lunes, 14 de diciembre de 2015

The Walking Guilty Remnants


'The Leftovers' ha sido LA serie de final de año y, si me apuras, la serie de 2015. Si su primera temporada fue igualmente aclamada pero generó mayor controversia, con su segundo año de vida ha dejado claro que es uno de los mejores dramas en emisión. HBO emitió su segunda season finale el domingo pasado y, aunque se hizo de rogar, no tardó en renovarla por una tercera y última temporada. Así de primeras da un poco de miedo, pues el equipo de la serie tiene la difícil tarea de, no ya superar el nivel, sino de mantenerlo.

"Las cosas van a cambiar de verdad" (Patti Levin)

La segunda temporada de 'The Leftovers' tuvo un prólogo verdaderamente maravilloso y carente de palabras. Ese axis mundi que nos enseñó lo que tiempo después sería Jarden (Texas), con una madre salvadora que consigue evadir ese accidente que hubiese causado su muerte y la de su bebé. ¿Un reflejo de lo ocurrido el 14 de octubre? Jarden nos es presentado como el lugar del mundo en el que nadie desapareció el 14O. Nadie. De ahí la existencia de Miracle (milagro), el parque a través del cual se accede a la ciudad en la que los Garvey comienzan una nueva vida y a la que antes llegaron Matt con Mary

"¿Quién quiere un abrazo?"
Los vecinos de los Garvey son los Murphy, una familia aparentemente normal pero que esconde un tremendo mal rollo entre sus cuatro paredes. La desaparición de Evie, la hija, la misma noche en la que los Murphy invitan a cenar a los Garvey es lo que marca la trama en torno a la que ha girado la segunda temporada de la serie. Tremendísimo cierto de casting el fichaje de Regina King, que venía de demostrar su valía en la primera temporada de 'American Crime' (por la que ganó el Emmy a la Mejor Actriz Secundaria en Serie Limitada o TVMovie). Junto a ella ha estado Kevin Carroll, al que le ha tocado dar vida a un personaje muy odioso (esa conversación con Matt cuando éste intenta regresar a Jarden) que era algo así como el reverso tenebroso del Kevin Garvey de la primera temporada.

¡Ay, Kevin Garvey! ¡Ay, Justin Theroux! ¡Ay, qué bien merienda Jennifer Aniston! Si la primera temporada fue de Carrie Coon (lo que no quita para que en ésta también haya tenido lo suyo, como por ejemplo cuando pensó que se había producido una segunda marcha repentina, cuando le tocó lidiar con la teoría de la "lente gravitacional" o cuando compartía escena con King), la segunda ha sido para su compañero Theroux, acompañado de Ann Dowd (¡maravilloso el "International Assassin"!). Qué bien ha estado el protagonista masculino desde que entra en la cabaña de Virgil con una decisión clara en su cabeza. Otra que también ha estado perfecta, a pesar de lo ausente que la hemos tenido a lo largo de la temporada (todo con un claro propósito) ha sido Liv Tyler, que hizo su primera aparición este año en un furgón en el que se encerró con otro personaje para dejarle claras las cosas. Y luego tuvo su capítulo, previo al último de la temporada, en el que se nos dejó claro que a pesar de su ausencia, ha estado mucho más presente de lo que todos pensábamos.


A Laurie le hemos visto regresar de nuevo al mundo del sonido después del dramático final de temporada el año pasado. Es su hijo Tom su principal pilar, sin el cual cae al suelo, se derrumba, razón por la cual termina encontrándose con su otra hija: la que la desprecia, la que renuncia a hablar con ella. El que no renuncia a recuperar a su mujer es Matt, que al igual que en la primera temporada, es protagonista de uno de los mejores episodios de la segunda. El descubrimiento que hace cuando va al médico, lo sucedido en su regreso a Jarden y su nueva situación no consiguen que el hermano de Nora pierda la fe.

A partir de aquí spoilers de la season finale.


¡Qué disfrutable ha sido el último capítulo de la temporada! Qué emocionante ha sido ser testigo, junto a Nora, de las palabras de Mary y de su reencuentro, sonoro, con Matt. O ver morir de nuevo a Kevin, para regresar a ese hotel y subirse al escenario para cantar en el karaoke consiguiendo así su ticket de regreso a la vida. O esa carrera que se pega Erika para reecontrarse con su hija, silente. O ver cómo el plan de los Guilty Remnants sale a la perfección cuando nadie esperaba ese movimiento. Ahora Jarden ya no está libre y los Garvey (Laurie incluida) están juntos de nuevo.

La tercera temporada de 'The Leftovers' será la última. Y ojalá sea tan tan disfrutable, y nos remueva tanto por dentro como lo ha hecho la segunda.