jueves, 24 de marzo de 2011

La policía de Detroit


Cuando se habló de que una de las nuevas series de la ABC para la temporada 2010/2011 iba a ser "Detroit 1-8-7", no me llamó la atención. Era un drama policial de casos autoconclusivos. Un procedimental en toda regla. ¿Qué tenía de diferente? Su apariencia de falso documental (que desapareció tras emitirse los primeros capítulos). Pero lo que me terminó de convencer era su protagonista, Michael Imperioli. En verano disfruté la primera temporada de "Los Soprano", y el personaje de Moltisanti me encantó. Así que quería ver a Imperioli 11 años después (la primera temporada soprana es de 1999) de hacerse mundialmente famoso por su papel en la serie de la HBO.

El Piloto, lejos de destacar, demostró que estábamos ante un procedimental de manual. En realidad fue un piloto flojete, pero en el segundo episodio las cosas fueron a mejor. Hemos asistido a multitud de casos episódicos, aunque sí ha habido una trama más regular a lo largo de estos 18 capítulos y que tenía al Det.Louis Fitch como protagonista. A Fitch y su lucha contra Henry Malloy y Albert Stram. El primero, un político corrupto. Y el segundo, un mafioso que le complicó la vida en el pasado. Fitch ha sido uno de los mejores nuevos personajes de la telvisión americana; sus llamadas por teléfono a su compañero Washington estando sentados en mesas apenas separadas, le hacen valedor de dicho galardón (y no olvidar que fue elegido Dios del Blog hace un par de semanas). En los dos últimos capítulos hemos conocido a su mujer y a su hijo (interpretado por el verdadero hijo de Michael Imperioli: Vadim Imperioli).


En cuanto al resto de policías, el Det.Stone también tuvo su propia trama de la mano de de Riley Sullivan, una chica problemática que le llevó literalmente a su final. Entre Stone, Fitch y la Det.Sánchez se formó un triángulo amoroso que ha estado presente desde el comienzo, aunque de forma sutil, que no estamos ante una serie blandiblú. La jefa Mason también tuvo su protagonismo extra al principio de la serie, cuando su hija estuvo implicada en un caso. El Det. Washington comenzó con muy mal pie, recibiendo un disparo el primer día de trabajo (en el que nació su bebé). Y 18 capítulos después, Damon se ha ganado el respeto de sus compañeros, y ha bautizado a su bebé. Y por último tenemos a la pareja formada por los Det.Longford y Mahajan, que han sido los encargados de aportar los momentos cómicos a la serie. A mitad de temporada se incorporó Jess Harkins, que comenzó enfrentándose a sus compañeros, pero con los que ha terminado colaborando sin problemas.

"Detroit 1-8-7" ha cumplido muy bien su misión. Un drama policial interesante, que ha ofrecido algo ya muy visto, pero con personajes diferentes (Fitch). Es probable que no renueve por una segunda temporada, pero al menos se han cerrado todas las tramas que se nos habían presentado a lo largo de la temporada. Una serie interesante, pero ignorada por estos mundos de blogs. Fitch rules!

3 comentarios:

martinyfelix dijo...

Vi dos o tres episodios, y es un procedimental interesante, pero había tanta saturación de series que la guardé para el verano.

Anónimo dijo...

he visto la serie y me ha encantado. No conocía a Michael Imperioli (no había visto los Soprano) y me ha parecido un actorazo. Espero que haya una segunda temporada porque la serie lo merece

Serieina_Cris dijo...

Muy de acuerdo con todo!!
Al principio la serie era una serie de policías más con el aliciente de Fitch. Pero poco a poco me fue gustando más y más, creo que es una fantástica serie que se ha arriesgado mucho más que las típicas series de policías y creo que con más temporadas podría llegar a ser un clásico sin problemas.
Me da mucha pena la alta probabilidad que tiene de ser cancelada :(