lunes, 25 de marzo de 2013

Los asesinos de Vivian Bowers


'Deception' ha pasado con más pena que gloria por la parrilla de la NBC (cadena que necesita como agua de Mayo el estreno de la nueva temporada de 'The Voice', que vuelve precisamente esta noche). Ha sido la 'The Mob Doctor' de la cadena del pavo real, aunque sin bajar nunca del 1 en demos. Es decir, con más mérito. Y eso que no tuvo un estreno desastroso y durante las publis de la gala de los Globos de Oro fueron para ella la mayoría (promocionándola como el nuevo "guilty pleasure" americano). Pero ni por esas ha conseguido engancharles. Este drama que quería ser un "when Revenge meets Gossip Girl" se ha quedado a medio gas, siendo una sucesión de capítulos de engaños y de "ahora tú eres el culpable, ahora yo, ahora él, y pasado ella". Pero sí es verdad que, sin ser la octava maravilla del mundo (que, vamos, ni de lejos) ha estado entretenida. Es el mejor ejemplo de serie de domingo por la mañana.

El texto contiene spoilers.

Vivan Bowers era una desgraciada drogadicta que aún así parecía ser la única con dos dedos de frente en su familia. Se quedó embarazada con 16 años y entregó a su bebé a su familia, convirtiendo a su hija en su hermana pequeña. Así hasta que una noche fue asesinada. ¿Por qué? A estas alturas, y una vez emitida la primera (y única) temporada (probablemente), sabemos quién la mató y tenemos una amplia gama de motivos en el aire. Como he dicho, Vivian era la más avispada de sus hermanos y, por A o por B, se enteraba de todos los tejemanejes, dramas y secretos que envolvían a los miembros de su famila. Sabía que el medicamento de los laboratorios de su padre habían matado a decenas de personas (aunque luego descubrimos que había sido todo un engaño); conocía el pasado de Sofia junto a Wyatt; y seguramente descubrió que su padre había matado a su madre (o cómo fuese esta historia, que la han dejado caer pero no sabemos cómo sucedió).

¿Es Vivian Bowers la del abrigo rojo de Pretty Little Liars?
Y entonces, ¿quién mató a Vivian? Después de hacernos sospechar de su hermano Edward, de su hermano Julian, de su actual pareja, de Audrey Cruz (qué pereza me da Paloma Guzmán), del Senador Haverstock (padre de su hija/hermana Mia) e incluso de Sofía (aunque ha sido durante 5 minutos), hemos llegado a la misma conclusión que saqué yo tras ver el Piloto: el asesino es Robert. Es decir, su padre. Así que demos gracias a que, al menos, nos hayan desvelado la identidad del asesino. Que con otras series nos hubiesen dejado a medias y encima cancelados. Pero se nota que la temporada estaba planeada para tener continuación y desarrollar las nuevas tramas: el secuestro de Mia a manos de Wyatt; seguir avanzando en cuanto al asesinato de Catherine, la primera mujer de Robert; y, por supuesto, la ivestigación ocho manos entre Joanna, Will, el otro policía y el propio Haverstock ahora ejerciendo de Fiscal del Estado.

Soy un papi malo...
Y entre medias, nos han ido presentando misterios para cada uno de los hermanos. No ha estado mal centrarse exclusivamente en Vivian y dar protagonismo por capítulos al resto de miembros de la familia Bowers. Aunque a mí sólo me importaba la historia de Sofia, a la que si nos hubiesen presentado como borracha malvada hubiese llegado a adorar por encima de todas las cosas. ¿Merece la pena ver los 11 capítulos? Si te sobra tiempo y no sabes qué hacer, adelante. Pero no merece la pena.