martes, 1 de diciembre de 2015

El apocalipsis sin fin


Escribir sobre la primera mitad de la actual temporada de 'The Walking Dead' a estas alturas del año es todo un clásico. El domingo la AMC emitió el octavo capítulo de la sexta temporada de los zombies y habrá que esperar dos meses y medio para conocer cómo continuará la historia. Así, de primeras, me aventuro a decir que si ha de morir alguien no será uno de los personajes de siempre, sino que el sacrificio afectará a alguno de los nuevos. Y es una pena porque personajes estúpidos y prescindibles hay para dar y regalar, sin necesidad de distinguir si llevamos con ellos seis temporadas o 12 capítulos.

"Debemos ir a por ellos antes de que vengan a por nosotros. Es así de simple"

'The Walking Dead', al ser una serie de temporadas más cortas que, a su vez, están divididas en dos mitades, debería satisfacer mejor las expectativas de los fans que una serie con 24 capítulos por temporada y con parones más o menos continuos. Pero este drama es incapaz de ofrecer ocho capítulos regulares, y este primer tramo de temporada ha sido una prueba de ello. El segundo ('JSS') fue verdaderamente espectacular y el mejor de lo visto en este primer tramo; por el contrario, el sexto ('Always accountable') fue un auténtico coñazo. Y los otros seis están a medio camino entre ambos, aunque casi más cerca del sopor que del auténtico entretenimiento. ¿Qué le falla a 'The Walking Dead'? Los personajes. Una serie tan coral no debería tener tanto personajes estúpido y prescindible y es que, si me paro a contar, creo que necesitaría únicamente mi mano derecha para enumerar los personajes soportables (¿Daryl?, ¿Carol?, Maggie, Michonne y Tara).

A partir de aquí spoilers de los primeros ochos capítulos de la sexta temporada de 'The Walking Dead'.

"Si la Carol te vasilah tú te callah y lo asimilah"
La season premiere nos sirvió para, a través de flashbacks, comprender qué había pasado en torno a Alexandria y así conocer el nuevo plan de Rick. Un plan que resultó ser un fracaso por la salvaje intrusión de los lobos en la zona residencial y que diezmó la población. Por supuesto no hubo ninguna baja relevante. Fue entonces cuando conocimos a la doctora Denise Cloyd (Merritt Wever) y cuando Carol confirmó lo que ya habíamos visto la pasada temporada: se vale por sí misma y está lejos de ser la Carol de los inicios. Ahora es una mujer muy fuerte, sí, pero como personaje tan pronto me cae bien como deseo que un zombie le pegue un bocado. Por su parte vimos a Nicholas suicidándose teniendo a Glenn como testigo mudo, al que le tocó sufrir las consecuencias de ese acto. Bueno, "sufrir". En los siguientes episodios el nombre de Steven Yeun se cayó de los créditos para que el espectador sintiese lo mismo que los personajes con respecto a Glenn. ¿Estaba verdaderamente muerto? Obviamente no, aunque la escena vista en el tercer episodio fue muy efectista y nos dejó con la duda.

El episodio post-#lodeGlenn (que terminó con Rick en una situación de la que era prácticamente imposible salir como salió, LO MISMO QUE CON GLENN) fue un remanso de paz que nos contó el por qué de la forma de actuar de Morgan, un hippy en la época zombie que está completamente desubicado y al que alguien debería pegar un tiro. Y la culpa es del personaje al que dio vida John Carroll Lynch. Las cosas en Alexandria se estaban poniendo muy feas, con los zombies a sus puertas con la clara intención de entrar a arrasar. Así que la locura se desató entre los alexandrinos, que no estaban dispuestos a pasar hambre gratuitamente sabiendo que los muertos iban a terminar entrando. Y no iban mal encaminados, por lo que haber malgastado la comida no hubiese sido una idea muy descabellada. ¿El beso entre Tara y Denise fue producto de la locura o existe un verdadero sentimiento?

