martes, 12 de noviembre de 2013

Lady Mary lo sabe todo


'Downton Abbey' es de esas series que empiezan temporada y, sin darte cuenta, ya han terminado. Vale, sí, siempre nos quedará "el especial de Navidad" que suele ser la verdadera season finale (las tramas suelen cerrarse en ese episodio), pero sus ocho capítulos se pasan volando. Y eso que debo confesar que este año, el comienzo de la temporada, me pareció un poco decepcionante. De hecho, recuerdo que a los pocos minutos de la season premiere pensé "Les odio a todos" (excepto a ese ser sobrenatural llamado Violet Crawley). Pero la cosa mejoró considerablemente (aunque se puso excesivamente dramática con la trama en torno a Anna) y volvi a disfrutar de la serie como había hecho hasta ahora.

Spoilers de la cuarta temporada.

A tus pies
Es más: hay un personaje por el que he sentido tremendo flechazo este año y que, hasta ahora, simplemente me divertía con sus caprichos. Sí, estoy hablando de Lady Mary, la verdadera Condesa de Grantham y auténtica reina de Yorkshire y del Universo entero. ¿Acaso hay algo que suceda en Abbey que no pase por sus oídos? ¿No ha sido ella participante en el drama de Anna, en la trama romántica de Rose o en todo lo relacionado con la granja y los cerdos? Y, por supuesto, nos tiene pendientes a todos de su decisión. LA decisión. ¿Y si se marca un Meredith Grey bajo la lluvia y no escoge a nadie? Aunque todos sabemos cómo termino esa historia. Pero abramos el debate: ¿#TeamGillinghan o #TeamBlake? Yo tengo claro que apoyaré siempre a Tom Cullen haga lo que haga, por lo que soy #TeamGillingham con todas las de la ley. A Blake le hemos visto embarrado (y metiendo a Lady Mary en la mierda), pero su futuro está lejos de la familia Grantham. ¡¡Fuera!! Que Anthony tenga prometida no es problema porque, hoy en día, el compromiso se puedo terminar tal cual empieza. Y en aquella época, just the same. De todos modos, Lady Mary es el futuro de esa casa. Y la viuda que más rápido intenta recuperar su vida amorosa.

Dejando a un lado a la Reina (con permiso de su abuela, a la que por un momento pensé que nos mataban y que sigue teniendo un pico de oro), el resto de personajes se han mantenido en su línea. Cora, a la que le he cogido un cariño especial este año, y Robert han estado más enamorados que nunca. No me negaréis que ese reencuentro final ha sido muy "ohhhhhh". A Lady Edith le han dejado seguir siendo la fea y desgraciada oficial de la familia: ese personaje con el que todo el mundo se mete y al que nadie importa qué hace con su vida. ¿Que tu novio ha desaparecido? Te pongo un detective pero no haré mucho más. ¿Que te has quedado embarazada? Vete a Londres y déjanos en paz. Aunque sólo lo sepan tu tía Rosamund (que mira que es metomentodo) y tu abuela. Y tu tía quiera llevarte a Suiza a regalar tu bebé a una pareja cualquiera. Porque, ¿qué pasaría si el bebé hereda tu nariz de tucán? Todos te apuntarían con el dedo. Violet e Isobel piden a gritos una serie para ellas solas y sus escenas compartidas han sido un auténtico festival de risas y mala leche. Branson, que nunca me ha caido especialmente bien, ha pasado de querer cruzar el Atlántico a quedarse en la casa, con posible participación en el mundo de la política y con una profesora de primaria que le pone ojitos. Rose nos ha regalado la trama adolescente en la que no hay que poner color al amor.


El señor Carson nos encasquetó al comienzo de la temporada una trama random por la que nadie sentía ningún tipo de interés. La que sí ha tenido mucho movimiento ha sido Anna. ¿Recordáis lo adorables que eran Anna y Bates al comienzo de la serie? Pues ya no lo son. Ella todavía lo es. Un poco. Más que nada porque ha vivido tantos dramas que es imposible no quererle un poquito. Pero Bates... A Bates habría que dar una bofetada. Su sonrisa permanente de "sé que ocurre algo terrible pero no puedo dejar de sonreír" me irrita. Y que pueda ser responsable de la muerte de Green no sé si me gusta (que le cuelguen ya) o me aterra (¿más drama para el matrimonio Bates?). La señora Hughes es un poco Lady Mary, pero en relación con el servicio. A ella acuden todos con sus dudas y ella se encarga de resolver los problemas de los demás en la medida de lo posible. Thomas ha estado algo más ausente, pero no ha dejado de ser el malo en la sombra que quiere saberlo todo para poder meter mierda adecuadamente. Su último movimiento ha sido fichar a una costurera e inflitrarla en la casa, aunque no le ha salido muy bien la jugada (y el señor Molesley es el responsable). Las que tampoco han fallado han sido Daisy y la señora Patmore, involucradas (la cocinera desde fuera) en un triángulo amoroso que incluía a Ivy y al soso de Alfred.  Y luego está Jimmy, buscando su hueco y jugando a ser un rompe corazones.

A pesar de su flojo inicio, la cuarta temporada de 'Downton Abbey' ha resultado ser tan disfrutable como las anteriores. Nos queda por delante el especial de Navidad, que seguro trae muchas sorpresas (¿Lady Mary prometida? ¿Lady Edith embarazada?). Y una quinta temporada que llegará el año que viene. Y se rumorea que será la última.

3 comentarios:

Annie dijo...

Bastante de acuerdo en casi todo. Sobre todo lo de la trama random del principio que no interesaba a nadie jajaja

Lo de Bates me ha dejado un poco chof... ¿en serio se lo ha cargado? :O

Violet como siempre, la mejor.

A mí, Edith ya me cae bien, me está gustando mucho ahora y me da penita la pobre.

Todavía no sé de qué team soy. Me gustan los dos... aunque quizás ahora más Blake.

Torpe Dama dijo...

Bueno, yo ya dije ayer que soy #teamblake. Lo de salvar a los cerditos y meter a Lady Mary en el barro tiene que ser recompensado de alguna forma. Y aunque Tom Cullen es ñam ñam, no me gusta Gillingham y no me gusta que tenga una prometida medio abandonada y un ayuda de cámara (ya difunto, por suerte) repugnante. Ah, y estoy totalmente a favor del paso al lado oscuro de Bates. Como comento hoy en mi blog, los villanos molan.

fon_lost dijo...

Annie: Lo que haya hecho o haya dejado de hacer Bates se queda ahí en suspenso. Realmente no creo que haya matado al señor Green, la verdad. Sería "too much". Edith da penita la pobre porque la familia la tiene abandonadísima, y cuando salga a la luz su embarazo... #TeamGilligham siempre :)

Gracias por comentar ^^

Torpe Dama: Ahi que reconocerle mérito a Blake, pero llegó tarde y no, Lady Mary tiene que ser para Gillingham. A la prometida ya la ha dejado (Lady Mary y ella deben encontrarse cara a cara). Y sí, yo estoy siempre a favor de los villanos, pero nunca lo estaré a favor de Bates.

Gracias por comentar ^^