miércoles, 5 de abril de 2017

Un nuevo mundo


Hoy toca despedir la segunda de mis series que terminan su andadura en 2017: 'Black Sails'. Este drama de piratas, que durante cuatro temporadas ha emitido con éxito la cadena Starz (es su primera serie original en superar las tres temporadas) dijo adiós definitivamente el pasado domingo. Y lo hizo de la mejor de las formas posibles: cerrando la trama y dando un final a cada uno de sus personajes (¡hasta las señoras Hudson y Mapleton!). Me da pena que haya tenido tan poca repercusión, pero es verdad que se trata de una serie minoritaria, lo que no quita para reconocer sus tres Emmys (vale, sí, de categorías "inferiores"), y lo magnífico de su opening.

'Black Sails' no es una serie fácil. Los guiones son densos y hay muchísimo diálogo. Pero, ay, es muy satisfactoria. Es inevitable que el espectador, durante las muchas conversaciones que se suceden a lo largo de los capítulos, se pierda, pero sabe que cuatro escenas después va ver resuelto lo hablado, y no va a quedarse con ninguna duda. Y en cuanto a la duración de sus capítulos, que ronda los 60 minutos, en absoluto ha de preocuparse, pues pasan volando, y eso se debe a que son puro entretenimiento, y a que goza de unas de las mejores escenas de acción de la televisión actual. Además, la violencia y el sexo han sido elementos clave y definidores de la serie. ¡Y con presencia de Jorge Suquet!


Desde el principio 'Black Sails' se presentó como una serie que giraría en torno a la amistad ("Cuando tú y yo pensamos igual aún no hay nada que no hayamos sido capaces de lograr") entre el capitán Flint (¡qué bueno es Toby Stephens!) y John Silver (personaje al que ha dado vida Luke Arnold). Y si algo estaba claro es que no iban a terminar bien, pues a lo largo de los 38 capítulos que ha compuesto la serie han tenido, siempre, sus roces. Y no unos roces cualquiera, sino que han discutido y luchado por sus vidas hasta entrar en razón. Así que su final, totalmente inesperado por no suceder lo que pensábamos pero sí por tener un resultado similar, ha sido grandioso.

A partir de aquí spoilers del final de la serie.

Uno de los acierto que ha tenido la serie en su final ha sido cerrar el círculo: si la trama empezó con el oro del Urca, la trama ha terminado con el oro del Urca. Rackham sabe que sobre ese tesoro hay una maldición no escrita ("He perseguido el oro del capitán Flint. He tenido en mis manos el tesoro del capitán Flint. Nunca acaba bien"), pero es la excusa perfecta para mantener viva la llama de la piratería y su espíritu aventurero. Acompañado por Anne (lo siento, ni al final he podido conseguir tragar a este personaje), y por una nueva y pequeña tripulación, Rackham va "a seguir con ésto (la piratería) un rato más". Y estrenando bandera.


Pero no ha sido ése el único aspecto del pasado al que se ha vuelto. El final que ha tenido el capitán Flint le ha llevado reencontrarse con su amado Thomas, historia que descubrimos durante la magnífica segunda temporada (ay, Miranda Barlow) y que es la razón del tormento que ha vivido nuestro capitán. El artífice ha sido Silver ("Así que tuve que devolverle a su anterior condición de ser. Una en la que él pudiese vivir sin la guerra"), que tuvo esta posibilidad de final para su amigo Flint desde hace tiempo, probablemente influido por Israel Hands ("La corona no se divide. No se comparte"), lo que ha provocado que Madi se considere traicionada. Pero ha sido su forma de evitar la guerra y de que la pareja vaya a poder vivir feliz junta.

Respecto a Nassau, y gracias al apoyo de la abuela de Eleanor (a quien la misma Eleanor iba a recurrir cuando su marido le contó sus problemas económicos), Max (reina absoluta de la serie) se ha convertido en su dirigente en la sombra, papel para el que estaba destinada desde el principio. Idelle y Featherstone son las caras visibles del poder, pero no su cerebro. Estoy seguro de que Max hubiese preferido liderar sus isla junto a Eleanor, cuya muerte ¡embarazada! me pilló totalmente desprevenido ("¿Cómo hemos podido sacrificar tanto y que nadie hay ganado nada?"), aunque hubiese sido difícil tolerar su estancia en Nassau después de todo lo hecho. El que sí va a pagar por su fracaso y humillación es Woodes Rogers.


¿Y Billy? El pobre Billy ha sufrido la peor de las transformaciones posibles, pasando de ser un encantador y sexy pirata dispuesto a revelarse ante su líder ("Estoy harto de seguirte por un camino que sólo tú pareces capaz de ver"), a un pobre desgraciado, desfigurado e insoportable pirata traidor  ("Todos son mis enemigos") que va a pasar el resto de sus días solo en una isla a la que es imposible llegar. Estaba claro que si sobrevivió al final de la primera temporada, iba a ocurrir lo mismo, en una situación similar, en este final de serie. Y pensar que la única que se planteó quitarse de en medio a Billy fue Madi ("Ya has elegido. Vive con ello").

Así pues, 'Black Sails' se despide de la audiencia con un nivel altísimo, siendo su primera temporada la menos buena de las cuatro, y siendo especialmente brillantes la segunda y la tercera. La cuarta ha sido una gozada para los fans, ofreciendo lo mejor que sabe hacer la serie y culminando con un final completamente satisfactorio. Bien por Starz por ofrecernos una serie distinta (¡una serie de piratas en pleno siglo XXI!), y cuyo testigo intentó recoger 'Crossbones', la canceladísima serie en la que John Malkovich dio vida a Barbanegra (interpretado en 'Black Sails' por Ray Stevenson y que sufrió una de las muertes más terribles y dolorosas vistas en la serie). Como bien han dicho los productores (además de hablar sobre la posibilidad de continuar la historia) la serie ha terminado en tal momento que lo ideal sería que el lector empezase a leer 'La isla del tesoro' nada más terminar de ver el capítulo final.

1 comentario:

Malena dijo...

Magnifica serie, muy original. Lástima que como opinas haya sido minoritaria. Sobre todo, porque en un mundo donde las series de época, con pocas excepciones, van dirigidas a un público femenino, Bs era totalmente entretenimiento para varones (o para espectadoras que aman el género pirata como yo). Acabó mucho mejor de lo que yo esperaba y no se cumplió mi mayor preocupación que no empalmasen con la trama de La Isla del Tesoro de la cual era precuela.
Yo tenía miedo que Max se quedará con Anne, una suerte que la pirata no abandonara a Jack. ¿Por qué no te gustaba Anne?
Lo de Madi y Long John, lo dije arriba esta no era una historia de mujeres. Lo de Silver sacrificando la causa de Madi fue una traición imperdonable. Como romántica al cubo, me alegro que se hayan reconciliado, pero en la vida real ella nunca lo hubiera perdonado, tal como lo predijo Flint.
El final de Flint no me gustó. La idea era comprar la libertad de Thomas y que Flint y él se fueran por el mundo a vivir su amor libremente. Eso de dejar a Flint de prisionero/esclavo fue un castigo injusto. Además, si se suponía que era un centro de rehabilitación/castigo de homosexuales ¿Cómo iban a dejar una pareja gay ahí besándose delante de todo el mundo? Ese final fue forzado e irreal.