lunes, 16 de junio de 2014

Las guerras en Litchfield


'Orange is the New Black' fue una de las sensaciones del verano pasado. Un fenómeno que se ha repetido este año y que se repetirá dentro de 12 meses cuando se estrene su tercera temporada. Poder disfrutar de los 13 episodios que componen sus temporadas a tu antojo es una gozada, dando riendo suelta a los maratones que tanto disfrutamos. Aunque con series como 'Orange' el debate está entre ver los capítulos del tirón o separarlos en el tiempo para tener serie por un tiempo mayor. En mi caso me han durado 9 días ya que Netflix colgó la segunda temporada el viernes de la semana pasada.

Texto con spoilers.

All about Vee
¡Qué gusto da disfrutar de una serie tan coral como ésta en la que todos los personajes tienen su ración de protagonismo! Aunque es cierto que hay personajes en los que se profundizó mucho más en la primera temporada (Sophia) y en la segunda han pasado prácticamente de puntillas. También se ha dado el caso contrario, personajes más invisibles en la primera (Poussey) que han brillado en la segunda por encima del resto. Y luego está el caso de los personajes nuevos que han llegado para sembrar el caos en la prisión de Litchfield, convirtiéndose en verdaderos protagonistas y alterando la vida de sus compañeras. Vee (Lorraine Toussaint) ha sido un personajazo al que nos han dejado odiar desde su primera aparición. Y ha sido, además, la responsable de que Suzanne 'Crazy Eyes', que se dejó querer por todos en la primera temporada, se haya convertido en una marioneta a la que manipular a su antojo y haciéndole perder parte de su encanto. Un encanto que ha recuperado en la season finale, todo sea dicho.

Pero la presencia de Vee no sólo ha sido perjudicial; si Suzanne se ha visto perjudicada, la que ha ganado muchísimo ha sido Poussey, convertida en víctima. Pero Vee también ha revolucionado la prisión, comenzando una guerra primero con las latinas y luego contra la familia de Red. Ay, Gloria. Ay, Red. Las líderes de ambos bandos son otros dos personajes fascinantes (especialmente Red, #TeamRed siempre). Gloria le quitó la cocina a la mamushka y la convirtió en el barrio latino de Litchfield, testigo de ese momento "nunca tendremos mejores tetas que ahora" entre Flaca y Maritza (ambas piden a gritos flashback). De la que sí hemos conocido las razones por las que terminó en prisión ha sido Gloria (en su flashback quedó claro que nunca hay que fiarse de los señores que salen a la calle en chanclas y calcetines). Daya y Aleida han seguido manteniendo esa especial relación madre/hija, en la que Bennett se va viendo cada vez más implicado. Ruiz ha tenido algo más de protagonismo a través de su hija y su novio y a raíz del traslado que finalmente no tiene lugar. Y Flores 'Diablo', que seguro también tiene un pasado digno de ser visto, ha seguido pululando por la cocina, aunque fuese para pedir un smartphone con el que poder seguir manteniendo sexting.

Grrr, mamushka
Vee tuvo claro que las negras de Litchfield debían recuperar el control de la prisión como en el pasado, convirtiendo a Taystee (aliada en su vida pre-ingreso), Watson, Black Cindy y, especialmente Suzanne, en su "familia". Poussey ha sido la única que no se fio de la Black Mother, lo que le hizo ganarse el vacío de las que fueron sus amigas. Su forma de volver a tener el control pasa por convertirse en la dueña y señora del contrabando, papel que hasta el incidente de la season finale pasada desempeñaba Red y que este año ha conseguido retormar gracias al invernadero. Como hemos podido comprobar con los flashbacks compartidos, Vee no hace amigas, a pesar de que te hace pensar que sí. Red ha vuelto a empezar de cero, formando un nuevo cículo de confianza con las oldies de Litchfield (dramático momento "Roberta!") y recuperando a su familia (con traición de Boo incluida). Su nuevo negocio es responsable del enfrentamiento con Vee. La misma historia. Las mismas protagonistas. En esta ocasión, con intento frutrado de homicidio y calcetín con candado de regalo.

"No estoy loca. Soy única"
¿Y dónde está Chapman? La temporada empezó con ella saliendo de aislamiento, donde estuvo tras el incidente con Pennsatucky (que este año ha tenido en Healy a su mejor amigo y en "Safe Place" su segunda casa), y su viaje relámpago a Chicago. Allí fue consciente de lo "bien" que vive en Litchfield y se reencontró con Alex, que fue liberada de prisión mientras su ex-novia mentía para evitar problemas mayores. De vuelta a "casa" conoció a Soso (Kimiki Glenn), una nueva presa, hippie, a la que intentó vender a Boo para conseguir su manta de vuelta. Se convirtió en la primera presa en conseguir un permiso. Ha sido la editora jefe del boletín de Litchfield y quiso denunciar que Figueroa no utilizaba los recuersos económicos del Gobierno debidamente (para lo que ha contado con la "ayuda" de Caputo). En cuanto a Larry, su relación está oficialmente terminada, no sólo por lo suyo con Alex, sino porque su prometido se ha termiando liando con Polly, su mejor amiga.

Poussey hero
Esta temporada hemos conocido el pasado de Morello. Ay, Morello, Morello. Que tan normal parecía. Tan enamorada. Tan sufridora. Y resulta que es una LOCA que ni está prometida ni nada. Lo suyo es puro stalkerismo (maravillosa su excursión en furgoneta). ¡Y es fan de 'Toy Story'! Nichols ha pasado una prueba de fuego este año con el contrabando de Vee, ha seguido siendo el mejor apoyo de Morello y la principal competidora de Boo por ver quién conseguía tirarse antes a más presas. También hemos visto ya el flashbacks de la hermana Ingalls. Flojo, todo hay que decirlo. Aunque tuvo relevancia en los últimos capítulos con la huelga de hambre y la visita de las monjas.

En la season finale de la segunda temporada todo Litchfield se ha puesto de acuerdo para derrocar a Vee. Su "familia" le ha dado la espalda. Norma ha querido vengar el accidente sufrido por su mejor amiga (¿para cuándo un flashback de nuestra mudita?) y se ha aliado con Gloria. Aunque ha sido Vee la que se ha labrado su final: después de escapar por el túnel que Red utilizaba ha terminado siendo atropellada por Miss Rosa (otro de los personajes que ha ganado presencia en la segunda temporada), que escapa de Litchfield para vivir en libertad el poco tiempo que le queda. Figueroa ha caído, Caputo ha ocupado su lugar y Bennett ha confesado. Pero en su etapa como máximo dirigente de la prisión, el músico no quiere problemas y hace la vista gorda. Veremos cómo afecta a la vida de las presas la doble fuga y la muerte de Vee. ¿Qué pasará con Nichols? ¿Recaerá o se convertirá en la nueva contrabandista? ¿Y con Alex? ¿Regresará a Litchfield después del soplo de Chapman?


'Orange is the New Black' ha tenido una segunda temporada a la altura de la primera, sin el factor sorpresa, pero igualmente disfrutable. La llegada de Vee, por mucho odio que le profese, le ha sentado divinamente, pues la guerra entre negras, latinas y la familia de Red ha sido fascinante. A Kohan, vivir entre el drama y la comedia se le da de maravilla. Que siga siendo así por mucho tiempo.