sábado, 9 de junio de 2012

El juego zorrupio continúa


La temporada estival ya está aquí, y una de las pruebas que lo demuestran es que la ABC Family ha estrenado la tercera temporada de "Pretty Little Liars", todo un clásico desde que hace dos veranos nos cruzásemos por primera vez con las zorrupias. Como todos sabéis, la última vez que supimos de ellas, fue para desvelar la identidad de "A". Al final todo resultó ser un truco; pero para nosotras, porque ellas han vivido convencidas de que Mona es "A". Y como para seguir comentando hay que profundizar en la trama de la season premiere, te recomiendo que te detengas si todavía no la has visto.

Han pasado cinco meses desde que la policía encontró el cadáver de Maya y Mona fue ingresada en un psiquiátrico. En este tiempo nuestas zorrupias han hecho bien poco; si acaso, hay que destacar que Emily le ha dado a la bebida de lo lindo en un verano muy festivo. Cuando despiertan en mitad de la noche, se encuentran a Em en el cementerio, delante de la tumba de Alison, con una pala en la mano. Esto no pasaría de la mera anécdota si no fuese porque no hay cadáver. "No recuerdo nada, estaba muy borracha". Spencer, que por algo es la más lista, propone que se vayan a la casa del lago de su familia y finjan haber pasado allí toda la noche. Ya tenemos misterio adicional al ya clásico "¿Quién cojones es "A"?". Como he dicho antes, las cuatro protagonistas están convencidas de que con Mona ingresada, ya no hay peligro (ahora reciben mensajes del tipo "Enseña las tetas. 'A'"). Sus vidas siguen adelante: Aria y Ezra (los padres de ella se han separado oficialmente); Spencer y Toby, cachondos pero reprimidos; Hanna y Caleb jugando a las cocinitas; y Em, en soledad. El resto de personajes siguen pululando por ahí: Lucas jugando a ser misterioso, Wren ejerciendo de médico de Mona, el #TeamMamis preocupadas por sus hijas, Mona encerrada y teniendo visiones de Alison (con un abrigo rojo) y Garrett en prisión. Precisamente a Garrett le visita Spencer, y aprovecha para confesarle que él no mató a Maya y que sabe quién desenterró el cadáver de Alison. Las que no están en Rosewood son Jenna ni Melissa; ya tendrán su aparición por la puerta grande.

Pero no sólo el ex agente de policía tiene algo que confesar. Por un lado, Em les dice a sus amigas que está empezando a recordar lo ocurrido "aquella noche". Todo tiene que ver con un coche azul. Y por otro, Aria, Spencer y Hanna ponen al día a Emily: al día siguiente de encontrar el cadáver de Maya, cuando fueron al Motel a recoger todas las fotos y documentos que tenía "A" en su habitación, no encontraron nada. Es entonces cuando las zorrupias abren los ojos y caen en la cuenta de que "A" tiene un cómplice. Spencer está obsesionada con que es el Cisne Negro del Baile de Máscaras. Así que, aun con Mona en el hospital, no están a salvo. Y les queda todavía más claro cuando regresan a su coche y lo encuentran lleno de copias de una foto que las sitúa en el cementerio la noche de la desaparición del cadáver de Ali. Y entonces les suena el móvil:


"Mona jugaba con muñecas. Yo juego con partes del cuerpo. El juego continúa, zorras. A"

Soy fan acérrimo de las zorrupias y su regreso me ha dejado más que contento. Seguimos dándole vueltas al mismo tema, pero como ellas no hacen mas que dar palos de ciego, todo es tremendamente divertido. Y si encima Emily va a hacer de borracha (por favor, que así sea), nos esperan grandes momentos. Eso sí, he visto a Aria mucho más comedida con sus atuendos; queremos a la vieja Aria hortera y con mal gusto de vuelta. Aunque si va a demostrar su inutilidad no sabiendo cerrar el pestillo del baño, que así sea. Tenemos zorrupias para rato.

2 comentarios:

satrian dijo...

No han vuelto mucho más "sexuales" en la serie, o solo me lo parece a mí. Hannah lleva unas pintas con es bikini como en la película que está rodando Spring Breakers.

fon_lost dijo...

satrian: es que nuestras zorrupias ya se han convertido en mujeres :) Que se asexualicen lo que quieran, pero que sigan siendo nuestras zorrupias de siempre.