miércoles, 20 de marzo de 2013

El Abrigo rojo de lA discordiA


La ABC Family ha cerrado esta semana la tercera temporada de 'Pretty Little Liars' y ya estamos todos deseando que llegue el verano para descubrir qué hay en ese maletero. Porque sí, amantes del zorrupismo televisivo, como viene siendo habitual, en Junio tendremos nueva ración de mentirosas sin fronteras. Y una vez más, no han fallado. Eso sí, menuda paja mental que se han montado en la season finale, en la que nada es lo que parece, y en la que los malos (la mala) resulta que es más buena que mala. 

Pero para seguir hablando de este último capítulo ("A dAngerous gAme"), es necesario avisar de la presencia de spoilers.

Hanna, Aria y Emily están deseando reencontrarse con Spencer, que por fin ha sido dada de alta en Radley (ese centro psiquiátrico en el que tan pronto te encierran por estar loca e intentar matar a tus compañeras de instituto como por una simple amnesia). La reunión tiene lugar en su casa, con una Spence recuperada de tus enajenación transitoria e invitando a sus amigas a la fiesta que dan sus padres para demostrar que su hija no está loca. La irresponsabilidad de estos padres merece un post aparte. Por su parte, Mona se reúne con otro encapuchado del TeamA (curiosa la capacidad de esta gente de aguantar en cuero, capucha y guantes en sitios cerrados sin morirse de calor) para confirmar su parte del trato. "Esas zorras recibirán finalmente lo que merecen". Teniendo en cuenta que Toby está supuestamente muerto y que, de momento, no conocemos a otros miembros oficiales del TeamA, la identidad de este personaje es todo un misterio.

Ejemplo de zorrupia perdedora
Shana (la negra lesbiana que está en todos los fregados, guiño, guiño, esto quiere decirl algo) aparece por el instituto para hacer lo que más le gusta: zorrear. Bueno, zorrea con todas menos con Hanna. ¡Mala persona! Jenna ha vuelto a la ciudad (a esta chica no es que la vea fea, es que la veo fea y con cara de señora de Cuenca) y A se ha enterado y aprovecha para escribirle mensajes y putearle un poco. Ojito: A escribe con guantes de cuero los mensajes que envía. ¡A tiene poderes! A Jenna le preocupa "que la policía tenga pruebas". Es tal el lío que hay en torno a este personaje y a sí pertenece o no al TeamA que mejor pasarlo por alto. Aunque podría ser que se refiriese a ciertas imágenes que vemos al final del capítulo. Lo que sí hemos descubierto es que Jenna y Shana son pareja. De esas parejas que se juntan a las afueras de la ciudad porque el suyo es un amor furtivo. Hanna se ofrece a ejercer de canguro de Malcolm, el hijo de Ezra, y aprovechar así para que el niño identifique a la Alison que fue a recogerle a la feria.¡ ¡Qué lista es mi rubia!

Ezra y Aria vuelven al drama de otras temporadas: si él trabaja de nuevo en el instituto, su relación debe terminar. Te quiero. Yo más. BLA BLA BLA, y la peor vestida de las zorrupias pierde a su novio. Pero gana un profesor. WIN WIN. Los que vuelven a juntarse como pareja son...¡Spencer y Toby! Ay, con las ilusiones de la gente no se juega, con lo bonito que hubiese sido que él estuviese verdaderamente nuevo. Y vuelvo a preguntarme de qué pasta están hechos los TeamA para ir todo el día tan tapados. Los enamorados se juntan, se confiesan sus verdaderas intenciones ("Dejé de preocuparme por mí hace mucho tiempo" "Lo he hecho para mantenerte a salvo") y se van a celebrarlo a un hotel. ¡Viva el amor! Eso sí, sacamos en claro una cosa: la del abrigo rojo es la que está al mando. Como he dicho antes, Hanna se mete a niñera con una misión que cumple con éxito: Spencer es la Alison que recogió a Malcolm en la feria. ¡¡DRAMA NACIONAL!! Por su parte, Emily es testigo de una curiosa reunión: Jenna, Shana y Melissa. La hermanísima también disfruta estando metida en todos los fregados. ¿Qué se trae entre manos este trío?

#nosinmicapucha
Hanna, Aria y Emily (que cuando juntan sus cabecitas saben sacar buenos planes adelante), tienden una trampa a Spencer para hacerle ver que han descubierto su nuevo juego. Ella les explica que tiene complejo de Nikita y todas tan contentas. Es hora de la clase de Lengua (sí, las zorrupias siguen yendo a clase) y Ezra aparece por el aula. Aria es el centro de todas las miradas. Lloremos. Por cierto, que alguien le diga a Spencer que llevar gorro en clase es de mala educación. Y llegamos así a la última parte del capítulo. Mona, toby y Spencer están reunidos esperando a las otras zorrupias y la llegada de la del abrigo rojo (en avioneta, como diosa, diva y reina que es). Los planes no salen como esperaban y comienza un incendio que entendemos no provoca la de rojo sino otro ser (¿miembro del TeamA?) y que deja el mechero junto a Toby para cargarle a él con la culpa.

Mona entra en pánico: "Está en todas partes y en ningún sitio. Nunca voy a saber quién era". Gritos, lloros y carreras, y de repente ya están todas fuera de la casa bien a salvo. Mona, Hanna y Spencer aseguran haber visto a Alison con un abrigo rojo. De vuelta a la ciudad Mona les cuenta su historia hasta que descubren que el coche de Wilden que supuestamente estaba en el fondo de un pantano, está en plena calle. Y reproduciendo el vídeo del atropello de Wilden. Pero, ¡sorpresa! Vemos un poco más y descubrimos a Jenna y Shana ayudando al policía. ¿Es esto a lo que se refería Jenna al principio del capítulo? A les manda un mensaje a todas (incluida Mona). "Ahora sois mías. Besos, A". Las cinco abren el maletero del coche. Gritan. ¿Qué hay dentro? ¿Un cuerpo? ¿El de Wilden? ¿El del desaparecido Lucas? ¿El del aún más desaparecido hermano de Aria? ¿Un perro muerto? Pero la escena WTF es la última. ¿Recordáis cuando vimos una mano salir de debajo de la tierra? Hemos vuelto a verla, pero esta vez un brazo (rojo) le ayuda a salir. ¿Sale Alison de su tumba meses después de ser enterrada? ¿Ha desarrollado un mundo bajo tierra? ¿Será Alison la hormiga atómica?

AntZ
¡Qué zorrupio todo! Ahora nos toca esperar hasta Junio para (no) descubrir absolutamente nada y dejar que el misterio siga creciendo. ¡VIVA!