melissa Leo, a la que también volvemos a ver), aunque su historia se vuelve realmente perturbadora cuando se desvela cierto detalle de sus pasados.


En la segunda temporada de 'Wayward Pines' han tenido mayor presencia y relevancia los abbies ("¿Y si tenían un plan?") con los que Fisher tiene auténtica obsesión. Ellos han sido los protagonistas de una historia abocada al fracaso (ya lo dice Pam "Nunca te conté la realidad del horror", provocando así su muerte a manos de su "hijo" Jason), y que deja ver que la humanidad ya no tiene sitio en la Tierra. Como bien confiesa Adam (Tim Griffin): "No son nuestros enemigos, son nuestro reemplazo". La captura de su líder(esa) provoca que se aceleren los acontecimientos, obligando a los humanos a volver a dormir en sus cápsulas, dejando a los abbies campando, de nuevo, a sus anchas. 

'Wayward Pines' se despidió con un sacrificio, una sorpresa (¿de dónde ha salido ese bebé?) y con la humanidad viéndose obligada a dormir de nuevo. ¿Les veremos despertar por tercera vez?