miércoles, 4 de enero de 2017

¡Este informativo huele a rancio!


'Notorious' fue estrenada por la cadena ABC a finales de septiembre en la noche de los jueves, junto a 'Anatomía de Grey' y 'How to Get Away With Murder'. Su misión era rellenar la parrilla hasta el regreso de 'Scandal' ahora en enero. Y la jugada no ha podido salirle peor a la cadena. La media de la primera temporada de 'Notorious' (que fue recortada a 10 únicos capítulos) ha sido de 0.86 en demos y 3'9 millones de espectadores. Un auténtico desastre. Tal ha sido la poca confianza que depositó la cadena en este drama, que su último capítulo se emitió tres semanas después del 9º, sin el apoyo de las series made in Shonda y marcando mínimos tanto en espectadores como en demos. Con estos datos es imposible que la ABC se plantee renovarla.

'Notorious' nos ha contado la historia de Julia George (Piper Perabo), exitosa productora de televisión (algo que los personajes repiten siempre que pueden), y Jake Gregorian (Daniel Sunjata), abogado de renombre y al que convierten en su particular OJ Simpson con su persecución por la autopista, cuya amistad les ha permitido a lo largo de los años manipular a la audiencia en su favor ir cubriéndose cuando lo han necesitado. Pues bien, si al principio de temporada parecía que esta amistad inquebrantable iba a estar muy presente, es algo de lo que los guionistas se van olvidando mientras se desarrolla el caso principal, que termina siendo resuelto en el séptimo capítulo. Es entonces cuando se nota que muchas de las tramas secundarias (la relación entre Ryan y Ella, por ejemplo) desaparecen totalmente de la serie a consecuencia del recorte de episodios.


En el momento en el que se cierra el caso Keaton, 'Notorious' se vuelve intensa, con un caso que presumiblemente iba a tener un mayor desarrollo de haber contado con más capítulos (o incluso con una segunda temporada): el regreso de Dana Hartman (Melina Kanakaredes; 'CSI Nueva York'), polémica presentadora ("¡Fabricaste una entrevista!"), con un caso todavía más polémico, que se resuelve en dos capítulos y que en la season/series finale vuelve a acaparar protagonismo. No sería tan absurdo, de no ser porque en realidad a nadie nos importa qué ha sucedido con su hija. Aunque para absurda y marciana, la trama de Carlos Mora, la versión notorious de Pablo Escobar apodada El Toro, y que es resuelta por esos dos héroes llamados Jake Gregorian y Louise Herrick (premio a la cougar más irrelevante y mamarracha de la temporada a la que invitan a cantar el himno nacional en un partido de los Lakers). ¡Bravo por vosotros!

Como punto a favor de la serie, hay que señalar las muchas caras conocidas que han ido apareciendo a lo largo de la primera temporada: Brenda Strong (que en 2016 ha pasado por: 'Chicago PD', 'Los 100', 'Fear the Walking Dead' y 'Supergirl'), Adam Rayner (más sexy que cuando le conocí en 'Mistresses'), Missi Pyle, Adam Harrington, Maiara Walsh, Chris Brochu, Doug SavantCarlos Leal (sí, Noiret de 'El Internado') o José Zúñiga.

Cuando tu novio te lleva de cita a su trabajo
'Notorious' quiso jugar la carta de serie trash desde el principio, aunque intentó tomarse en serio a sí misma con casos que se subían al carro de las series de moda (¡hola 'Narcos'!, ¡hola 'American Crime Story: the People vs OJ Simpson'!). Y el resultado ha sido una serie que no ha interesado a nadie (la temporada se cerró el 8 de diciembre y yo la terminé ayer) y que ha fracasado en ser la serie mala/disfrutable que, yo al menos, esperaba. Quiero decir: si 'Notorious' hubiese sido una serie 100% trash hubiese sido mucho más loca (y por lo tanto disfrutable), pero al querer ponerse intensa ha quedado una serie mamarracha en el peor sentido de la palabra. Terminada 'Notorious' a mí sólo me viene una pregunta a la cabeza: ¿tendrá Ryan Guzman suerte en el futuro en televisión, o tras los desastres de 'Heroes Reborn' y 'Notorious' se va a quedar con el cine ('Obsesión', 'Todos queremos algo')?