La gran mentira
Maggie confesó su embarazo y Deanna sus ganas de vivir ("No me necesitan, Rick. Te necesitan a ti") en un claro intento por prevenirnos del destino que iba a vivir su personaje. Rick, por su parte, daba un paso adelante en su relación con Jessie (qué menudo lastre carga la chica con semejantes hijos). Daryl, Abraham y Sasha, siguiendo aquellos planes de Rick, se quedaron perdidos por el bosque, donde el Judas de Lady Gaga conoció a unos personajes que dejaron claras sus intenciones ("Lo que tenemos nos lo ganamos") y a los que no tardó mucho en perder de vista. ¿Tienen que ver con los moteros vistos en la escena post-créditos del octavo episodio? ¿De quién es la voz que pide "Ayuda" y que se escucha en el walkie que lleva Daryl? De vuelta a Alexandria Rick empieza a jugar a ser la luz que guía el camino de Ron y le enseña a disparar. Aunque la escuela de tiro y defensa personal queda oficialmente abierta cuando Rosita hace lo propio con otros alexandrinos.

Rick y Carol interrogan a Morgan acerca de su actitud con los lobos ("Ya no sé lo que está bien. Porque no quiero matar a esos hombres"), Deanna comparte con Michonne sus planos de la futura Alexandria, Enid y Gleen convierten unos globos en un símbolo de esperanza y Spencer se obsesiona con formar parte del circo Raluy, haciendo un numero de funambulismo bastante innecesario que nos regala a Tara haciéndole el cuerno a Rick. Hay una paz inquieta en Alexandria pero todo se viene abajo cuando se derrumba la torre, permitiendo pasar a los zombies, que siembran el caos y amenazan con terminar con la vida de todos igual que las hormigas con la galleta de Sam. ¡ERROR!

No mataron al chino, van a matar a la embarazada
Los alexandrinos corren a encerrarse en sus casas, sótanos o cualquier plataforma que les aleje de los muertos, incluido ese Eugene retarder al máximo que es incapaz de defenderse. Y como de retarders va la cosa, Sam aparece para dejar claro que formaría una gran pareja de personajes insoportables junto a Eugene. Denise está encerrada junto al lobo al que Morgan perdonó la vida; Rick, Carl, Michonne, Deanna, Gabriel, y Jessie y sus hijos se resguardan en su casa; Carol y Morgan están juntos; y Tara, Rosita y Eugene hacen lo propio en un garaje. La locura se va haciendo hueco cuando descubrimos que Deanna ha sido mordida y cuando una disputa entre Carl y Ron (razones #1 y #2 para que triunfen los zombies) provoca que la casa ya no sea un lugar seguro. ¿Solución? Hacerse un Glenn y cubrirse con las vísceras de alguno de los zombies para poder salir de la casa.

Deanna tiene en Michonne a su confesora ("Llegué a hacer lo que quería hasta el último momento") y le deja un regalito a Rick "¿Lo cuidarás (a Spencer) igual que a tu gente? Todos son tu gente, Rick". Morgan ataca a Carol y a su vez es atacado por su lobo protegido, que se lleva como rehén a Denise y las armas que consigue de Tara, Rosita y Eugene. Los rickers consiguen salir de la casa, en una escena verdaderamente tensa, que tiene su punto álgido cuando el imbécil de Sam empieza a llamar a su madre. ¡Sacrificio ya! Deanna se queda en la casa enfrentándose a los zombies, pues ha sido incapaz de volarse la cabeza, por lo que probablemente termine convertida en zombie. Aunque nunca se sabe, igual consigue escapar pasando por encima de los muertos, que no sería la primera vez que un personaje de esta serie escapa de una situación sin salida.

Razón #3 para que los zombies ganen la partida a la Humanidad
El capítulo tiene una escena post-créditos en la que Daryl, Sasha y Abraham se encuentran con un grupo de motoristas que reclaman sus pertenencias como de Negan, un personaje al que dará vida Jeffrey Dean Morgan y al que veremos en la segunda mitad de la temporada. Una segunda mitad que ya aseguran que será más intensa. Y, por lo que parece, servirá para despedirnos definitivamente de Alexandria. ¿Conseguirá Michonne cumplir el sueño de Deanna o tendrá que cambiarlo de ubicación?