miércoles, 25 de marzo de 2015

Las chicas de Hannah


'Girls' llegó el domingo al final de su cuarta temporada con una quinta ya debajo del brazo. Y lo ha hecho después de 10 capítulos buenos pero que han dado la sensación de "temporada raruna".

La nueva campaña publicitaria de Don Limpio
Marnie, que de siempre ha sido algo así como una diosa, ha estado este año ausente. Ha vivido por y para Desi, ese señor que hasta el año pasado era atractivo y que parece que el culo lo come divinamente. La Marnie que más me gusta abrazó a Hannah antes de su viaje a Iowa y estuvo allí para despedirle. Al igual que a su regreso, cuando la escritora frustrada se encontró el percal con nombre compuesto de mujer. Volviendo a Desi, ha tenido mareada a Marnie hasta que decidió dejar a Clementine, su pareja, para terminar dando el paso y pedirle matrimonio a Marnie. Ray ha sido su ángel de la guarda, vigilándole en la distancia y preocupado por ella. "Siempre, siempre, estaré aquí". Ray le ha declarado a Desi todo su odio, llamándole todo menos guapo y dejándole claro que trata como una mierda a Marnie. La pareja musical de Marnie ha huido dejándole sola en el escenario y ¿regalándole una carrera musical en solitario? Lo que está claro es que Ray va a seguir cerca de Marnie.

"I'm faking it"
Ray ha estado omnipresente este año, pues ha formado parte de la trama de Marnie, de la de Shoshanna y de la suya propia, y todo porque una mañana se volvió loco porque estaba hasta el coño del tráfico en su barrio. Así que, ni corto ni perezoso, y animado por Shosh (ese abrazo en plena calle fue amor) se presentó a concejal. Y salió elegido. Su "Estoy fingiendo" junto a Hannah es una de esas frases que pasará a la historia de la serie. Igual que Shoshanna y su momento depilación inguinal mientras Jessa le abre su corazón. Un "cuéntame más, me interesa" en toda regla. Ray es el responsable del abandono de Desi, situación que probablemente aproveche para acercarse de nuevo a Marnie, que le ha calado más que Shosh.

"Cuéntame más, me interesa"
Shoshanna ha estado buscándose a sí misma profesionalmente este año. Después de ver cómo le rechazaban en todos los trabajos a los que se presentaba, y justo cuando conoce a un empresario de éxito con el que podría iniciar una relación (Jason Ritter), se convierte en la directora de campaña de Ray, llevándole al éxito. Su última entrevista de trabajo es un éxito y de repente se encuentra ante una decisión que podría cambiar su vida: irse a Japón, con un trabajo en el bolsillo, o quedarse junto a Scott, en su empresa y bajo su abrigo. De momento parece que gana lo primero. Pero la verdad es que si quedarse con Scott no va a regalar más momentazos como "Quiero saber más sobre el futuro de tu polla". Historia viva.

"Jolín, no me sale"
Jessa ha seguido muy en su línea, dejando claro que todo se la resbala, aunque mostrando un poco su corazón. Fue el apoyo de Adam tras la marcha de Hannah (ese meo en la calle fue la vida) y la responsable de presentarle a Mimi-Rose, formando todo parte de su plan para conquistar a su ex (Zachary Quinto). Su participación en el parto de Caroline le ha servido para abrir los ojos (y no porque meta la cabeza en la bañera para mirar fijamente el pie que sale de la vagina de la futura madre), y ha descubierto que su futuro tiene una palabra: terapeuta.

"Saca la patita..."
Y llegamos así a Hannah, que empezó despidiéndose de Adam, de Marnie y comenzando su nueva vida en Iowa, donde se le unió Elijah (precioso cuando abandonan juntos la fiesta). Pero Hannah descubrió que ese no era su sitio, y después de compartir aula junto a Dorotta, regresó a casa para darse de morros con la nueva situación amorosa de Adam. "Soy Mimi-Rose". Hannah se encerró en su habitación, recibió las visitas de sus amigas y tuvo que pasar una noche en un almacén hasta que recuperó su hogar. Mimi, una petarda de narices, resultó ser un personaje insoportable, que utiliza a la gente a su antojo ("No elijo a nadie") y que no mirá más allá de su nariz ("Aborté ayer"). Además le tocó lidiar con la homosexualidad de su padre ("Hannah, tu padre va a ser un daddy"), algo que le hizo entrar en crisis y que le influyó para tomar la decisión ¿definitiva? desde un punto de vista romántico. 

"No puedo hacerlo"
Hannah decidió que no era una persona egoísta y de la noche a la mañana se convirtió en profesora sustituta de instituto, donde se hizo amiguísima de una alumna (a la que dejó plantada a la hora de hacerse un piercing) y donde conoció a Fran (Jake Lacy). A ella, igual que a Ray, también le toca fingirlo todo. Su participación en el demencial parto de Caroline ("¡No voy a caminar, putos monstruos asesinos de bebés!"), a la que terminan llevando entre Jessa, Adam, Hannah y Laird se salda con su Hannah dando nombre al bebé y con ella tomando la mejor decisión posible ante el "Te echo tantísimo de menos" de Adam: "No puedo hacerlo". Y así le tenemos, seis meses más tardes, junto a Fran.

'Girls' se despide de la audiencia con un salto en el tiempo de seis meses, en el que presumiblemente regresaremos el año que viene y seremos testigo de si las decisiones que han tomado cada una de las girls han hecho que sus vidas mejoren.