miércoles, 14 de mayo de 2014

Charles & Leia


El domingo, la cadena ABC emitió la season finale de la tercera temporada de 'Once Upon a Time'. Atrás han quedado los viajes en el tiempo, Nunca Jamás y el mundo de Oz. El estreno de la temporada reunió a menos de 8 millones y medio de espectadores con un buen 2.6 en demos (claramente inferior al potentísimo 3.9 del estreno de la segunda temporada) y su despedida se ha conformado con 6 millones y medio y un buen 2.2. Ha sido la temporada menos vista, lo que no ha influido en la cadena, que no ha dudado en renovarla por un cuarto año (con el mismo número de episodios que el tercero: 22). Además, por primera vez, la serie vio claramente afectada su emisión en dos partes claramente diferenciables y separadas por un parón entre los meses de Diciembre y Marzo.

Spoilers de la tercera temporada.

La tercera temporada de 'OUAT' (y que marcó claramente su primera parte) giró en torno al personaje de Peter Pan (Robbie Kay): el niño que no quería crecer se convirtió en el villano de la función. La trama se trasladó a Nunca Jamás y aquellos capítulos fueron una auténtica película de aventuras. Conocimos, además, a Ariel (Joanna Garcia Swisher) y a Campanilla (Rose McIver). Pan alteró las vidas de los habitantes de Storybrooke, especialmente la de Rumple, cuando descubrimos que eran padre e hijo respectivamente (y por lo tanto Neal, que fue un niño perdido en su momento, era nieto de su cabecilla). El Bien triunfó una vez más y, tras el sacrificio de Rumple, que para matar a su padre se llevó también por delante su vida, la calma regresó al pueblo. Aunque duró bien poco porque la maldición que Pan lanzó estaba a punto de alcanzarles. Emma y Henry abandonaron Storybrooke sabiendo que no recordarían el pueblo ni a sus habitantes. Fue un capítulo que hubiese sido una maravillosa series finale.

Evil Pan
Hook (ay, Hook) intervino y ayudó Emma a recuperar la memoria y traerla de vuelta, junto a Henry, a Strorybrooke. Algo había sucedido en ese año que había transcurrido desde su despedida: los personajes de cuentos no recordaban lo sucedido en los últimos 365 días, desde que dijeron adiós a Emma. Y además, Henry había regresado no siendo capaz de recordar nada. Pero el mayor de los problemas estaba en Storybrooke: bajo la imagen amable de una comadrona que se ofrece a ayudar a Snow con su embarazo se escondía Zelena (Rebecca Mader), "the Wicked Witch of the East", la villana de turno responsable de la pérdida de memoria de los seres fantásticos. Un verdadero soplo de aire fresco para la serie y una mala a la altura. Conocimos sus oscuros planes (cambiar el pasado para convertirse en la elegida de Rumple y no su hermana Regina), lo que sembró el caos en Strorybrooke. Rumple (que fue "resucitado" durante ese año) se convirtió en su aliado en contra de su voluntad. Neal, al igual que su padre, se sacrificó por todos y se convirtió en el héroe de la historia. Su muerte marcó el comienzo del fin de Zelena, aunque la bruja verde no lo puso nada fácil. Henry recuperó la memoria y volvió a ser capaz de reconocer a su familia de cuento.

Wicked Zelena
Por el camino conocimos a una descafeinada Rapunzel (Alexandra Metz), en uno de los capítulos más aburridos de la serie. Rumple dio con la clave para derrotar a Zelena y, tras ponerle cara a Glinda (Sunny Mabrey), "the Good Witch of the South", los planes para poner fin al reinado de terror de la pelirroja comenzaron. La intervención de Emma, y en mayor parte de Regina, hicieron que Zelena terminase encerrada y Rumple liberado. Mr. Gold, a pesar de afirmar lo contrario, mata a Zelena y con la magia residual de su cuerpo se abre un túnel del tiempo. Emma y Hook terminan viajando al pasado, a la época en la que Snow y Charming se vieron por primera vez. Después de jugar con el efecto mariposa todo lo que quieren y más y de mencionar a Marty McFly, la Princesa Leia y el Príncipe Carlos consiguen regresar de nuevo con un pequeño regalo: una mujer a la que Emma salva de la muerte y a la que trae porque debería haber muerto, sobrando en la línea temporal que dejan atrás. Todos son felices: Emma decide dejar de hacer el imbécil, supera la muerte de Neal y se queda con Hook (su idea de regresar a Nueva York desaparece de su rubia cabeza). Rumple y Bella (que no sabe que la daga que tiene es falsa y que la verdadera está en manos de Rumple) se casan. Charming y Snow dan a conocer el nombre de su bebé: Neal. Y Regina y Robin Hood (Sean Maguire) forman una bonita pareja. Por cierto, en esa reunión de amigos en Granny's, ¿por qué no están Campanilla o el Príncipe Felipe?

Wonderful Regina
Pero como Regina es un personaje al que no le van a permitir ser (completamente) feliz, le tenían los guionistas reservada una sorpresa final. Emma quiere presentarle a la enigmática mujer para hacerle ver que Regina es buena (The Evil Queen es la que iba a matarla). ¿Y quién resulta ser? Marian (Christie Laing), mujer de Robin Hood y madre de su hijo. ¿No hubiese sido bonito ver en este papel a Evangeline Lilly? Se acabó la felicidad para Regina. "Tú has hecho (...) nunca piensas en las consecuencias". El odio de Regina hacia Emma, tras una temporada en la que se han hecho amiguitas, parece que volverá la temporada que viene. Pero esa no es la única sorpresa traida al presente. De un frasco dorado (¿de dónde sale?) sale un líquido azul. Ese líquido azul forma el cuerpo de una mujer, vestida de azul, rubia. La mujer se quita los guantes. Hace un gesto con la mano y de ella sale hielo. ¡Bienvenida a Sotrybooke, Elsa! ¿Quién será la encargada de interpretarla? ¿Tendremos momento 'Let it go'? ¿Será buena o mala?

Frozen Elsa