viernes, 17 de abril de 2015

Producid, malditos, producid (XIII)

En el blog aprovecho, cada cierto tiempo, para hacer un repaso a aquellas series cuyos miembros de sus repartos van más allá y, además de actuar, deciden producir, escribir o, incluso, dirigir, capítulos de las series en las que trabajan.


'About a boy' llegó a la NBC la temporada pasada en midseason y consiguió la renovación. Su segunda temporada ha pasado con más pena que gloria por la parrilla y, de hecho, hace semanas que no hemos visto un capítulo nuevo de la comedia. De los episodios vistos hasta hoy, uno de ellos fue dirigido por Dax Shepard (que ya había participado en la serie con anterioridad).


'Californication' llegó a su final en verano del año pasado y David Duchovny, su protagonista, aprovechó para dirigir uno de los capítulos de la última temporada (algo que ya había hecho antes).


'Cougar Town' dijó adiós hace unas semanas y Josh Hopkins y Courteney Cox, dos de sus protagonistas, se han animado a dirigir varios de sus episodios. De hecho, la series finale es obra de Cox.


'Cristela' ha sido una de las novedades en comedia que ha presentado ABC este año y, como viene siendo habitual estos últimos años, es obra de una mujer: Cristela Alonzo, que además de protagonizarla es su creadora, ha escrito varios episodios y es co-productora ejecutiva.


'Glee' es otra serie que ha llegado a su final este año y la temporada pasada tuvo un capítulo dirigido por el actor Eric Stoltz, que si bien no ha aparecido nunca en la serie, sí ha dirigido capítulos de muchísimas series (en las que tampoco ha actuado).



'Anatomía de Grey' sigue al pie del cañón y, aunque sus audiencias van mermando, cuenta con una base de espectadores lo suficientemente sólida para llevar en antena 11 temporadas. Tres miembros de su reparto (Debbie Allen, Kevin McKidd y Chandra Wilson) se han apuntado a dirigir algunos de sus capítulos.



'Growing Up Fisher' llegó la temporada pasada (compartió noche con 'About a boy') pero no corrió la misma suerte que esa comedia. Y lo bien que le hubiese quedado tener en el reparto al reciente ganador al Oscar como mejor actor secundario J.K. Simmons. Pero fue cancelada. David Schwimmer dirigió el episodio Piloto, ejerció de productor ejecutivo y Jason Bateman (que puso la voz en off) fue también productor ejecutivo.