martes, 15 de septiembre de 2015

Las chicas Mercury


'The Astronaut Wives Club' ha sido un drama muy agradecido que la ABC estrenó a mediados de junio en formato miniserie. Y a pesar de que no ha tenido mucho éxito entre la audiencia, he disfrutado con las historias de estas sietes esposas de astronautas, relatadas en el best seller del mismo nombre que escribió Lily Koppel basándose en hechos reales. La cadena todavía no se ha pronunciado al respecto, pero es más que probable que la serie no tenga continuación.

El drama ha tenido como protagonistas a las mujeres de los siete miembros del proyecto Mercury, que dio el pistoletazo de salida a la carrera espacial que tuvo en EEUU y la Unión Soviética a sus principales contendientes. Relatado como un drama histórico, 'The Astronaut Wives Club' ha seguido de cerca a estas siete heroínas (tal y como las denomina el personaje al que ha dado vida Evan Handler, en su primera papel televisivo tras el final de 'Californication'). Así hemos conocido a Betty Grissom (JoAnna Garcia Swisher), Rene Carpenter (Yvonne Strahovski), Louise Shepard (Dominique McElligott), Trudy Cooper (Odette Annable), Marge Slayton (Erin Cummings), Annie Glenn (Azure Parsons) y Jo Schirra (Zoe Boyle). Un reparto acertadísimo que, para mí, mezclaba caras conocidas con otras más desconocidas. 


La historia de sus maridos ("Los hombres lideran, nosotros les seguimos") ha sido la que ha marcado sus vidas, aunque diez episodios después las siete han sufrido y vivido en primera persona cambios en sus vidas derivados de la dedicación a sus esposos ("Como decía mi madre: el hogar está donde está el marido"). Unas vidas que no han estado exentas de secretos que, por supuesto, no podían darse a conocer públicamente pues alterarían sus, aparentemente, perfectas vidas. Así, por ejemplo, ni mencionar que una de ellas es divorciada (el divorcio ha sido un tema peliagudo y presente en varias de las tramas), que uno de los matrimonios estuvo a punto de romperse antes de comenzar el proyecto o que una de las esposas es tartamuda. Ellas han formado un grupo simpatiquísimo, repleto de química, y en el que cada una ha desempeñado un papel en concreto, lo que ha derivado en que estableciesen lazos más estrechos entre algunas (o que, al principio, todas envidiasen a Louise por convertirse en "la primera dama del espacio").

Me ha gustado la unidad establecida entre ellas, siempre dispuestas a protegerse y preparadas para plantar cara a las nuevas, aunque las adversidades (el mal trato que les dispensó la NASA) terminó uniéndoles y haciendo frente común. Las circunstancias de cada una (de cada matrimonio, en función de la utilidad que la NASA encontraba en los maridos) han ido cambiando y al final ninguna ha terminado en el mismo sitio que las otras. Así pues, uno de los matrimonios termina desembocando en divorcio (en la season/series finale, el narrador, que es el periodista al que da vida Luke Kirby, informa al espectador que, de los 30 matrimonios que formaron parte del proyecto Mercury, sólo siete sobrevivieron); otro se convierte en los protectores de futuros astronautas y mujeres de astronautas; una de ellas termina viuda y dispuesta a demandar al país para que se reconozcan los errores cometidos; otra es la esposa del único de los siete que llegó a la Luna; otro matrimonio se pasa a la política; otro matrimonio hace aguas, pero de buen rollo, y tanto él como ella conocen el éxito en sus nuevas profesiones; y la última se convierte en empresaria de éxito.

"Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la Humanidad"
'The Astronaut Wives Club' es una serie fácil de ver que, aunque es más dramática (las muertes de los astronauntas o todo el relato histórico en sí mismo), sí tiene momentos puntuales de pura comedia (Betty y Jo locas por el aire acondicionado de la vecina o Louise y Alan viajando en una furgoneta hippie). Vestuario, peluquería, los temas musicales y demás aspectos técnicos están perfectamente cuidados.