lunes, 9 de marzo de 2015

Crimen americano


Que Felicity Huffman regrese a televisión es razón suficiente para echar un ojo a lo que sea que vaya a protagonizar. Que sea en la misma cadena (ABC) en la que trabajó durante ocho años dando vida a Lynette Scavo es un plus. Y si detrás del proyecto se encuentra el oscarizado guionista (John Ridley) de '12 years a slave', esta claro que hay que verlo. Estas son las razones que convierten a 'American Crime' en uno de los dramas más interesantes de midseason. Estrenado el jueves de la semana pasada cubriendo el hueco dejado por 'How to Get Away With Murder', 'American Crime' tuvo un estreno correcto, marcando un 2 en demos y quedando por debajo de los ocho millones y medio de espectadores

La historia que nos cuenta 'American Crime' podría ser, perfectamente, un spin-off de 'Mujeres Desesperadas' centrado en la familia Scavo. En un ambiente más oscuro y turbio que Wisteria Lane, claro está. El drama se divide entre víctimas y villanos. O, lo que es lo mismo, entre blancos y no blancos (negros y latinos). Todo comienza con una llamada: "Creo que mis vecinos están muertos". A partir de ahí vamos conociendo a los protagonistas, que pasan a formar parte de la trama conforme la noticia de la muerte de Matt y la situación crítica de Gwen va llegando a sus oídos.


Así pues, tenemos a los padres de Matt: Russ (Timothy Hutton, ganador de un Oscar como Mejor Actor de Reparto por 'Gente Corriente') y Barb (Felicity Huffman, nominada al Oscar como Mejor Actriz por 'Transamerica' y ganadora de un Emmy como Mejor Actriz de Comedia por 'Mujeres Desesperadas'). Divorciados. Él arruinó a su familia por su adicción a las apuestas y ella tuvo que sacar adelante a sus dos hijos lejos del hombre que les destrozó la vida, siendo este el origen del claro racismo que presenta el personaje de Huffman ("Regresa de prestar servicio por su nación y resulta ser asesinado por alguien de otro país"). Entendemos que entre ellos no hay relación y que la muerte de Matt es lo que les ha reunido después de mucho tiempo. "Ahora tenemos que ser una familia", le pide Russ a Barb. Barb está dispuesta a llevar su caso a la prensa para impedir que pase al olvido y así se lo pide a los padres de Gwen, su nuera, ingresada en el hospital, muy grave, y víctima de una violación. En la ecuación falta Mark, el hermano de Matt, militar también como él.

Por otro lado tenemos a la familia Gutiérrez: Alonzo (Benito Martinez, 'House of Cards'), el padre; Tony (Johnny Ortiz), el hijo, que da la sensación de que es un poco corto; y Jenny (Gleenilys Inoa), la hija. No hay madre, porque así se juega con la carta de la madre muerta a su favor. Alonzo lleva un taller de coches, en el que su hijo Tony trabaja con él cuando puede. Tony es el primer detenido por la muerte de Matt y es él quien, durante el interrogatorio, tira de la manta e introduce en escena a los demás sospechosos. El primero es Héctor (Richard Cabral), al que Tony conoce a través de un amigo. A él le alquila uno de los coches del taller de su padre, el que es visto en la escena del crimen por los vecinos que declaran que fue un hispano el que lo conducía. Pero Héctor, a su vez, afirma que el responsable del crimen es Carter (Elvis Nolasco), al que la policía detiene junto a su novia Aubry (Caitlin Gerard, protagonista del que probablemente sea el peor slasher de la historia: 'Smiley').


Carter y Aubry son dos desgraciados que no tienen donde caerse muertos. Coleccionan fotos de parejas interraciales y las cuelgan en la pared de la habitación en la que viven. Se drogan con frecuencia. Carter recurre a la violencia muchas veces para conseguir unos gramos y Aubry sabemos que ejerció la prostitución para lo mismo ("Jamás volveré a ser la puta de nadie") y que si tiene que hacer una mamada para sacar unos dólares lo hace; además, no se corta un pelo si tiene que pelearse con dos negras en un baño para proteger sus dosis. Su historia ha quedado algo descolgada en el Piloto hasta que se les ha introducido en la trama. De lleno.

El primer capítulo de 'American Crime' nos presenta el caso y a los personajes. Y, de hecho, nos vende todo como resuelto, pues terminamos con tres detenidos. Y con la sorpresa que trae el personaje de Matt, pues no es el hijo perfecto que nos habían vendido. La policía sospecha, por la cantidad de droga encontrada en su casa, que es traficante, lo que hace verosímil relacionar a todos los personajes implicados. La policía, precisamente, va a jugar también un papel importante. Brent Anderson, Jon Michael Davis y Marlyne Barrett se van a encargar de dar vida a la fuerzas del orden.


'American Crime' es un drama con todas las letras que nos ha devuelto a Felicity Huffman al prime time americano dispuesta a demostrar lo grandísima actriz que es. Y bueno, maravilloso momento en el que vemos a traficantes latinos viendo 'Revenge'.