lunes, 22 de junio de 2015

La adorabilidad de la chica zombie


'iZombie' llegó a la parrilla de la CW tarde, siendo drama de midseason que no terminó temporada hasta hace dos semanas. Y aunque sus datos no han sido para tirar cohetes, la cadena decidió renovarla por una segunda temporada (ha conseguido una media de 1'7 millones de espectadores y un correcto 0'6 en demos).

Basado en el cómic del mismo nombre, 'iZombie' nos cuenta la historia de Liv (Rose McIver, a la que se le hacen comentarios del tipo "No todos podemos llevar ese look etéreo de Campanilla", en alusión a su papel como el hada de 'Peter Pan' en 'Once Upon a Time'), una joven estudiante de medicina que está a punto de terminar su exitosa residencia en un hospital cuando, después de ser invitada a una fiesta, se despierta sufriendo una especial condición: ahora es un zombie. En cinco meses su vida ha cambiado radicalmente: abandonó el hospital, comenzó a trabajar en la morgue junto a su jefe, el doctor Chakrabarti (Rahul Kohli) y cortó su relación con su prometido Major (Robert Buckley). Ni Peyton (Aly Michalka), su mejor amiga/compañera de piso, ni su madre (Molly Hagan), ni su hermano (Nick Purcha), ni por supuesto Major conocen las razones por las que la vida de Liv ha cambiado tan radicalmente. Los únicos que conocen su secreto son Ravi (su jefe) y Blaine (David Anders), responsable de la transformación de Liv.


Liv trabaja en la morgue, donde se alimenta de los cerebros de los cadáveres con los que tiene que trabajar. Lo bueno de su nuevo estado es que comiendo esos cerebros adquiere rasgos de la personalidad de los muertos (su idioma, la atracción sexual hacia sus parejas) y tiene visiones que le ayudan a resolver los casos a los que se enfrenta el detective Babineaux (Malcolm Goodwin), para quien Liv es una especie de vidente. De este modo 'iZombie' es un procedimental de los de siempre con ese toque especial que le da tener como protagonista a un zombie bueno que ayuda a resolver asesinatos. Y Blaine es protagonista de la trama más serializada, con su negocio de cerebros a domicilio para alimentar a todos los que ha ido transformando y así sacar tajada.

Ese "Eres lo que comes" ha sido uno de los grandes aciertos de la serie, introduciendo las personalidades de los muertos en Liv (genial en modo periodista, loca que habla con demonios, animadora o fumeta) o en Lowell (que en su fase gay, y en alusión a los OneDirection, decide "Hacerlo con Harry. Dejar a Zayn. Salir con Liam"). Otro de sus aciertos son las continuas alusiones a series ("Ay, ¡la madre de los dragones!", "No pienso ir a la cárcel, ¿habéis visto 'Orange is the New Black'? No voy a ducharme usando chanclas hechas con tampones") o películas (Major, haciendo mención a 'Alguien voló sobre el nido del cuco', toda la trama del episodio que homenajea a 'Só lo que hicisteis el último verano' o Ravi cantándole a Liv "Be agressive, B-E agressive" en clara referencia a 'A por todas').


A partir de aquí spoilers de la primera temporada de 'iZombie'.

Me ha gustado mucho cómo han desarrollado la trama de Blaine, implicando cada semana más a Major (lo que ha sufrido el pobre, desde la cárcel hasta el ingreso voluntario en un psiquiátrico), hasta ese éxtasis que se produce en la carnicería en la season finale. Aunque para llegar a ese final conocimos primero a Lowell (Bradley James), con quien Liv empezó una relación (muy bien desarrollada) debido a que él también era zombie. La cosa se complicó cuando la chica descubrió que Lowell era cliente de Blaine, llegando a idear un plan para terminar con su vida, aunque salió terriblemente mal y el que murió fue Lowell. Descubrimos también que Suzuki (Hiro Kanagawa), el jefe de Babineaux, era cliente de Blaine. Por su parte, Ravi (que poco a poco se ha ido acercando a Peyton hasta terminar conquistándola), ha intentado desarrollar una cura a raíz de la droga y la bebida energética que originaron la epidemia. 


Esa cura (de dos únicas dosis) ha terminado corriendo por la sangre de Blaine, para evitar así que siga transformando gente y de Major, que ha sido zombie durante unas horas (exclusivamente para evitar su muerte). El que no sabemos si correrá la misma suerte es Evan, el hermano de Liv, que sale malparado de la explosión de la carnicería y necesita la sangre de su hermana para sobrevivir. Ella, de momento, se niega a dársela para evitar así que se transforme.

¿Terminará Liv ayudando a su hermano con su sangre y convirtiéndole en su protegido zombie? ¿Y Peyton? ¿Perdonará a su amiga? ¿Volverán Major y Liv? ¿Servirá la cura desarrollada por Ravi para curarles a todos? De ser así, ¿qué va a hacer ahora Blaine? ¿Se desatará de verdad el apocalipsis zombie? ¿Cuándol volverá Suzuki? ¿Cuánto va a tardar Babineaux en descubrir la verdad? Nos tocará esperar a la segunda temporada para resolver todas estas cuestiones y las que puedan surgir.