lunes, 2 de junio de 2014

El grupo de Voight


'Chicago PD' vio la luz gracias al éxito cosechado por su hermana mayor 'Chicago Fire'. La NBC decidió que, visto el buenhacer de los bomberos, no era mala idea crear una serie ambientada en la misma ciudad (Chicago) pero centrada en la Unidad de Inteligencia liderada por Hank Voight (¡qué duro eres, Jason Beghe!). Quince capítulos después podemos decir que la jugada le ha salido redonda a la cadena. El Piloto se estrenó a principios de Enero ante más de 8 millones y medio de espectadores, reportándole un muy buen 2.0 en demos. Hace algo más de una semana se emitió su seaosn finale, que no llegó a los seis millones y medio y marcó un buen 1.6. Vistos sus buenos datos, la cadena del pavo real no ha dudado en renovarla por una segunda temporada, que se estrenará en Otoño, por lo que verá ampliado su número de episodios.

Cuando se supo que la NBC había dado luz verde al spin-off de 'Chicago Fire' lo normal era pensar que se emitirían en la misma noche. Pero no ha sido así: los bomberos se quedaron con los martes y los policías con los miércoles, teniendo como lead-in a 'Law & Order: SVU'. Precisamente con ésta (sexto capítulo de la temporada) y con 'Chicago Fire' (continuamente a lo largo de la temporada) ha tenido numerosos crossovers. Algo que, ya confirmó la cadena en los Upfronts, volvería a repetirse en su segunda temporada.


'Chicago PD' ha seguido el mimso esquema que su serie madre: uno ó dos casos semanales acompañando al drama de los personajes (incluyendo a sus familias), rotando su protagonismo semana tras semana. Todo comenzó con Antonio (Jon Seda) y ha terminado con Lindsay (Sophia Bush). Precisamente estos dos, junto a Voight, han sido los personajes centrales de la primera temporada. Linday llegó a la unidad hace más de 10 años gracias a Hank, que le ayudó a escapar de un pasado (compartido con su amiga Nadia) que regresó de golpe en los últimos capítulos con la cara de Billy Wirth. Antonio vio cómo Pulpo (Arturo del Puerto) ponía en peligro, primero, la vida de su hijo y, después, la suya propia, lo que terminó con un final satisfactorio para el hermano de Gabriela Dawson pero no para Voight. Y el propio Voight ha tenido que lidiar, durante prácticamente toda la temporada, con Asuntos Internos, que no han dejado de vigilarle en ningún momento. Ésto le llevó a emparanoiarse con la llegada de Sumners (Sydney Tamiia Poitier) a la Unidad.. El que ha sido corrupto una vez, puede volver a serlo de nuevo. Y, además, supimos de nuevo de su hijo, al que conocimos (con otra cara) en 'Chicago Fire', siendo el motivo del enfrentamiento entre Voight y Casey.

Con respecto al resto de los miembros de la Unidad, Olinsky (Elias Koteas jugando a ser Mandy Patinkin) ha sido la silenciosa mano derecha de Voight. Conocimos, por fin, qué es lo que les ocurrió en el pasado y que les ha llevado a estar tan unidos desde entonces. Halstead (Jesse Lee Soffer) tuvo su propio drama con un pedófilo e intento, especialmente al principio de la temporada, conseguir enamorar a Lindsay. Pero llegó el bombero y se quedó con la chica. Ruzek (Patrick John Flueger) ha representado al ambicioso recién llegado que no duda poner en peligro su vida para sacar adelante su trabajo. Su especial relación con Burgess (Marina Squerciati) no les ha beneficiado nada, especialmente a la chica. Atwater (Laroyce Hawkins) ha sido el compañero de Burgess, con el que ha compartido continuos tiras y afloja con Platt (Amy Morton), personaje que, con toda su mala baba, ha aportado los puntos de comedia a la serie (y que demostró tener corazón en la season finale de 'Chicago Fire'). Sobre Platt también hemos descubierto cuál es la razón por la que se encuentra detrás de un escritorio y no en las calles.

¿Cuánta culpa hay en esta mirada?
A partir de aquí, spoilers.

Dejo para el final un personaje siempre ha estado ahí pero que aportaba poquito a la serie: Sheldon Jin (Archie Kao). En el tramo final de la temporada ha cobrado todo el protagonismo que no había tenido, revelándose como un personaje clave en la trama de Asuntos Internos con Voight. Ha tenido mucho que ver Stillwell (Ian Bohen) en todo esto, sacando a la luz un secreto familiar que cargaba Jin y que ha supuesto su final, previo enfrentamiento con su jefe y al que juró fidelidad. La serie comenzó con la muerte de la detective Willhite (Melissa Sagemiller), miembro de la Unidad y compañera de Antonio, y ha terminado con la muerte de Jin. La duda está en el aire, ¿están manchadas las manos de Voight con la sangre de Jin? ¿O el responsable es Stillwell? ¿Va a ser duradero el acuerod mantenido entre ambos? En Otoño resolveremos esta duda junto a la posible reconciliación de Olinsky y su mujer, la relación entre Burgess y Ruzek y al abandono familiar sufrido por Antonio.


Y yo me pregunto, con todos los cruces que ha habido entre 'PD' y 'Fire', ¿cómo es que no han hecho alusión en el capítulo final de los policías al suceso ocurrido en la season finale de los bomberos?