jueves, 14 de enero de 2016

El último Shannara


MTV estrenó la semana pasada su nueva apuesta para conquistar al público juvenil: 'The Shannara Chronicles', un drama de aventuras, magia y fantasía basado en la saga de novelas del mismo nombre escrita por Terry Brooks. Una serie que no debería tener grandes problemas para ser un éxito y que comenzó su andadura en EEUU superando, por poco, el millón de espectadores (traduciéndose en un 0.48 en demos). Jonathan Liebesman ('La matanza de Texas: el origen', 'Invasión a la Tierra', 'Ira de titantes'), además de ejercer de productor ejecutivo (junto a Jon Fraveau, director de 'Iron Man', 'Iron Man 2' o 'Chef'), es el director de los dos primeros episodios. Humanos, gnomos, enanos, trolls, elfos y demonios conviven en esta épica aventura.

"Mientras viva Ellcrys, los demonios estarán encerrados allí durante toda la eternidad"

'The Shannara Chronicles' tiene, como no podía ser de otro modo en una historia de esta envergadura, gran cantidad de personajes. Amberle (Poppy Drayton, a la que pudimos ver en un capítulo de 'Downton Abbey') es la protagonista. Princesa de Aborlon y miembro de la Orden de los Elegidos (un grupo de 7 personas cuya función es proteger al Ellcrys, el árbol/barrera encargada de mantener encerrados en el reino La Prohibición a los demonios que perdieron la guerra contra los elfos), Amberle huye de su reino tras presenciar una serie de premoniciones que le hacen pensar que es la responsable de la reaparición de los demonios. Atrás deja a su tío Ander (el muy sexy Aaron Jakubenko; 'Spartacus: Sangre y arena'), cómplice y encargado de su entrenamiento; a su abuelo, el rey Eventine (John Rhys-Davies, que cambia al enano Gimli de la saga 'El señor de los anillos' por el rey elfo de Aborlon); a su otro tío, el serio Arion (Daniel MacPherson), heredero de Aborlon; y a su novio Lorin (Mattias Inwood). En Aborlon hay un serio drama familiar, con dos hermanos enfrentados entre sí (¿por el amor de la Comandante Tilton?, a la que da vida Emilia Burns, vista en 'Terra Nova') y que se culpan por la muerte de un tercero (el padre de Amberle).


En su huida, Amberle cruza su camino con el de Wil (Austin Butler, visto en series juveniles como 'The Carrie Diaries', 'Una vida inesperada', 'Switched at Birth' o 'Arrow', donde tuvo una pequeña colaboración), medio elfo medio humano que acaba de perder a su madre y que va en busca de "El druida", el único capaz de enseñarle a usar las piedras élficas que heredó de su padre. Antes de conocer a Amberle, Wil se topa con Eretria (nuestra Ivana Baquero, ganadora del Goya a la Mejor Actriz Revelación por su papelón en 'El laberinto del fauno'), una humana convertida en vagabunda que lleva una vida que no le gusta pero que se ve obligada a seguir por culpa de su padre Cephelo (James Remar, el odiado Harry Morgan de 'Dexter'). Tras este desafortunado encuentro, Wil conoce a Allanon (Manu Bennett; 'Arrow', 'Spartacus: Sangre y arena', 'Spartacus: Dioses de la arena'), el último druida de Paranor, desaparecido hace 30 años, y que regresa cuando Ellcrys le llama. Su aparición supone la llegada de días oscuros y por eso necesita reunirse con Wil, el último Shannara y pieza clave en el devenir de las Cuatro Tierras.

Una vez juntos, Wil y Allanon se dirigen a la Guarida del Druida para encontrar el Códice de Paranor, que les revelará qué deben hacer para evitar que Ellcrys termine muriendo. Wil se convierte así en el aprendiz del druida, que se encargará de ayudarle a desbloquear la magia que hay en él ("La magia siempre tiene un precio, Wil"). Su siguiente paso es encontrar a Amberle, escondida en casa de su tía Pyria (Sarah Peirse, vista en la saga 'El Hobbit'), con la que Allanon mantuvo un romance (prohibido) en el pasado. Amberle está obsesionada con ser la responsable de la cercana muerte de Ellcrys ("Yo rompí las reglas") y por eso quiere desaparecer. Hasta que Wil y Allanon le hacen entrar en razón. De nuevo Eretria (y su clan) aparece en la vida de Wil y Amberle, lo que termina provocando que él saque a la luz la magia que tiene en su interior. Es Eretria la que se lleva la peor parte, pues sigue bajo el yugo de su padre hasta conseguir su objetivo.


De regreso a casa, y ya acompañados por Allanon, Wil y Amberle reclutan a Bandon (Marcus Vanco), un misterioso joven a cuya mente no puede acceder el druida. "O bien esconde su magia o no sabe que la tiene". Algo oscuro tiene este chico para que sus padres le tuviesen encerrado en el sótano, encadenado y con un bozal. ¿Tiene un poder similar al de Amberle? ¿O debemos deducir que superior por las visiones que tiene? Sea por la razón que sea consigue que Wil se quede junto a la princesa, que debe recuperar la confianza de Ellcrys antes de embarcarse en la misión que le llevará a Salvafuerte, adonde deberá llevar la semilla de Ellcrys, sumergirla en el Fuego de Sangre y traerla de vuelta a Aborlon para provocar el renacimiento de Ellcrys. ¿Acaso Ellcrys no confiará en la ÚNICA persona capaz de salvarle? Esta prueba de confianza es un mero trámite pues, por mucho que sufra, sabemos que la va a superar.

Y en una historia como esta, ¿quién es el villano? ¿dónde está escondido? Dagda Mor, el druida más grande de su época y que sucumbió ante la magia oscura, está protegido por el círculo de piedra hasta que caiga la última hoja de Ellcrys. Sólo entonces podrá salir y enfrentarse a los elfos, a los que derrotaría con facilidad. Mientras tanto, espera la progresiva llegada de los demonios (cada hoja que cae de Ellcrys es un demonio), encargados de sembrar el caos por las Cuatro Tierras y cuya misión es asesinar a Amberle, la última de los Elegidos que queda con vida y único obstáculo para derrotar a Ellcrys.


'The Shannara Chronicles' debería tenerlo todo para convertirse en un éxito: adapta una serie de novelas de éxito protagonizadas por seres fantásticos, tiene en su reparto caras más o menos conocidas de gente (muy) guapa y es un épico relato de aventuras y fantasía que hará las delicias del público en general y de los fans del género en particular. Especialmente de los adolescentes, que verán reflejados en los personajes dramas propios de la edad (la búsqueda de su identidad, la rebeldía ante unos padres opresores o el primer amor).