martes, 2 de noviembre de 2010

Una ración de zombies, por favor


AMC está demostrando que vale su peso en oro; "Rubicon" y "Breaking Bad" son muestra de ello (tranquilos, sé que cuando me ponga con "Mad Men" tendré que incluirla). "The Walking Dead" ha sido su última apuesta, una apuesta que resultado ganadora, ya que su estrenó congregó a 5.3 millones de espectadores frente al televisor, situándose como el mejor estreno de una serie en una cadena por cable. Y no es para menos.

La serie lleva a la pequeña pantalla el cómic de Robert Kirkman y Tony Moore, que lleva el mismo nombre. Tiene tras ella a Frank Darabont, director de, entre otras, "La niebla", "La milla verde" o "Cadena perpetua". Durante seis semanas vamos a asistir a esta particular historia de supervivencia, en la que los zombies se convertirán en la peor pesadilla de los protagonistas y de los espectadores, porque es imposible sentir mal rollo ante tanto "walker". Andrew Lincoln (que nos regaló una de las declaraciones de amor más bonitas del cine en Love Actually) se pone en la piel de Rick Grimes, un oficial de policía que tras resultar herido en una operación, despierta en un hospital desierto. Poco tarda en encontrarse centenares de cadáveres por la ciudad, pero no es hasta que se encuentra con el personaje de Lennie James (al que hemos visto en la segunda temporada de "Hung") cuando se entera de toda la historia. Por ahora desconocemos cuál es el origen de dicha situación, pero supongo que iremos avanzando en este aspecto a lo largo de los 6 episodios que forman la primera temporada.


En el cast nos encontramos con Sarah Wayne Callies (a la que todos recordamos como la doctora Sara Tancredi de Prison Break), Jon Bernthal (visto en The Pacific), Laurie Holden (vista en algunas de las película de Darabont) o Jeffrey DeMunn (también visto en películas de Darabont). La serie es impecable en todos los aspectos: desde la banda sonora, la dirección, el maquillaje, los efectos especiales... En cuanto al guión, debo decir que no he leído el cómic, pero supongo que Darabont habrá hecho lo posible por ser lo más fiel posible a la historia. Hay raciones generosas de sangre y violencia: estamos hablando de una serie de cable, por lo que la libertad es mucho mayor que en una network. Particularmente me quedo con la escena de la mirilla, que me ha parecido muy tensionable.


Lo dicho, un éxito de audiencia que nos va a tener pegados al ordenador durante algo más de un mes. Disfrutemos del viaje.

PD. ¿No os ha recordado uno de los zombies del autobús a Jim Carrey?

7 comentarios:

Un telespectador más dijo...

A mi me ha encantado, pinta una muy buena serie porque no es solo una serie de zombis, sino que los personajes y la trama seriada tienen mucho peso.

Veremos cómo evoluciona :p

Saludos!

LiPooh dijo...

A mí me ha gustado mucho también, pero me preocupa en exceso el hype y la publicidad de que no es uan serie de zombies. Veremos como se desarrolla.

Saludicos.

PD. No, yo no me he dado cuenta de ese parecido ;P

satrian dijo...

Hay muchas escenas muy bien pensadas como la de la mirilla que mencionas, eso me gusta, han cuidado mucho toda la puesta en escena y como relatan las situaciones, muy buen piloto.

Anónimo dijo...

http://vicioenserie.blogspot.com/

fon_lost dijo...

Un telespectador: tiene 6 epis por delante para evolucionar, pero me da a mí que va a ser una evoluciónn muy positiva.

LiPooh: jajajaja! Lo ví y dije, qué hace este señor por aquí?

satrian: y espero que sea así en lo que queda de minitemporada.

manganxet dijo...

Por fin he sacado tiempo para ponerme con esta serie y es maravillosa, no quería hypearme después del fiasco de Boardwalk Empire pero al final TWD me ha dado todo lo que esperaba de ella. Tenía miedo por si daba canguele, pero consiguen ponerme nervioso y alterarme sin caer en el susto fácil y eso tiene muchísimo mérito.

fon_lost dijo...

manganxet: y mayor va a ser el mérito si lo consiguen con todos y cada uno de los 6 episodios que forman la primera temporada.