sábado, 19 de diciembre de 2009

Cuando las musas te avisan de la debacle

El domingo no es sólo el último día de la semana; es además el día de emisión de dos de las joyas de la cadena Showtime: "Dexter" y "Californication", aunque en esta entrada me voy a centrar en la segunda. Hay algún que otro spoiler de la primera y segunda temporada, y sobretodo de la tercera.

Hank Moody irrumpió en nuestras vidas hace 2 temporadas, aunque en mi caso no lo hizo hasta más tarde, ya que la primera temporada la ví por la Fox. Precisamente, esos 12 primeros episodios me gustaron menos de lo que creo. Fue una buena temporada, sin más; de hecho, decidí esperar a ver la segunda temporada también en versión doblada. Y es que Moody no me consiguió enganchar del todo; ni él, ni ninguno de los demás personajes (no olvidemos que David Duchovny se hizo con el Globo de Oro por esa temporada).

En septiembre de 2008 se estrenó la segunda temporada, que terminé viendo en VO y a ritmo USA. Hice bien; la temporada resultó ser mucho menos sexual que la anterior, pero mucho más divertida. Además tuvimos el placer de conocer al gran Lew Ashby, aunque si soy sincero, no conseguí pillarle el tranquillo hasta pocos episodios antes de morir. Y por supuesto asistimos a uno de los mejores episodios, el 10 ("In Utero"), en el que íbamos conociendo el pasado de Karen y Hank a través de flashbacks. Había sido una temporada ampliamente superior a la primera.

Y por fin, en septiembre de este año, la tercera temporada vio la luz. Hank volvía a nuestras vidas, y con él Runkle, Marcy, Jill, Felicia, Jackie, y por supuesto la grandísima Sue Collini (¿cómo ha podido ser ignorada en los Globos de Oro?). David Duchovny nos mostraba más que nunca que es el auténtico rey de la comedia en estos momentos, y que es un crack. Tras un primer episodio algo flojo, la llegada de Chuck Bass episódicamente a la serie la dejó en un listón altísimo del que no ha vuelto a bajar. Collini, a la que idolatramos tanto desde el Carrusel como desde aquí, íba deleitándonos con sus perlas: "Un coño nunca miente", "¿Por qué no te pasas a por un bistec y una mamada?" y por supuesto, su archiconocido "Collini...out!" (con la variable "Collini....húmeda").

Y llegamos al octavo capítulo: "El apartamento", el que probablemente sea su mejor episodio, tanto de temporada, como de la serie. Después de una noche "tranquila" con Jackie y sus amigas, todos y cada uno de los personajes acaban en el piso de Hank, para dejar que toda la verdad salga a la luz. No sólo no le ha sido fiel a Karen, sino que se ha acostado con su alumna, su ayudante y su jefa. Esto propicia un incómodo encuentro con todas ellas en el penúltimo capítulo, en el que además se batirá en duelo con el marido de su jefa (el decano de la Universidad en la que trabaja).


Pero todo este buenrrollismo y comedia termina dejando paso al drama, y es que con el regreso de Mia y su decisión de contar la verdad sobre la novela que le robó a Hank, y su peculiar presentación, la mierda estalla en la cara de Moody. Sus musas ya se lo avisaban en sus sueños. Así que la temporada que viene tendremos a Hank entre rejas, aunque no es esto lo que más le dolerá. Les ha fallado a Karen y Becca, justo en el momento en el que parecía ir todo bien, con su mudanza a Nueva York. Así que, como diría Sue Collini "Californication...ends".



PD. Imposible no enamorarse de Natasha McElhone.
PD. Que Runkle y Marcy vuelvan, que además de quererse mucho, son increíblemente geniales (además de ignorados en los premios).

4 comentarios:

Miguel dijo...

¡Californication! Qué gran serie! Un total descubrimiento que te debo principalmente a ti... (y bueno a mis amigos que también me comían la cabeza.)

Estoy de acuerdo en que es imposible no enamorarse de Karen. Y de hecho, ese hecho hace que la serie mejore, pues sería incomprensible que una sola mujer volviese loco a Hank gustándole todas. Pero tratándose de Karen se entiende perfectamente.
Hank, por supuesto es un dios.

En lo que no estoy de acuerdo es en que la primera temporada sea la más floja. Yo de hecho sigo manteniendome en que es la mejor. Aunque la tercera me ha dejado muy muy muy muy muy buen sabor de boca.

Sue Collini es bestial, pero sinceramente me esperaba algo más de ella. Quizás escuché mucho de sus bestialidades y luego no me resultaron tan grandes. Pero de todas formas es un personaje que espero seguir viendo.

Marcy y Runkle son encantadores.

Becca tiene sus momentos.

Y dejo para el final, lo que debe ir al final: la mierda. MIA. PUTA. ZORRA. Asco de personaje... qué coraje me dio cuando llego al final a joderlo todo, cuando todo tenía tan buena pinta. DIOS. Qué impotencia joder.

Antara Adachi dijo...

La has pegado con las capturas, geniales. A mí la primera temporada me gustó aún más que la segunda y la tercera, estando la tercera muy cerca, claro. La primera temporada es brillante, porque él todavía se enfrenta a la página en blanco, a escribir para un blog y esas cosas.

Karen no se puede ir de la serie, Karen no solo hace a Hank mejor, sino que ella en sí misma es guarra, descarada, a veces un poco loca. No es nada tonta y está de más decir que es muy sexy.

Qué bien que se queda Collini y qué bien que Becca haya hablado con su padre justo al final del episodio, porque esto me dice que no lo abandonará. Y casi podría jurar que Karen tampoco. Puede que no esté con él como pareja, pero el rollo de la cárcel va a necesitar de su ayuda.

Moltisanti dijo...

Que grande ha sido esta temporada compañero.

Me alegra que le hyas dedicado mención especial a The Apartment porque fue una pequeña obra maestra.

Los Runkle tienen que volver, Kate. Mezclo series pero me entiendes :P

fon_lost dijo...

Miguel: me voy a hacer con la primera temporada para disfrutarla en VO, que creo que es lo que me faltó a mí.

Antara: yo creo que no se puede ir nadie de la serie. venir, siempre puede venir gente, pero en estos momentos no sobra nadie del cast.

Molti: es que....menudo temporadón! y es que el Apartamento fue bestialísimo. y sí, que vuelvan por Jacob (XD).