jueves, 17 de marzo de 2016

Trapos sucios


'American Crime' fue uno de los nuevos dramas que la ABC estrenó en 2015 y que, a pesar de contar con unas audiencias más bien discretas, sus buenas críticas y los premios recibidos (un Emmy para Regina King y nominaciones en los Globos de Oro, los Critic's Choice, los Satellite y los propios Emmy) animaron a la cadena a renovarla por una segunda temporada contando con, prácticamente, el mismo reparto pero en otros papeles. La fórmula se ha repetido con éxito y nos hemos encontrado ante el mismo drama pero ambientado en un "crimen americano" diferente: la violación.

"Dije la verdad. Desde el principio dije la verdad"
'American Crime' no es una serie que se quede a medias o que se corte a la hora de contar la historia (la censura de los tacos me parece absurda). Es un drama con todas las letras que agarra al espectador durante 40 minutos y no le deja respirar, dejándole a su fin con una sensación de agotamiento y desgarro sentimental brutal. Y, por supuesto, con la necesidad de ver lo que está por venir. La temporada ha sido del tal realismo que se emitió un "capítulo-documental" después de la bomba que fue el séptimo.

La segunda temporada comienza con Taylor Blaine (Connor Jessup), que asegura ser víctima de una violación a manos de Eric Tanner (Joey Pollari), un compañero de colegio, durante la fiesta del equipo de baloncesto. La lucha que emprenderá Anne (Lili Taylor) por que se haga justicia para su hijo terminará salpicando a la comunidad escolar, liderada por Leslie Graham (Felicity Huffman), que empezará defendiendo la institución que representa pero que terminará luchando por sí misma. Los padres (Timothy HuttonRegina KingHope Davies, Brent Anderson, Emily Bergl) del resto de alumnos también intercederán  para evitar que sus hijos se vean envueltos en el drama.

"No pasó porque los chicos no son violados"
De toda la trama queda más descolgado Chris Dixon (Elvis Nolasco), director de la escuela a la que Taylor quiere regresar después del incidente sufrido. Allí estudia su novia Evy (Angelique Rivera) y viven su propio drama racial (es como una trama paralela a la historia principal pero que carece de interés). La situación en el colegio privado dirigido por Graham repercutirá en la vida de Dixon, lo que no quita para que haya sido lo más flojo de esta temporada. Otra de las caras conocidas en la primera temporada y que también ha regresado este año ha sido la de Richard Cabral, que ha dado vida a Sebastian de la Torre, un hacker que ayuda a Anne en su búsqueda por conseguir justicia y que termina escaldado. 

La historia se ha ido complicando conforme iban saliendo a la luz secretos y trapos sucios de los personajes implicados en la trama ("¿Fuiste allí para tener sexo con él?" "Yo no...no fui allí para ser agredido", "Así que no lo violé. Hice lo que quería") a la vez que se iba dando pie a una guerra sucia en la que todo ha valido (filtración de informes médicos, SMS, correos electrónicos...). El resultado (acentuado por esa muerte de un alumno simultánea al asalto injustificado sufrido por Eric en el coche del desconocido) ha terminado explotando a todos en la cara.


Todos los personajes que ha participado de forma activa en la segunda temporada de 'American Crime' han visto su vida explotar por los aires. Nunca sabremos qué decisión toman los dos protagonistas del incidente pero algo me dice que ambas estarán relacionadas.