martes, 8 de abril de 2014

Cougar with Better Lives


'Cougar Town' terminó su quinta temporada la semana pasada. Sin duda alguna, su peor temporada; la más irregular. ¿Volverá? De momento TBS no se ha pronunciado al respecto. Quedaría feo despedirnos de nuestro cul-de-sac preferido de una forma tan floja. La quinta ha sido la temporada con menos número de episodios, algo que celebrar después de lo "mala" que ha sido la temporada.

¿Tiene la culpa que Travis y Laurie han ejercido de pareja oficial? Probablemente. Una de las señas de identidad de 'Cougar Town' es el peculiar trío que forman Jules, Laurie y Ellie y con Laurie unida a Travis esto se ha perdido. Les hemos visto muy poco juntas en la encimera de la cocina de Jules. Al menos, Ellie y Jules sí han seguido unidas, aunque han perdido su toque. Tom ha ganado protagonismo y la llegada de su hija fue la trama central de uno de los pocos grandes episodios de este año. Otro que ha ganado presencia en la serie, especialmente en los últimos capítulos de la temporada, es el padre de Jules, un personaje que no es ni tierno ni gracioso. Y ahora que se ha mudado a casa de su hija parece ser que, en caso de tener una hipotética sexta temporada, estará en ella. Los que también han estado más off que nunca han sido Bobby y Andy. Vale, son dos personajes absolutamente subnormales, pero tienen su encanto. Y este año ha desaparecido. Grayson, que nunca ha tenido gracia, ha tenido momentos de auténtica vergüenza ajena.


Si 'Cougar Town' regresa el año que viene con una sexta temporada, debería hacer borrón y cuenta nueva: separar a Travis y Laurie (aunque con lo sucedido en la season finale está difícil el asunto), encerrar a Grayson en su bar y mandar a una residencia al padre de Jules. Bueno, y que Matt LeBlanc y David Schwimmer se pasen a saludar a saludar a Courteney Cox.


'Friends With Better Lives' es la nueva comedia que la cadena CBS estrenó aprovechando la series finale de una de sus comedias estrella: 'How I Met Your Mother'. La jugada no fue mala: quedó por debajo de los 8 millones de espectadores marcando un muy buen 2.7 en demos (la serie protagonizada por Neil Patrick Harris se despidió ante casi 13 millones de espectadores y un potentísimo 5.3).

Estamos ante la enésima serie centrada en un grupo de treintañeros, ese tipo de comedias que siempre aparecen temporada tras temporada. Will (James Van Der Beek), separado, está empeñado en que su matrimonio no ha muerto. La noche en que su amigo Bobby (Kevin Connolly) prepara una fiesta sorpresa de aniversario para su mujer Andi (Majandra Delfino) recibe la visita de Val, su mujer, para pedirle el divorcio. Esa misma noche, Jules (Brooklyn Decker) acepta la proposición de matrimonio de Lowell (Rick Donald) seis semanas después de conocerse. Además, Kate (Zoe Lister Jones) se da cuenta de lo superficial que es, razón por la cual sigue siendo una solterona. El divorciado; los casados; los recién prometidos; y la solera. Este es el grupo de amigos en el que confía la CBS para encontrar su nueva 'HIMYM'.

Homenaje a 'Cougar Town'
Para poder conectar con los personajes de una comedia es necesario, salvo contadas excepciones, verles interactuar más allá del Piloto. La primera impresión puede ser mala y, al cabo de 3 o 4 episodios, caer enamorado de sus personajes. En el caso de 'FWBL' el Piloto es normalito, no destaca ni para bien ni para mal. Si acaso, para dejar claro que: 1. Van Der Beek no estará tan divertido como en 'Don't Trust the Bitch in Apartment 23'. 2. Donald puede ser muy guapo y muy inglés, pero su personaje es insoportable. 3. Lister Jones será lo mejor de la serie.