viernes, 27 de marzo de 2015

Looking for...


'Looking' llegó al final de su segunda temporada el domingo y el miércoles fue cancelada por sus bajísimas audiencias. HBO no les dará a Patrick, Dom y Agustin una tercera temporada, pero sí un capítulo especial ¿tv-movie? para cerrar tramas. Bonito detalle por su parte. Es una pena que la historia llegue hasta aquí porque sinceramente disfrutaba siguiendo las vidas de sus protagonistas, con sus penas y alegrías.


...Dom este año ha estado algo más ausente, o al menos ha dado esa sensación en el segundo tramo de la temporada. Una ausencia que se ha debido al excesivo protagonismo que ha recibido Patrick, del que no me quejaré porque es un personaje que me gusta y el protagonista con el que más identificado me he sentido estas dos temporadas (#TeamJen). Dom ha seguido centrado en sacar adelante su "Dom's Chicken", su sueño, apoyado por el incontestable apoyo de Doris, que en ocasiones ha llegado a comerse al resto de personajes. Fue fantástico el séptimo episodio (debería incluirse en las listas de final de año que recogerán los mejores episodios de 2015), el del funeral del padre de Doris (un segundo antes haciéndose fotos de las tetas para su novio y un segundo después recibiendo la noticia), en el que la amistad que les une se acentuó y terminó con ella entregándole el dinero de la herencia para sus pollos. "¿Sabes por qué? Porque eres mi familia". Ser un "lío codependiente" les tuvo alejados unas semanas, hasta ser conscientes de que lo que realmente necesitan es separarse. "Necesitas empezar a pensar en otro en vez de en mí". Lo suyo con Lynn sigue existiendo, aunque ha quedado en un segundo plano. Me gusta especialmente la relación de protección que mantiene con Patrick.


...Agustin ha sufrido el cambio más visible de los tres. Ha madurado y ha dejado atrás la vida que llevó en la primera temporada. Nada tiene que ver el Agustin de este año con el del pasado. Se ha hecho responsable, ha encontrado un trabajo estable y hasta tiene pareja, dejando atrás a aquel horror que era Frank y con el que se reencontró en un capítulo. Eddie ha sido el principal responsable del cambio desde su primer encuentro en aquella fiesta del bosque tan psicotrópica. Ha sido él quien le ha introducido en el mundo laboral con un trabajo que le ha humanizado y el que ha hecho que su situación sentimental cambiase. "¿Serías por favor mi novio?" ¿Quién se vestiría de Papá Nöel llevando una camiseta de Mariah Carey? Eddie.


...Patrick, el auténtico protagonista de la temporada, que ha girado en torno a él y su relación con Kevin. Aunque su historia con Richie terminó al final de la primera tanda de episodios, el peluquero latino ha estado presente, especialmente en la fiesta de Halloween (maravilloso el disfraz de Carrie), en la que con la excusa del alcohol Patrick no se cayó nada (y terminó con una bonita estampa de Dom y Patrick) y en el episodio en el que Patrick y él viajaban en la camioneta de helados. Acompañó a Doris y Dom al funeral del padre de ella, donde acabó acaparando protagonismo por sus lloros sinsentido durante la misa (y dándolo todo en la pista de baile junto a la doble D). Al regreso de aquel viaje, y después de sufrir un leve accidente, se encontró con una gran sorpresa de boca de Kevin: "He dejado a Jon. Estoy enamoradísimo de ti (...) Sólo nosotros dos. Juntos.". Su bonita historia de amor se formalizaba y hasta compartían ropa el uno con el otro sin ocultarlo en el trabajo. Su presencia en aquel evento de apps gays nos regaló una bonita imagen: con Patrick y Kevin abrazados y bailando bajo la atenta mirada de Richie. Aquello terminó con Patrick diciendo "Te quiero" y con la proposición de ir a mudarse con él por parte de Kevin.


La madre y la insoportable hermana de Patrick hicieron su aparición para poner de manifiesto los celos de la segunda y para que la primera dejase caer la bomba: "estoy pensando en dejar a vuestro padre". Esta historia es realmente irrelevante, pero sirvió para que Pato diese el paso y aceptase ir a mudarse con Kevin a su nuevo piso. Sus vecinos abrieron la caja de Pandora con la invitación a su macroorgía blanca y llena de gente guapa. Cuando Patrick descubre que su novio tiene Grindr las dudas hacen presencia y la discusión es inevitable: ¿es normal que estando en pareja tengas la aplicación para conseguir sexo fácil y sin compromiso? Patrick pregunta que si estando con Jon, además de con él, tuvo otros affaires. "Cosas pequeñas". A Patrick esas cosas pequeñas, aunque carezcan de sentimientos, no le hacen ninguna gracia. Y mucho menos que Kevin le proponga mantener una relación abierta a los deslices. "Quiero ser devoto a alguien y sentir que alguien es devoto a mí". Kevin, que le recuerda que lo suyo comenzó con una infidelidad, saca a colación sus encuentros sexuales (sin condón) estando con Richie, a lo que Patrick se queda sin palabras, para terminar respondiendo "Pero la diferencia es que no estoy buscando tener un desliz". Kevin le promete amor eterno y le pide que confíe en él.


Al día siguiente Patrick sale de casa y acude a la peluquería de Richie. "Estoy cansado de hablar". En el momento de la verdad Pato acude a Richie. Él es su bálsamo, antes incluso que Dom. Dejaron claro que lo suyo iba a ser exclusivamente amistad. El viaje de Patrick parece que no va a tener final. Nunca. Por mucho que confíe en su pareja, saber que está haciendo "cosas pequeñas" no le va a dejar vivir tranquilo.

Nos tocará esperar a que HBO se pronuncie con respecto al que será el final definitivo de la serie para saber si Patrick hará de tripas corazón y confiará en Kevin o, si por el contrario, da un paso atrás y vuelve a la búsqueda del amor.