viernes, 5 de abril de 2013

Comedias que van y vienen

Esta semana dos comedias se han convertido en las protagonistas. Por un lado, la NBC despedía la primera temporada de 'The New Normal' con la emisión de los capítulos 21 y 22;  y por otro, la ABC estrenaba 'How to Live With Your Parents'.

La cadena del pavo real estrenó en Septiembre 'The New Normal', la nueva comedia de Ryan Murphy que dejaba claro que era la versión masculina de la omnipresente Shonda Rhimes. Tuvo un muy buen estreno (2.5 en demos) gracias a tener a 'The Voice' como lead-in, pero su audiencia ha ido cayendo a lo largo de la temporada. Aún así, la emisión de sus dos últimos capítulos salvaron un poco los muebles: el primer episodio emitido subió hasta el 1.9 (con 'The Voice', de nuevo, como lead-in) pero el segundo (que era la auténtica season finale) se quedó en un frío 1.4. Confieso que la serie me conquistó en el Piloto y no tardó, nada, en convertirse en la nueva serie amor de la temporada. La historia de David y Bryan, una pareja gay que querían ser padres, me conquistó con facilidad. Me emocionaba, me hacía reír a carcajadas y me dejaba esa sonrisa tontorrona en la cara.


La pequeña Shania demostraba que, en televisión, puede haber niños maduros que son adorables. Y aunque el personaje de Ellen Barkin venía a ser una réplica de la Sue Sylvester de Jane Lynch en 'Glee' (serie de Murphy para FOX a la que 'TNN' le ha brindado varios homenajes), no dejaba de ser una señora con malas pulgas tremendamente divertida. Goldie representaba a la madre joven que buscaba un nuevo comienzo. Y, por último, Rocky era la robaescenas que terminó convirtiéndose en un personaje cuya gracia disminuía a la vez que aumentaba su protagonismo. Algo así como le ocurrió a la serie, que aunque seguía siendo una monada, fue perdiendo algo de chispa alternando buenos capítulos con otros más rollo (pero no al nivel salvaje de otra comedias como 'Suburgatory'). 'The New Normal' dijo adiós cerrando la trama en torno a la cual giraba la serie y dando final a las historias de todos sus personajes. ¿Renovará? Es poco probable, pero si lo hiciese, ahí estaré yo para ver cómo Bryan y David cuidan a su pequeño Sawyer Collins.


La ABC debería ponerse las pilas en cuanto al tema comedias porque este año podría perder hasta tres. Una ya está oficial, y tristemente, cancelada ('Don't Trust the Bitch in Apartment 23'); otra está a punto, aunque ya sabemos que será rescatada por otra cadena ('Happy Endings'); y la tercera en discordia pierde audiencia aunque yo, sinceramente, no creo que corra mucho peligro ('Suburgatory'). Todo esto viene a cuento del estreno de 'How to Live With Your Parents' la noche de los miércoles. Tener a 'Modern Family' de lead-in te asegura un buen puñado de espectadores y así ha sido: más de 8 millones y un 2.9 en demos. Veremos si es flor de un día o verdaderamente ha calado en la audiencia.


La serie (que por si no tenía un título suficientemente largo añade entre paréntesis una ampliación al mismo) cuenta la historia de Polly (Sarah Chalke), que regresa junto a su hija Natalie (Rachel Eggleston) a casa de sus padres (Elizabeth Perkins y Brad Garrett) después de dejar a su marido (Jon Dore). Nada nuevo bajo el sol. Tenemos a los padres ultra modernos y pasados de rosca que tienen gracia pero que no la saben explotar (Querida Elizabeth Perkins: ¿qué haces aquí?). Una niña pequeña a la que, de momento, no sé si soporto o le deseo lo peor. Y una protagonista que, para no faltar a los clichés del género, es boba, gracioseta y está desesperada por encontrar el amor (anque todos sabemos que tonteará y terminará volviendo con su ex). No me ha convencido nada, la verdad. Pero le daré un episodio más por mera curiosidad, y porque echaba de menos a la señora Perkins (el recuerdo de Celia H-O-D-E-S es demasiado grande).