viernes, 13 de noviembre de 2015

Ash, el Jefe


Las cadenas de televisión americanas están faltas de ideas y buscan en el cine historias para trasladar a la pequeña pantalla. La última en apuntarse a esta moda ha sido Starz!, que ha cogido la trilogía 'Evil Dead' de Sam Raimi (aunque en realidad, y según lo contado por el protagonista, sólo nos va a interesar la trama de la 'Posesión infernal' de 1981) y la ha convertido en 'Ash vs Evil Dead', su última serie original; una comedia a la que la cadena renovó por una segunda temporada el día anterior de la emisión del Piloto. Raimi, responsable de la serie, ejerce además de guionista, productor ejecutivo y dirige el primer episodio. Igual que Bruce Campbell, que retoma su papel de Ash Williams en la trilogía de Raimi y que también es productor ejecutivo.

"Hace 30 años encontré El Libro de los Muertos. Ahora, por haberlo leído, el Mal me ha encontrado"

Ash Williams trabaja en una tienda de eléctronica, vive en una caravana y le gusta ir a bares a ligar con mujeres inventando historias en torno a su mano de madera. Aparentemente es un tipo normal. De no ser porque hace 30 años fue a pasar una noche a una cabaña con sus amigos y desató el Mal en la Tierra. Leer pasajes del Libro de los Muertos fue lo peor que Ash ha hecho con su vida, lo que provocó la muerte de sus amigos y que tuviese que cortarse a sí mismo su mano derecha con una motosierra. Él fue un final boy (el último superviviente en una película de terror) que tres décadas después de lo sucedido ha vuelto a leer el libro. Y, de nuevo, el Mal camina sobre la Tierra. Y lo que es peor: le está buscando. Junto a Ash tenemos a un reducido grupo de personajes: por un lado tenemos a la agente Amanda Fisher (Jill Marie Jones, vista en 'Sleepy Hollow', otra serie que llega del universo cinematográfico), quien descubre la existencia de los deadites de la peor de las formas posibles: viendo cómo su compañero se convierte en uno y enfrentándose a dos de ellos. Por otro tenemos a Pablo (Ray Santiago, visto en 'Dexter', 'Me llamo Earl', 'Hope' o 'Touch') y Kelly (Dana DeLorenzo), compañeros de trabajo de Ash y que se en envueltos en todo el drama. 

Pablo admira a su compañero y está convencido de que es El Jefe, "el único hombre que se mantendría firme frente a la llegada del Mal". Y Kelly (interés amoroso de Pablo) ha visto volver de entre los muertos a su madre, fallecida hace seis meses. La locura se desata en la escena ocurrida dentro de la caravana de Ash, donde nuestro nuevo héroe hace uso de su puño-motosierra para terminar con sus vecinos deadites, haciendo ver a sus amigos el terror al que se enfrentan. Y luego está Lucy Lawless, a la que hemos visto muy brevemente en un encuentro espontáneo (y muy aparecido de la nada) con la agente Fisher. ¿Qué papel jugará en la historia? ¿Conoce la existencia de los deadites? ¿Será alguien del pasado de Ash? ¿O tendrá que ver con librero que, parece ser, tiene la clave para terminar con el Mal?


Este es el planteamiento de 'Ash vs Evil Dead', una serie con deadites (que no zombies, pues los deadites cambian su apariencia física a su antojo y usan el cerebro para, por ejemplo, reírse de sus víctimas y jugar con ellas manipulándolas) que combina lo gore (abstenerse de acercarse a ella las personas impresionables) y el terror con lo cómico (ese dedo de deadite apuntando al lugar que tiene que buscar Amanda) y lo mamarracho (y absurdo, como el encuentro con la muñeca Lori). Muy en la línea de lo que nos ofrecieron las películas, por lo que sus fans (confieso que la trilogía la disfruté mucho) estarán (estaremos) más que agradecidos. Aunque, eso sí, con un Ash menos adorablemente idiota de lo visto en el pasado.