jueves, 23 de junio de 2016

Reino animal


'Animal Kingdom' es una película australiana del año 2010 (a España llegó en enero de 2011) que le sirvió a David Michôd, su director, como carta de presentación en Hollywood (con nominaciones al Oscar y al Globo de Oro para su protagonista Jacki Weaver y con incontables menciones a su director). La cadena de cable TNT, de la mano de Jonathan Lisco (productor y guionista de series como 'Southland' o 'Halt and Catch Fire') y del propio Michôd (que ejerce de productor ejecutivo), se decidió a adaptarla a la pequeña pantalla, estrenándola la semana pasada con una doble series premiere. John Wells, director de la película 'Agosto', se ha encargado de dirigir los dos primeros capítulos. El tema musical principal corre a cargo de Atticus Ross, ganador del Oscar a la mejor banda sonora por 'La red social'.

'Animal Kingdom' cuenta la historia de J. Cody (Finn Cole; 'Peaky Blinders'), un joven de 17 años que ha visto morir a su madre por una sobredosis y que se ve obligado a mudarse con su abuela y sus tíos, a los que no ve desde hace 11 años (como dice su vecina, su madre hizo todo lo posible por alejarle de ellos por su protección). Ella es Smurf (Ellen Barkin heredando el papelón de Weaver) y ellos Bazz (Scott Speedman; 'Felicity', la saga 'Underworld'), Craig (Ben Robson; 'Vikingos') y Deran (Jake Weary; 'Pequeñas mentirosas' o la película 'It Follows'). Poco después conocemos a Pope (Shawn Hatosy; 'Southland', 'Fear the Walking Dead'), el cuarto (y problemático) hermano de la familia, y el gemelo de Julia, la madre de J. Pope acaba de salir de la cárcel, dónde ha pasado los últimos 3 años y 19 días. Su regreso no hace mucha gracia a la familia, que había aprendido a vivir sin él (han vendido su casa y la habitación que ocupaba en casa de Smurf es ahora de J). La primera reacción ante la llegada de su sobrino es de recelo y desconfianza, aunque poco a poco Josh se irá ganando a sus tíos.


El secreto (común) de los Cody es que se ganan la vida de una forma ilegal, viviendo entre robos a bancos y joyerías, lo que les permite mantener el nivel de vida que llevan (las drogas nunca faltan en esa casa). De ahí que no estén muy de acuerdo con introducir a J en su ambiente. "El chico se queda hasta que diga lo contrario". Smurf es tajante con el tema. Pero las primeras dudas tardan poco en disiparse cuando ven a J desenvolverse sin problema con un arma (qué poco le cuesta apuntar a los surfistas). El regreso de Pope no es fácil, y ni Smurf ni sus hijos están muy dispuestos a incluirle en sus próximos trabajos (y no sólo porque acabe de salir de prisión y quieran evitar a agentes de la condicional). Es entonces cuando descubrimos que Pope no es muy normal, que tiene más de psicópata de lo pensado y que en el pasado estuvo medicado (basta con ver cómo termina de cargarse la barbacoa del jardín).

Cada uno de los hijos de Smurf tiene sus propios secretos. Baz (que es claramente el más guapo de los hermanos) está casado con Catherine (Daniella Alonso; 'Revolution', 'One Tree Hill'), con la que tiene una hija. Pero además, Baz tiene un ¿romance? con una joven mexicana, a la que ve cuando les toca cruzar la frontera para visitar a su médico particular. También sabemos que Baz no es hijo biológico de Smurf, por lo que el hombre al que visita, y que claramente es su padre, no sabemos si lo es biológicamente o si era la pareja de Smurf (y padre de sus hermanos). ¿Hubo abusos/violencia en el pasado? Por su parte, Catherine, se acostó con Pope (¿cómo es posible?), secreto que sólo los implicados conocen. Deran es gay y nadie de su familia lo sabe, de ahí la violencia con la que responde cuando J le descubre en el baño con otro hombre. Probablemente Smurf algo sospeche. Y Craig, que tiene un serio enganche a las drogas, de momento no guarda secretos, aunque bastante tiene con el balazo que ha recibido en su último trabajo.


Pope es un tío muy raro y, con diferencia, el Cody del que menos te deberías fiar. Es muy creepy cómo mira a Nicky (Molly Gordon), la novia de J, que seguro que le recuerda a su difunta hermana Jullia (¿incesto?). J no termina de abrazar la nueva vida que se ha encontrado, aunque hace lo imposible por adaptarse y no hace otra cosa que encontrarse con secretos que sus tíos le obligan a guardar del resto de miembros del clan. Smurf, de momento, no parece que quiera introducir a su nieto en el oscuro mundo del que forman parte sus hijos. Al menos no activamente. Aunque sí le deja claras las cosas con respecto a lo que hacen para vivir. "Vas a ver cosas, a escuchar cosas que tienen que quedarse en la familia. No corremos riesgos estúpidos y no somos codiciosos. Pero somos humanos". Smurf confía en J pero, como bien dice, no corre riesgos. De ahí la escena en la que prácticamente obliga a desnudarse a su nieto para así comprobar que no lleve ningún micro. 

¿Conoceremos a Gary, el padre de J? ¿Estará al corriente lo que hace su familia política? ¿Quién será el primero en recibir un disparo de la pistola que tiene guardada J? ¿Les hacen descuento a los Cody por ir todos al gimnasio o nos tenemos que creer que tienen esos cuerpos porque surfean mucho? ¿Cuánto tardará la policía en atar cabos y acusarles de la muerte del policía? ¿Empezarán a moverse por su cuenta Deran y Craig? ¿Por qué guarda Smurf parte del botín que ha obligado a quemar? ¿Qué más esconde en ese almacén? ¿Qué le llevó en el pasado a empezar la vida que vive actualmente? ¿Tiene algo que ver aquello que hicieron Smurf y Baz con el señor al que visita? ¿Cuánto tardará Catherine en no aguantar más la situación? 


'Animal Kingdom' es, en sus dos primeros episodios, menos violenta de lo esperado y tan sexual como era de esperar. Promete ser un thriller interesante que seguir durante los meses estivales. Habrá que estar atentos.