viernes, 22 de abril de 2016

Cordón sanitario


'Containment' es la enésima adaptación que llega a la parrilla televisiva estadounidense, esta vez de la mano de Julie Plec (la Shonda Rhimes de la CW, donde ha producido éxitos como 'The Vampire Diaries' o 'The Originals' y fracasos como 'The Tomorrow People') y teniendo como origen el drama belga 'Cordon'. CW la estrenó el martes precedida de un capítulo de estreno de su actual serie estrella ('The Flash') y la jugada no salió especialmente bien (1'6 millones de espectadores y un 0.5 en demos).

¿Qué nos cuenta 'Containment'? Así, en líneas generales, es una versión sin zombies de 'The Walking Dead' (¡aquí también comienza en Atlanta!). Si en la serie de la AMC uno se convierte en muerto viviente, en la de la CW al contraer el virus directamente te mueres. El paciente cero de la pandemia es un sirio que ingresa en el hospital con, parece ser, la clara intención de esparcir el virus, una gripe aviar manipulada para darle mayor virulencia y así poder ser transmitida de humano en humano. Así pues, el FBI, Seguridad Nacional, la policía de Atlanta y demás organismos toman el control y deciden la instalación de un cordón sanitario que mantiene en cuarentena una zona concreta de la ciudad, aislándola del resto. La población, por supuesto, no mantiene la calma y estalla el caos. Las inicialmente prometidas 48 horas de encierro, según hemos visto, se prolongan hasta, como mínimo, 13 días.


David Gyasi (visto en películas como 'Interstellar' o 'El atlas de las nubes') es Alex Carnahan, policía de Atlanta al que Sabine Lommers (Claudia Black, gran villana en la segunda temporada de 'The Originals' y que en 'Containment' luce un pelucón que debe pesar lo suyo), del Departamento de Salud, decide convertir en la persona que dé la cara ante los medios y la población civil. Chris Wood (que no puede ser más guapo y que también ejerció de villano en una serie made in Julie Place, 'The Vampire Diaries') da vida a Jake, compañero de trabajo Alex y que termina encerrado en el hospital el mismo día que se da a conocer la noticia de la existencia del virus. Alex tiene una novia, Jana (Christina Marie Moses), incapaz de comprometerse con sus parejas, y que en el pasado estuvo saliendo con Jake. ¿Podría Jana estar enferma?

En su encierro Jake conoce a Katie (Kristen Gutoskie) una profesora que llevó a sus alumnos (entre los que se encuentra su hijo) de visita al hospital para animar a los enfermos el peor día posible. Allí el doctor Cannerts (George Young) está investigando el virus después de ver morir a una compañera, convirtiéndose así en pieza clave en la trama. Fuera del hospital y buscando a su novia Teresa (Hanna Mangan Lawrence; 'Spartacus: Sangre y arena'), embarazada y que se encuentra tras el cordón sanitario, está Dennis (Yohance Myles; 'The Originals', 'Common Law'). Y, aunque en el Piloto no se deja ver, Trevor St. John (visto en un episodio de 'The Vampire Diaries' o en la película 'El ultimátum de Bourne') da vida a Leo Greene, un periodista que fuera del cordón luchará por sacar a la luz la verdadera historia tras el virus.

Que Chris Wood venga a salvarnos con sus brazos
El Piloto es correcto, hace la pertinente presentación de personajes y mantiene el suficiente interés como para que, como espectador, quiera saber más. Especialmente de Chris Wood. Y si es desnudo, mejor. Presentada como "a limited series event" (de 13 episodios), veremos si la cadena lo respeta y le da principio y final sin necesidad de renovar.