miércoles, 3 de junio de 2015

La sangre de Nueva Orleans


'The Originals' llegó al final de su segunda temporada hace un par de semanas ya sabiendo que en otoño regresaría con una tercera tanda de capítulos y programada, por fin, la misma noche que su serie madre ('The Vampire Diaries').

Da gusto cuando una serie encuentra su sitio y ofrece al espectador lo que éste espera. Me explico: Klaus fue un auténtico soplo de aire fresco en 'The Vampire Diaries', todo un personajazo que se ganó, por méritos propios, tener una serie para él. Pero creo que 'The Originals' no comenzó con buen pie. Su primera temporada fue un caos de tramas, con continuos cambios de bando que parecían sacados de la manga y alianzas que variaban de un capítulo a otro. Era imposible tener claro qué quería cada uno de los protagonistas. En su tramo final supo enderezarse y darnos lo que esperábamos: una auténtica guerra de seres sobrenaturales. Y la segunda ha superado lo errores del pasado y ha sido potente de principio a fin (con obvios altibajos, claro).

Y a partir de aquí, spoilers de la segunda temporada de 'The Originals'.


En esta temporada la familia Mikaelson ha tenido un claro objetivo: proteger a Hope, la hija que tuvieron Klaus y Hayley. Y como no podía ser de otro modo, no lo han tenido nada fácil. El espíritu de mamá Mikaelson (Esther) regresó a Nueva Orleans en otro cuerpo (el de Sonja Sohn) acompañada por dos de sus hijos, tan muertos como ella, pero también estrenando cuerpos (Yusuf Gatewood y Daniel Sharman). Los tres dejan atrás su condición de vampiros y adquieren las propiedades de sus nuevos cuerpos: la brujería. Espectacular el momento en el que Elijah (tan sieso y elegante como siempre) hace explotar, con Camille como testigo, la casa con el espíritu de su hermano Finn dentro. 

A la pobre Hayley le ha tocado lidiar con la trama más aburrida: los hombres lobo. Su relación con Jackson (la voz de Nathan Parsons ¿impostada o es así las 24 horas del día?) termina en boda (los gitanos y los habitantes de Nueva Orleans se llevarían de maravilla) uniendo así los dos linajes crescent y otorgándoles a los lobos su particular habilidad: como híbrido que es ella (ventajas de quedarse embarazada de la hija de Klaus), puede transformarse a su antojo sin necesidad de estar sometida a la luna. Dentro del grupo que han formado los hombres lobo, Klaus quiso sembrar un poco el caos y para quitarse a Jackson de en medio (al que nunca ha soportado) intentó convencer a Aiden de que podía ayudarle a convertirse en "el líder que tu manada se merece". Aiden, junto a Josh, han dado cuerpo a la trama gay de la serie. Una trama que tenía su encanto de amor prohibido (el hombre lobo y el vampiro) y que terminó de la peor de las formas posibles con la (injusta y cruel) muerte de Aiden. Espero que veamos de nuevo, y pronto, a Josh, que se ha dejado una gran amiga en la ciudad: Davina.


Rebekah no quiso perderse la fiesta y también volvimos a tenerla en casa estrenando cuerpo (Claire Holt dejó la serie al final de la primera temporada y aparece sólo en ocasiones especiales): el de Maisie Richardson-Sellers, una joven bruja que estaba encerrada en la López Ibor de las brujas. Allí, y sin quererlo, se reencontró con (la pesada de) su hermana Freya (Riley Voelkel), la primogénita de los Mikaelson y a la que le tocó pagar la traición de su madre Esther a su tía Dahlia. Dahlia (Claudia Black) ha sido el rival a batir y la razón por la que hemos tenido un reencuentro familiar maravilloso en la season finale (aunque nos han faltado dos hijos). Pero antes de llegar a dicha reunión, Dahlia se cargó a Josephine (Meg Foster, que venía de hacer de doble de Geraldine Chaplin en 'Pretty Little Liars') y enfrentó a los hermanos Mikaelson contra Klaus, a quien convirtió en aliado sin saber que el híbrido tenía sus propios planes.

El que volvió a hacer acto de presencia y que es algo así como un señor MUY PESADO fue Mikael (Sebastian Roché, al que vimos dar vida al Rey Esteban en 'Once Upon a Time' hace unos meses). Menos mal que le clavaron una estaca y se lo cargaron de forma definitiva. Aunque en esta serie le tienen respeto a todo menos a la muerte y cuando menos nos lo esperemos le veremos de vuelta haciendo lo que mejor se le da: dar por culo. La que también ha muerto ha sido Gia, de la que Elijah se enamoró repentinamente tras darse cuenta de que lo suyo con Hayley no iba a llegar a ningún lado. Oh bueno, veremos. A Hayley le ha tocado pagar el pato y vuelve a estar bajo el influjo de la maldición crescent. Ella y todos los miembros de su manada serán lobos todos los días excepto las noches de luna llena.


Al final, el embrollo con tita Dahlia se termina resolviendo recurriendo a Esther, a la verdadera Esther (Alice Evans me recuerda a Lena Headey). Y para ello engañan a Davina (hija, para ser la regente de los nueve aquelarres eres poco espabilada), que pensando que iba a traer de vuelta a la vida a Kol regresa de entre los muertos a Esther. El drama del asunto está en que el hechizo utilizado sólo puede ser usado una vez. Así que, o se buscan una forma alternativa, o Kol seguirá durmiendo por toda la eternidad. Esther y Dahlia se reencuentran y la morena le escupe a la rubia todo su odio (fascinante que haga responsable a "ese bruto vikingo imbécil"). Recurriendo al pasado, vivido en el presente, Esther pide perdón a su hermana y decide quedarse a su lado. Por siempre. Y tanto que por siempre, pues las dos mueren abrazadas y convertidas en polvo. Freya le ofrece a su hermana Rebekah la posibilidad de elegir entre cuerpo de vampiro y cuerpo de bruja y ella decide quedarse como bruja mientras busca la forma de traer a Kol de vuelta (que OJALÁ). Y una vez consiga su objetivo, verá qué hace con su vida. Si Holt regresa a la serie de forma definivita conoceremos su futuro.


Elijah se alía con Hayley y le promete que cuidará de Hope y que encontrará la forma de liberarle de la maldición. Klaus, que es tan sexy como cabezota, se niega a abrazar la felicidad junto a Camille, a la que le declara su amor para irse y dejarle con la miel en los labios. Ahora Klaus sólo tiene a Hope: ha perdido su alianza con Marcel (ay, por favor, qué pesadilla de hombre, queriendo ser el mejor amigo de Davina y queriendo llevarse a la cama a Rebekah, con la que termina...en su versión negra); se ha creado un nuevo enemigo en formato bruja todopoderosa (hija, Davina, date vida y trae de vuelta a Josh y a Kol, que seguro que Vincent está muy dispuesto a ayudar); y se ha alejado de sus hermanos (Elijah sigue a su lado pero pendiente de Hayley; Rebekah se va a jugar a ser bruja; y Freya no sabemos si seguirá en la serie o si ha decidido hacer uso de su recién adquirida felicidad).

'The Originals' ha tenido un final de temporada más flojo de lo esperado (quería más violencia y muerte) y deja todo bien preparado para desarrollar las tramas planteadas de cara a su tercer año de vida. Always and forever!