jueves, 3 de diciembre de 2015

El juego de Ginny


'The Player' ha sido uno de los primeros dramas en caer esta temporada. Las cadenas (salvo la ABC con 'Wicked City') han decidido este año no cancelar, sino recortar temporadas a sus novedades fracasadas. Así, por ejemplo, la NBC decidió que 'The Player' se quedase únicamente con 9 capítulos (otras cadenas que han recortado lo han hecho dejando a sus series con 10 episodios). Y es que su estreno no fue especialmente brillante, al no llegar a los 4'9 millones de espectadores marcando un flojo 1.2 en demos. Su último capítulo quedó por debajo de los tres millones y medio, con un pobre 0.9 en demos (su mínimo fue un 0.7 en demos con 3'2 millones de espectadores). Aún así ha marcado mejores datos que otras novedades o series veteranas y ha mantenido el tipo en una franja difícil para la cadena.

El atractivísimo Philip Winchester (que en 'Strike Back' ya repartía lo suyo) es Alex Kane, el protagonista de 'The Player'. El jugador del título. Su función es evitar que se produzcan los delitos sobre el que un grupo de gente rica apuesta que van a tener lugar. "La apuesta, ¿puede Alex Kane detener al terrorista de Chicago antes que los federales?". Wesley Snipes es el señor Johnson, antiguo jugador y actualmente jefe de la Sala en la que trabaja Kane ("Todos los jefes de Sala antes fueron jugadores, pero no todos los jugadores sobreviven para llegar a ser jefes de Sala"). Y Charity Wakefield es Cassandra, la sexy nerd (basta con ver el interrogatorio del noveno capítulo) con secreto incluido que terminará ayudando a Alex en su búsqueda. ¿Dónde está Ginny (Daisy Betts), su novia no fallecida en el Piloto?


Detrás de todo ésto hay una Organización misteriosa de la que el señor Johnson forma parte y de la que ni Cassandra, ni ni mucho menos Kane, saben nada. Ellos son los que mueven los hilos mientras Kane vive por y para las apuestas y Cassandra va avanzando en su investigación con respecto al paradero de Ginny, con la que parece que en el pasado tuvo algún tipo de relación. ¿Cuántos secretos tenía Ginny? ¿Por qué su madre le avisa a Kane de que su hija era una mentirosa? La pobre Cassandra, además, intenta conciliar su vida personal con la profesional, algo que el señor Johnson tiene claro que le hace vulnerable, provocando que la rubia termine pidiéndole ayuda para que aleje a su pareja (que no es otro que Nick Weschler, que en 'The Player' enseña toda la carne que no mostró en 'Revenge').

A la ecuación hay que sumar dos personajes: la agente especial Rose Nolan (KaDee Strickland) y el detective Cal Brown (Damon Gupton). Dos personajes que aportan más bien poco a la trama y que no se revelan como necesarios hasta el último capítulo (y aún así el personaje de Gupton sigue siendo igualmente prescindible). La misión de Nolan es descubrir qué ha pasado con los jugadores anteriores a Kane, y para ello cuenta con el apoyo de Brown. Aunque parece que la agenda de Nolan incluye otros planes (que tienen a Cassandra como objetivo). Si por algo siento que 'The Player' no vaya a continuar es por quedarnos sin saber más cosas sobre el pasado de Cassandra y la implicación de Johnson en el mismo.


El capítulo final no sólo ha sido el mejor de los nueve, sino que ha servido para que la historia pegase un acelerón, intentando darle un final aunque dejando abierta por completo la trama. Vale, sabemos qué pasó con Ginny, pero nos quedamos a medias. Completamente. ¿Quién da la pista a Kane? ¿Qué significa el contenido de esa habitación anexa al almacén? Al menos ha servido para reencontrarnos con Jeff Fahey (que esta temporada también se ha dejado caer por 'From Dusk Till Dawn'). Fahey no ha sido la única estrella invitada que se ha cruzado en el camino de Alex Kane, también lo han hecho Will Yun Lee, Christopher Heyerdahl, David Clennon o José Zúñiga.

¿Ha merecido esta mala suerte? Ni sí ni no. 'The Player', a fin de cuentas, ha sido una serie más de acción en la que el protagonista se liaba a mamporros con los malos, a caso por capítulo, y con el objetivo de recuperar a su novia, a la que da por muerta en el primer capítulo pero de la que luego descubre que sigue viva. Acompañado por dos secundarios y medio: su jefe, su compañera de trabajo y su amigo del pasado (el medio secundario). Más prescindible que imprescindible. "¡Hasta la próxima partida, señor Kane!"