lunes, 31 de agosto de 2015

Las zorras de la telerrealidad


'UnREAL' ha sido la serie por la que nadie apostaba un duro (emitiéndose en Lifetime ¿a quién le sorprende?) pero que ha terminado convirtiéndose en la revelación del verano. Y es que un buen grupo de zorras siempre contará con el beneplácito de la audiencia. Y si además nos cuenta lo que hay detrás de los numerosísimos programas de televisión que supuestamente sirven para encontrar el amor, que cuenten siempre conmigo. Mediaset debería animarse a comprar la serie y emitirla en Cuatro después de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'.

'UnREAL' ha sido el drama metatelevisivo del verano, ambientado en el reality 'Everlasting', en el que esta temporada un adinerado y apuesto joven británico ha buscado el amor, conociendo a lo largo de los programas a todas sus candidatas para finalmente terminar quedándose con una, a la que convertiría en su esposa. Todas ellas, por supuesto, han sido unas zorras de cuidado, con contadas excepciones. Pero si hay que hablar de zorras, 'UnREAL' ha tenido dos nombres propios: Rachel Goldberg (Shiri Appleby, a la que, desde que le cancelaron 'Life Unexpected', hemos visto en 'Chicago Fire', 'Girls' o 'Elementary') y Quinn King (Constance Zimmer, de la que me enamoré en 'Love Bites', comedia que vimos dos gatos, aunque se ha dejado ver en 'Anatomía de Grey', 'The Newsroom', 'Entourage' o 'House of Cards'). 


Quinn (uno de los personajes del año sin duda alguna) es una de las productoras del programa y responsable directa de su éxito. Pero ella quiere más: su propio show y que se reconozca su talento. Rachel es una LOCA (sí, en mayúsculas) cuya función en 'Everlasting' es meter toda la mierda posible para que el programa tenga vida y de paso conseguir que sea elegida una de sus chicas. Ellas son el pilar de la serie pero no los únicos personajes importantes. Adam (Freddie Stroma) es el chico de oro por el que las chicas están dispuestas a lo que sea y que dará más de un dolor de cabeza a sus "jefas", especialmente a Rachel. Chet (Craig Bierko) es el jefe de todo esto, un inútil de la cabeza a los pies que no sabe ni por dónde le da el aire pero que ha sabido rodearse del equipo perfecto para hacer que su idea (Quinn pondría el su entre comillas) se convirtiese en un éxito. A él que no le falte nunca el sexo, las drogas y el alcohol. Jeremy (Josh Kelly) era el novio de Rachel hasta que, por lo sucedido en el último capítulo de la anterior temporada de 'Everlasting', la situación cambió.

En el nutrido grupo de zorras tenemos a Grace (Nathalie Kelley, protagonista de la peor película de la saga 'A todo gas') la ardiente latina sin escrúpulos que recurrirá al sexo como su arma para conquistar a Adam. Anna (Johanna Braddy), una joven guapa e inteligente a la que un trágico suceso pondrá en duda su continuidad en el programa. Faith (Breed Wool), una cateta básica y adorable que no ha salido nunca de su pueblo y que aprovecha su paso por 'Everlasting' para vivir al máximo y para abrazar una realidad de la que no terminaba de ser consciente. Mary (Ashley Scott), madre de una niña y que intenta huir de su violento pasado, al que tendrá que hacer frente en un momento concreto durante el programa. O Britney (Arielle Kebbel), la villana que todo reality necesita.


'UnREAL' no se ha cortado un pelo (cierto acontecimiento trágico es como para cerrar el programa y la cadena) a la hora de contarnos los entresijos de un programa en el que hasta la psicóloga y una simple ayudante de producción no dudan en aprovecharse de las circunstancias para sacar tajada. Es muy disfrutable ver cómo las concursantes van siendo manipuladas por los productores, que siguen su propio guión, para ponerse la zancadilla entre ellas.

A partir de aquí, spoilers sobre la season finale.


El regreso de Britney es maravilloso, aunque el suyo es un personaje que hubiésemos necesitado en la serie durante toda la temporada. Me gusta que Rachel y Quinn se puteen la una a la otra por su propio beneficio pero luego sigan siendo la una el mejor apoyo de la otra. Y me gusta que vayan a traer a la madre de Rachel a la serie, lo que significa que van a explotar su locura (anda que no le ha costado tiempo ni nada a Jeremy espabilar).