lunes, 18 de junio de 2012

El rancho de Dallas


"Dallas" es la apuesta fuerte de TNT para este verano. Continuar la historia que tuvo pendiente a medio mundo durante 356 capítulos no es moco de pavo. Y aunque, como es evidente, cambian los personajes, la historia no deja de ser la misma. Y hablo desde la más absoluta ignorancia, que no he visto nada de la "Dallas" original ('the one and only' para mí). Pero ya le voy a poner arreglo, porque tengo en mi poder sus dos primeras temporadas. De momento, el estreno contó con el respaldo de la audiencia al reunir a casi 7 millones des espectadores. Telita fina. Veremos cómo le va en su segunda semana, que es la que importa.

"Dallas" tiene todo lo que puedas pedirle a un buen culebrón. La historia es sencilla: si en el pasado fueron dos hermanos los que se enfrentaron por el rancho Southfork (JR y Bobby), hoy son sus hijos los que se disputan el terreno (John Ross y Christopher). Mamá Ellie (¿por qué cuando sus nietos hablan de ella nunca la llaman abuela y la llaman "Miss Ellie"?) quería que ese terreno siguiese en la familia. En la actualidad, Bobby quiere venderlo para conseguir el dinero que su hijo Christopher necesita para su investigación; JR quiere que siga en la familia, pero en su propiedad; John Ross lo quiere para él para extraer petróleo; y Christopher no quiere que su padre lo venda ahora que ha descubierto que su proyecto tiene más desventajas que ventajas. Básicamente, esa es la historia. Detrás hay mucho tejemanejes clásicos del género.

Porque sí, tenemos un enfermo de cáncer que quiere mantener alejada a su familia de su estado. El enfrentamiento energías limpias vs petróleo. Hermanos que se han odiado toda su vida y que parece que han dejado atrás sus rencillas (ya veremos). Primos que han heredado los enfrentamientos de sus padres y que son unos intensos de cuidado. Una boda en el Piloto. Novias del primo malo que a punto estuvieron de casarse en el pasado con el primo bueno. Rupturas por e-mail. Hijos que no son hijos de sus padres (esto que nos lo aclaren YA). Testamentos que hay que anular. La ex que termina convirtiéndose en dama de honor en la boda de su ex. La hija de la señora del servicio que es muy lista y que termina liada, no sólo con un señorito, sino con dos. Chantajes. Señores que estaban seniles/deprimidos y vuelven a la vida. Pilladas in fraganti. Maduritas que se van a enamorar del cuñado de su hijo. Abogados traidores. Cámaras ocultas. Sexo (poco). Segundas esposas. Falsas apariencias. Hermanos que llevan planeando 2 años su objetivo y que están dispuestos a atacar. Detectives privados. Gente que se hace pasar por quien no es. Y alcohol (aunque me indigna no haber visto, todavía, a nadie borracho).


Todo esto y mucho más tiene "Dallas", que tiene todos los puntos para convertirse en el mejor (nuevo) divertimento estival. Y no me negaréis que es un gustazo poder ver a Brenda Strong cuando habla. De momento los primitos no cumplen, pero para eso están sus progenitores. Y sus novias. Diez capítulos va a tener la primera temporada. Seguramente se nos quede corta. Bendita la música de su opening, un clásico de la televisión. ¿De qué #Team sois? Yo, de momento, esperaré a que aparezca el primer borracho/a para hacerme de su #Team.

2 comentarios:

bvalvarez dijo...

Gran entrada. Me encanta que esperes hasta que salga el primer borracho para decidir #team. Eso sí, te ruego que nos regales algún hashtag matador de estos tuyos!!! Lo necesitamos! Es posible que nos lo pasemos teta viendo Dallas, pero sobre todo lo mejor va a ser comentarla :P

fon_lost dijo...

bvalvarez: jajaja, de momento el único personaje que pide un hastag especial es Bobby...y cuando Sue Ellen aparezca borracha tamnbién o tendrá. Por cierto, ya tengo claro de quién soy #Team #TeamJohnRoss #TeamJR ;)