martes, 31 de mayo de 2016

Leaving Banshee. Come again soon.


'Banshee' se convirtió desde su estreno, sin quererlo, en una de mis ficciones favoritas. Un drama en el que el sexo, la violencia extrema, los tipos duros y las mujeres fuertes convivían junto a nazis, amish e indios indígenas. Una mezcla explosiva que derivó en una de las mejores series de los últimos años, que no dejó de crecer temporada tras temporada y que llegó a su final en el momento exacto (4 temporadas y 38 capítulos después).

Es cierto que la última, la más corta de las cuatro, ha sido, tristemente, la más floja. Pero no por ello ha dejado de ser una buena temporada. Lo que pasa es que lo que nos han contado, la forma en la que lo han hecho, no es típica de 'Banshee'. Una serie (como tantas que hemos ido viendo los últimos años) centrada en la investigación del asesinato de una(s) joven(es) puede ser muy interesante. Pero el universo 'Banshee' no era el mejor escenario para ello. O tal vez sí, pero no en su última temporada. Precisamente esta trama ha sido la que nos ha privado de uno de los mejores personajes de la serie, al que apenas hemos visto. Al menos el giro final, aunque pudo estar en la mente de los espectadores al iniciarse la temporada, ha podido sorprender, y la despedida ha sido emotiva, permitiéndonos decir adiós a los personajes (jugando con flashbacks clave).

A partir de aquí spoilers de 'Requiem', la series finale de 'Banshee'.


Proctor (auténtico villano de 'Banshee') se quita rápidamente de encima el muerto de la Hermandad; la presencia del senador intimida a Calvin y los cambios en la organización hacen que este problema deje de serlo. La primera despedida de este final se produce entre Hood (aunque ha admitido que no es su nombre, la serie ha llegado a su final sin que conozcamos el verdadero) y su hija Deva, que va a ir a la universidad. La agente Dawson (Eliza Dushku, fichaje de la última temporada) interroga a Lilith y llega a la conclusión de que a Rebecca no le mató Declan, sino que fue alguien "con acceso a los archivos de la policía de Banshee y capaz de asesinar de forma ritual y sádica". Es en este momento cuando la muerte de Nina en el capítulo anterior cobra todo el sentido del mundo.

Carrie (uno de los muchos personajes femeninos fascinantes de la serie) está dispuesta a despedirse de su papel de protectora de Banshee con un último golpe: el que ponga fin al reinado de Proctor. Ayudada por Job (que después de una necesaria rehabilitación ha vuelto a ser él) y con la aparición estelar del sheriff Lotus, impiden que se produzca el intercambio con el cártel, provocando la muerte de su líder a manos del propio Kai y de sus lugartenientes a manos de Burton. Brock no se va a molestar en detener a Proctor, sabe que el cártel se tomará la justicia por su mano y no quiere que las represalias le pillen detenido en comisaria.


Hood y Dawson ("Pienso que no ocurre nada bueno en los sótanos") se dirigen a la mansión de Proctor para investigar. Lucas encuentra el collar de Rebecca (ración de flashbacks para recordarnos que, aunque amor hacia ella no sentía, sí que sentía la necesidad de protegerla, sin olvidar que fue ella la que le evitó que se metiera un tiro) y sus sospechas se confirman: Rebecca fue asesinada por su tío. Ya sin la ayuda de la agente del FBI, Lucas choca su coche contra el de Proctor y se enfrenta a él: "¡Descubriste que estaba embarazada y la mataste!" Kai niega los hechos y ambos llegan a la misma conclusión: Burton. Mientras Hood y Burton pelean Proctor ve a su sobrina (que por fin, ahora que se ha descubierto la verdad, sonríe) por última vez y se despide de ella. El antiguo sheriff de Banshee deja el cuerpo de Burton sobre Proctor. "Lo he hecho por usted, lo siento". "No pasa nada, Burton" y a continuación le rompe el cuello. Confieso que celebro que a Rebecca no le matase el satánico, sino que fuese un personaje conocido y con razones que podemos entender ("Le estás llevando a la ruina").

Kurt (que grán fichaje fue este personaje y qué ganas dan de abrazarle) recibe la visita de su hermano, que ya ha descubierto que se acuesta con su mujer. Calvin viene buscando que ponga fin a su vida (lo que quería Maggie desde hace tiempo), por eso empieza una pelea que tiene un único final, incitándole con amenazas ("No podréis ir a ninguna parte sin que os encontremos") que logran su objetivo. Kurt abraza el cuerpo sin vida de su hermano y se despide de él. Qué lejos queda aquél "Hermanos antes que Hermandad". Volvemos a Hood (cuanto más machacado está, más guapo), a la habitación de hotel que comparte con Dawson (¿hay algún personaje femenino con el que no se haya acostado?). "Ya es hora de seguir mi viaje" dice él. Tras pasar una última noche junto, Veronica se va y deja sobre la cama un informe: el de Hood. Tres mujeres son las que conocen esa parte de su vida: Carrie, Siobhan y Veronica.


Brock le confiesa a Kurt que no tiene ninguna intención de detenerle por lo ocurrido con Calvin. "Pero lo que sí sé es que para hacer este trabajo, algunas veces te tienes que quitar la placa y mancharte de sangre" y de hecho le pide su colaboración para conseguirlo. Lucas se acerca hasta la comisaria para, con la mirada, despedirse de Lotus. Su siguiente parada es Carrie, Ana para él. Todo son buenas noticias: Max, su hijo pequeño, regresa por fin a casa. Hood le ofrece irse con él. "Nadie más me ha llegado a conocer". Pero no es el momento para ello. Su historia ha llegado a su final (flashbacks de su relación, de su primer encuentro, de su reencuentro en Banshee). Se abrazan. "Por favor, no te olvides de mí".

Proctor recibe la visita del cártel y muere matando. Se celebra una última reunión en el bar de Sugar. Lucas y él beben mientras Job (con su nueva peluca) se prepara para abandonar el pueblo, no sin antes devolverle a Bates el dinero que costó su liberación. "Banshee, Pennsylvania, ¡a mamarla!". Sugar y Hood hablan. "El pasado te ha mantenido encerrado mucho tiempo". El ex boxeador anima al ex sheriff a coger la carretera a modo de redención y perderse. Lucas se sube a la moto con la que llegó a Banshee. En la (clásica) escena post créditos Sugar abandona su bar. Comienza su nueva vida.


'Banshee' llega a su final cerrando la trama que dio cuerpo a su última temporada (como ha hecho hasta ahora, con season finales que daban el cierre perfecto a sus temporadas correspondientes). Atrás quedan Kelly, Gordon, Emmett, Rabbit, los hermanos Longshadow (Alex y la maravillosa Nola), Chayton Littlestone, el coronel Stowe, Leah Proctor, Racine y un largo etc. de secundarios que han enriquecido la serie junto a escenas que nos quitaron el hipo (el camión). "Está abandonando Banshee. Esperamos que vuelva pronto".