jueves, 25 de septiembre de 2014

La promesa de Jim Gordon


'Gotham' ya está aquí. FOX estrenó el lunes la serie llamada a convertirse en el must de la temporada y, a pesar de la dura competencia existente la primera noche de la semana, el drama consiguió reunir a ocho millones de espectadores, reportándole un potente 3.2 en demos. Aún así da la sensación de que la serie ha hecho menos ruido del esperado y habrá que esperar a la semana que viene para comprobar si la audiencia está interesada en su historia o si sufrirá lo que le ocurrió al estreno más fuerte de la pasada temporada ('Agents of SHIELD').

'Gotham' (¡qué ciudad!) tiene como protagonista al recién llegado detective Jim Gordon antes de convertirse en James Gordon, jefe de policía de la ciudad de Gotham. Ben McKenzie ('The O.C.', 'Southland') es el encargado de dar vida al personaje que tendrá en Harvey Bullock (Donal Logue) a su compañero de profesión. Bullock es un detective con experiencia, ¿alcohólico? y desaliñado. Tiene otro secreto y es que es amigo de Fish Mooney (Jada Pinkett Smith), los ojos de Carmine Falcone (John Doman), líder de la mafia, en Gotham. Policía y mafia unidas. La corrupción llama a la puerta de Gotham. Y como no podía ser de otro modo, el Alcalde James (Richad Kind) también está en el ajo. El punto de partida es el asesinato del todopoderoso matrimonio Wayne ante la mirada de su hijo Bruce (David Mazouz), el Batman del futuro. Tras la muerte de sus padres, Bruce queda en manos de Alfred (Sean Pertwee), el mayordomo de la familia.
La señora de Will Smith quiere ser guay
El asesinato de los Wayne llega a las manos de Gordon y Bullock. El primero no quiere saber nada y, de hecho, prefiere que el caso pase a Investigaciones Criminales. Pero Jim ya ha establecido cierta conexión con Bruce al contarle que él también perdió a su padre. Le recomienda que sea fuerte y le promete que encontrará al hombre que ha hecho esto. La relación Gordon-Wayne ha comenzado. Lo que nadie sabe es que aquella noche hubo una testigo muda que presenció los asesinatos: Selina Kyle (Camren Bicondova), la futura Catwoman que, o bien siente fascinación por little Bruce o bien ha decidido convertirse en su protectora (¿o en realidad es una stalker?).

Por el Piloto se han dejado ver, además, futuros grandes villanos como el Pingüino (Robin Lord Taylor), al que Gordon ha salvado de una muerte segura y que regresará a Gotham con hambre de venganza ("Habrá caos. Ríos de sangre en las calles. ¡Lo sé! ¡Lo veo venir!"). Enigma (Cory Michael Smith), que tras su primer encuento con Gordon tiene claro que no serán amigos. O una jovencísima Hiedra Venenosa (Clare Foley), hija del falso sospechoso de la muerte de los padres de Wayne. Todos ellos irán ganando protagonismo conforme la serie avance y nos ayudarán a introducirnos en el universo del cómic (del que no sé absolutamente nada). Además hemos conocido también a la prometida de Gordon, Barbara (Erin Richards), de la que nos han dejado claro que en el pasado mantuvo una relación con la agente Montoya (Victoria Cartegena). Montoya y Allen (Andrew Stewart-Jones) trabajan para Investigaciones Criminales y es a quienes acude el Pingüino para sacar a la luz que Mooney y la policía de Gotham se han compinchado para culpar falsamente al detenido por la muerte del matrimonio Wayne.

"Voy a terminar con la mugre de Gotham"
Para complicar un poco más el asunto, Falcone confiesa a Gordon que él y su padre ("El mejor fiscal del distrito que ha tenido esta ciudad") fueron amigos en el pasado (¿tendrá Falcone algo que ver con su muerte?). Él es el encargado de hacerle ver que el Pepper (el detenido) "fue sacrificado para que la gente de Gotham viese que se hace justicia rápidamente". Pero que no tuvo nada ver que con el asunto Wayne. Y le avisa que no conseguirá nada limpiando la ciudad. "In bocca al lupo" (buena suerte). Gordon acude a Villa Wayne para contarle toda la verdad a Bruce (que ya ha comenzado el camino que le convertirá en Batman), filosofar un rato ("El miedo no necesita ser conquistado" BLAH BLAH BLAH) y prometerle que, desde dentro, conseguirá descubrir la identidad del asesino de sus padres.

Los 48 minutos del Piloto están muy bien aprovechados mostrando al espectador a todos los personajes y sus motivaciones para actuar tal y como lo hacen. El hype le afecta a este primer capítulo, ya que a pesar de ser muy bueno no es todo lo espectacular que esperaba. Pero lo visto interesa y hace que se quiera más.

Intensidad made in Wayne