miércoles, 16 de diciembre de 2015

Master of Real


No soy muy de maratonear a lo bestia las series de 'Netflix'. De hecho, disponer de todos los capítulos a la vez me estresa, y más cuando 48 horas después me encuentro con gente que ya se ha ventilado una temporada completa. 'Master of None' ha sido una de las joyas que nos ha regalado la cadena este año y que inevitablemente debería colarse en todos los tops televisivos de 2015. Y se lo debemos a Aziz Ansari ('Parks & Recreation'), pues al más puro estilo Lena Dunham ha ejercido de creador, productor ejecutivo, guionista, director y, por supuesto, intérprete. La serie ha tenido un gran recibimiento por parte de la crítica, al igual que por los premios, con una nominación en los Globos de Oro como Mejor Actor de Televisión en Comedia/Musical para Ansari y 2 en los Critic's Choice Awards (Mejor Actor de Comedia y Mejor Comedia).

'Master of None' cuenta la historia de Dev, un actor treintañero que busca su hueco en el mundo del cine al que accede desde la publicidad, donde fue el protagonista de una campaña de gran éxito. Pero a la vez que intenta cumplir su sueño profesional hace lo propio con su vida: se plantea multitud de dilemas, no deja a un lado ninguno, y junto a sus amigos debate sobre la vida. La vida, así, en general. Hijos, padres, relaciones amorosas, clichés en televisión, gente mayor, misoginia. Todo tiene cabida en 'Master of None', en la que los guiones son su punto fuerte, junto a interpretaciones tan naturales y realistas que asustan de lo fieles a la realidad que pueden llegar a ser.


Lo que comienza con un preservativo roto, termina con la compra de un billete de avión a un destino inesperado. Y por el camino hemos visto a Dev conocer a Rachel (Noël Wells, que estuvo en 'Saturday Night Live' entre 2013 y 2014), cuya relación alcanza sus puntos álgidos en dos de los mejores episodios de la temporada ('Nashville', 1x06, y 'Mornings', 1x09,) y sobre la que toman una decisión en el último capítulo. Pero antes hemos conocido a los padres de Dev y a los de su amigo Brian (Kelvin Yu), a Denise (Lena Waithe) y a Arnold (Eric Wareheim), los mejores amigos de Dev y partícipes en todos sus debates. Hemos visto a Dev luchar por aparecer en una película protagonizada por Colin Salmon y Kerry Washington (con casting vía Skype en Starbucks incluido) a la vez que se convertía en el "vigilante masturbador" ("¡Deja de hacer eso, este es un arresto ciudadano!") y luchaba por los derechos de sus compañeras femeninas en campañas publicitarias.

Otro de los mejores episodios que ha tenido 'Master of None' se centró en los estereotipos que hay en los personajes indios de la televisión. "Is Mindy Kaling real?" con esa pregunta se puede resumir todo. No dejó de ser tierno ver a Dev enfrentarse a los hijos de una compañera o siendo rechazado (con trampa) por Rachel después de ir a una cita con una loca que disfrutaba robando. Ojalá hubiésemos tenido más minutos de Denise: "No se trata de cambiar la sexualidad de una mujer, sino de un día en el paraíso. Brindo un servicio: que se corran más veces en 20 minutos que en los últimos 6 meses". Además, en 'Master of None' hemos tenido muchos cameos interesantísimos: desde la breve aparición de Danielle Brooks ('OITNB'), la adorable participación de Lynn Cohen en 'Old people' (1x08), hasta ese momento incomodísimo protagonizado junto a Claire Danes y Noah Emmerich en el quinto capítulo.


'Master of None' es de esas comedias que todo seriéfilo debería ver porque la disfrutaría. A veces apetece ver productos realistas y naturales, de esos que tan pronto te hacen reír, como te dejan un poco de bajón o te provocan auténticas carcajadas. Y 'Master of None' lo consigue. Y todo con un rollito indie, lo que hace que la serie sea aún más disfrutable. ¡Imprescindible!