martes, 27 de mayo de 2014

Una, dos y tres esposas


Si hay algo que no me he cansado de repetir desde Septiembre es que 'Trophy Wife' ha sido la mejor nueva comedia de la temporada. Sin ninguna duda. La audiencia le habrá dado la espalda y los premios probablemente vayan a ignorarla por su condición de cancelada, pero el honor de ser la mejor comedia nueva no se lo quita nadie. Es una pena que, a pesar de que la ABC la apoyó desde el principio ('Back in the Game', con unos datos muy similares, fue cancelada muy pronto y se quedó con varios capítulos grabados sin emitir), haya terminado siendo cancelada. Pero es que con los datos que ha ido marcando a lo largo de sus 22 episodios era lo más lógico. 'Trophy Wife' se despidió hace dos semanas por debajo de los 3 millones de espectadores y con un flojo 0.9 en demos (su estreno en Septiembre superó los seis millones y medio y alcanzó un buen 2.3).

¿Qué se puede decir de una serie que lo ha tenido todo? Unos guiones responsables de provocar auténticas carcajadas y un reparto en estado de gracia que desprendió química desde el primer segundo. La historia de Kate (Malin Akerman), la "mujer trofeo" de Pete (Bradley Whitford) ha ido más allá al mostrarnos el día a día del matrimonio lidiando con las ex esposas (Marcia Gay Harden y Michaela Watkins) y los hijos de sus anteriores matrimonios (Bailee Madison, Ryan Lee y Albert Tsai). Una comedia con niños en la que todos están bien. ¡Mucho más que bien! De hecho, el Bert de Albert Tsai se ha convertido en uno de los personajes revelación de la temporada.


Como he comentado, entre los miembros del reparto se nota la química y el buen rollo, especialmente en las numerosas escenas en las que todos han estado presentes. Desde la cena con los consuegros del matrimonio (Megan Mullally, Florence Henderson y Bob Gunton como guest stars), hasta la boda de ensueño, o la escena final con la que la serie se despide (precedida por la guerra de almohadas en la habitación del hotel). Y es que no ha habido nada más grande que ver a las tres esposas interactuando. Ya bien juntas (el capítulo navideño es un buen ejemplo) o por parejas para fastidiar a la tercera. Especialmente genial la alianza entre Diane y Jackie (antes de conocerse que 'True Detective' tendría trío protaognista, ellas eran las verdaderas sucesoras de Rust y Marty). Las que también son muy divertidas cuando se juntan son Kate y Meg (Natalie Morales), mejores amigas de siempre. Si bien al principio eran prácticamente idénticas, Kate ha ido aprendiendo a ser madre y esposa dejando atrás su pasado de locura junto a su amiga, que se ha negado a madurar. Sí, porque ellas también pueden ser unas inmaduras.


'Trophy Wife' ha tenido una única temporada de 22 episodios que han sido una continua sucesión de carcajadas. Y así pasa a engrosar la lista de comedias de una temporada que merecieron más. Mucho más. Os animo a todos a que le deis una oportunidad este verano y difrutéis de la amplia familia Harrison. ¡No os defraudarán!