miércoles, 8 de abril de 2015

Mindy Lahiri, reina del universo


'The Mindy Project' llegó al final de su tercera temporada con una (gran) duda bajo el brazo: ¿tendremos cuarta temporada? La que acaba de terminar ha sido su temporada menos vista, algo a lo que no ha ayudado que sus últimos capítulos se emitiesen después de repeticiones de 'New Girl'. La serie protagonizada por Mindy Kaling (que vuelve a repetir como guionista en la season finale) se despidió marcando un triste 0.8 en demos superando por poco los dos millones de espectadores.

La temporada comenzó siendo una auténtica bomba para, hacia su mitad, ofrecernos capítulos algo más flojos, que afortunadamente quedaron en el olvido gracias a los bien que se ha despedido la serie estas últimas semanas. Adam Pally (¿cómo se deja hacer esas cosas horribles en el pelo?), que llegó en la segunda temporada, se iba a despedir de la serie antes de que finalizase su tercera temporada, pero su Peter Prentice ha seguido presente, bien a través de llamadas por Skype con Mindy o porque el resto de personajes no dejaban de nombrarle. Y, de hecho, regresó a la clínica en el último capítulo de la temporada para buscar un sustituto de última hora que ejerciese de padrino ("No, ¿un padrino que es una chica? ¿Qué es lo siguiente? ¿La dama de honor será una silla? Muchas gracias, Ryan Murphy") en su boda (a la que, para confirmar asistencia, había que responder haciendo sexting).


La relación entre Mindy y Danny (Chris Messina le ha cogido gusto a desnudarse, especialmente al comienzo de la temporada) ha sido el centro de la serie, a la que llegó Rhea Perlman para dar vida a la madre de Danny, y se ha acentuado con el embarazo de la pareja. La fugaz visita de Mindy a Stanford les tuvo un par de capítulos separados, pero la doctora Lahiri regresó definitivamente a casa para enfrentarse a su nueva aventura profesional (en la que ha incluido a su hermano Rishi, con una trama que incluyó la participación de John Cho tras la cancelación de 'Selfie'). La que también se dejó ver fue Vanessa Williams, que hubiese sido un gran fichaje como nueva doctora, al igual que Laverne Cox como la prima de Tamra, que tan buenos consejos dio a Mindy para aceptar su nueva imagen y convertirse en una Cookie Lyon de la vida. Ojalá Laura Dern vuelva a aparecer (si la serie renueva, claro), porque su ginecóloga ucraniana ha sido todo un acierto.

Lo que fue verdaderamente genial fue ver a Mindy a dieta escondiendo chocolatinas dentro de cáscaras de plátano, devorando tartas en la clínica o yendo a misa con Danny ("¿Era compañero de piso de Jesús?", al referirse al sacerdote al que dio vida Stephen Colbert, "¿Hay una secuela de la Biblia pero no de 'Perdida'?"), donde aprovechó para hacerse selfies con unas monjas muy dispuestas. El doctor Reed sigue siendo un personaje algo perdido, aunque la aparición de Cristin Milioti (otra que se pasa por la serie después de sufrir la cancelación de 'A to Z') podría cambiar su vida de forma definitiva. Beverly está un tanto desubicada, pues podría ser un grandísimo personaje al que no se le termina de sacar todo el partido que tiene dentro. Al igual que a Tamra, que tan pronto aparece como desaparece, y eso que es todo un personajazo. El que sí se mantiene estable es Morgan, que no falla nunca, incluso echándose a Julia Stiles de novia.

"Cookie de 'Empire' dice "¡Ningún hombre me hace callar!""
La despedida de los padres de Mindy, que se van a pasar un año a la India, desata el huracán en la pareja, pues ella quiere que Danny conozca a sus padres a pesar de que no les ha dicho ni que es su pareja ni que es el padre del hijo que espera. Una confusión provocada por Danny nos trae de vuelta a cuatro ex parejas de Mindy (Tommy Dewey, Max Greenfield, Anders Holm y B.J. Novak) y hace que la bomba estalle: Danny no tiene muy claro que quiera casarse con Mindy. Pero no porque no le quiera, sino por su mala experiencia con Christina. Mindy está en casa, todos los demás en la boda de Peter y Danny, perdido. Nadie sabe que se ha ido a Bombay, a presentarse oficialmente ante los padres de la madre de su hijo.

'The Mindy Project' se ha despedido de una audiencia que no sabe si volverá a ver en acción a Mindy Lahiri ('New Girl' ya ha sido renovada, aunque su situación es diferente, y eso que también está teniendo audiencias bajísimas). Cruzaremos los dedos porque si hay algún personaje televisivo que merece la vida eterna, esa es Mindy Lahiri.