sábado, 24 de diciembre de 2011

De fantasmas buenos y fantasmas malos


Otra serie que ha echado el cierre esta semana a su primera temporada ha sido "American Horror Story", uno de los estrenos de más exito entre el público. Y lo ha hecho 7 días después de darse a conocer las nominaciones a los Globos de Oro: Mejor Serie de Drama y Mejor Actriz de Reparto en Serie, Miniserie o TVMovie (Jessica Lange). Tiene pocas probabilidades de llevarse el gato al agua (aunque con los Globos nunca se sabe), pero hay que reconocerle el mérito de conseguir dos nominaciones en su primera temporada. Y además, Jessica Lange también ha sido nominada por el Sindicato de Actores como Mejor Actriz de Drama y en los Satellite Awards recibió una mención especial como Mejor Actuación en una Serie de Televisión. Para mí ha sido el mejor estreno de la temporada (título que comparte con "Homeland"), y a lo largo de sus 12 capítulos me lo he pasado verdaderamente bien junto a la familia Harmon y todos los fantasmas que ha tenido a su alrededor. Aunque hablar de "AHS" y decir que lo he pasado "verdaderamente bien" puede ser algo que choca, pero como fan del cine de terror, con la serie he disfrutado mucho. Ahora sí, si no conoces cuál ha sido el destino de los Harmon, no sigas leyendo.

Los Harmon se mudaron a la mansión de los horrores sin conocer toda su historia y con un único objetivo: arreglar su matrimonio y comenzar una nueva vida. Así pues, Ben, Vivien y Violet se instalaron en su nuevo hogar. Pero no contaban con Moira, Tate y Constance. Los dos primeros, fallecidos en la casa en el pasado. La última, la única viva y conocedora del secreto de la casa. Nuestra particular casa de los horrores tiene un historial de lo más variado: desde un médico abortista asesinado por su mujer, hasta enfermeras asesinadas por un loco, doncellas con una bala en la cabeza, una alumna psicópata enamorada de su profesor o una pareja de gays cruelmente asesinados por un joven loco. Y me dejo muchos en el tintero. En los 12 capítulos que han compuesto la primera temporada de esta particular locura de Ryan Murphy y Brad Falchuck (cabezas pensantes de "Glee" o "Nip/Tuck") hemos conocido las historias de muchos de los propietarios que ha tenido la casa (seguro que han dejado alguna historia en el tintero para desarrollar en el futuro), y hemos celebrado Halloween (con un "pretty girl" teniendo un final triste) y Navidad.

La nueva familia Harmon
Al final, la familia Harmon ha conseguido lo que se propuso, aunque a un precio muy alto. Violet se suicidó, y a pesar de que se nos hizo pensar que Tate (aka Rubber Man) consiguió salvarle la vida, descubrimos el pastel hace un par de capítulos (en el 1x10). Vivien, embarazada de gemelos, tuvo que dar a luz en la casa, muriendo ella y uno de sus bebés. Recordemos que uno de los bebés era de Ben y el otro de Tate. Del bebé superviviente se iba a hacer cargo Ben (después de que tuviera que convencerle el espíritu de su mujer, ya que el niño vivo es el hijo de Tate), pero para cuando el doctor Harmon está decidido a salir de la casa, Hayden y otros dos fantasmas lo evitan cuando le cuelgan de una de las lámparas Tiffanys. Así que los Harmon terminan como una feliz familia muerta y cuidando de su bebé muerto (el de Ben). Del otro bebé se encarga Constance (es su nieto) y lo cuida como el buen hijo que nunca tuvo. Y aquí es importante la charla que tuvo con Billie Dean, que ya le avisó que el Anticristo estaba por llegar. Y...¡sorpresa! El nieto de Constance es el mismísimo Anticristo. Ahora en la casa conviven los fantasmas buenos (los Harmon y Moira) junto a los fantasmas malos (Hayden y Tate), y Constance, en la acera de enfrente, vigilándolos de cerca.

Si de algo puede presumir la serie, es de haber tenido cameos la mar de interesantes: Eric Stonestreet y su piggy piggy, Zachary Quinto y su particular drama ("Esta es nuestra casa") o Mena Suvari y su malograda Dalia Negra. Ha sido un primera temporada de ida de olla bestial, pero ha sido una locura tan bien orquestada, dirigida y escrita, que me ha encantado vivirla semana a semana. No sé cómo se van a plantear Murphy y Falchuck y segunda temporada; no sé si van a traer una nueva familia (algo que ya hemos visto en la season finale), o si vamos a seguir con los espíritus de la casa. Lo que está claro es que la gran Jessica Lange tiene que cuidar al Anticristo, y eso es algo que todos debemos presenciar.


A modo de curiosidad: ¿os habéis fijado que a lo largo de los capítulos, en los créditos los nombres de Connie Britton y Dylan McDermott se iban alternando? En los capítulos pares aparecía primero ella, y en los impares él.

4 comentarios:

satrian dijo...

Ha sido un experimento demente muy entretenido con multitud de homenajes a películas de terror, pero no se si me atrae mucho otra temporada de más de lo mismo, bueno, si vuelve Jessica Lange de lo que sea entonces, sí.

manantial dijo...

Yo tambien me fije en lo de los nombres de Dylan y Connie,muy curiosa e interesante idea :)

fon_lost dijo...

satrian: pero no sabemos si la segunda temporada será más de lo mismo, o será un giro de tuerca interesante...yo desde luego, ahí estaré para verlo.

manantial: curioso, desde luego.

Anónimo dijo...

Pretty! This has been an extremely wonderful post. Many thanks for providing this info.


Also visit my homepage ... money loans with no credit