miércoles, 10 de junio de 2015

La última tentación de Sherlock


'Elementary' es una superviviente. Su primera temporada fue una sorpresa y marcó muy buenos datos. La segunda se desinfló y despertó las alertas. Pero aún así la CBS le dio una tercera temporada. Este año ha vuelto a bajar (del 1.7 de media en los demos de la segunda temporada al 1.28 de la tercera, pasando de los 8.7 millones de espectadores de media a los 7.4). Y aunque la cadena se hizo de rogar, volvió a concederle al drama una temporada adicional. ¿Seguirá jugando la suerte a favor de la serie o la cuarta será su temporada de despedida?

A partir de aquí spoilers de la tercera temporada.


La tercera temporada de 'Elementary' debía hacer frente a todos los acontecimientos sucedidos al final de la anterior. La independencia de Joan hizo que Sherlock volviese a Inglaterra para terminar regresando a Nueva York con una nueva ayudante: Kitty (Ophelia Lovibond). Kitty venía a suplir la ausencia de Joan, con la que tuvo varios encuentros y que terminó siendo una especie de entrenadora. Lo que nadie sabía que es la inglesa venía con un secreto bajo el brazo que terminó convirtiendo a Joan en protagonista y a Stuart Townsend en villano. La salida de Kitty entonces se rebeló como algo tan necesario como natural y ese "I love you" por teléfono a Sherlock nos rompió el corazón.

A Joan también le ha tocado lidiar con su propio drama, y es que la (inesperada) muerte de Andrew le pilló tan por sorpresa como a los espectadores. ¿Lo mejor? Que la venganza se la brindó Natalie Dormer a través de una carta en la que se convirtió en una curiosa aliada. Gregson ha estado esta temporada más ausente que nunca. De hecho, ese giro que pudo dar su vida profesional pensé que iba a ser su billete de salida de la serie. En la season finale no se ha dicho nada, por lo que, o bien será tratada en la próxima temporada o era un simple cebo. Marcus, al contrario que su jefe, ha ganado en protagonismo y hasta los guionistas le han desarrollado una trama romántica (con Afton Williamson). Aunque no haya llegado muy lejos y al final haya servido para acercar al detective a Sherlock.


Pero en 'Elementary' la mayor carga emocional se la lleva Sherlock. Sherlock es un tipo peculiar ("No puedes mascar chicle en mi casa") cuyo cerebro va siempre cinco pasos por delante del de los demás. "Cuando tú vas, yo vengo de allí" que cantaría Chenoa. Sus habilidades para relacionarse se limitan a Joan (a la que se le pegan más de lo que le gustaría los rasgos de ermitaño), Gregson y Marcus. Y la cantidad de mujeres que pasan por su cama sin que lleguemos a conocer la identidad de la mayoría. Y cuando lo hacemos es porque está implicadas de forma especial con Sherlock ("¿Te parece que exudo los aromas de la paternidad?"). Alfredo, su sponsor, se ha erigido como persona clave, especialmente desde que cortaron su relación "profesional" y la convirtieron en amistad.

Su especial situación personal (como ex drogadicto que es está en continua rehabilitación/recuperación) le ha colocado al borde del abismo en numerosas situaciones vistas a lo largo de los 72 episodios emitidos. Hasta que, de tanto ir a la fuente, el cántato termina rompiéndose. El secuestro de Alfredo, propiciado por la (re)aparición de Oscar (Michael Weston), un cáncer en la vida de Sherlock, ha terminado con el peor de los resultados posibles. "(...) aquí es donde perteneces". "El propósito de todo ésto es que recuerdes". El oportuno mensaje que recibe de Joan libera a la bestia que hay dentro de Sherlock, que, según parece, termina con la vida de su ex compañero de colocones. Y si no le mata, le deja en muy mal estado. Pero peor es el estado en el que queda Sherlock, que coge la caja de heroína que Oscar le entrega antes de ser atacado y desaparece con ella. El resultado, tres días después, es desolador: Sherlock tiene evidentes rasgos de haber consumido. Y su padre (John Noble, según los rumores), aquel que dejó muy claro que si su hijo consumía se iba a la calle, va a viajar hasta Nueva York.


Me ha dolido este final de temporada, aunque me parece que es lo mejor que le podría suceder a la serie de cara a su cuarta ¿y última? temporada. Me gusta que 'Elementary' sea un procedimental inteligente. Sus casos no suelen ser previsibles (salvo que nos encontremos con una guest star que grite desde los créditos "¡Yo soy el asesino!") y algunos son hasta retorcidos. ¿Volveremos a ver a Jamie Moriarty? ¿Se enfrentará Sherlock a la muerte de Oscar? ¿Su estado se debe a que ha matado o por desgracia la heroína vuelve a fluir por su organismo? En otoño saldremos de dudas.