jueves, 9 de junio de 2016

Este chico es un demonio


La cadena Cinemax despidió a finales de mayo 'Banshee', su drama para la noche de los viernes y no ha tardado nada en encontrar un recambio. Ése es 'Outcast', drama sobrenatural basado en el cómic de Robert Kirkman y Paul Azaceta. Kirkman es, además, creador, productor y guionista, labores que ya desempeñó en 'The Walking Dead' (otro cómic del que es autor) y en su spin-off 'Fear the Walking Dead'. Atticus Ross (ganador del Oscar por la banda sonora de la 'La red social') es el encargado de la música y Adam Wingard ('Tú eres el siguiente', 'The Guest') dirige el Piloto.

La primera escena del Piloto es de lo más perturbadora: un niño pequeño está sentado en su cama contemplando un bicho que está en la pared hasta que decide matarlo. De un cabezazo. Para después comérselo. Por si no fuera poco, el niño baja las escaleras de su casa y se dirige a la cocina para coger un paquete de patatas fritas, aunque poco tarda en descubrir que su dedo está mucho más sabroso. ¡Bienvenidos a Rome, salvaje y maravillosa Virgina occidental! El siguiente al que conocemos es el reverendo Anderson (Philip Glenister; 'Mad Dogs'), al que la madre del niño en cuestión pide ayuda haciendo alusión a otros casos sucedidos en el pasado.


Cambiamos de escenario para trasladarnos a la caótica casa familiar de Kyle Barnes (Patrick Fugit; 'Perdida', 'Casi famosos'). Megan (Wrenn Schmidt; 'Boardwalk Empire'), su hermanastra, prácticamente le obliga a salir de casa. Mantienen una conversación sobre algo ocurrido en el pasado y una deuda que tiene ella con él.  Por medio de un flashback viajamos hasta la infancia de Kyle para descubrir el maltrato al que le tenía sometido su madre. De compras en el supermercado, Megan decide comprarle un teléfono y hace alusión a "la única persona sobre la Tierra a la que se supone que no debes llamar". Unas vecinas del pueblo paran a Kyle y le hablan de Joshua (el niño come bichos): "Ha caído presa de las fuerzas oscuras. Es otra vez como le pasó a tu pobre madre". Megan invita a cenar a Kyle a casa, donde se reencuentra con Mark (David Denman; 'Parenthood', 'The Office') y Holly (Callie Brook McClincy; 'The Originals'), su cuñado y sobrina respectivamente. De esta escena sacamos en claro un par de cosas: Kyle hizo algo por Megan cuando eran jóvenes (de ahí la deuda), pero a su vez algo hizo (algo relacionado con su hija y por lo que pagó) y que hace que Mark no se siente seguro con su cuñado en casa. 

Antes de volver a la casa de Joshua (al que Anderson está sometiendo a un exorcismo sin éxito), vemos a Kyle llamar por teléfono a Allison (Kate Lyn Sheil; 'House of Cards'). Aunque no cruzan palabra, ella sabe que es él. Después de colgar le pide a su hija que vuelva a casa (no está muerta). Kyle acude a casa de los Austin para intentar ayudar a Joshua, reencontrándose allí con Anderson. "Lo que sea que creas que le pasó a tu madre, fuiste tú quien lo detuvo". El primer encuentro con Kyle es de lo más turbio: lo que sea que le tiene poseído hace ver a Kyle que le conoce y que sabe su historia. "Te hemos estado buscando desde hace mucho tiempo, marginado (outcast en la versión original)". Johua se le echa encima y, cual dementor del universo Harry Potter, empieza a absorber su ¿alma? ¿poder?, algo que también hizo su madre con él cuando era un niño.


Anderson le confiesa a Kyle que fue gracias a su caso cuando tuvo claro cuál era su camino. Kyle visita a su madre catatónica en el hospital para recordar cómo sus lágrimas quemaron a su madre mientras le pegaba, y termina pasando a cenar con su vecino, que le pide perdón por no haberle ayudado en el pasado cuando, junto a su mujer, oían gritos que venían de su casa. Kyle y Anderson regresan a casa de Joshua para, gracias a la sangre de Kyle y de los puñetazos que le da al niño, consigue liberarle de la "fuerza oscura" que le tenía poseído. "La gran fusión no puede ser parada", son sus últimas palabras antes de vomitar contra el techo un elemento viscoso que se transforma en humo negro. Joshua está salvado. Antes de separarse, Kyle y Anderson conversan sobre su madre y su esposa. "Siempre pensé que era algo que yo les hice. Ahora sé que es otra cosa. Parece como si hubieran estado persiguiéndome toda mi vida". Un último flashback nos deja ver a una Allison poseída atacando a la hija de ambos. ¿Asumió la culpa Kyle?

'Outcast' tiene un buen Piloto (mejor que el de 'Preacher', otra novedad estival también basada en un cómic) que tiene los elementos suficientes como para despertar la curiosidad en el espectador. Queremos saber más sobre Kyle, su infancia, adolescencia y vida adulta. 'Outcast', por cierto, ya fue renovada por una segunda temporada.