viernes, 15 de enero de 2016

El dolor del Hotel Cortez


'American Horror Story' cerró el miércoles su quinta temporada: 'Hotel'. Un drama repleto de personajes cuyas historias hemos ido conociendo conforme avanzaba la serie y que han encontrado todos su propósito a lo largo de los episodios. Como suele ser habitual en el universo 'AHS' unos han tenido más desarrollo y tramas que otros, pero es innegable que todos han tenido su cuota de protagonismo y un final para su historia. El hotel Cortez ha sido el escenario perfecto para la presentación de todos y cada uno de sus habitantes, algunos de los cuales hemos podido ver más allá de sus puertas (la regla es clara: si mueres en el hotel Cortez, nunca podrás salir de allí) sembrando el caos a su paso. 

A partir de aquí spoilers de 'Hotel'; si no has visto su season finale no sigas leyendo, salvo que quieras quedarte encerrado en la habitación 64 a las 2:25 de la madrugada.

A star is born
Si algo ha dejado claro 'Be our guest', el capítulo que ha cerrado la temporada, ha sido que Liz ha resultado ser la verdadera protagonista de la historia. Su tiroteo (a cuatro manos junto a Iris) marcó el comienzo del final: un final que ha puesto en sus manos (y en las de Iris) el hotel. Ellas son las nuevas dueñas, las que le han dado una segunda vida (lo mismo que acaba de suceder en 'Pretty Little Liars' con Radley) al Cortez. Pero tienen que hacer frente a sus fantasmas, que sigue terminando con la vida de los huéspedes que llegan. Maravillosa esa reunión improvisada entre fantasmas, vampiros y muertos de la que salen con un claro objetivo: hay que cuidar las apariencias hasta 2026, fecha en la que el hotel será considerado monumento histórico y, por tanto, no podrá ser derruido.

¿Cómo evitar que Sally y Will sigan matando a todo el que se les ponga por delante? Iris introduce en el mundo de las redes sociales a nuestra yonkie favorita. "En la era moderna nadie tiene por qué estar solo". Y así fue cómo "de repente, la chica que nadie quería se volvió la reina del baile". Rehab 2.0. Por su parte Liz se convierte en la nueva cara del imperio Drake. ¡Bassett is the New Campbell! Pero Liz está triste, porque de todos los que han muerto en el hotel, el único que no se ha dejado ver es su adorado Tristan. Por eso Iris llama a Billie Dean Howard (¡tiene su propio programa en Lifetime!), a la que conocimos en la primera temporada de 'AHS'. Pero la vidente no ha sido la única en regresar: ya vimos a Queenie, llegada directamente desde 'Coven', y la casa de 'Murder House', de la mano de Marcy (Christine Estabrook).

"Bienvenidos a la nueva temporada de 'Cuarto Milenio'"
Tristan se niega a hablar con su enamorada. "No quiere hablar conmigo porque me culpa". Pero el que sí se deja escuchar (que no ver) es Donovan. El hijo de Iris consigue morir fuera del hotel, por lo que nos quedamos sin ver una última vez a Matt Bomer. "Te quiero, mamá". Descubrimos que durante este tiempo Liz ha recuperado la relación con su hijo, llegando a asistir al parto de su nieto. Pero las alegrías le duran poco: "Soy la primera mujer del mundo con cáncer de próstata". "No puedo imaginar matar para vivir". Liz se niega a convertirse y decide que su familia Cortez la mate para quedarse con ellos. "Sois mi familia. Quiero estar con vosotros para siempre". La Condesa (no íbamos a quedarnos sin ver a Lady Gaga después de ganar el Globo de Oro) aparece en el último momento: "Siempre has sido mi creación más preciada. Quería estar aquí para ayudarte en tu transición". El fantasma de Liz se reencuentra con el de Tristan, que aparece para aclararle que no quería entrometerse en su vida. 

Viajamos entonces hasta la noche del 30 de octubre de 2022. Billie Dean se convierte en protagonista y John Lowe en la estrella de su programa. El asesino de los diez mandamientos nos pone al día de su nueva vida junto a su mujer y sus hijos y su posterior regreso al hotel Cortez. A Lowe le mata la policía, fuera del hotel, poco después, razón por la cual sólo puede regresar al hotel gracias a la invitación a la Noche del Diablo de James March. Así pues Billie conoce a todos los asesinos en serie, que amenazan con matarla, aunque es la presencia de (Queen) Ramona la que hace que huya. John regresa a su habitación (la 64) para despedirse, hasta el año que viene, de Scarlett, la única en esa familia que envejece. Son las 02:25. La Condesa, por su parte, está en el bar buscando a su nuevo Valentino. Su nuevo Donovan. Su nuevo Tristan. La historia volverá a empezar.

Próxima parada: ¿el EGOT?
El Hotel Cortez cierra sus puertas igual que todas las tramas. Los fantasmas regresan a sus habitaciones. Y nosotros nos quedamos sin (la tía) Ramona. Y sin Liz. En el recuerdo se queda una larga lista de invitados (Gabourey Sidibe, Max Greenfield, Naomi Campbell, Darren Criss, Lily Rabe, Christine Estabrook, John Carroll Lynch, Seth Gabel, Antohny Ruivivar, Robet Knepper, Alexandra Daddario), la orgía de sangre con la que se presentaron Gaga y Bomer, el vestuario de la Condesa, una Mare Winningham que nos rompió el corazón con su historia, la interesante trama del asesinato de los Diez Mandamientos o grandes frases para el recuerdo ("Sólo porque esté chupándosela a un tío no quiere decir que sea gay", "Si esto fuera el infierno, sería yo quien llevara esa horrible imitación de Zara que llevas", "No me arrodillo por ningún hombre", "Él está ahora entre encerarse el ano o blanqueárselo. O sea, ¿cómo iba a saber alguien que su ano necesita un blanqueo?", "De acuerdo, mátame, pero fóllame primero").

El año que viene Ryan Murphy (que a principios de febrero estrena 'American Crime Story', su nueva serie antológica) estrenará su sexta 'American Horror Story'. Hay nombres ya confirmados (¡que viva Angela Bassett!), pero nada se sabe de la trama. ¿Con qué locura nos sorprenderá?