lunes, 12 de mayo de 2014

¡Padre del año!


'Revenge' se ha despedido por todo lo alto, como viene siendo habitual en el drama de la ABC. Su tercera temporada ha sido la de menor audiencia (la verán pocos americanos, pero qué fieles) y aún así la cadena norteamericana anunció la semana pasada que renovaría por un cuarto año. Una gran noticia. Ahora lo que falta es que sea una temporada tan buena como lo ha sido esta que se despidió el domingo. Que no se cometan los errores del segundo año y tengamos un temporadón como el primero o este que se nos acaba. La tercera temporada se estrenó a finales de Septiembre por encima de los 8 millones de espectadores y un buen 2.4 y se ha despedido por debajo de los cinco y un, simplemente correcto, 1.5 en demos. Con estos datos, y tras lo ocurrido en la season finale, no sería extraño que 'Revenge' dijese adiós tras su cuarta temporada.

A partir de aquí spoilers por el texto, por lo que, si no sabes quién se esconde bajo la capucha, no sigas leyendo.


La aparición del anillo de David Clarke y esa presencia masculina en la cabaña despertaron mis alarmas: ¿había un tercer hermano Clarke? ¿qué tenía que ver ese chico con Victoria además de, aparentemente, ser su chico de los recados? El último capítulo de la temporada ha empezado con un flashback: David contándolse a su hija Amanda la historia en torno al anillo y la existencia de una cabaña en el bosque. Volviendo al presente, Amanda y Aiden celebran la confesión de Conrad. "Estarían orgullosos de nosotros, Amanda". Bueno, majo, de Amanda más que de ti, que al plan te incorporaste tarde. Victoria se despide de Pascal mientras le asegura a Margaux que le considera familia. Madre e hijo se niegan a aparecer por la sesión para fijar la fianza de Conrad, que termina siéndole denegada.

Margaux y Daniel están más unidos que nunca (lo de Margaux con Jack era un mero trámite para una relación que se veía de lejos) y la llegada de Gideon, el pequeño de los LeMarchal supone un pequeño terremoto. Javier vuelve con el rabo entre las piernas y pide perdón a Nolan, que le avisa que tiene un plan para recuperar MyClone. La que también tiene un plan en marcha es Victoria, que después de descubrir que el hijo de Jack y Charlotte no tienen vínculo genético descubre que la verdadera Amanda Clarke es Emily Thorne. Es más, el plan de sacar a la luz la cabaña y el anillo es suyo y su chico de los recados, su cómplice. Amanda acude a la cabaña, donde después de pelear con "el chico de Vicky" cae en la cuenta que son aliados y que Victoria lo que quería era conseguir una prueba suya de ADN. Porque claro, no tendrá otras formas más sencillas de conseguirlo. Porque como no se ha colado nunca en su casa... Por eso Amanda da el siguiente paso y decide sacar a la luz a Michelle Banks, la psicóloga que en el pasado le hizo ver que su padre era malo. Aiden es el elegido para desempeñar esta misión.


Nolan y Gideon son aliados: juntos piensan recuperar MyClone y hundir a Daniel (y con él, a Margaux). Conrad está encerrado a la espera de juicio (el de David Clarke ha sido reabierto) y recibe la visita de un guarda (Wade Williams, Bellick en 'Prison Break'). La visita, por supuesto, no es amistosa y Conrad se lleva un puñetazo de regalo. La misión Banks va en marcha, pero no sale como esperaban: Victoria es más lista que el hambre y sabía que la única forma de inculparle es a través de la psicóloga. Y como la venganza es un plato que se sirve frío, Victoria, ni corta ni perezosa, mata a Aiden. ¡¡Gracias, Victoria!! "Ella me quitó al amor de mi vida. Es justo que yo haga lo mismo con ella". Antes de conocer la triste noticia, Amanda celebra que su padre es oficialmente inocente. Pero cuando llega a casa para celebrarlo junto a Aiden, se le cae el mundo encima: Vicky ha tenido el bonito detalle de dejarle el cadáver en el salón. ¡Qué bonito detalle!

Amanda, que es muy inquieta y vengativa, va a visitar a Michelle y le dice que sabe que es cómplice en la muerte de Aiden. Su cabecita ya está pensando un nuevo plan. Plan es lo que necesia Conrad, que se ve con el agua al cuello y no está dispuesto a pasar el resto de su vida en prisión. De nuevo el guarda se cruza en su camino, pero esta vez le hace una oferta que es incapaz de rechazar. Amanda visita a Charlotte y le hace ver que lo mejor es desenterrar a su padre para comprobar si le falta el anillo. La niña de los morritos rojos se súper indigna y se va de casa. Pero, ¡ooops! le cuenta a mamá Grayson lo que Amanda le ha dicho. ¿Y quién va a visitar a Amanda en el cementerio? ¡Victoria! El ansiado encuentro se produce y Vicky le confiesa que sabe toda, toda la verdad. "Sólo porque creas saber algo no lo hace verdad". ¡Y palazo que te crió en toda la cara de Mrs. Grayson! Eso sí, antes nos dejan ver el detalle de que la tumba en la que Amanda excavaba era la de la falsa Amanda. Detalle que nos aclaran después.


Charlotte se revela como la hermana Halliwell en la sombra y tras tocar a Jack y haciendo uso de su súper poder, descubre que él formó parte de su secuestro. Total, que la niña de los morritos rojos hace que el señor Porter sea llevado a comisaria por ser considerado una persona de interés. Volviendo a lca cárcel, vemos a Conrad saliendo tan tranquilo vestido de sacerdote. Lo que os decía: recibe una oferta que no rechaza. Por su parte, el plan de venganza contra Daniel está en marcha y Gideon lo deja todo preparado para que se le atribuya la muerte de una chica con la que comparte cama. Cuando Nolan es consciente del tipo de persona con la que se ha aliada se pone un poco nerviosito. Yo a Daniel le recomendaría una cosa: que llame a Ray Donovan.

Conrad camina tan tranquilo a la espera de que un coche le venga a buscar. Va cantando y deshaciéndose de su atuendo religioso. Se le acerca una camioneta. Quien la conduce baja. Lleva una capucha. ¿Amanda? JA. ¡David Clarke! Es decir, que el personaje en torno al cual gira la trama de la serie y cuya muerte está vengando su hija a cualquier precio, está vivo. Y no le ha dicho nada a Amanda. ¡Padre del año! David decice llevar a cabo su propia venganza y mata a Conrad. Victoria abre los ojos. Está en una cama. Atada. Amanda a su lado. "No tuve elección: tuve que internarte. El psiquiátrico Claremont es el mejor". ¡¡ZAS!! ¿Y quién es la cómplice de Amanda? ¡Michelle Banks! Amanda se ha salido con la suya y la mejor forma de evitar que su secreto salga a la luz es encerrando a la loca que afirma que es Amanda Clarke. Masterpice.

¡Amiguitas, que estoy loquis!
Así termina el tercer año de vida de 'Revenge', tan fantástico como el primero y dejando atrás aquella cosa horrible que fue el segundo. ¿Cómo se tomará Amanda la resurección de su padre? ¿Qué cuento chino le contará para excusarse por no haberle dicho nada en 23 años? ¿Qué va a pasar con Jack? ¿Tirará de la manta? ¿Y con Daniel? Tocará esperar hasta Septiembre, aunque seguramente la ABC avance algo en los Upfronts esta semana. ¿Temporada corta? ¿Temporada final? Sea como sea, ¡larga vida a Victoria Grayson!