miércoles, 21 de mayo de 2014

Adiós Dallas. Adiós Dalia

La ABC, aunque coherente, ha sido cruel. Este año ha decidido que dos comedias no debían renovar por una nueva temporada: ni 'Suburgatory' tendrá cuarto año ni 'Trophy Wife' un segundo. Y es una pena, especialmente por la segunda. Como curiosidad, ambas comedias tienen un elemento en común: Malin Akerman. En 'Suburgatory' era la pelirroja madre ausente de Jane Levy; y en 'Trophy Wife' la rubia mujer "trofeo" de Bradley Whitford.


'Suburgatory' fue una de las comedias revelación de su año de nacimiento (se estrenó rozando los 10 millones de espectadores) y aunque conforme avanzó la temporada perdió gas, dio lo suficiente como para seguir con ella. Su segunda temporada vio la luz por debajo de los 8 millones de espectadores y aunque supo mantener el nivel (a pesar de tener episodios muy flojos) siempre le faltó mala leche. Además se puso melodramática con la aparición de la madre de Tessa, lo que fue un poco bajón. En Enero de este año se estrenó su tercera temporada (con nueva cabecera incluida) por encima de los 5 millones de espectadores, mostrando un claro desgaste. Además, la serie vio cómo pasaba de los 22 episodios de sus dos primeros años a los 13 de este último, dejando claro que, a pesar de que la ABC seguía contando con ella, vivía con el agua al cuello. Su último capítulo, emitido la semana pasada, reunió a 5 millones de espectadores, insuficientes para la cadena, que no dudó en cancelarla. Y sí, da pena que una comedia con la que te lo has pasado bien (a veces muy bien) se despida por la puerta de atrás, sin un final en condiciones. Porque, de acuerdo, las comedias no exigen el cierre que los dramas necesitan, pero es bonito decir adiós a los personajes de una forma adecuada.

El principal problema con el que ha contado 'Suburgatory' ha sido la irregularidad de sus capítulos. Tan pronto te daba grandes tramas (afortunadamente la serie se ha despedido con los mejores episodios de la temporada) como nos metían un soberano coñazo que no había por donde pillar (George y Fred viajando a Nueva York). En cuanto a sus personajes, si bien es cierto que ha contado con una protagonista interesante (perfectamente interpretado por Jane Levy), han sido dos secundarias las que han robado completamente la serie: Dallas y Dalia Royce. Cheryl Hines y Carly Chaikin. La madre y la hija más rubias de Chatswin han sido las verdaderas estrellas de 'Suburgatory', a las que no se les ha exprimido lo suficiente. Sus apariciones a veces eran anecdóticas (casi no hemos podido despedirnos de Dalia en la series finale), pero han sido unas auténticas robaescenas. ¿Quién es capaz de ponerse cuatro pares de gafas en la cabeza para tapar su raíz? ¿Quién llora mejor que Dalia? Si por algo siento la cancelación de la serie es por ellas dos, que merecían un spin-off que nunca llegó.


El resto de personajes me han dado más igual, a excepción de Tessa y, en ocasiones, George. ¿Por qué no han dejado que George y Dallas sean felices por siempre? La hija, al menos, ha conseguido su final deseado (Parker Young siguiendo con la bonita tradición de desnudarse en 2 de cada 3 capítulos de la serie en los que ha aparecido).  La familia Shay, que ha acaparado muchas más tramas de las que merecía, tan pronto tenían gracia como nos colaban tramas que a nadie importaban. Querida Allie Grant: ¿por qué no sigues siendo tan divertida como lo eras en 'Weeds'? Su Lisa Shay ha rozado, la mayor parte del tiempo, altas cotas de irratibilidad. Y si se juntaba con Malik (Maestro Harrell), que era la mayor parte del tiempo, estaba deseando que se los llevase un coche por delante. Si algo bueno hemos sacado de su boda ha sido el momento "mhysa", a Dalia saludando a los invitados y a los Shay llegando al altar a lo Rich Homie Quan. Noah (Alan Tudyk) desapareció tras el final de la segunda temporada y regresó (renovado) en algún capítulo de la tercera temporada. Otro que también desapareció, y que tenía gracia, aunque fuese por lo ridículo de su personaje, fue el Wolfe (Rex Lee).


Otra cosa buena que ha tenido la tercera temporada ha sido ese capítulo homenaje a 'Chicas Malas' que se emitió una semana antes de la celebración del décimo aniversario de la película protagonizada por Lindsay Lohan. Por 'Suburgatory' han pasado muchas estrellas invitadas, como Mae Whitman, Lindsey Shaw, Alicia Silverstone, Paula Newsome, Malin Akerman, Tim Meadows, Wilmer Valderrama, Whoopi Goldberg (que puso voz a Yakult, el perro de Dalia) o Carmen Electra. 

'Suburgatory' termina su etapa televisiva después de 57 episodios que han ido desde lo peor hasta lo mejor. Y después de habernos regalado dos auténticos bombones de personajes. Ojalá Cheryl Hines encuentre su sitio en otra comedia.

Bye, Dalia Oprah!