viernes, 2 de octubre de 2015

Lavanderías de petróleo


ABC estrenó el domingo pasado 'Blood & Oil', uno de sus nuevos dramas para la temporada 2015/2016. 'Revenge' dijo adiós en mayo y 'Nashville' está en horas bajas (aunque la nueva temporada ha empezado bastante bien), por lo que la cadena necesitaba una nueva telenovela de alto standing en su parrilla. A esto hay que sumar la cancelación, hace un año, de esa maravilla llamada 'Dallas', de cuya trama es inevitable acordarse al ver esta nueva serie. Su estreno quedó por debajo de los seis millones y medio de espectadores con un poco esperanzador 1.4 en demos. Don Johnson ejerce de productor ejecutivo en un drama que él mismo protagoniza.

'Blood & Oil' cuenta la historia de Billy (Chace Crawford, al que no habíamos visto en televisión desde el final de 'Gossip Girl') y Cody LeFever (Rebecca Rittenhouse, que el año pasado estuvo en la cancelada 'Red Band Society'), una joven pareja que se muda a Dakota del Norte para abrir tres lavanderías gracias a todo el dinero robado a invertido por su familia. Sí, lavanderías. ¿Y por qué allí? Por el negocio de los pozos de petróleo, que está en pleno boom (imagino que de ahí la idea de abrir lavanderías, que los trabajadores deben ponerse perdidos). Pero ¡ay!, angelicos, que no han llegado aún a su destino cuando sufren un accidente que les hace perder todas las lavadoras. A esto le llamaremos empezar tu nueva vida con buen pie. De todos modos, Cody no tarda en encontrar la lavandería del pueblo, que funciona a pleno rendimiento, por lo que debieron hacer un estudio de mercado bastante incompleto.

Cuando descubres que Dakota del Norte no es el Upper East Side
Después de encontrar el Bar Coyote y de presenciar una pelea entre indios y vaqueros, consiguen alojarse en un campamento (de refugiados) en el que dan con las dos mejores personas del mundo, responsables de que el matrimonio LeFever cene y duerma en caliente. Al día siguiente Billy se pone a trabajar recogiendo barro en uno de los pozos (¡qué profesional!) y ella aparece en el momento oportuno para que el farmacéutico le convierta en su ayudante (y le pague por adelantado). Así es cómo Billy conoce a Wick (Scott Michael Foster, 'Greek', 'The River', 'Californication', 'OUAT', 'Chasing Life'), el malote del pueblo e hijo del poderoso Hap Briggs (Don Johson, 'Corrupción de Miami', 'From Dusk Till Dawn'), que está casado con Darla (Amber Valletta, 'Revenge', 'Legends'). El hijo no soporta a la madrastre y el padre está hasta el moño del hijo, por lo que opta por cortarle todos sus privilegios y expulsarle del reino, ganándose así un nuevo enemigo. "No te mereces ser mi hijo".

A Billy le echan del trabajo el primer día, pero no supone mucho drama porque, con toda la facilidad del mundo, se pone a negociar sobre unas tierras que dan acceso a nuevos pozos de petróleo, marcando así el inicio de su relación profesional con Hap que, por supuesto, va a adoptarle como a un hijo, ve en él detalles que le recuerdan a sí mismo de joven y desea que su verdadero hijo se pareciese más a él. Wick, por su parte, ya está pensando en robar a su padre, al que, ni corto ni perezoso, le apunta con un arma a la cabeza, hasta que Billy aparece para pelear con él hasta arriba de petróleo. No, si al final la lavandería era realmente necesaria. El Piloto termina con los tres hombres en plena lucha mientras Hap es consciente de que van a salir ardiendo. En el reparto están también Delroy Lindo, ('Believe', 'Chicago Code') dando vida al sherriff e India de Beaufort ('One Tree Hill', 'Jane by Design'), dueña del Bar Coyote y empresaria (seguro que tiene negocios oscuros).


'Blood & Oil' se queda a medio gas porque se toma demasiado en serio a sí misma. Es la marca blanca de 'Dallas', de la que no es capaz de aprovechar ni su mamarrachismo característico ni sus continuos giros de guión (que Cody descubra que está embarazada no importa en absoluto, más allá de obsesionarse por conseguir un futuro que, por otro lado, todos sabemos que iban a conseguir, con o sin bebé). Los personajes no tienen garra, el villano debería ir a comprar kilos de carisma, Amber Valletta tendría que volverse a los Hamptons y Chace Crawford empezar a acostarse con todas las maduritas que se cruce por Dakota del Norte. No le auguro mucho futuro, pero la curiosidad me puede y veré el segundo capítulo.