jueves, 19 de septiembre de 2013

Deporte en familia


Y más Pilotos cuya emisión oficial tendrá lugar a finales de mes pero que la ABC ha colgado ya en Hulu. En esta ocasión es el turno de 'Back in the Game', otra de sus nuevas comedias que buscan hacerse con el favor del público. Y el veredicto es: "Mmmm..." habrá que esperar al segundo capítulo para decidirse. Es un Piloto flojo en el que dos personajes secundarios destacan por encima del trío protagonista.

Terry (Maggie Lawson) ha vuelto junto a su hijo Danny (Griffin Gluck) a casa de su padre (James Caan) después de que su marido le engañase. Una trama muy vista que marca el pistoletazo de salida de la serie (cuya presentación es muy similar a la de 'Trophy Wife', con unas primeras escenas chocantes seguidas del clásico "un par de días antes"). No tiene trabajo y regresar con su padre, que la ignoró de pequeña y básicamente la utilizaba de sirvienta, no es lo que más prefiere, pero es su única opción. El abuelo convence al niño para presentarse a las pruebas del equipo de béisbol, siguiendo el mismo camino que su madre muchos años atrás. Como era de esperar, Danny no vale un duro y después de ser rechazado, Terry se enfrenta al entrenador Dick (Benjamin Koldyke) y termina erigiéndose como la entrenadora del equipo de los marginados (oficialmente llamados 'The Angles'). Además, Terry tarda poco en encontrar a Gigi (Lenora Crichlow), su nueva mejor amiga, madre de Michael (J.J. Totah), compañero de Danny.


Episodio Piloto de comedia salvado por Gigi y su hijo Michael, a pesar de que la presentación entre ella y Terry es algo forzada ("Hola, tu hijo no vale una mierda en béisbol, toma mi petaca, es tequila" "Oh, soy más de whisky" "¿Con hielo?"). Pero pueden formar un combo interesante madre e hijo (gay, ups, perdón, afeminado). Ver actuar a James Caan es como ver actuar a Scott Caan, que a su vez es como ver actuar a James Caan. Su papel aquí es el del padre/abuelo/viejo verde sin pelos en la lengua y que resuelve todos los problemas violencia mediante. Por culpa del hijo (que lo hace bien) nos tocará comernos una trama de amor infantil infumable, en la que se ve envuelto el hijo del entrenador rival de Terry. Y sí, lo habéis adivinado: entre Dick y Terry habrá tensión sexual. Ya veremos cuánto tarda en resolverse. Si Gigi y Michael siguen tan presentes como en el Piloto, no dudaré en seguir con la serie. De lo contrario, no me durará nada.