martes, 26 de enero de 2016

Por un puñado de billones


'Billions' es el nuevo drama de Showtime para su noche de los domingos. Una nueva ficción que se estrenó hace dos semanas por todo lo alto convirtiéndose en el mejor estreno de la historia de la cadena (honor robado a 'Ray Donovan'). Brian Koppelman, David Levien (guionistas de 'Ocean's Thirteen') y Andrew Ross Sorkin (periodista financiero y autor del libro en el que se basó la TV-movie 'Too Big to Fail' que la HBO estrenó en 2011) son los responsables de este drama ambientado en Wall Street. Neil Burger (director de películas como 'Sin límites', 'El ilusionista' o 'Divergente') es el encargado de dirigir los dos primeros capítulos.

"Es difícil condenar a un hombre popular"

El primer plano de 'Billions' nos muestra a Paul Giamatti (en su regreso a televisión como protagonista casi ocho años después de recibir todos los premios posibles por su papel en 'John Adams') tumbado en el suelo, atado, en ropa interior y llevando una camisa. Se acerca una mujer con botas de cuero. Le quema con su cigarro. Y a continuación le mea encima. En la siguiente escena descubrimos que es Chuck Rhoades, Fiscal del Estado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores tiene un nuevo objetivo: Bobby Axelrod (Damian Lewis; 'Wolf Hall', 'Homeland', 'Life'), ciudadano ejemplar (paga la matrícula y el alojamiento del primer año de carrera de los hijos de sus socios, a los que perdió el 11-S) y billonario a tiempo completo al que quieren convertir en el nuevo objeto de deseo de Rhoades (que en su etapa como Fiscal del Estado tiene el marcador a su favor). Pero él no está por la labor salvo que el caso sea lo suficientemente claro. "Te quiero, papá. Pero si entras en mi despacho e intentas utilizar tu influencia otra vez, saldrás de aquí esposado". Con estas palabras le queda claro al espectador lo en serio que Rhoades se toma su trabajo.


La mujer (y madre de sus hijos) de Rhoades es Wendy (Maggie Siff; 'Hijos de la anarquía', 'Mad Men'), que lleva ejerciendo de psicóloga en la empresa de Axelrod mucho antes de casarse con Chuck y de que él ocupase su actual puesto. Ambos son conscientes de que podía llegar el día en el que se produjese un conflicto de intereses. Y parece que ya ha llegado. Es entonces cuando Wendy tantea a su jefe y la plantea la posibilidad de abandonar. Lara (Malin Akerman; 'Las últimas supervivientes', 'The Comeback', 'Trophy Wife') es la mujer de Bobby, junto con el que trabaja. Lara es una mujer dura ("¿Me estás amenazando?" "Por supuesto que sí. Así es como crecí" sin perder la sonrisa) y fría. Además de por sus mujeres, Rhoades y Axelrod tienen a su lado a sus correspondientes manos derechas: Bryan Connerty (Toby Leonard Moore; 'Daredevil') es la del Fiscal; y Wags (David Costabile; 'Suits', 'Daños y perjuicios') la del empresario.

Después de ser avisado por Hal (Terry Kinney; 'Show Me a Hero', 'Black Box') otro de sus hombres de confianza, Axelrod mueve ficha para que uno de sus competidores (Jerry O'Connell; 'Crossing Jordan') caiga, lo que no evita para que las sospechas en torno a su persona sea cada vez más fuertes, razón por la cual Rhoades ya tiene claro que Bobby sólo tiene un destino: prisión. Lo que no sabe Chuck es que su némesis tiene ojos en todos lados.


'Billions' tiene a dos importantes figuras de la sociedad americana enfrentadas, viviendo en una sociedad en la que priman el trabajo y la familia. Y con la culpa jugando un papel clave (especialmente en la vida de Rhoades). Todo acompañado por la música de ESKMO (responsable de las bandas sonoras de 'Elysium' o 'Insurgente') muy en la línea de la de 'La red social'. El primer capítulo es interesantísimo, a diferencia del segundo, que termina haciéndose algo más pesado. La primera temporada de 'Billions' constará de 12 episodios.