jueves, 6 de febrero de 2014

Rust & Marty


HBO estrenó hace tres semanas una de sus mayores apuestas para el nuevo año: 'True Detective', un drama que se emite la noche de los domingos. Con Matthew McConaughey (menuda racha lleva el amigo Mateo) y Woody Harrelson como cabezas de cartel (que ejercen además de "executive producers") y con Cary Fukunaga ('Jane Eyre') como director y productor, 'True Detective' se convirtió en el mejor estreno de la cadena desde la llegada de 'Boardwalk Empire' (que se despedirá este año con su quinta temporada). Con dos nominados al Oscar en su reparto (uno de ellos probablemente consiga su primera estatuilla el próximo 2 de Marzo), 'True Detective' no podía presentarse más interesante. Como curiosidad, en sus créditos (¡¡qué créditos!!), los nombres de McConaughey y Harrelson aparecen a la vez, y en cuanto a su labor como productores, cada semana aparece uno antes que el otro (lo mismo que ocurría durante la primera temporada de 'American Horror Story' con Connie Britton y Dylan McDermott).

En 1995, los detectives Cohle (Matthew McConaughey) y Hart (Woody Harrelson) se enfrentaron a un asesino en serie al que, tras una exhaustiva investigación, detuvieron y encerraron. Diecisiete años después, en 2012, ambos son interrogados por los detectives Gilbough (Michael Potts, 'The Wire') y Papania (Tory Kittles, 'Sons of Anarchy') en relación con lo ocurrido en 1995. A través de los testimonios de Cohle y Hart iremos conociendo al resto de personajes y el desarrollo del caso. Pero, ¿por qué interrogarles por algo sucedido hace tanto tiempo y que fue resuelto satisfactoriamente? Porque ha aparecido una nueva víctima siguiendo el modus operandi de los asesinatos cometidos en el 95, no pudiendo ser un imitador porque el asesinato incluye detalles no publicados por la policía. ¿Detuvieron al hombre equivocado?


En el resto del reparto tenemos a Michelle Monaghan como Maggie Hart, la mujer del personaje de Harrelson. El matrimonio Hart no está pasando por su mejor momento. Sus hijas Audrey (Madison Wolfe) y Maisie (Meghan Wolfe) les mantienen unidos, aunque la mayor, Audrey, les da problemas cuando empieza a realizar dibujos obscenos. Marty (Harrelson) se acuesta con Lisa (Alexandra Daddario), una joven que sirve como nexo entre el Departamento de Justicia y la Policía. Por su parte, Rust (McConaughey) no tiene a nadie: estuvo casado, pero tras la muerte de su hija de dos años, su mujer se marchó. El se metió en Narcóticos, tuvo problemas con las drogas, cometió un asesinato y el Fiscal terminó utilizándole como inflitrado. Cuatro años que le han pasado factura y que no le dejan dormir, además de provocarle visiones.

Me gusta la dinámica de trabajo entre los dos detectives, que no podrían ser más opuestos (¿qué provocaría que en 2002 cortasen su relación? ¿tendrá algo que ver Maggie?). Sus conversaciones en el coche no tienen precio, y su forma de avanzar en el caso, con la presión de tener que resolver el caso cuanto antes para evitar que pase a otro grupo de investigación (de asuntos anti-cristianos) es un acierto. Y todo en el escenario de una Louisiana oscura. Tiene, además, el añadido de que en cada capítulo hemos ido viendo caras conocidas de otras series de la cadena. Kevin Dunn ('Veep', 'Luck') es el jefe de los protagonistas y su presencia es habitual, pero por 'True Detective' hemos visto ya a Clarke Peters ('Treme', 'The Wire') y Shea Whigham ('Boardwalk Empire').

'True Detective' está llamada a ser una de las grandes series del año, y probablemente la veremos pasearse por las alfombras rojas de premios como los Emmy o los Globos de Oro.